Cam­bio pa­ra mal

Reforma - - NACIONAL -

Des­de su crea­ción, ha­ce si­glos, los ban­cos ge­ne­ra­ban uti­li­da­des úni­ca­men­te gra­cias a los in­tere­ses que co­bra­ban a sus deu­do­res. Con eso al­can­za­ba pa­ra que los ban­que­ros pa­ga­ran gas­tos de ope­ra­ción (que era mu­cho más in­ten­si­va en mano de obra que hoy) y tu­vie­ran atrac­ti­vas uti­li­da­des. Ade­más, no ha­bía to­da la tec­no­lo­gía ac­tual y los nú­me­ros de clien­tes eran mu­cho me­no­res.

Por si fue­ra po­co, an­tes, cuan­do no co­bra­ban co­mi­sio­nes, los ban­cos pa­ga­ban in­tere­ses muy atrac­ti­vos a los ahorradores.

Han cam­bia­do pa­ra mal... en to­do.

No hay jus­ti­fi­ca­ción hoy día pa­ra el co­bro de co­mi­sio­nes. Y me­nos tan al­tas y abu­si­vas. Co­mo di­ría mi se­ño­ra ma­dre: “no tie­nen lle­na­de­ra”.

Abraham Elías Mar­tí­nez • Iz­ta­pa­la­pa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.