AUN SIN SPAG­HET­TI

Va­rios he­chos cu­rio­sos cir­cun­da­ron la jus­ta es­pa­ño­la, co­mo la in­va­sión del je­que ku­wai­tí a la can­cha, el ton­go en­tre Aus­tria y Ale­ma­nia y la ex­pul­sión de Ma­ra­do­na

Record - Todo Sobre Sudafrica - - Los Numeros De La Copa - AGUS­TÍN ELÍAS

Ni las ame­na­zas te­rro­ris­tas de la ETA, ni el confl ic­to bé­li­co del Atlán­ti­co Sur por las Is­las Mal­vi­nas, en el que se en­con­tra­ban inmiscuidos Ar­gen­ti­na e In­gla­te­rra, im­pi­die­ron que se lle­va­ra a ca­bo la XII edi­ción de la Co­pa del Mun­do de Es­pa­ña 1982, que por pri­me­ra oca­sión en la his­to­ria de los Mun­dia­les se ju­gó con 24 equi­pos.

Ade­más del triun­fo de los ita­lia­nos, quie­nes, al no po­der in­gre­sar su spag­het­ti por la adua­na de Bar­ce­lo­na, pa­de­cie­ron por la co­mi­da a su lle­ga­da al país ibé­ri­co y el cam­peo­na­to de go­leo con seis tan­tos de Pao­lo Ros­si, que re­gre­sa­ba de una san­ción de dos años por es­tar in­vo­lu­cra­do en un es­cán­da­lo de apues­tas; el cer­ta­men se ca­rac­te­ri­zó, en­tre otras co­sas, por la pre­sen­ta­ción en Mun­dia­les de Die­go Ar­man­do Ma­ra­do­na, fi gu­ra que lle­gó co­mo la má­xi­ma es­pe­ran­za de los ar­gen­ti­nos pa­ra con­se­guir el Bi­cam­peo­na­to.

Sin em­bar­go, el Pe­lu­sa ter­mi­nó su par­ti­ci­pa­ción ex­pul­sa­do por el ár­bi­tro me­xi­cano Ma­rio Ru­bio, abucheado y con lá­gri­mas al ser de­rro­ta­dos por Bra­sil 3-1 en lo que fue la se­gun­da fa­se de la com­pe­ten­cia.

“ Fue una fal­ta que to­do el mun­do vio, has­ta el ár­bi­tro. Fue una agre­sión evi­den­te. Ha­bía mar­ca­do una fal­ta a fa­vor de Ar­gen­ti­na y en su de­ses­pe­ra­ción Ma­ra­do­na le ti­ró un plan­cha­zo a un bra­si­le­ño ( Ba­tis­ta) y ahí vino la ex­pul­sión”, se­ña­ló el sil­ban­te, quien se con­vir­tió en el pri­mer na­za­reno me­xi­cano en pi­tar dos par­ti­dos en un Mun­dial.

Otro de los he­chos bo­chor­no­sos que man­cha­ron la má­xi­ma jus­ta del ba­lom­pié in­ter­na­cio­nal fue la ac­tua­ción de Ale­ma­nia Fe­de­ral y Aus­tria en la úl­ti­ma jor­na­da del Gru­po B, que pu­so en te­la de jui­cio la ho­nes­ti­dad de am­bos equi­pos.

Las dos es­cua­dras ne­ce­si­ta­ban una com­bi­na­ción de re­sul­ta­dos pa­ra avan­zar a la si­guien­te fa­se y de­jar fue­ra a Ar­ge­lia, de mo­do que con

un gol tem­pra­ne­ro, los ale­ma­nes se de­di­ca­ron a man­te­ner la ven­ta­ja, mien­tras que los aus­tria­cos se con­cen­tra­ron en no acep­tar más go­les. La pa­si­vi­dad de los 22 ju­ga­do­res en el te­rreno de jue­go des­per­tó la ira de los afi cio­na­dos, las ban­de­ras ar­ge­li­nas apa­re­cie­ron en las tri­bu­nas y al­gu­nos es­pec­ta­do­res in­ten­ta­ron brin­car­se al cés­ped, don­de la po­li­cía ya los es­pe­ra­ba pa­ra re­pri­mir­los. Con el re­sul­ta­do, los dos paí­ses eu­ro­peos avan­za­ron a la si­guien­te ron­da.

Asi­mis­mo, otro par­ti­do que le­van­tó po­lé­mi­ca fue el de Fran­cia con­tra Ku­wait don­de la au­to­ri­dad de un je­que ku­wai­tí se im­pu­so so­bre la del co­le­gia­do. Los fran­ce­ses ga­na­ban 3-1 so­bre los del gol­fo Pér­si­co, Alain Gi­res­se re­ci­bió un pa­se y ata­có por la ban­da iz­quier­da, de pron­to, los asiá­ti­cos se que­da­ron es­tá­ti­cos, mien­tras que el fran­cés si­guió su ca­mino pa­ra mar­car el cuar­to gol, el ár­bi­tro se­ña­ló al cen­tro de la can­cha dan­do por bue­na la ano­ta­ción. Los ku­wai­tíes se aba­lan­za­ron so­bre el sil­ban­te y ar­gu­men­ta­ron que un sil­ba­to so­nó de­trás de su por­te­ría. Pe­ro el he­cho ver­gon­zo­so sur­gió cuan­do el je­que Fahid Al-Ah­mad Al-Ja­ber Al-Sa­bah hi­zo la se­ña a sus ju­ga­do­res de que aban­do­na­ran el cam­po; el her­mano del emir de Ku­wait des­cen­dió has­ta el cés­ped, y tras ha­blar con sus ju­ga­do­res, se di­ri­gió al de negro pa­ra con­ven­cer­lo de que anu­la­ra el gol. El ár­bi­tro ru­so Mi­ros­lav Stu­par aca­tó la or­den del je­que, lo que le cos­tó una sus­pen­sión de por vi­da por par­te de la FIFA, mien­tras que la Aso­cia­ción de Fut­bol de Ku­wait fue mul­ta­da con 25 mil fran­cos sui­zos.

HIS­TÓ­RI­CO TRI­CAM­PEO­NA­TO. Pao­lo Ros­si ano­tó el pri­mer gol de la Fi­nal ( arri­ba) y de­rro­chó ta­len­to an­te Paul Breit­ner ( cen­tro) pa­ra que Ita­lia fes­te­ja­ra su ter­cer tí­tu­lo mun­dial, tras 44 años de se­quía ( abajo).

EL SAN­TIA­GO BER­NA­BÉU al­ber­gó cua­tro par­ti­dos, en­tre ellos la Fi­nal.

EN­ZO BEAR­ZOT abra­za al man­da­ta­rio ita­liano San­dro Per­ti­ni.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.