‘La Mo­mia’ ata­ca

Reforma - - OPINIÓN -

Si­guien­do pos­tu­ras trum­pia­nas, Wil­bur Ross pre­ten­de in­ti­mi­dar a Mé­xi­co para im­po­ner un TLC a su con­ve­nien­cia.

El tí­tu­lo de es­te opus po­dría ser el de una pe­lí­cu­la de te­rror, pe­ro no: es la reali­dad que vi­vi­mos ayer; vo­mi­tan­do men­ti­ras el Se­cre­ta­rio de Co­mer­cio de TRUMP, Wil­bur “La Mo­mia” Ross, ame­na­zó a Mé­xi­co afir­man­do que sin el TLC nos lle­va­rá la trom­pa­da, y que más va­lía que de­já­ra­mos a un la­do la in­tran­si­gen­cia, ya que Mé­xi­co tiene más que per­der que Es­ta­dos Uni­dos si es que és­te se re­ti­ra del Tra­ta­do.

Pri­me­ro que na­da, es­to es fal­so: sin el TLC EU per­de­rá –co­mo mí­ni­mo– un par de mi­llo­nes de em­pleos y unos 30 mil mi­llo­nes de dólares de in­gre­sos para un am­plio sec­tor de sus em­pre­sas. Un rom­pi­mien­to, en to­do ca­so, re­sul­ta­ría en un pier­de-pier­de PAREJO. Es cla­ro que “La Mo­mia” Ross, si­guien­do las pos­tu­ras trum­pia­nas, nos pre­ten­de in­ti­mi­dar para que aca­be­mos ha­cien­do lo que ellos quie­ran cuan­do ellos quie­ran y co­mo ellos quie­ran.

Para es­to se­pan, ami­gos lec­to­res, que es­te se­ñor Ross ca­re­ce de au­to­ri­dad mo­ral para ha­blar, ya no di­ga­mos para ame­na­zar a Mé­xi­co.

¡Es más, no de­be­ría ser Se­cre­ta­rio de Co­mer­cio!, por sus NE­XOS con RU­SIA y con una em­pre­sa li­ga­da a va­rios oli­gar­cas rusos ami­gos de Pu­tin, entre ellos SU YERNO, Ki­rill Sha­ma­lov. Ross le min­tió a su Con­gre­so –que si no fue­se un “club de Toby” re­pu­bli­cano ya lo hu­bie­se co­rri­do– y no re­ve­ló la ex­ten­sa re­la­ción eco­nó­mi­ca que lo une a Ru­sia a tra­vés de una de sus em­pre­sas, Na­vi­ga­tor Hol­dings. Esta com­pa­ñía le trans­por­ta gas y pe­tró­leo a una em­pre­sa ru­sa li­ga­da a los cua­tes y yerno de Pu­tin, lla­ma­da Si­bur. To­do es­to sa­lió en la pu­bli­ca­ción de los Pa­ra­di­se Pa­pers. Ello de­mues­tra que “La Mo­mia” Ross en­car­na un CON­FLIC­TO DE IN­TE­RÉS in­sos­te­ni­ble, pues no pue­de ha­cer ne­go­cios con Ru­sia y sus oli­gar­cas y al mis­mo tiem­po con­du­cir la po­lí­ti­ca co­mer­cial ex­ter­na de Es­ta­dos Uni­dos.

Es­te in­ver­sio­nis­ta de 79 años pin­ta para ser el peor Se­cre­ta­rio de Co­mer­cio de Es­ta­dos Uni­dos en su his­to­ria, y jun­to con su “ne­go­cia­dor”, Ro­bert Light­hi­zer, for­man la du­pla más no­ci­va que se pue­da con­fi­gu­rar con­tra el LI­BRE CO­MER­CIO en el mun­do.

Nin­guno cree en el li­bre co­mer­cio, pues “La Mo­mia” es un in­ver­sio­nis­ta de­pre­da­dor y el otro, Light­hi­zer, es un ca­bil­de­ro para la in­dus­tria ace­re­ra nor­te­ame­ri­ca­na, ra­bio­so pro­tec­cio­nis­ta y apar­te un “hi­jo de la pla­ya” (tra­duz­can li­bre­men­te, por fa­vor) y es­to por gus­to y afi­ción. Só­lo a un men­te­ca­to (nin­com­poop, en in­glés) se le pue­de ocu­rrir po­ner a ne­go­ciar un Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio ¡a un PRO­TEC­CIO­NIS­TA! Es co­mo po­ner a re­dac­tar le­yes de mo­ral pú­bli­ca a la ma­tro­na del pros­tí­bu­lo.

Las tor­pes e in­ti­mi­da­to­rias ex­pre­sio­nes de Ross, so­bre el te­ma del TLC con Mé­xi­co, in­di­can que EU no tiene in­ten­cio­nes de ne­go­ciar. Lo que quie­re es im­po­ner­nos un Tra­ta­do a su mo­do y con­ve­nien­cia para ali­men­tar el EGO de Do­nal­do Trump, nar­ci­sis­ta a quien só­lo le im­por­ta una co­sa: él y só­lo él.

Des­de sus fra­ca­sos co­mer­cia­les en Mé­xi­co con sus cam­pos de golf y su show de Miss Uni­ver­so nos trae entre ce­ja y ce­ja, no le im­por­ta la ver­dad, no es­cu­cha a los em­pre­sa­rios nor­te­ame­ri­ca­nos que le han di­cho de mil ma­ne­ras que rom­per el Tra­ta­do se­ría ma­lo para Es­ta­dos Uni­dos: lo úni­co que le im­por­ta es dar­nos en la ma­ce­ta ¡para lue­go pre­su­mir­lo! Rom­per el Tra­ta­do NO GE­NE­RA­RÁ em­pleos en Es­ta­dos Uni­dos, no in­cre­men­ta­rá las ex­por­ta­cio­nes y só­lo ha­rá un DA­ÑO GE­NE­RAL, apar­te de sen­tar un pé­si­mo ejem­plo del “MAL VE­CINO”.

Lo ma­lo de los “nin­com­poops” es que son co­mo los po­llos de ker­més: in­ca­pa­ces de apren­der na­da. Des­pués de su gi­ra a Asia, que no de­jó nin­gún lo­gro, de­bie­ron ha­ber­se per­ca­ta­do en el equi­po de los bo­bos que en el mis­mo mo­men­to que es­te ba­bas can­ce­ló el TPP (el acuer­do co­mer­cial trans­pa­cí­fi­co) PER­DIÓ to­da IN­FLUEN­CIA EN LA ZO­NA, por ello no lo­gró na­da sus­tan­cial, pues al no haber in­cen­ti­vos co­mer­cia­les con Chi­na, por ejem­plo, ¿có­mo pue­de es­pe­rar que le ayu­de con Nor­co­rea?

Es­ta­dos Uni­dos, so­li­to, se es­tá ais­lan­do, y al ais­lar­se pier­de po­der, in­fluen­cia. Ello, ade­más de per­der un di­na­mis­mo eco­nó­mi­co que el li­bre co­mer­cio ge­ne­ra en be­ne­fi­cio de to­dos. La ne­ta, aho­ra son los grin­gos los que nos dan lás­ti­ma: con es­tas mu­las ken­tuc­kia­nas que los go­bier­nan es­tán muer­tos y es­to­fa­dos.

MA­NUEL J. JÁUREGUI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.