El error de Mar­ga­ri­ta

Reforma - - OPINIÓN - SER­GIO SARMIENTO @Ser­gio­sar­mien­to

Sa­lir del PAN fue una de­ci­sión apre­su­ra­da y emo­cio­nal de Mar­ga­ri­ta Za­va­la que la anu­la en la con­tien­da elec­to­ral.

“Nun­ca in­te­rrum­pas a tu enemi­go cuan­do es­tá co­me­tien­do un error”. Na­po­león Bo­na­par­te

Mar­ga­ri­ta Za­va­la se equi­vo­có. Su­pon­go que ella mis­ma ya se da cuen­ta. De­jar el PAN para bus­car una can­di­da­tu­ra in­de­pen­dien­te fue un ges­to ro­mán­ti­co, una pro­tes­ta con­tra los abu­sos del pre­si­den­te pa­nis­ta Ri­car­do Ana­ya, pe­ro al final só­lo se ha he­cho da­ño a sí mis­ma.

El camino para ob­te­ner el re­gis­tro co­mo can­di­da­ta in­de­pen­dien­te a la Pre­si­den­cia es­tá de­mos­tran­do ser más di­fí­cil de lo que mu­chos pen­sa­ban. Si re­unir fir­mas del 1 por cien­to del pa­drón elec­to­ral pa­re­cía sen­ci­llo en abs­trac­to, en la reali­dad es­tá re­sul­tan­do una ta­rea her­cú­lea. En es­te mo­men­to pa­re­ce que nin­guno de los as­pi­ran­tes po­drá con­se­guir el ob­je­ti­vo.

¿Qué sig­ni­fi­ca con­se­guir 866,593 fir­mas cer­ti­fi­ca­das en 17 en­ti­da­des? El Par­ti­do Ac­ción Na­cio­nal, con sus 78 años de exis­ten­cia y sus triun­fos elec­to­ra­les, ape­nas re­ba­sa los 220,573 mi­li­tan­tes se­gún el INE. Mar­ga­ri­ta ten­dría que ob­te­ner de aquí al 19 de fe­bre­ro el res­pal­do con­fir­ma­do y sin­gu­lar –sin que el ciu­da­dano dé su fir­ma a nin­gún otro can­di­da­to– de cua­tro ve­ces el nú­me­ro de mi­li­tan­tes del PAN.

Ser un can­di­da­to in­de­pen­dien­te a la Pre­si­den­cia pa­re­ce más di­fí­cil que for­mar un nue­vo par­ti­do, el cual ade­más es me­jor ne­go­cio. Un nue­vo par­ti­do de­be con­tar con tres mil afi­lia­dos en 20 en­ti­da­des fe­de­ra­ti­vas o 300 afi­lia­dos en 200 dis­tri­tos elec­to­ra­les. El nú­me­ro de afi­lia­dos no pue­de ser me­nor al 0.26 por cien­to del pa­drón elec­to­ral de la elec­ción fe­de­ral an­te­rior. Son re­qui­si­tos más fá­ci­les que los de un can­di­da­to in­de­pen­dien­te. Mu­chos de los par­ti­dos ac­tua­les se­gu­ra­men­te no po­drían cum­plir los re­qui­si­tos si trataran de ob­te­ner el re­gis­tro hoy. Los can­di­da­tos in­de­pen­dien­tes, en cam­bio, es­tán te­nien­do que cum­plir cri­te­rios muy es­tric­tos. Sus fir­mas, por ejem­plo, tie­nen que ser de per­so­nas reales, mien­tras que mu­chos de los su­pues­tos mi­li­tan­tes de los par­ti­dos son al pa­re­cer fic­ti­cios.

La sa­li­da de Mar­ga­ri­ta del PAN, el par­ti­do en el que mi­li­ta des­de los 16 años, fue una de­ci­sión apre­su­ra­da y emo­cio­nal, de ésas que uno no qui­sie­ra te­ner en un Pre­si­den­te. No hay du­da que Ri­car­do Ana­ya ha uti­li­za­do los tiem­pos de me­dios del PAN para be­ne­fi­ciar­se a sí mis­mo y que su pro­yec­to de alian­za con el PRD pa­re­ce cons­trui­do con ese mis­mo pro­pó­si­to. Pe­ro la so­lu­ción de re­nun­ciar al PAN no ha he­cho más que de­jar­le la me­sa ser­vi­da a su ri­val. No deja de ser sig­ni­fi­ca­ti­vo que el ex pre­si­den­te Felipe Cal­de­rón no ha de­ja­do el par­ti­do.

Al final Mar­ga­ri­ta se pue­de que­dar sin na­da. A pe­sar de haber estado nú­me­ro uno o dos en ca­si to­das las en­cues­tas en los últimos años, hoy se en­fren­ta a la po­si­bi­li­dad de no po­der si­quie­ra contender. Mien­tras tan­to, Ana­ya ha to­ma­do con­trol del PAN y pre­pa­ra su can­di­da­tu­ra por el Fren­te Ciu­da­dano. Ya sin Mar­ga­ri­ta, su ma­yor ri­val pa­nis­ta es Ra­fael Moreno Va­lle, quien no pin­ta en las en­cues­tas. Mi­guel Án­gel Man­ce­ra se ve co­mo un prospecto le­jano por la de­bi­li­dad ca­da vez ma­yor del PRD.

An­te las com­pli­ca­das, y a ve­ces irra­cio­na­les, re­glas elec­to­ra­les, la po­lí­ti­ca en nues­tro país re­quie­re de de­ci­sio­nes inteligentes y muy cal­cu­la­das. Mar­ga­ri­ta era una de las prin­ci­pa­les con­ten­dien­tes a la Pre­si­den­cia. La de­ci­sión emo­cio­nal de sa­lir­se del PAN le ha he­cho el fa­vor a Ana­ya de anu­lar­la vir­tual­men­te. Mu­cho más sen­sa­to ha­bría si­do pe­lear el con­trol de ese PAN que ella co­no­ce me­jor que na­die, co­mo lo hi­zo Felipe Cal­de­rón entre 2004 y 2006 cuan­do le arre­ba­tó el con­trol del PAN a un pre­si­den­te Vi­cen­te Fox que no es­ta­ba de acuer­do en su can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial.

EN MORA

La deu­da de Ve­ne­zue­la ha si­do de­cla­ra­da en mora (de­fault) por Stan­dard & Poor’s. Otras calificadoras ya lo ha­bían he­cho con an­te­rio­ri­dad. Ve­ne­zue­la ha de­ja­do de ha­cer ya dos pa­gos por in­tere­ses de su abul­ta­da deu­da ex­ter­na y no pa­re­ce haber vi­sos de que cu­bra sus si­guien­tes obli­ga­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.