Los re­tos de la so­cie­dad ci­vil

Reforma - - OPINIÓN - El au­tor es pre­si­den­te del Con­se­jo del Tec­no­ló­gi­co de Mon­te­rrey y pre­si­den­te del Con­se­jo de Ad­mi­nis­tra­ción de Fem­sa.

Hoy 17 de septiembre se cum­plen 44 años del de­ce­so de don Eu­ge­nio Gar­za Sa­da, cu­yas ideas y ac­cio­nes de­ja­ron un legado en el pen­sa­mien­to, la cul­tu­ra y el com­por­ta­mien­to de los me­xi­ca­nos.

Aman­te de la li­ber­tad, creía en la res­pon­sa­bi­li­dad ciu­da­da­na pa­ra ge­ne­rar va­lor en la co­mu­ni­dad, y nun­ca es­pe­ró que el Go­bierno le brin­da­ra apo­yos pa­ra sus pro­yec­tos.

Por eso, el fun­da­dor del Tec­no­ló­gi­co de Mon­te­rrey es uno de los pre­cur­so­res en Mé­xi­co de lo que hoy co­no­ce­mos co­mo so­cie­dad ci­vil.

Pen­sa­do­res co­mo Jür­gen Ha­ber­mas se­ña­lan que esa so­cie­dad ci­vil de­be ga­ran­ti­zar la li­ber­tad del ser hu­mano y los de­re­chos in­di­vi­dua­les, e impulsar ini­cia­ti­vas per­so­na­les y co­lec­ti­vas que con­tri­bu­yan al bie­nes­tar ge­ne­ral.

Los ciu­da­da­nos ne­ce­si­ta­mos in­vo­lu­crar­nos en lo pú­bli­co, in­ci­dir en las nor­mas que ri­gen la vi­da co­lec­ti­va y exi­gir al Es­ta­do que cum­pla con sus obli­ga­cio­nes fun­da­men­ta­les.

És­tas son ta­reas cla­ve en la ac­tua­li­dad, en la que el regreso del na­cio­na­lis­mo a ul­tran­za en va­rios paí­ses, y el re­sur­gi­mien­to de con­flic­tos geo­po­lí­ti­cos y re­li­gio­sos que pa­re­cían ol­vi­da­dos, pro­du­cen una gran in­cer­ti­dum­bre glo­bal.

Ade­más, las elecciones pre­si­den­cia­les del 2018 y la re­ne­go­cia­ción del TLC pue­den re­plan­tear el rum­bo po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co de Mé­xi­co y su pre­sen­cia en el mun­do.

En es­ta co­yun­tu­ra, re­cor­de­mos que la so­cie­dad me­xi­ca­na ha im­pul­sa­do cam­bios ex­tra­or­di­na­rios en los úl­ti­mos 25 años.

La eco­no­mía se tri­pli­có: el PIB pa­só de 363 mil mi­llo­nes de dó­la­res en 1992, a po­co más de un bi­llón ac­tual­men­te. En­ton­ces, diferentes mo­vi­mien­tos so­cia­les im­pul­sa­ban la tran­si­ción a la de­mo­cra­cia y la al­ter­nan­cia en el Go­bierno fe­de­ral, que fi­nal­men­te ocu­rrió en el 2000, con elecciones or­ga­ni­za­das por una au­to­ri­dad ciu­da­da­na.

La so­cie­dad ha pro­mo­vi­do cam­bios no­ta­bles en el fe­de­ra­lis­mo y re­for­mas re­le­van­tes co­mo las de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, la edu­ca­ti­va, la ener­gé­ti­ca y la de com­pe­ten­cia.

Sin em­bar­go, no­so­tros co­mo so­cie­dad de­be­mos re­co­no­cer que los avan­ces son to­da­vía in­su­fi­cien­tes.

Nos ur­ge cons­truir un ver­da­de­ro Es­ta­do de de­re­cho. Se han agra­va­do la des­com­po­si­ción so­cial, la de­sigual­dad, la in­se­gu­ri­dad, la co­rrup­ción y la im­pu­ni­dad.

Hay pe­si­mis­tas que se pre­gun­tan si el País tie­ne so­lu­ción. No­so­tros de­ci­mos ca­te­gó­ri­ca­men­te que sí la tie­ne. Que, par­tien­do de lo avan­za­do, to­dos de­be­mos ha­cer un gran es­fuer­zo pa­ra afron­tar nues­tros pro­ble­mas y ac­tuar con ab­so­lu­ta res­pon­sa­bi­li­dad.

Co­mo ciu­da­da­nos, y fren­te a lo que ocu­rre en otras na­cio­nes, reivin­di­que­mos los prin­ci­pios de­mo­crá­ti­cos de re­pre­sen­ta­ción po­pu­lar, au­tén­ti­ca se­pa­ra­ción de po­de­res y efi­caz ren­di­ción de cuen­tas. Va­lo­re­mos nues­tras li­ber­ta­des fun­da­men­ta­les, par­ti­cu­lar­men­te la in­di­vi­dual, y el sis­te­ma de mer­ca­do. For­ta­lez­ca­mos nues­tras ins­ti­tu­cio­nes y no nos de­je­mos se­du­cir por vie­jas fór­mu­las del au­to­ri­ta­ris­mo.

Co­mo so­cie­dad to­me­mos con­cien­cia que a ca­da de­re­cho co­rres­pon­de una res­pon­sa­bi­li­dad. Co­mo “res­pues­ta” a los gra­ves re­tos so­cia­les, el po­pu­lis­mo apo­ya la crea­ción de de­re­chos irrea­li­za­bles y de­seos utó­pi­cos que son real­men­te me­ca­nis­mos uti­li­za­dos por Go­bier­nos pa­ra com­pen­sar su fal­ta de ri­gor en el ac­tuar y su dé­fi­cit de le­gi­ti­mi­dad.

Con ellos se pro­du­cen dos pro­ble­mas: se re­quie­ren más re­cur­sos fis­ca­les y ge­ne­ran un efec­to per­ver­so al des­ani­mar la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na.

Fren­te a ello, im­pul­se­mos una nue­va cul­tu­ra de li­de­raz­go ba­sa­da en la me­ri­to­cra­cia: re­com­pen­se­mos el es­fuer­zo, la dis­ci­pli­na, el co­no­ci­mien­to y la ex­pe­rien­cia, el cre­ci­mien­to pro­fe­sio­nal con ba­se en lo­gros tan­gi­bles.

Si­ga­mos los pa­sos de aquel jo­ven que, ha­bien­do es­tu­dia­do en una de las me­jo­res ins­ti­tu­cio­nes del mun­do, el MIT, re­gre­só a ser­vir a su País.

Un jo­ven que, jus­ta­men­te ha­ce 100 años, en septiembre de 1917, co­men­zó a tra­ba­jar en la Cer­ve­ce­ría Cuauh­té­moc co­mo au­xi­liar en el de­par­ta­men­to de es­ta­dís­ti­ca. Un jo­ven que, a par­tir de en­ton­ces, cons­tru­yó em­pre­sas e ins­ti­tu­cio­nes en be­ne­fi­cio de Mé­xi­co. Hon­re­mos con he­chos el legado de don Eu­ge­nio Gar­za Sa­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.