PARAN POR SE­ME­FO

Sa­tu­ran ca­dá­ve­res las ins­ta­la­cio­nes de­bi­do a vio­len­cia que su­fre la en­ti­dad

Reforma - - PORTADA - Je­sús Guerrero

Tra­ba­ja­do­res de la Fis­ca­lía de Guerrero sus­pen­die­ron ayer la­bo­res por los ma­los olo­res que les lle­gan del Ser­vi­cio Mé­di­co Fo­ren­se de Chil­pan­cin­go. An­te la sa­tu­ra­ción de ca­dá­ve­res, el Se­me­fo tra­ba­ja has­ta en el es­ta­cio­na­mien­to (foto).

CHIL­PAN­CIN­GO.- De­bi­do a la sa­tu­ra­ción de ca­dá­ve­res en el in­te­rior del Ser­vi­cio Mé­di­co Fo­ren­se (Se­me­fo), téc­ni­cos fo­ren­ses rea­li­zan su tra­ba­jo en el es­ta­cio­na­mien­to de esta uni­dad que se en­cuen­tra al sur de esta ciu­dad.

La cau­sa son los olo­res fé­ti­dos que se des­pren­den, los cua­les mo­ti­va­ron la pro­tes­ta de tra­ba­ja­do­res de la Fis­ca­lía Ge­ne­ral de Jus­ti­cia de Guerrero.

Du­ran­te la vi­si­ta que reali­zó al Se­me­fo el vi­ce­fis­cal ad­mi­nis­tra­ti­vo, Xa­vier Hernández --quien fue abu­chea­do y co­rri­do por los em­plea­dos de la Fis­ca­lía--, se pu­do com­pro­bar que en el es­ta­cio­na­mien­to de la uni­dad tra­ba­ja­ban al me­nos cua­tro téc­ni­cos fo­ren­ses.

Los es­pe­cia­lis­tas ha­cían tra­ba­jos de iden­ti­fi­ca­ción ge­né­ti­ca de 13 res­tos hu­ma­nos que entre do­min­go y lu­nes fue­ron res­ca­ta­dos en un ba­rran­co de 90 me­tros de pro­fun­di­dad a un cos­ta­do de la ca­rre­te­ra Tla­pa-mar­que­lia.

Los res­tos hu­ma­nos (cin­co crá­neos, seis cuerpos, dos osa­men­tas y hue­sos) se en­con­tra­ban en el pi­so.

El si­tio don­de los fo­ren­ses tra­ba­ja­ban se en­cuen­tra a 10 me­tros de dis­tan­cia don­de es­tán las ins­ta­la­cio­nes de la Fis­ca­lía Ge­ne­ral de Jus­ti­cia es­ta­tal, don­de la­bo­ran 500 tra­ba­ja­do­res.

El fun­cio­na­rio de la Fis­ca­lía se per­ca­tó de la si­tua­ción irre­gu­lar y lo que hi­zo fue sa­lir de las ins­ta­la­cio­nes del Se­me­fo.

Per­so­nal de esa uni­dad afir­mó que es inade­cua­do que se les obli­gue a rea­li­zar el tra­ba­jo fo­ren­se (odon­to­lo­gía y an­tro­po­lo­gía) afue­ra de las ins­ta­la­cio­nes, en es­te ca­so en el es­ta­cio­na­mien­to.

Y es que en el in­te­rior hay una so­bre­sa­tu­ra­ción de ca­dá­ve­res em­bol­sa­dos, mu­chos de es­tos ti­ra­dos en el pi­so.

Ade­más de que ya no se pue­den me­ter a las dos cá­ma­ras fri­go­rí­fi­cas por­que des­de ha­ce se­ma­nas és­tas de­ja­ron de fun­cio­nar y la Se­cre­ta­ría de Sa­lud si­gue sin re­pa­rar­las o pro­por­cio­nar otras.

Des­de abril pa­sa­do, los más de 100 tra­ba­ja­do­res de los Se­me­fos de Aca­pul­co, Chil­pan­cin­go e Igua­la han de­nun­cia­do las pé­si­mas con­di­cio­nes en que se en­cuen­tran las ins­ta­la­cio­nes y la fal­ta de apo­yo por par­te del Go­bierno de Héc­tor As­tu­di­llo.

La vio­len­cia en Guerrero que ha de­ri­va­do en el in­cre­men­to de ase­si­na­tos ha pro­vo­ca­do la car­ga de tra­ba­jo de los téc­ni­cos fo­ren­ses. Des­de ju­lio pa­sa­do, se­ña­la­ron, As­tu­di­llo se com­pro­me­tió a au­to­ri­zar un bono de al­to ries­go de 5 mil pe­sos al mes a los tra­ba­ja­do­res por la in­se­gu­ri­dad y el ries­go de que pue­dan con­traer al­gu­na in­fec­ción, pe­ro has­ta el mo­men­to no les ha si­do en­tre­ga­do el apo­yo eco­nó­mi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.