Vul­ne­ra Go­bierno los pre­su­pues­tos

Au­to­ri­zan a la Ssa $72 mi­llo­nes; gas­ta mil 500 Ejer­cen de­pen­den­cias re­cur­sos pú­bli­cos en ru­bros dis­tin­tos y no lo jus­ti­fi­can

Reforma - - PORTADA - MART­HA MAR­TÍ­NEZ

El Go­bierno fe­de­ral mo­di­fi­ca ca­da año al me­nos una quin­ta parte del pre­su­pues­to pa­ra el gas­to pú­bli­co apro­ba­do por los dipu­tados.

De acuer­do con la Cuen­ta de la Ha­cien­da Pú­bli­ca Fe­de­ral, de los más de 15.5 bi­llo­nes de pe­sos apro­ba­dos en­tre 2013 y 2016, 2.8 bi­llo­nes fue­ron gas­ta­dos en ru­bros diferentes a los asig­na­dos.

Es­tos mo­vi­mien­tos se rea­li­zan a tra­vés de ade­cua­cio­nes pre­su­pues­ta­rias, un me­ca­nis­mo le­gal que, se­gún es­pe­cia­lis­tas, se ha uti­li­za­do en ex­ce­so y sin in­for­mar­lo ni jus­ti­fi­car­lo an­te el Con­gre­so.

Las áreas de Co­mu­ni­ca­ción So­cial de las de­pen­den­cias fe­de­ra­les son al­gu­nas de las que más se be­ne­fi­cian con es­tas reasig­na­cio­nes.

Por ejem­plo, pa­ra la Di­rec­ción de Co­mu­ni­ca­ción So­cial de la Se­cre­ta­ría de Sa­lud, la Cá­ma­ra de Dipu­tados apro­bó una par­ti­da de 72.4 mi­llo­nes de pe­sos en el Pre­su­pues­to de 2016 y, al fi­nal del año, el área gas­tó mil 543 mi­llo­nes.

En con­tras­te, al Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Can­ce­ro­lo­gía se le re­du­je­ron más de 200 mi­llo­nes de pe­sos. El Con­gre­so le ha­bía pre­su­pues­ta­do mil 607 mi­llo­nes, y al fi­nal ejer­ció mil 399 mi­llo­nes.

En la SEP, la Di­rec­ción de Co­mu­ni­ca­ción So­cial ejer­ció mil 82 mi­llo­nes de pe­sos, cuan­do se le ha­bían apro­ba­do só­lo 76.7 mi­llo­nes.

En tan­to, la Sub­se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción Su­pe­rior ejer­ció 2 mil mi­llo­nes de pe­sos me­nos de los 6 mil 153 mi­llo­nes apro­ba­dos por la Cá­ma­ra.

Lo mis­mo ocu­rrió en la Se­cre­ta­ría de Co­mu­ni­ca­cio­nes y Trans­por­tes, don­de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Re­cur­sos Hu­ma­nos tu­vo una am­plia­ción de 200 mi­llo­nes de pe­sos, mien­tras que pa­ra Con­ser­va­ción de Ca­rre­te­ras re­du­jo ca­si 600 mi­llo­nes.

To­do es­to sin nin­gu­na ex­pli­ca­ción ofi­cial, pues la Se­cre­ta­ría de Ha­cien­da no ha en­via­do los re­por­tes co­rres­pon­dien­tes al Le­gis­la­ti­vo, y los dipu­tados tam­po­co han so­li­ci­ta­do las jus­ti­fi­ca­cio­nes.

“La pre­gun­ta aquí no es si de­bes o no ha­cer ajustes. La pre­gun­ta es ¿has­ta dón­de es ra­zo­na­ble? Por­que tam­bién es cier­to que Ha­cien­da ha­ce lo que le pe­ga la ga­na; ha­ce cam­bios y no le di­ce a na­die. Lo que es­tá ha­cien­do al ope­rar­los de es­ta for­ma es, bá­si­ca­men­te, in­cons­ti­tu­cio­nal”, se­ña­ló Héc­tor Vi­lla­rreal, di­rec­tor del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción Eco­nó­mi­ca y Pre­su­pues­ta­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.