Pre­do­mi­nan des­pi­dos con­tra em­ba­ra­za­das

Se­ña­la Co­pred que 28% de que­jas re­ci­bi­das son por es­te mo­ti­vo

Reforma - - CIUDAD - SE­LE­NE VELASCO

Bus­can com­ba­tir, con in­for­ma­ción, prác­ti­cas la­bo­ra­les de dis­cri­mi­na­ción

La de­ci­sión de ser ma­dre le trajo a Al­ma Cas­ti­llo la ma­yor fe­li­ci­dad y, al mis­mo tiem­po, mal­tra­to y dis­cri­mi­na­ción en su tra­ba­jo del que, fi­nal­men­te, fue des­pe­di­da, al igual que cien­tos de mu­je­res en la Ciu­dad de Mé­xi­co.

Cuan­do es­ta tra­ba­ja­do­ra den­tal anun­ció su gra­vi­dez, co­men­za­ron los pro­ble­mas con sus em­plea­do­res quie­nes, acu­sa, la hi­cie­ron la­bo­rar en con­di­cio­nes ries­go­sas, res­trin­gie­ron sus res­pon­sa­bi­li­da­des y fi­nal­men­te la co­rrie­ron, sin otor­gar­le una li­qui­da­ción jus­ta.

Su ca­so que­dó asen­ta­do en el Con­se­jo pa­ra Pre­ve­nir la Dis­cri­mi­na­ción (Co­pred). De enero a ju­nio de es­te año, de los 777 pro­ce­di­mien­tos ad­mi­ti­dos, el 28 por cien­to fue­ron por des­pi­do a raíz del em­ba­ra­zo.

La ti­tu­lar del Con­se­jo, Ja­que­li­ne L’hoist, ex­pli­có que es­te es el prin­ci­pal mo­ti­vo de dis­cri­mi­na­ción en la CDMX, por lo que han im­pul­sa­do ac­cio­nes pa­ra san­cio­nar y con­cien­ti­zar.

“So­cial­men­te exis­te la idea de que las mu­je­res em­ba­ra­za­das cues­tan más a las em­pre­sas y son in­efi­cien­tes”, con­tó.

“Su­fren aco­so y cul­pas, el ob­je­ti­vo es que re­nun­cien o que se ne­go­cie la li­qui­da­ción in­jus­ti­fi­ca­da, pa­ra no otor­gar to­do lo que por ley de­ben ob­te­ner y só­lo al­can­zan has­ta 20 por cien­to”.

A Al­ma, su je­fa in­me­dia­ta le pi­dió re­nun­ciar ba­jo el ar­gu­men­to de que no mos­tra­ba dis­po­si­ción. A cam­bio de acep­tar, le ofre­ció 6 mil pe­sos co­mo pa­go tras 9 años de ser­vi­cio.

Por ello, acu­dió a la Jun­ta de Con­ci­lia­ción y Ar­bi­tra­je y el Co­pred don­de le­van­tó de­nun­cias que es­tán en pro­ce­so.

Cien­tos de ca­sos se pre­sen­tan ca­da año y van des­de con­duc­tas de re­cha­zo has­ta agre­sio­nes fí­si­cas.

“Les per­mi­ten tra­ba­jar, pe­ro al regreso las co­rren o, co­mo el ca­so que tu­vi­mos, que a una mu­jer la con­di­cio­na­ron pa­ra pro­gra­mar su par­to en fin de se­ma­na y no un miér­co­les, por­que si fal­ta­ba al tra­ba­jo la co­rrían.

“Otra his­to­ria fue cuan­do le ha­cen una prue­ba de em­ba­ra­zo sin que se en­te­re, un

día se sien­te mal y pi­de per­mi­so pa­ra ir a la en­fer­me­ría, al día si­guien­te, ya la je­fa sa­bien­do que es­ta­ba em­ba­ra­za­da, la man­da a lla­mar y le di­ce ‘te ten­go dos no­ti­cias, una bue­na y una ma­la: la bue­na es que es­tás em­ba­ra­za­da y la ma­la es que es­tás des­pe­di­da’”, re­cuer­da.

Al­gu­nos ca­sos lle­gan al Co­pred y otros a la Pro­cu­ra­du­ría del Tra­ba­jo. Cuan­do es así, se re­suel­ven los te­mas de pa­gos y de dis­cri­mi­na­ción, en tan­to, a las afec­ta­das les brin­dan un se­gu­ro de des­em­pleo en au­to­má­ti­co, así co­mo la in­cor­po­ra­ción a pro­gra­mas so­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.