El enig­ma bra­si­le­ño

Reforma - - OPINIÓN -

Mé­xi­co de­be se­guir el ejem­plo bra­si­le­ño pa­ra com­ba­tir con éxi­to la co­rrup­ción.

¿ Pue­de la jus­ti­cia cam­biar un país? El pe­rio­dis­ta Jor­ge Fon­te­vec­chia se ha­ce es­ta pre­gun­ta so­bre el des­tino de Bra­sil y su res­pues­ta pue­de ser una luz aus­pi­cio­sa pa­ra el fu­tu­ro de Mé­xi­co. En un con­cur­so per­ver­so pa­ra de­ter­mi­nar qué país ha for­ja­do un sis­te­ma po­lí­ti­co más co­rrup­to, si Bra­sil o no­so­tros, se­ría di­fí­cil de­ter­mi­nar quién se­ría el le­gí­ti­mo ga­na­dor. Sin em­bar­go, es cla­ro que es­ta na­ción su­da­me­ri­ca­na nos lle­va una ven­ta­ja im­por­tan­te en la so­lu­ción al pro­ble­ma.

Fon­te­vec­chia sos­tie­ne: “Di­cen en Bra­sil que el si­glo XIX fue el del Po­der Le­gis­la­ti­vo por­que se hi­cie­ron los có­di­gos y las cons­ti­tu­cio­nes, que el si­glo XX fue del Po­der Eje­cu­ti­vo, que los ins­tru­men­tó, y que el si­glo XXI es del Po­der Ju­di­cial, que juz­ga su apli­ca­ción”. Pa­ra Mé­xi­co se po­dría es­pe­cu­lar que el si­glo XIX fue el de las gue­rras y la ines­ta­bi­li­dad, el si­glo XX fue la era del pre­si­den­cia­lis­mo y lo que va del si­glo XXI han si­do los tiem­pos de la par­ti­do­cra­cia plu­ra­lis­ta.

El enig­ma de Bra­sil es ¿có­mo un sis­te­ma po­lí­ti­co in­fes­ta­do de co­rrup­ción lo­gró for­jar un Po­der Ju­di­cial y un Mi­nis­te­rio Pú­bli­co es­truc­tu­ral­men­te ho­nes­to? En una en­tre­vis­ta con el dia­rio Re­for­ma, el juez Ser­gio Mo­ro, quien en­ca­be­za la in­ves­ti­ga­ción de La­va Ja­to so­bre ca­sos de co­rrup­ción, sos­tie­ne que el as­pec­to fun­da­men­tal de es­te cam­bio fue ga­ran­ti­zar “la in­de­pen­den­cia de los ór­ga­nos que in­ves­ti­gan los abu­sos del po­der”. Aquí ya­ce la pri­me­ra mo­ra­le­ja pa­ra el ca­so me­xi­cano, te­ner a un Pro­cu­ra­dor o un Fis­cal Ge­ne­ral con mi­li­tan­cia par­ti­dis­ta es la ru­ta más cor­ta pa­ra co­rrom­per el ejer­ci­cio de la jus­ti­cia. La per­se­cu­ción de la PGR, en­ca­be­za­da por Raúl Cer­van­tes, en con­tra de los fis­ca­les que in­ves­ti­gan al ex go­ber­na­dor priis­ta de Nue­vo León, Ro­dri­go Me­di­na, es un ejem­plo de có­mo los in­tere­ses po­lí­ti­cos pue­den pros­ti­tuir las ac­cio­nes del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co. En lu­gar de in­ves­ti­gar vio­la­cio­nes a de­re­chos hu­ma­nos o des­apa­ri­cio­nes for­za­das, la PGR aca­ba con­ver­ti­da en un al­fil útil al ser­vi­cio de la de­fen­sa de Ro­dri­go Me­di­na. Mien­tras la in­ves­ti­ga­ción so­bre el es­pio­na­je ile­gal em­pie­za a acu­mu­lar los pol­vos del ol­vi­do, la PGR se to­ma la mo­les­tia de en­viar tres ci­ta­to­rios dis­tin­tos pa­ra in­te­rro­gar a cin­co fun­cio­na­rios de la Sub­pro­cu­ra­du­ría de Com­ba­te a la Co­rrup­ción de Nue­vo León. De acuer­do a Fon­te­vec­chia, des­de 1824, cuan­do se crea el Su­pre­mo Tri­bu­nal de Bra­sil, nin­gún po­lí­ti­co ha­bía si­do con­de­na­do por co­rrup­ción. Pa­ra fi­nes de 2016 el juez Mo­ro, só­lo con el re­cien­te ca­so La­va Ja­to, acu­mu­ló 175 con­de­na­dos que su­man 1,317 años de pri­sión.

¿Có­mo se lo­gró es­to? La in­de­pen­den­cia del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co es im­por­tan­te pe­ro no lo es to­do. Bra­sil creó una ru­ta de as­cen­so pro­fe­sio­nal pa­ra los fis­ca­les con sa­la­rios muy atrac­ti­vos. Se per­mi­tió la lla­ma­da “de­la­ción pre­mia­da”, que son los in­cen­ti­vos pa­ra que in­cul­pa­dos ne­go­cien pe­nas más sua­ves a cam­bio de pre­sen­tar tes­ti­mo­nios y evi­den­cias que in­cul­pen a otros in­di­cia­dos. Asi­mis­mo, se apli­có pri­sión pre­ven­ti­va pa­ra acu­sa­dos de ca­sos de co­rrup­ción y se trans­for­mó la le­gis­la­ción pa­ra fi­nan­cia­mien­to de par­ti­dos po­lí­ti­cos.

Si Bra­sil pu­do, Mé­xi­co pue­de. Te­ne­mos la opor­tu­ni­dad en­fren­te. El Con­gre­so me­xi­cano tie­ne en su agen­da la des­apa­ri­ción del pa­se au­to­má­ti­co del Pro­cu­ra­dor Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca en su tran­si­ción a la Fis­ca­lía Ge­ne­ral en 2018. Se­ría una omi­sión his­tó­ri­ca del Po­der Le­gis­la­ti­vo re­du­cir es­ta dis­cu­sión sim­ple­men­te a im­pe­dir que Raúl Cer­van­tes ten­ga la vía li­bre pa­ra ser fis­cal por nue­ve años. Aquí el or­den de los fac­to­res sí al­te­ra el pro­duc­to: pri­me­ro es ne­ce­sa­rio te­ner cla­ro el di­se­ño cons­ti­tu­cio­nal de la Fis­ca­lía y des­pués dis­cu­tir quién se­rá la ca­be­za de es­ta nue­va ins­ti­tu­ción. Oja­lá la Cá­ma­ra de Dipu­tados y el Se­na­do asu­man que la his­to­ria los es­tá ob­ser­van­do. En el com­ba­te a la co­rrup­ción y la im­pu­ni­dad no hay otro te­ma que sea más im­por­tan­te.

JUAN E. PARDINAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.