Nos­tal­gias

Reforma - - OPINIÓN - LUIS RU­BIO

Nues­tro sis­te­ma de go­bierno fue cons­trui­do pa­ra otra épo­ca, por eso no re­suel­ve pro­ble­mas ni crea con­di­cio­nes pa­ra el desa­rro­llo del país.

Una ma­ne­ra de re­su­mir (ine­vi­ta­ble­men­te sim­pli­fi­can­do) las úl­ti­mas dé­ca­das es la si­guien­te: por un la­do, una lu­cha en­tre dos vi­sio­nes del desa­rro­llis­mo y, por otro, in­ten­tos por li­diar con sus con­se­cuen­cias. Am­bos procesos han si­do in­fruc­tuo­sos, pe­ro su prin­ci­pal ca­rac­te­rís­ti­ca es que to­do ha si­do mi­rar ha­cia el pa­sa­do. Lle­va­mos al me­nos dos dé­ca­das tra­tan­do de re­tor­nar a un mun­do que no era desea­ble pe­ro, más al pun­to, que no es po­si­ble. La nos­tal­gia no es bue­na guía: lo que Mé­xi­co ne­ce­si­ta es cons­truir un fu­tu­ro dis­tin­to.

Las vi­sio­nes desa­rro­llis­tas son ob­vias; en pri­mer lu­gar se en­cuen­tra el go­bierno ac­tual, con pro­yec­tos gran­dio­sos de desa­rro­llo: ca­rre­te­ras, gran­des y am­bi­cio­sas re­for­mas, in­fra­es­truc­tu­ra y sue­ños de re­crea­ción de un mun­do idí­li­co. El én­fa­sis es en el lar­go pla­zo y en ob­je­ti­vos fa­raó­ni­cos que, tar­de o tem­prano, lle­va­rían a re­co­no­cer la gran­de­za del go­bierno pro­mo­tor. En se­gun­do lu­gar es­tá An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor con una vi­sión igual­men­te nos­tál­gi­ca pe­ro in­me­dia­ta en con­cep­ción: su pers­pec­ti­va es la de ac­tuar fren­te a los re­tos del mo­men­to y li­diar con los gru­pos de in­te­rés que son po­lí­ti­ca­men­te cla­ve; qui­zá no ha­ya me­jor ejem­plo de su én­fa­sis que los se­gun­dos pi­sos en el Pe­ri­fé­ri­co del en­ton­ces DF: gran­des obras que el go­ber­nan­te le otor­ga al ciu­da­dano pa­ra su ma­yor co­mo­di­dad.

El de­no­mi­na­dor co­mún es el go­bierno ge­ne­ro­so que ac­túa pa­ra el bien ciu­da­dano sin ja­más con­sul­tar­lo: el go­bierno es­tá por en­ci­ma de esos me­nes­te­res pe­que­ños, co­mo la ciu­da­da­nía, y su úni­ca res­pon­sa­bi­li­dad ra­di­ca en gran­des obras, in­fra­es­truc­tu­ra y ac­cio­nes que de­ben ser­vir al ciu­da­dano por­que el go­bierno no es­tá pa­ra pre­gun­tar, res­pon­der o ren­dir cuen­tas sino pa­ra im­po­ner sus pro­pias de­ci­sio­nes. Los dos, el priis­ta sa­lien­te y el ex priis­ta de Mo­re­na, son mu­cho más pa­re­ci­dos de lo que ellos ima­gi­nan o re­co­no­cen.

El PAN ha si­do muy dis­tin­to en su pa­so por el go­bierno: Fox sim­ple­men­te vi­vió el fin de la era del PRI sin mo­les­tar­se por los de­ta­lles del rom­pi­mien­to de las ins­ti­tu­cio­nes pre­co­lom­bi­nas que ha­bían ser­vi­do pa­ra con­te­ner y con­tro­lar a la po­bla­ción. En lu­gar de li­diar con el pa­sa­do y cons­truir ins­ti­tu­cio­nes nue­vas o con­vo­car al desa­rro­llo de es­truc­tu­ras idó­neas pa­ra el si­glo XXI (en con­tras­te con las de los trein­ta del si­glo pa­sa­do que si­guen sien­do la esen­cia de la po­lí­ti­ca me­xi­ca­na), Fox na­ve­gó de “muer­ti­to” y así le fue a él y al país. Cal­de­rón res­pon­dió an­te las con­se­cuen­cias del vie­jo sis­te­ma y la li­vian­dad de Fox con una es­tra­te­gia de con­ten­ción de las hor­das cri­mi­na­les, sin ja­más re­pa­rar en la ne­ce­si­dad de un nue­vo ba­sa­men­to pa­ra la se­gu­ri­dad co­ti­dia­na al ser­vi­cio de la po­bla­ción. Vi­sión dis­tin­ta, pe­ro igual pe­ga­da al re­tro­vi­sor.

Los pro­yec­tos desa­rro­llis­tas no se preo­cu­pan por las con­se­cuen­cias por­que el go­bierno siem­pre sa­be me­jor; los pa­nis­tas no se preo­cu­pan por las con­se­cuen­cias por­que se ato­ran en lo que exis­te. Nin­guno ha cons­trui­do ca­pa­ci­dad de go­bierno pa­ra el fu­tu­ro del país: nin­guno se de­di­có a go­ber­nar en el sen­ti­do de crear con­di­cio­nes de se­gu­ri­dad, es­ta­bi­li­dad y cre­di­bi­li­dad que le per­mi­tie­ran al ciu­da­dano de­di­car­se a ac­ti­vi­da­des ca­da vez más pro­duc­ti­vas y re­le­van­tes pa­ra sí mis­mo y, co­mo re­sul­ta­do, pa­ra el país. Nin­guno se ha abo­ca­do al país del fu­tu­ro.

Go­ber­nar no con­sis­te en im­po­ner pre­fe­ren­cias des­de arri­ba, sino en re­sol­ver pro­ble­mas, crear con­di­cio­nes pa­ra el pro­gre­so y pros­pe­ri­dad de la po­bla­ción y, en una pa­la­bra, con­tri­buir a que la ciu­da­da­nía go­ce de una vi­da me­jor. La fun­ción del go­ber­nan­te no con­sis­te (al me­nos no fun­da­men­tal­men­te) en gran­des obras pú­bli­cas, aun­que las pue­da ha­ber, sino en ser­vir al ciu­da­dano: ga­nár­se­lo, y su vo­to, sir­vién­do­lo. En otras pa­la­bras, ca­si lo in­ver­so de la ló­gi­ca que ca­rac­te­ri­za a la po­lí­ti­ca me­xi­ca­na, que en­tien­de al ciu­da­dano co­mo un es­tor­bo y al go­bierno co­mo la so­lu­ción de to­dos los pro­ble­mas.

¿Cuán­tos de nues­tros go­ber­nan­tes han pen­sa­do en ha­cer me­nos pe­no­sa la es­pe­ra –en oca­sio­nes de mu­chos me­ses– pa­ra que una per­so­na sea re­ci­bi­da en el IMSS? ¿Cuán­tos han cons­trui­do sis­te­mas de trans­por­te pa­ra re­du­cir drás­ti­ca­men­te los tiem­pos de tras­la­do pa­ra la ciu­da­da­nía en las gran­des ciu­da­des del país, que hoy lle­gan a de­di­car has­ta cin­co ho­ras de su día a ese me­nes­ter? ¿Cuán­tos de nues­tros fun­cio­na­rios han bus­ca­do sim­pli­fi­car el pa­go de im­pues­tos? ¿Cuán­tos de nues­tros po­lí­ti­cos en­tien­den la an­gus­tia co­ti­dia­na que pro­du­ce la au­sen­cia de un sis­te­ma con­fia­ble de se­gu­ri­dad pa­ra mi­llo­nes de pa­dres y ma­dres de fa­mi­lia?

Go­ber­nar des­de lue­go in­clu­ye re­for­mas y obras de in­fra­es­truc­tu­ra, pe­ro nin­gu­na de esas va a me­jo­rar o re­sol­ver la vi­da pú­bli­ca si no se con­ci­ben pa­ra y con la ciu­da­da­nía. Nues­tro sis­te­ma po­lí­ti­co fue crea­do pa­ra es­ta­bi­li­zar al país y con­tro­lar a la po­bla­ción, cir­cuns­tan­cias que em­pa­ta­ban la reali­dad del país y del mun­do ha­ce cien años, en la era pos­t­re­vo­lu­cio­na­ria. Hoy, ca­si cien mi­llo­nes de me­xi­ca­nos des­pués, ese sis­te­ma ha si­do to­tal­men­te re­ba­sa­do y los re­mien­dos –co­mo el elec­to­ral de las úl­ti­mas dé­ca­das– ya no son su­fi­cien­tes.

Mé­xi­co tie­ne que cons­truir un nue­vo sis­te­ma de go­bierno, uno que con­fie­ra cer­ti­dum­bre y obli­gue a los go­ber­nan­tes a go­ber­nar y a ser­vir al ciu­da­dano. Sin eso, se­gui­re­mos en el pa­sa­do y peor en al­gu­nos es­ce­na­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.