La bom­ba de Kim Jong-un

Reforma - - INTERNACIONAL - MA­RIO VAR­GAS LLO­SA

Hi­jo y nie­to de ti­ra­nos, ti­rano él mis­mo y es­pe­cia­lis­ta en el ase­si­na­to de fa­mi­lia­res, na­die se preo­cu­pó de­ma­sia­do cuan­do el jo­ven gor­din­flón y al­go pa­ya­so Kim Jong-un (tie­ne aho­ra 33 años y pe­sa 130 ki­los) to­mó el po­der en Co­rea del Norte. Sin em­bar­go, en la ac­tua­li­dad, el mun­do re­co­no­ce que quien pa­re­cía na­da más que un pe­que­ño sá­tra­pa mo­zal­be­te y mal­cria­do ha ma­te­ria­li­za­do el sue­ño de su abue­lo, Kim Il-sung, fun­da­dor de la di­nas­tía y de Co­rea del Norte, pues tie­ne en sus ma­nos la lla­ve de una ca­tás­tro­fe nu­clear de di­men­sio­nes apo­ca­líp­ti­cas que po­dría re­tro­ce­der el pla­ne­ta a la edad de las ca­ver­nas o, pu­ra y sim­ple­men­te, des­apa­re­cer en él to­da for­ma de vi­da. Sin de­jar de tem­blar, hay que qui­tar­se el som­bre­ro: ¡va­ya ma­ca­bra proeza!

Cuan­do en oc­tu­bre de 2006 Co­rea del Norte lle­vó a ca­bo su pri­me­ra prue­ba nu­clear na­die le hi­zo mu­cho ca­so y los cien­tí­fi­cos oc­ci­den­ta­les nin­gu­nea­ron aquel ex­pe­ri­men­to ri­di­cu­li­zán­do­lo: te­ner bom­bas ató­mi­cas es­ta­ba fue­ra del al­can­ce de esa sa­tra­pía mi­se­ra­ble y ham­brien­ta. Y, en to­do ca­so, si las co­sas se po­nían se­rias, China y Ru­sia, más rea­lis­tas que su pe­rri­to fal­de­ro nor­co­reano, lo pon­drían en ve­re­da. En aque­lla épo­ca to­da­vía hu­bie­ra si­do po­si­ble pa­rar en se­co a Kim Jong-un me­dian­te una ac­ción mi­li­tar li­mi­ta­da que pu­sie­ra fin a sus sue­ños de con­ver­tir a su país en una po­ten­cia nu­clear y sir­vie­ra de es­car­mien­to pre­ven­ti­vo al “Bri­llan­te Ca­ma­ra­da”, co­mo lla­man los nor­co­rea­nos al amo del país.

Hoy día ya no es po­si­ble aque­lla ac­ción mi­li­tar, por más que el pre­si­den­te Trump ha­ya ame­na­za­do a Co­rea del Norte con “una fu­ria y un fue­go ja­más vis­tos en el mun­do”. Y no lo es por la sen­ci­lla ra­zón de que, en pri­mer lu­gar, aque­lla ac­ción ya no se­ría “li­mi­ta­da” sino de gran en­ver­ga­du­ra -lo que sig­ni­fi­ca mi­les de muer­tos- y, en se­gun­do, por­que la res­pues­ta de Kim Jong-un po­dría cau­sar otra ma­tan­za gi­gan­tes­ca en los pro­pios Es­ta­dos Uni­dos, o en Co­rea del Sur y Ja­pón, y quién sa­be si desatar una gue­rra ge­ne­ra­li­za­da en la que to­do el si­nies­tro pol­vo­rín nu­clear en que es­tá con­ver­ti­do el mun­do en­tra­ría en ac­ti­vi­dad. Pe­re­ce­rían así mi­llo­nes de per­so­nas.

Es­ta pers­pec­ti­va pa­re­ce­rá ab­sur­da y exa­ge­ra­da a mu­cha gen­te ra­cio­nal y sen­sa­ta, que es­tá a años luz de ese jo­ven ex­tre­mis­ta que go­za de po­de­res ab­so­lu­tos en su des­di­cha­do país, y al que, pro­ba­ble­men­te, la con­di­ción de dios vi­vien­te a que ha si­do ele­va­do por la adu­la­ción y el sometimiento de sus vein­ti­cin­co mi­llo­nes de va­sa­llos ha­ce vivir una enaje­na­ción nar­ci­sis­ta de­men­cial que lo in­du­ce a creer aque­llo de lo que alar­dea: que la mi­nús­cu­la Co­rea del Norte, due­ña aho­ra de una bom­ba va­rias ve­ces más po­de­ro­sa que las que se aba­tie­ron so­bre Hi­ros­hi­ma y Na­ga­sa­ki, pue­de, si lo quie­re, he­rir de muer­te a Es­ta­dos Uni­dos. Po­drá no des­apa­re­cer­lo, pe­ro sí in­fli­gir­le da­ños mo­nu­men­ta­les si es ver­dad que su bom­ba de hi­dró­geno es ca­paz de ser aco­pla­da a uno de esos mi­si­les que, por lo vis­to, ya po­drían al­can­zar las cos­tas nor­te­ame­ri­ca­nas.

La ra­cio­na­li­dad y la sen­sa­tez lle­va­ron a los paí­ses oc­ci­den­ta­les a res­pon­der al desafío nu­clear nor­co­reano con san­cio­nes, que, apro­ba­das por las Na­cio­nes Uni­das, han ido au­men­ta­do en con­so­nan­cia con los ex­pe­ri­men­tos nu­clea­res de Pyong­yang, sin lle­gar, sin em­bar­go, por la opo­si­ción de Ru­sia y China, a los ex­tre­mos que que­ría Es­ta­dos Uni­dos. En to­do ca­so, con­ven­dría re­co­no­cer la ver­dad: esas san­cio­nes, por du­ras que sean, no ser­vi­rán ab­so­lu­ta­men­te pa­ra na­da. En vez de obli­gar al lí­der es­ta­li­nis­ta a dar marcha atrás le per­mi­ti­rán, co­mo las san­cio­nes eco­nó­mi­cas de Es­ta­dos Uni­dos a Cu­ba, que, al igual que lo ha­cía Fi­del Cas­tro, res­pon­sa­bi­li­ce a Was­hing­ton y al res­to de paí­ses oc­ci­den­ta­les de la pe­nu­ria eco­nó­mi­ca que sus po­lí­ti­cas es­ta­tis­tas y co­lec­ti­vis­tas han aca­rrea­do a su na­ción. Pues, gran pa­ra­do­ja, las san­cio­nes só­lo son efi­ca­ces con­tra sis­te­mas abier­tos, don­de hay una

opi­nión pú­bli­ca que, afec­ta­da por aque­llas, reac­cio­na y pre­sio­na a su Go­bierno pa­ra que ne­go­cie y ha­ga con­ce­sio­nes. Pe­ro, con­tra una dic­ta­du­ra ver­ti­cal, ce­rra­da a pie­dra y lo­do con­tra to­da ac­ti­vi­dad cí­vi­ca in­de­pen­dien­te, co­mo es Co­rea del Norte, las san­cio­nes -que, por otra parte, ja­más lle­gan a ma­te­ria­li­zar­se por com­ple­to, pues abun­dan los go­bier­nos que las vio­lan, ade­más de los con­tra­ban­dis­tasno afec­tan a la cú­pu­la ni a la no­men­cla­tu­ra to­ta­li­ta­ria, só­lo al pue­blo que tie­ne que apre­tar­se ca­da vez más el cin­tu­rón.

Quie­nes creen que las san­cio­nes pue­den aman­sar a Kim Jong-un ci­tan el ejem­plo de Irán: ¿aca­so allí no fun­cio­na­ron? Sí, es ver­dad, las san­cio­nes hi­cie­ron tan­to da­ño eco­nó­mi­co y so­cial al ré­gi­men de los aya­to­lás, que la je­rar­quía se vio obli­ga­da a ne­go­ciar y poner fin a sus ex­pe­ri­men­tos nu­clea­res a cam­bio de que las san­cio­nes fue­ran le­van­ta­das. Aun­que se tra­te en am­bos ca­sos de dic­ta­du­ras, la ira­ní es­tá lejos de ser un ré­gi­men uni­per­so­nal, de­pen­dien­te ex­clu­si­va­men­te de un sá­tra­pa. Irán tie­ne una es­truc­tu­ra dic­ta­to­rial re­li­gio­sa que per­mi­te una ac­ción cí­vi­ca, den­tro, cla­ro es­tá, de los pa­rá­me­tros rí­gi­dos de obe­dien­cia a la “le­ga­li­dad” ema­na­da del pro­pio sis­te­ma. En el mis­mo ré­gi­men hay di­fe­ren­cias, a ve­ces gran­des, y una ac­ción cí­vi­ca es ca­paz de ma­ni­fes­tar­se.

Si las co­sas son así

¿qué ca­be ha­cer? ¿Mi­rar a otro la­do y, por lo me­nos los cre­yen­tes, re­zar a los dio­ses que las co­sas no va­yan a peor, es de­cir, que un error o ac­ci­den­te no pon­ga en marcha el me­ca­nis­mo de des­truc­ción que po­dría ge­ne­rar una gue­rra ató­mi­ca? Es­to es, en cier­to mo­do, lo que es­tá ocu­rrien­do. Bas­ta ver la pren­sa. Si lo que es­tá en jue­go es, na­da más y na­da me­nos, la po­si­bi­li­dad de un ca­ta­clis­mo pla­ne­ta­rio, el te­ma de­be­ría se­guir ocu­pan­do las pri­me­ras pla­nas y los co­men­ta­rios cen­tra­les en el mun­do de las co­mu­ni­ca­cio­nes. El ex­pe­ri­men­to de una bom­ba de hi­dró­geno ocu­pa uno o dos días las pri­me­ras pla­nas de los dia­rios y las te­le­vi­sio­nes; lue­go pa­sa a ter­cer o cuar­to lu­gar y, por fin, un omi­no­so silencio cae so­bre el asun­to, que só­lo lo re­su­ci­ta­rá con un nue­vo ex­pe­ri­men­to -se­ría el sép­ti­mo-, que aca­rrea­ría nue­vas san­cio­nes, et­cé­te­ra.

¿Có­mo he­mos lle­ga­do a es­ta si­tua­ción? En mu­chí­si­mos sen­ti­dos el mun­do ha ido me­jo­ran­do en las úl­ti­mas dé­ca­das, dan­do pa­sos gi­gan­tes­cos en los cam­pos de la edu­ca­ción, de los de­re­chos hu­ma­nos, de la sa­lud, de las opor­tu­ni­da­des, de la li­ber­tad, de­jan­do atrás las peo­res for­mas de la bar­ba­rie que a lo lar­go de tan­tos si­glos cau­sa­ron su­fri­mien­tos atro­ces a la ma­yor parte de la hu­ma­ni­dad. Pa­ra una ma­yo­ría de se­res hu­ma­nos, el mun­do es hoy me­nos cruel y más vi­vi­ble. Y, sin em­bar­go, ja­más ha es­ta­do la hu­ma­ni­dad tan ame­na­za­da de ex­tin­ción co­mo en es­ta era de pro­di­gio­sos des­cu­bri­mien­tos tec­no­ló­gi­cos y don­de la de­mo­cra­cia -el ré­gi­men me­nos in­hu­mano de to­dos los que se co­no­cen­ha de­ja­do atrás y po­co me­nos que des­apa­re­ci­do a los ma­yo­res enemi­gos que la ame­na­za­ban: el fas­cis­mo y el co­mu­nis­mo.

No ten­go nin­gu­na res­pues­ta a esa pre­gun­ta que for­mu­lo con un sa­bor de ce­ni­za en la bo­ca. Y te­mo mu­cho que na­die ten­ga una res­pues­ta con­vin­cen­te so­bre por qué he­mos lle­ga­do a una si­tua­ción en la que un po­bre dia­blo se­gu­ra­men­te in­cul­to, de in­te­li­gen­cia pri­ma­ria, que en las pan­ta­llas pa­re­ce una ca­ri­ca­tu­ra de sí mis­mo, ha­ya si­do ca­paz de lle­gar a te­ner en sus ma­nos la de­ci­sión de que la ci­vi­li­za­ción si­ga exis­tien­do o se ex­tin­ga en un aque­la­rre de vio­len­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.