TEM­PLO MA­YOR

Reforma - - OPINIÓN - F. BARTOLOMÉ

HOY, HOY, HOY el je­fe de Go­bierno de la CDMX, Mi­guel Án­gel Man­ce­ra, en­tre­ga­rá a la Asam­blea Le­gis­la­ti­va su quin­to y muy pro­ba­ble­men­te úl­ti­mo In­for­me de Go­bierno, an­tes de so­li­ci­tar li­cen­cia a fi­na­les de oc­tu­bre pa­ra bus­car la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial.

¿Y POR QUÉ no de­ja­rá el car­go ma­ña­na mis­mo co­mo en su mo­men­to lo hi­zo Cuauh­té­moc Cár­de­nas en 1999? Por­que to­da­vía tie­ne va­rios pen­dien­tes, co­mo en­tre­gar la pre­si­den­cia de la Co­na­go y acu­dir a va­rias ci­tas in­ter­na­cio­na­les.

LA MÁS IN­ME­DIA­TA es la de ma­ña­na lu­nes en la ONU a don­de lo in­vi­tó el se­cre­ta­rio ge­ne­ral An­to­nio Gu­te­rres pa­ra una reunión de al­to ni­vel so­bre cam­bio cli­má­ti­co.

ASÍ ES QUE: pre­sen­tan­do el in­for­me y ha­cien­do ma­le­tas pa­ra el via­je re­lám­pa­go a New York, New York: “Start sprea­ding the news, I’m lea­ving to­daaay...”. VA­YA cas­ti­go le im­pu­sie­ron en Gua­na­jua­to al se­cre­ta­rio es­ta­tal de Tu­ris­mo, Fernando Oli­ve­ra Ro­cha, des­pués de que se die­ra a co­no­cer que usó re­cur­sos fe­de­ra­les in­de­bi­da­men­te al de­le­gar a una aso­cia­ción ci­vil la con­tra­ta­ción de obra pú­bli­ca y usar do­cu­men­tos fal­sos.

LA “IM­PLA­CA­BLE” Se­cre­ta­ría de la Trans­pa­ren­cia y Ren­di­ción de Cuen­tas del go­bierno que en­ca­be­za el pa­nis­ta Mi­guel Már­quez Már­quez lo san­cio­nó con ¡tres días de sus­pen­sión de la­bo­res! ¡Y sin go­ce de suel­do!

Y ES QUE la de­pen­den­cia de­ter­mi­nó que en nin­gu­na de esas ope­ra­cio­nes hu­bo un da­ño al era­rio. Que­da cla­ro que en Gua­na­jua­to los erro­res se pa­gan... con un le­ve ma­na­zo en la mu­ñe­ca.

SE­GU­RA­MEN­TE el se­cre­ta­rio san­cio­na­do es­ta­rá muuuy ape­na­do con esa si­tua­ción y en una de esas has­ta ofre­ce dis­cul­pas... cuan­do aca­be de reír­se de su “san­ción”. EN TO­LU­CA cuen­tan que el fla­man­te go­ber­na­dor Al­fre­do del Ma­zo Ma­za ya es­tá me­ti­do en el pri­mer pro­ble­ma po­lí­ti­co de su se­xe­nio.

Y ES QUE, con to­do y que apo­ya­ron la can­di­da­tu­ra del priis­ta, las di­ri­gen­cias es­ta­ta­les del PVEM y Nue­va Alian­za le hi­cie­ron el va­cío en su to­ma de po­se­sión por­que, di­cen, no les cum­plie­ron las posiciones que les ha­bían pro­me­ti­do en el nue­vo go­bierno.

ASÍ ES QUE, a me­nos de que en­cuen­tre la ma­ne­ra de con­ten­tar a sus alia­dos, di­fí­cil­men­te con­ta­rá con ellos pa­ra la ope­ra­ción elec­to­ral del PRI en los co­mi­cios fe­de­ra­les del año pró­xi­mo. A ver qué les ofre­ce. POR CIER­TO que, con eso de que el nue­vo go­ber­nan­te me­xi­quen­se es el ter­cer Al­fre­do del Ma­zo, des­pués de su pa­dre y su abue­lo, en des­pa­char co­mo man­da­ta­rio me­xi­quen­se, hay quie­nes ya le di­cen Al­fre­do Ter­ce­ro de Atla­co­mul­co... ¡ah, qué ma­lo­ras!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.