Mer­kel y el po­pu­lis­mo

Más que las elecciones, el desafío pa­ra An­ge­la Mer­kel se­rá con­te­ner a la ul­tra­de­re­cha po­pu­lis­ta ale­ma­na.

Reforma - - OPINIÓN - ISA­BEL TURRENT

So­po­rí­fe­ra. Una cam­pa­ña tan abu­rri­da que po­cos fue­ra de Ale­ma­nia se acuer­dan que el 24 de septiembre se lle­va­rán a ca­bo elecciones le­gis­la­ti­vas en el país. Abu­rri­da por par­ti­da do­ble por­que, a me­nos de que su­ce­da un ca­ta­clis­mo im­pre­de­ci­ble, la coa­li­ción con­ser­va­do­ra de An­ge­la Mer­kel –los De­mó­cra­tas Cris­tia­nos (CDU), más su ge­me­lo de Ba­vie­ra, la Unión So­cial Cris­tia­na (CSU)– re­ci­bi­rá el ma­yor nú­me­ro de vo­tos y no ten­drá nin­gún pro­ble­ma pa­ra ne­go­ciar una coa­li­ción y go­ber­nar cua­tro años más.

Los ale­ma­nes que apo­yan a Mer­kel des­de su elec­ción en 2005 se han acos­tum­bra­do a su es­ti­lo per­so­nal de go­ber­nar –cau­te­lo­so, prag­má­ti­co y dis­tan­te–, tan acor­de con un sis­te­ma po­lí­ti­co que bus­ca an­tes que na­da el con­sen­so y el com­pro­mi­so.

No quie­ren poner en ries­go la es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca y la bo­nan­za eco­nó­mi­ca de la úl­ti­ma dé­ca­da. De­trás de su fa­cha­da apa­ci­ble, Mer­kel ha de­fen­di­do im­pla­ca­ble­men­te los in­tere­ses de Ale­ma­nia en Eu­ro­pa –su en­torno geo­po­lí­ti­co y es­fe­ra de in­fluen­cia eco­nó­mi­ca na­tu­ral– y, con más re­ti­cen­cia, pe­ro con efi­ca­cia, en el mun­do.

En su­ma, en la su­per­fi­cie y a pri­me­ra vis­ta, en Ale­ma­nia to­do si­gue igual. Las lec­cio­nes del te­rri­ble pa­sa­do na­zi –que de­jó al país sin his­to­ria– si­guen pre­sen­tes. Ale­ma­nia se man­tie­ne an­cla­da en Eu­ro­pa (nin­gún país se ha be­ne­fi­cia­do eco­nó­mi­ca­men­te más de la Unión Eu­ro­pea, he­cha, por cier­to, a ima­gen y se­me­jan­za del sis­te­ma po­lí­ti­co ale­mán), ha ma­nia­ta­do el na­cio­na­lis­mo y en­te­rra­do cual­quier sue­ño de pro­ta­go­nis­mo glo­bal.

El ver­da­de­ro desafío pa­ra Mer­kel, y el di­le­ma ale­mán, es que la apa­ren­te in­mu­ta­bi­li­dad de la ri­que­za y la es­ta­bi­li­dad es un es­pe­jis­mo.

Ale­ma­nia lo­gró ate­nuar la dis­pa­ri­dad en­tre el Es­te y el Oes­te des­pués de la reuni­fi­ca­ción del país en 1990, pe­ro la de­sigual­dad del in­gre­so ha cre­ci­do en los úl­ti­mos años. Aho­ra en­fren­ta una frac­tu­ra a la ita­lia­na en­tre el Norte, ca­da vez más ri­co, y el Sur, em­po­bre­ci­do por la glo­ba­li­za­ción y los cam­bios tec­no­ló­gi­cos. En­tre las in­dus­trias de pun­ta y zo­nas co­mo el va­lle del Ruhr don­de la ma­yo­ría de las mi­nas, que em­plea­ban a 600 mil tra­ba­ja­do­res en los años se­sen­ta, han ce­rra­do.

Es­tos mi­ne­ros y otros tra­ba­ja­do­res de cue­llo azul, los prin­ci­pa­les con­tin­gen­tes de los (po­cos) des­em­plea­dos en Ale­ma­nia, han pa­sa­do de mi­li­tar en las fi­las de los So­cial De­mó­cra­tas de cen­tro iz­quier­da, a la ul­tra­de­re­cha po­pu­lis­ta que re­pre­sen­ta un par­ti­do tan mar­gi­nal que nun­ca ha te­ni­do re­pre­sen­ta­ción en el Le­gis­la­ti­vo fe­de­ral o Bun­des­tag: Al­ter­na­ti­va pa­ra Ale­ma­nia (AFD).

AFD tie­ne la mis­ma agen­da an­ti­eu­ro­pea, xe­nó­fo­ba y ra­cis­ta de otros par­ti­dos eu­ro­peos de ul­tra­de­re­cha na­cio­na­lis­ta. Su re­tó­ri­ca an­ti­in­mi­gran­te, tan es­tri­den­te co­mo la de Trump, en­rai­zó en otros sec­to­res de la po­bla­ción cuan­do An­ge­la Mer­kel abrió las puer­tas a un mi­llón de re­fu­gia­dos si­rios en 2015.

Hoy, la ma­yo­ría de los se­gui­do­res de AFD tie­nen em­pleo y más edu­ca­ción que el ale­mán pro­me­dio. En una en­cues­ta de 2016, 80% di­jo que su si­tua­ción eco­nó­mi­ca era “bue­na” o “muy bue­na”.

Con el vo­to de las víc­ti­mas de la mo­der­ni­dad y el de es­tos na­cio­na­lis­tas aco­mo­da­dos, cu­yo úni­co mo­tor po­lí­ti­co es la xe­no­fo­bia, el AFD ha ga­na­do es­ca­ños en 12 de los 16 Bun­des­rat –los le­gis­la­ti­vos re­gio­na­les que tie­nen un in­men­so po­der en el sis­te­ma fe­de­ral ale­mán–. Se ha for­ta­le­ci­do y pa­sa­do la lí­nea ro­ja que re­gía la po­lí­ti­ca ale­ma­na des­de 1945: su xe­no­fo­bia se ha te­ñi­do de an­ti­se­mi­tis­mo.

Su creciente in­fluen­cia mar­có la agen­da po­lí­ti­ca du­ran­te la cam­pa­ña. An­ge­la Mer­kel no pu­do dar­le la vuel­ta a un te­ma que hu­bie­ra pre­fe­ri­do no men­cio­nar. Ha ha­bla­do más de una vez de in­mi­gra­ción y re­fu­gia­dos y re­pe­ti­do, en un cla­ro men­sa­je a quie­nes se han in­cor­po­ra­do a las fi­las de AFD, que la po­lí­ti­ca de aper­tu­ra de 2015 fue ex­cep­cio­nal y úni­ca.

To­do in­di­ca que el pró­xi­mo do­min­go AFD su­pe­rará la ba­rre­ra del 5% de los vo­tos y es­ta­rá re­pre­sen­ta­do en el Bun­des­tag. Un avan­ce omi­no­so que le da­rá res­pe­ta­bi­li­dad y va­li­da­rá su pro­gra­ma. Ale­ma­nia –y An­ge­la Mer­kel– en­fren­ta­rán el desafío de con­te­ner al AFD y evi­tar que, co­mo ha su­ce­di­do en otros paí­ses eu­ro­peos, la in­cor­po­ra­ción de un par­ti­do po­pu­lis­ta a las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas for­ta­lez­ca el ex­tre­mis­mo po­lí­ti­co de la de­re­cha an­ti­de­mo­crá­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.