Fra­ca­so ab­so­lu­to

Los in­tere­ses co­mer­cia­les de la FMF di­vi­die­ron al gru­po, que en­fren­tó a Tú­nez con un to­tal des­co­no­ci­mien­to del ri­val y ba­jo un sis­te­ma tác­ti­co que no do­mi­na­ban

Record - Todo Sobre Sudafrica - - Los Numeros De La Copa - CÉ­SAR MONTIEL

Fal­ta de ro­ce in­ter­na­cio­nal, desunión, de­fi cien­cias tác­ti­cas y has­ta en­vi­dias, son tan só­lo al­gu­nas del cú­mu­lo de cir­cuns­tan­cias que ha­ce 32 años sen­ten­cia­ron a Mé­xi­co co­mo el peor equi­po en Ar­gen­ti­na 1978.

El Tri­co­lor lle­gó a la ci­ta mun­dia­lis­ta en me­dio de un con­tex­to triun­fa­lis­ta crea­do por los me­dios, a par­tir de una se­rie de bue­nos re­sul­ta­dos con­se­gui­dos en Eu­ro­pa.

“ La gi­ra fue exi­to­sa ( dos vic­to­rias, dos em­pa­tes y una de­rro­ta), pe­ro ig­no­rá­ba­mos la efer­ves­cen­cia que ha­bía en Mé­xi­co en torno a la Se­lec­ción, to­do lo que se co­men­zó a crear al­re­de­dor del equi­po, qui­zá pa­ra te­ner más au­dien­cia o pa­ra ven­der más pe­rió­di­cos, pe­ro de re­pen­te nos en­te­ra­mos de que al­gu­nos de­cían que te­nía­mos chan­ce de ser Cam­peo­nes del Mun­do”, re­cor­dó Leonardo Cuéllar, quien con­fe­só ha­ber go­za­do de gran po­pu­la­ri­dad en­tre los ni­ños ar­gen­ti­nos quie­nes le pre­gun­ta­ban acer­ca de su abun­dan­te me­le­na.

Los bue­nos au­gu­rios pa­ra los di­ri­gi­dos por José An­to­nio Ro­ca ema­na­ban de to­das par­tes, in­clu­so el en­ton­ces pre­si­den­te José López Por­ti­llo ase­gu­ró el 12 de ma­yo de aquel año, cuan­do aban­de­ró al Tri­co­lor, que Mé­xi­co avan­za­ría a la se­gun­da ron­da y has­ta se atre­vió a de­cir que los ver­des se im­pon­drían a los ale­ma­nes, Cam­peo­nes de­fen­so­res.

“ To­do iba nor­mal has­ta cua­tro o cin­co días an­tes de ini­ciar nues­tra par­ti­ci­pa­ción. En ese en­ton­ces no ha­bía una mar­ca que pa­tro­ci­na­ra a la Se­lec­ción en cuan­to al cal­za­do; los di­ri­gen­tes de la Fe­de­ra­ción obli­ga­ron a al­gu­nos ju­ga­do­res de la Se­lec­ción a fi rmar con Adi­das y a los de­más nos de­ja­ron a la de­ri­va, no im­por­tán­do­les lo que pa­sa­ra. Ahí ca­da quien co­men­zó a ja­lar pa­ra su la­do y las in­con­for­mi­da­des de los que no ju­ga­ban, pues­to que eso re­pre­sen­ta­ba di­ne­ro”, se­ña­ló Ig­na­cio Flo­res, his­tó­ri­co la­te­ral de Cruz Azul que más allá del agrie­ta­mien­to del gru­po, se dio tiem­po pa­ra se­ña­lar los mo­ti­vos de la de­rro­ta an­te Tú­nez.

“ Des­co­no­cía­mos to­tal­men­te a los tu­ne­ci­nos, no sa­bía­mos qué ca­li­dad te­nían, si eran rá­pi­dos, si eran len­tos, si eran al­tos; ade­más, don José An­to­nio Ro­ca se em­pe­ci­nó en que mar­cá­ra­mos hom­bre a hom­bre en to­dos los sec­to­res de la can­cha, cuan­do no era un sis­te­ma que do­mi­ná­ra­mos por com­ple­to”, re­cal­có Na­cho.

Y a pe­sar de que los az­te­cas se pu­sie­ron arri­ba en el mar­ca­dor, me­dian­te un pe­nal fac­tu­ra­do por Ar­tu­ro Váz­quez Aya­la, los tu­ne­ci­nos ter­mi­na­ron por ex­plo­tar las de­fi cien­cias del pa­ra­do tác­ti­co me­xi­cano.

“ El me­jor ejem­plo es el ter­cer gol que nos ano­ta­ron, ca­yó del la­do iz­quier­do, Al­fre­do Te­na iba a sa­lir a mar­car al ju­ga­dor que en­tra­ba so­lo con el ba­lón, pe­ro de­ci­dió que­dar­se atrás con su hom­bre y la ju­ga­da ter­mi­nó en las re­des, pe­ro Te­na cum­plió con su mi­sión. Ésas son las con­se­cuen­cias de no ha­ber tra­ba­ja­do la mar­ca per­so­nal y del des­co­no­ci­mien­to del ri­val”, di­jo Flo­res, quien no ju­gó aquel co­te­jo por una le­sión.

La pla­nea­ción de Mis­ter Ro­ca se ha­bía ro­to. La de­rro­ta an­te los afri­ca­nos no es­ta­ba en su iti­ne­ra­rio, el des­ca­la­bro dio al tras­te con el agrie­ta­do áni­mo de los ju­ga­do­res.

“ Des­pués de Tú­nez ya no hu­bo op­ti­mis­mo fut­bo­lís­ti­co, fue la se­ma­na más si­len­cio­sa que he co­no­ci­do en un equi­po de fut­bol. Un do­lor co­mo cuan­do se mue­re el ser más que­ri­do tu­yo”, se­ña­ló Raúl Isior­dia.

“ Con­tra Ale­ma­nia el equi­po tu­vo lle­ga­da, por­que ellos nos re­ga­la­ban me­dia can­cha y des­pués nos con­tra­gol­pea­ban; los due­los de ve­lo­ci­dad y de ca­pa­ci­dad de reac­ción siem­pre nos los ga­na­ban, te­nía­mos des­do-

ble pa­ra ju­gar a la ofen­si­va, pe­ro tam­bién fa­llas en la mar­ca­ción en es­pa­cio abier­to que nos cos­ta­ron la go­lea­da ( 6-0)”, re­co­no­ció Cuéllar.

“ Pe­se al mar­ca­dor, pien­so que Mé­xi­co ju­gó muy bien. He­mos ju­ga­do an­te un au­tén­ti­co cam­peón del mun­do que ac­tuó co­mo re­loj, sin fa­llar un so­lo mo­men­to”, así se ma­ni­fes­tó Ro­ca, aun­que se­gún Rangel, hu­bo quien lo to­mó con me­jor hu­mor.

“ Des­pués del 3-0 de Ale­ma­nia, Pi­lar Re­yes sa­lió con una he­ri­da en la es­pi­ni­lla, en­tró Pe­dro So­to y el par­ti­do ter­mi­nó 6-0; lle­ga­mos al ves­ti­dor y Pi­lar Re­yes es­ta­ba en la ca­mi­lla, se le­van­tó pa­ra pre­gun­tar­nos có­mo nos fue y Pe­dro So­to rién­do­se le con­tes­ta ¡ em­pa­ta­mos!, Pi­lar se pu­so con­ten­to, pe­ro So­to le con­tes­tó em­pa­ta­mos tú y yo, a ti te me­tie­ron tres go­les y a mí tam­bién”.

Lue­go de aque­lla do­lo­ro­sa afren­ta, per­so­na­jes his­tó­ri­cos del ba­lom­pié me­xi­cano le­van­ta­ron la voz pa­ra se­ña­lar res­pon­sa­bles co­mo fue el ca­so de An­to­nio Car­ba­jal. “ Por su ter­que­dad, Ro­ca nos lle­vó al fra­ca­so, ade­más al gru­po le ha­ce fal­ta es­pí­ri­tu y lí­de­res en el ves­ti­dor”, lo di­cho por la To­ta en aque­llos día de ju­nio de 1978, fue ra­ti­fi ca­do por Cuéllar y Rangel ca­si 32 años des­pués.

“ No ha­bía lí­de­res, los de ex­pe­rien­cia co­mo Váz­quez Aya­la, Eduar­do Ra­mos o To­ño de la To­rre, nun­ca se jun­ta­ron pa­ra bus­car re­me­diar el asun­to”, di­jo Rangel, sin di­fe­rir mu­cho de la ver­sión del otro­ra ju­ga­dor de Pu­mas: “ Fal­ta­ron esos tres o cua­tro ju­ga­do­res que aga­rra­ran al gru­po y di­je­ran que las co­sas se iban a ha­cer de un mo­do u otro”.

Tras re­ci­bir me­dia do­ce­na de go­les, Na­cho Flo­res re­cuer­da có­mo Ro­ca, con el sem­blan­te des­en­ca­ja­do só­lo se li­mi­tó a de­cir en el ves­tua­rio “ Me de­ben una”, en re­fe­ren­cia a los que ha­bían ju­ga­do. Hu­bo cam­bios en la ali­nea­ción y una me­jo­ra sus­tan­cial pa­ra el úl­ti­mo par­ti­do, aun­que de nue­vo car­gó con la de­rro­ta ( 3-1).

“ Con­tra Po­lo­nia apa­re­cie­ron ju­ga­do­res co­mo Car­los Gómez, Ri­go­ber­to Cis­ne­ros, Cris­tó­bal Or­te­ga, yo y otros que no ve­nían sien­do con­si­de­ra­dos, me pa­re­ce que hi­ci­mos un buen par­ti­do, pe­ro los go­les que ano­ta­ron ellos fue­ron de pri­me­ra lí­nea ( dos de ellos des­de fue­ra del área) y no ha­bía mu­cho que ha­cer”.

En el úni­co par­ti­do que ju­gó, Flo­res fue ar­tí­fi ce de la ano­ta­ción de Víc­tor Rangel. “ López Zar­za me ti­ró un ba­lón ade­lan­te de la mi­tad de la can­cha, me sa­lió un cen­tral ( Jerzy Gor­gon), le hi­ce un ama­gue ha­cia aden­tro y lue­go des­bor­dé por el cos­ta­do, él que­dó muy mal pa­ra­do, en­tré al área y cuan­do me sa­lió el otro cen­tral, ti­ré la diagonal a Rangel que to­có el ba­lón con la par­te in­ter­na del pie pa­ra cru­zar la pe­lo­ta al la­do de­re­cho de To­mas­zews­ki”, re­cor­dó.

La pe­sa­di­lla ha­bía ter­mi­na­do y aun­que al­gu­nos me­dios pu­bli­ca­ron que el re­gre­so de la Se­lec­ción a sue­lo az­te­ca pa­só sin pe­na ni glo­ria, la reali­dad es que una mul­ti­tud es­pe­ra­ba al plan­tel pa­ra re­cri­mi­nar­los e in­sul­tar­les por el bo­chor­no­so pa­pel, in­clu­si­ve, hu­bo que eva­cuar a los ju­ga­do­res por otro han­gar. La ten­sión lle­gó a tal pun­to que Cuéllar y Flo­res coin­ci­den en que du­ran­te un par de se­ma­nas al­gu­nos ju­ga­do­res tu­vie­ron pa­tru­llas que res­guar­da­ban sus res­pec­ti­vos do­mi­ci­lios.

Así se es­cri­bió la pá­gi­na más gris de Mé­xi­co en la Co­pa del Mun­do, pe­ro a pe­sar de las go­lea­das, la ver­güen­za del úl­ti­mo si­tio, la Co­pa de­jó una mar­ca que al­gu­nos su­pie­ron apro­ve­char, mien­tras otros se apa­ga­ron.

“ Los ata­ques de la pren­sa y de la afi ción re­per­cu­tie­ron pa­ra bien y pa­ra mal de al­gu­nos; por ejem­plo, des­pués del Mun­dial, el ‘ Pa­li­llo’ Martínez des­apa­re­ció, no se vol­vió a men­cio­nar na­da de él, pe­ro tam­bién re­per­cu­tió en el or­gu­llo y la men­ta­li­dad de Hu­go Sánchez, quien triun­fó en Es­pa­ña”, ”, di­jo Rangel.

EN­CON­TRO­NA­ZO. El me­xi­cano Ri­go­ber­to Cis­ne­ros y el ar­que­ro po­la­co Jan To­mas­zews­ki se ba­rren al mis­mo tiem­po y el ba­lón que­dó a la de­ri­va.

IN­TEN­TO AN­TE TÚ­NEZ. Cuéllar dis­pa­ra so­bre la mar­ca de Ghom­midh.

IN­FRUC­TUO­SO. Hu­go Sánchez in­ten­ta co­nec­tar un cen­tro cap­tu­ra­do por el ar­que­ro tu­ne­cino Nai­li.

EL SEX­TO. Pe­dro So­to no al­can­za a de­te­ner el ti­ro del ale­mán Flohe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.