‘Vo­tan’ pai­sa­nos a Mer­kel

La Can­ci­ller ale­ma­na bus­ca­rá re­no­var su man­da­to en las elecciones fe­de­ra­les del pró­xi­mo 24 de septiembre. Com­pa­trio­tas la ven co­mo un pi­lar de Oc­ci­den­te fren­te a las po­lí­ti­cas cam­bian­tes en Eu­ro­pa y el mun­do

Reforma - - INTERNACIONAL - YAOTZIN BO­TE­LLO

BER­LÍN.- Que­ri­da y odia­da: así se per­ci­be a la Can­ci­ller ale­ma­na, An­ge­la Mer­kel, des­de va­rios círcu­los.

En vís­pe­ras de la elec­ción fe­de­ral del pró­xi­mo 24 de septiembre, RE­FOR­MA pre­gun­tó a al­gu­nos me­xi­ca­nos asen­ta­dos en el país eu­ro­peo su opi­nión so­bre la po­lí­ti­ca ale­ma­na.

Se­gún las en­cues­tas, Mer­kel tie­ne una alta pro­ba­bi­li­dad de ser re­ele­gi­da y co­men­zar así su cuar­to pe­rio­do con­se­cu­ti­vo al fren­te del Go­bierno.

Los me­xi­ca­nos no pue­den par­ti­ci­par en el pro­ce­so elec­to­ral –a me­nos que cuen­ten con la na­cio­na­li­dad ale­ma­na–, sin em­bar­go, les in­tere­sa el fu­tu­ro de Mer­kel, vis­ta co­mo una po­lí­ti­ca in­can­sa­ble que lle­va 17 años co­mo lí­der de su par­ti­do.

“A los ale­ma­nes les gus­ta la es­ta­bi­li­dad con­ser­va­do­ra. Bas­ta ver cuán­tos años go­ber­na­ron Ade­nauer y Kohl. Ade­nauer fun­dó la Re­pú­bli­ca Fe­de­ral; Kohl reuni­fi­có Ale­ma­nia. Mer­kel es la Can­ci­ller de la Ale­ma­nia glo­bal”, se­ña­ló Zi­rahuén Vi­lla­mar, eco­no­mis­ta y po­li­tó­lo­go es­ta­ble­ci­do ha­ce tres años en el país.

Por su parte, la in­ves­ti­ga­do­ra so­cial Mireya Arauz Velasco, quien lle­va 13 años en Ale­ma­nia, re­sal­tó la pos­tu­ra de parte de su elec­to­ra­do en el ám­bi­to eco­nó­mi­co.

“Los ale­ma­nes con­ser­va­do­res, que le es­tán dan­do la ven­ta­ja a la Can­ci­ller, re­pre­sen­tan el sec­tor de la po­bla­ción que, a pe­sar de no es­tar tan de acuer­do con al­gu­nos as­pec­tos de su po­lí­ti­ca (co­mo la es­tra­te­gia pa­ra los re­fu­gia­dos), no quie­re cam­bios drás­ti­cos en la eco­no­mía”.

La aper­tu­ra en el ve­rano de 2015 a mi­les de exi­lia­dos fue otro de esos mo­men­tos que que­dó en el lim­bo en­tre el sa­ber es­ta­dis­ta y el po­pu­lis­mo.

“Es di­fí­cil eva­luar­lo de ma­ne­ra tan bi­na­ria, co­mo error o acier­to. Fue una ac­ción que nun­ca pre­vió una reac­ción do­més­ti­ca tan ad­ver­sa”, apun­tó Vi­lla­mar.

El po­li­tó­lo­go Carlos Pé­rez Ri­cart con­si­de­ró po­si­ti­va esa reac­ción de la Can­ci­ller: “Fue una de­ci­sión que la co­lo­ca con un per­fil de es­ta­dis­ta al al­can­ce de muy po­cos”.

No obs­tan­te, el in­ge­nie­ro y em­pre­sa­rio Luis Azua­ra ad­ju­di­ca la for­ta­le­za de la Can­ci­ller a su pos­tu­ra re­fle­xi­va.

“No creo que sea la me­jor, pe­ro ha sa­bi­do sa­car par­ti­do de los avan­ces he­chos por ad­mi­nis­tra­cio­nes an­te­rio­res. No jue­ga a ga­nar, sino más bien a no per­der”.

Y, efec­ti­va­men­te, Mer­kel es co­no­ci­da por ser una po­lí­ti­ca que, en lu­gar de ac­cio­nar, reac­cio­na, y que se des­li­za en los es­pec­tros po­lí­ti­cos de­pen­dien­do del áni­mo de la gen­te.

Fue así co­mo, con­tra los pre­cep­tos con­ser­va­do­res de su par­ti­do, anun­ció la sa­li­da nu­clear de Ale­ma­nia en 2011.

Las ca­rac­te­rís­ti­cas que ha­cen de Mer­kel una Can­ci­ller es­ta­ble son va­ria­das.

El eco­no­mis­ta Vi­lla­mar men­cio­nó que Mer­kel su­po guiar la eco­no­mía del país sor­tean­do la cri­sis fi­nan­cie­ra de 2008, mien­tras que el po­li­tó­lo­go Ri­cart di­jo que la Can­ci­ller sa­be en­ten­der los tiem­pos de la po­lí­ti­ca.

En con­tra­par­te, las de­bi­li­da­des de Mer­kel sue­len ser el re­ver­so de sus vir­tu­des, pues, en lu­gar de una ac­ti­tud pa­si­va, Velasco y Azua­ra coin­ci­den en que le fal­ta trans­mi­tir una pos­tu­ra du­ra con­tra go­bier­nos au­tó­cra­tas co­mo el de Tur­quía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.