Ar­mas nu­clea­res

El po­der del ar­ma­men­to nu­clear ac­tual es mu­cho ma­yor que el de to­das las bom­bas que se usa­ron en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. To­ca de­te­ner­lo.

Reforma - - OPINIÓN -

Su­mar vo­ces en con­tra de las ar­mas nu­clea­res en el mun­do se ha con­ver­ti­do en un im­pe­ra­ti­vo pa­ra la hu­ma­ni­dad. Un te­ma ur­gen­te, si nos ate­ne­mos a una reali­dad inob­je­ta­ble: el Pre­si­den­te de una de las dos na­cio­nes que po­seen el 95 por cien­to de las ar­mas nu­clea­res en el pla­ne­ta ha en­tra­do en una bra­va­ta en con­tra de uno de los man­da­ta­rios del uni­ver­so de 9 paí­ses que po­seen y desa­rro­llan ar­ma­men­to nu­clear cu­yo po­ten­cial de des­truc­ción es des­co­mu­nal.

El mun­do pa­re­ce vol­ver a to­mar con­cien­cia de su enor­me fra­gi­li­dad an­te la fuer­za des­truc­ti­va que se ha acu­mu­la­do y la re­la­ti­va fa­ci­li­dad con la que po­dría des­en­ca­de­nar­se una con­fla­gra­ción de es­te ti­po con con­se­cuen­cias fu­nes­tas. La alar­ma es­tá más que jus­ti­fi­ca­da es­tan­do al fren­te de de­ci­sio­nes tan gra­ves je­fes de Es­ta­do co­mo los que hoy go­bier­nan Co­rea del Nor­te y Es­ta­dos Uni­dos.

El tra­ta­do in­ter­na­cio­nal por la prohi­bi­ción de las ar­mas nu­clea­res –con efec­tos vin­cu­lan­tes y cu­yo con­te­ni­do han fir­ma­do más de 50 paí­ses– y el Pre­mio No­bel de la Paz a un enor­me co­lec­ti­vo de per­so­nas en el mun­do –que se ha ins­tau­ra­do co­mo cam­pa­ña per­ma­nen­te– son dos po­de­ro­sos mo­to­res pa­ra que otros mi­llo­nes de per­so­nas, ONG e ins­ti­tu­cio­nes se su­men, agre­guen vo­ces y ca­pa­ci­dad de reac­ción –cual­quie­ra que sea su ta­ma­ño– pa­ra exi­gir la eli­mi­na­ción de es­te ti­po de ar­mas en cual­quier lu­gar del pla­ne­ta.

En toda la ex­ten­sión de la pa­la­bra, la hu­ma­ni­dad ten­drá que ma­ni­fes­tar­se con to­dos los me­dios a su al­can­ce pa­ra obli­gar a las po­ten­cias –que hoy se nie­gan a fir­mar– a que asu­man que ha ini­cia­do un pro­ce­so me­dian­te el cual se de­cla­ra for­mal­men­te ile­gal el desa­rro­llo, po­se­sión y uso de ar­mas nu­clea­res. Se tra­ta de la pri­me­ra ac­ción del res­to del mun­do no nu­clea­ri­za­do pa­ra fre­nar y des­mon­tar es­ta mons­truo­sa ma­qui­na­ria. Se re­que­ri­rá de un es­fuer­zo ti­tá­ni­co pa­ra que lo que hoy hay se mue­va un mi­lí­me­tro.

El gru­po de or­ga­ni­za­cio­nes y ac­ti­vis­tas que ins­ta­la­ron la Cam­pa­ña In­ter­na­cio­nal pa­ra Abo­lir las Ar­mas Nu­clea­res (ICAN) ha si­do re­co­no­ci­do por su em­pu­je y pa­pel fun­da­men­tal en las ne­go­cia­cio­nes que desem­bo­ca­ron en la apro­ba­ción del tra­ta­do –el pri­me­ro en su ti­po– in­ter­na­cio­nal pro­to­co­li­za­do en Na­cio­nes Uni­das en ju­lio pa­sa­do.

Quie­nes ha­yan oí­do o leí­do ha­ce unos días al doc­tor me­xi­cano Jans Fro­mow Gue­rra, con­se­je­ro in­ter­na­cio­nal de ICAN, se ha­brán sor­pren­di­do con los da­tos ofre­ci­dos. “...En el mun­do hay al me­nos 15 mil bom­bas nu­clea­res, mil 800 de ellas se en­cuen­tran en es­ta­do de aler­ta má­xi­ma... Hi­ros­hi­ma y Na­ga­sa­ki eran bom­bas pe­que­ñas ... (con) po­der explosivo equi­va­len­te a do­ce mi­llo­nes de to­ne­la­das de TNT. (Aho­ra)... hay bom­bas de 21 ki­lo­to­nes, o has­ta de 1 me­ga­tón... La ca­pa­ci­dad de po­der explosivo que te­ne­mos en la ac­tua­li­dad es de mi­les y mi­les de ve­ces ma­yor a to­do el po­der de to­das las ar­mas que se ocu­pa­ron du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial ... he­mos he­cho una se­rie de es­tu­dios acer­ca de qué pa­sa­ría con una su­pues­ta con­fla­gra­ción nu­clear que ocu­rrie­ra en la fron­te­ra de In­dia y Pa­quis­tán, so­la­men­te uti­li­zan­do la mi­tad del ar­se­nal dis­po­ni­ble de es­tos paí­ses. Los re­sul­ta­dos son te­rri­bles, no só­lo por el nú­me­ro in­me­dia­to de muer­tos sino tam­bién lo que se des­pren­de en in­cen­dios y con­ta­mi­na­ción a la at­mós­fe­ra que re­per­cu­ti­ría en la pro­duc­ción agrí­co­la y pro­vo­ca­ría una fuer­te ham­bru­na”, con­tó.

Na­die pue­de ver con li­ge­re­za la re­cien­te re­ve­la­ción de The Was­hing­ton Post, so­bre in­for­mes de in­te­li­gen­cia de EU que con­clu­yen que Pyong­yang ha desa­rro­lla­do una oji­va nu­clear que pue­de co­lo­car­se y via­jar den­tro de sus mi­si­les. Re­cor­de­mos que Co­rea del Nor­te fue san­cio­na­da por la ONU, pre­ci­sa­men­te, por dos prue­bas in­ter­con­ti­nen­ta­les que reali­zó con mi­si­les ba­lís­ti­cos ha­ce po­cos me­ses.

Trump, que no atem­pe­ra el pa­no­ra­ma, ha di­cho que Co­rea del Nor­te se­rá ata­ca­da con “fue­go y fu­ria”, si con­ti­núan las ame­na­zas. La ima­gen de es­te par de in­di­vi­duos –a cual más im­pre­de­ci­ble– que tie­nen el po­der de dar una or­den que po­dría desatar una con­fla­gra­ción inima­gi­na­ble, es lo que ha desata­do la in­cer­ti­dum­bre a es­ca­la pla­ne­ta­ria. Fro­mow Gue­rra se re­fi­rió al fa­mo­so “bo­tón ro­jo”: “...Es así de fá­cil, es muy cer­cano a lo que ve­mos en las no­ti­cias, tie­nen po­cos mi­nu­tos pa­ra ac­tuar si de­ci­den ha­cer­lo”. De ese ta­ma­ño es el desafío.

CAR­MEN ARIS­TE­GUI F.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.