LAI­NEZ, SU ES­PE­RAN­ZA

Aun­que Die­go bri­lló, las Águi­las si­guen sin en­con­trar su el gol y ama­rrar bo­le­to

Record - - FUTBOL NACIONAL - Fe­li­pe Mo­ra­les

Una no­che en el Es­ta­dio Az­te­ca, un ame­ri­ca­nis­ta pen­só, mien­tras se cu­bría las alas con su ca­pa ama­ri­lla: “A sus 18 años, Die­go Lai­nez no ha ol­vi­da­do su con­di­ción de ni­ño. Si la fe­li­ci­dad de la in­fan­cia de­pen­de de una pe­lo­ta, la fe­li­ci­dad del Amé­ri­ca de­pen­de de los tru­cos del más ba­ji­to del cam­po”.

(VH DƩFLRQDGR SURPHGLR GH ODV Águi­las in­sis­te con el aplau­so en el pe­cho y la mi­ra­da en la son­ri­sa. Con la exa­ge­ra­ción en el pu­ño del al­ma: “No es una ca­sua­li­dad que se lla­me ‘Die­go’. Que sea nues­tro Die­go. El de la gen­te de San­ta Úr­su­la. En la ge­nea­lo­gía fut­bo­lís­ti­ca, po­cos nom­bres car­gan con esa pro­sa­pia. Y Lai­nez, ar­ma­do con su zur­da ex­tra­va­gan­te, no es me­nos”, con­cluían, des­de la abs­trac­ción del op­ti­mis­mo, des­de la pri­sa de hé­roes, des­de el de­seo, des­de el exa­brup­to.

“¡Lai­nez, a la Se­lec­ción!”, “¡Lai­nez, al Mun­dial!”, “¡Lai­nez y 10 más!”, se es­cu­chó sin que se hi­cie­ra un incómodo si­len­cio en el Az­te­ca. Lue­go irrum­pió una ri­sa, la de la rea­li­dad, que odia la ace­le­ra­ción de los pro­ce­sos, por­que Lai­nez no es so­lu­ción en Coa­pa. Mu­cho me­nos otro ‘Die­go’.

Pe­ro eso le bas­ta pa­ra ser es­pe­ran­za. Pa­ra ser el gri­to de ilu­sión en un Amé­ri­ca en don­de es muy su­plen­te del le­sio­na­do Ce­ci­lio Do­mín­guez. Y en don­de ayer ca­si lo le­sio­na Jesús Mo­li­na, quien des­pués de ser muy bur­la­do, pa­teó, co­mo pa­tean los co­bar­des a los ni­ños.

Por­que Lai­nez ape­nas ten­drá per­mi­so de ma­ne­jar, pe­ro tam­bién tie­ne las mis­mas ga­nas de gam­be­tear que tie­ne al­guien de su edad, de co­mer­se un he­la­do de tu­ti­fru­ti.

Die­go es la de­ses­pe­ra­ción del ri­val y tam­bién la del com­pa­ñe­ro, por­que, a ve­ces, ba­ra­ja con la in­ma­du­rez. Ti­ra cuan­do hay que cen­trar, pa­sa cuan­do hay que dri­blar y des­bor­da cuan­do hay que pa­tear al ar­co.

En­ton­ces, el Mon­te­rrey, que se ha­bía har­ta­do de pa­tear el descaro con descaro, se re­ple­gó y fue una luz sin trueno. Qui­so ju­gar a las es­pal­das del ri­val y el fut­bol le dio eso: la es­pal­da.

Las Águi­las arras­tran una di­ná­mi­ca ne­ga­ti­va, en Li­ga, don­de em­pa­tan mu­cho y no en­cuen­tran el ar­co ri­val. Ocho igua­la­das, la eli­mi­na­ción en Con­ca­cham­pions y la fal­ta de gol, V²OR SRVWHUJDQ OD FODVLƩFDFL²Q GHO con­jun­to azul­cre­ma.

Mien­tras tan­to, allá va co­rrien­do el ni­ño Lai­nez con la ace­le­ra­ción del pul­so co­si­da al ba­lón. Su equi­po y el fut­bol lo es­pe­ran en el tiem­po, por­que no pue­den al­can­zar­lo.

An­drés Ibar­güen re­ma­tó con una chi­le­na, pe­ro el ba­lón fue des­via­do.

Jesús Mo­li­na en­tró fuer­te con­tra Lai­nez y se fue ex­pul­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.