Chu­rros: ne­go­cio que so­bre­vi­ve al tiem­po

Es­te pos­tre si­gue más vi­vo que nun­ca en el gus­to de los me­xi­ca­nos, gra­cias a la crea­ción de di­ver­sas va­rie­da­des que van más allá de la pre­sen­ta­ción tra­di­cio­nal y que re­sul­tan más atrac­ti­vas pa­ra los con­su­mi­do­res

Reporte Indigo Monterrey - - INDIGO NOMICS - Por Na­ye­li Me­za oroz­co @na­ye­li_ _me­za

Su ori­gen es des­co­no­ci­do, pe­ro no su sa­bor. Los chu­rros es­tán pre­sen­tes en la vi­da co­ti­dia­na de los me­xi­ca­nos al in­te­rior de sus ho­ga­res, en es­ta­ble­ci­mien­tos, afue­ra del Me­tro y has­ta en lo­ca­les mó­vi­les en la ca­lle.

Es­te pos­tre tra­di­cio­nal ha so­bre­vi­vi­do al pa­so del tiem­po, gra­cias a que sus dis­tin­tas va­rie­da­des le per­mi­ten man­te­ner­se den­tro de las pre­fe­ren­cias de los con­su­mi­do­res.

Prue­ba de ello es que 90 por cien­to de los me­xi­ca­nos con­su­men es­tas fru­tas de sar­tén, nom­bre con el que los es­pa­ño­les bau­ti­za­ron a los chu­rros al lle­gar a Mé­xi­co, de acuer­do con da­tos de Eu­ro­mo­ni­tor In­ter­na­tio­nal.

A pe­sar de que exis­te una gran com­pe­ten­cia en el mer­ca­do na­cio­nal, el ne­go­cio de la chu­rre­ría tie­ne un gran po­ten­cial. De ma­ne­ra anual, re­por­ta un cre­ci­mien­to de en­tre 9 y 11 por cien­to, con ven­tas que su­pe­ran los 42 mi­llo­nes de pe­sos.

“Las per­so­nas los de­ja­ron de co­mer por­que ha­bía otras op­cio­nes, pe­ro de nue­vo bus­can al­go ar­te­sa­nal y tra­di­cio­nal”, com­par­te Ivan Muñiz, di­rec­tor de Ca­sa Chu­rra.

El lu­gar del na­ci­mien­to de es­te ali­men­to es in­cier­to, pues hay quien ase­gu­ra que sur­gió en el An­ti­guo Egip­to y otros que en el mun­do ára­be. Otra teo­ría es que su re­ce­ta fue traí­da des­de Chi­na, pe­ro los por­tu­gue­ses la mo­di­fi­ca­ron y esa es la que se uti­li­za en la ac­tua­li­dad.

Una creen­cia más cer­ca­na con Mé­xi­co es que unos pas­to­res es­pa­ño­les ela­bo­ra­ron por pri­me­ra vez es­te pos­tre y de ahí tra­je­ron el se­cre­to cu­li­na­rio a te­rri­to­rio na­cio­nal.

Sea cual sea el ori­gen, de lo que sí se tie­ne re­gis­tro es que las pri­me­ras chu­rre­rías se ins­ta­la­ron a ini­cios del Si­glo XIX.

Es­te pos­tre es muy po­pu­lar en va­rios paí­ses de to­do el mun­do, in­clui­do Mé­xi­co, co­mo es el ca­so de Ar­gen­ti­na, Bra­sil, Chi­le, Es­pa­ña, Es­ta­dos Uni­dos y Fran­cia, don­de lo han con­ver­ti­do en un sím­bo­lo de su gas­tro­no­mía na­cio­nal.

Aun­que la ba­se del chu­rro es una: ha­ri­na, agua y sal, en ca­da na­ción se sir­ve de di­fe­ren­te for­ma. En Mé­xi­co se le agre­ga azú­car y ca­ne­la, y tam­bién se ofre­ce re­lleno de ca­je­ta, mer­me­la­das, cre­ma pas­te­le­ra, con he­la­do o flan.

De igual for­ma, sue­len acom­pa­ñar­lo con cho­co­la­te ca­lien­te, mien­tras que en Es­pa­ña las fru­tas de sar­tén son li­sas, sin azú­car ni ca­ne­la y se be­be un cho­co­la­te car­ga­do y más es­pe­so.

Ivan Muñiz com­par­te que la me­jor tem­po­ra­da pa­ra el ne­go­cio es in­vierno, de­bi­do a que las per­so­nas bus­can con­tra­rres­tar el frío con pro­duc­tos ca­lien­tes.

Du­ran­te es­te pe­rio­do, un co­men­sal pue­de con­su­mir has­ta 40 ór­de­nes (de 3 chu­rros ca­da una), mien­tras que en ve­rano ape­nas lle­gan a 10.

Un chu­rro de 25 a 30 cen­tí­me­tros pro­por­cio­na al­re­de­dor de 180 ca­lo­rías y los me­xi­ca­nos pi­den, co­mo mí­ni­mo, una or­den en es­tos es­ta­ble­ci­mien­tos.

“La me­jor tem­po­ra­da pa­ra las ven­tas es in­vierno, creo que tam­bién es por­que a los con­su­mi­do­res les gus­ta con­ver­tir­lo en un pos­tre

Edi­to­ra:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.