La ma­gia del ‘Vic­to­ria’ se nie­ga a des­apa­re­cer

Reporte Indigo Nacional - - PIENSA -

Cer­ca de 72 años el “Sa­lón Vic­to­ria” per­ma­ne­ció en la ca­lle de Ló­pez nú­me­ro 43. La his­to­ria de es­te lu­gar se di­vi­de en dos par­tes, una que se que­dó en el re­cuer­do de los em­plea­dos y de sus pa­rro­quia­nos; y otra que se co­men­zó a es­cri­bir en un nue­vo lu­gar ha­ce tres años.

“Ori­gi­nal­men­te el due­ño era el se­ñor Pe­pe Lla­ca, un es­pa­ñol que fue exi­lia­do de su país por (Fran­cis­co) Fran­co. Cuan­do se for­ja la ca­lle de Ló­pez, el se­ñor Pe­pe fun­da la can­ti­na ‘El Sa­lón Vic­to­ria’, que fue la ori­gi­nal”, na­rra Abraham González, due­ño de “El Nue­vo Sa­lón Vic­to­ria”.

Ro­dea­do de tien­das de lám­pa­ras y ca­bles eléc­tri­cos, la can­ti­na en la ca­lle de Ló­pez era el re­fu­gio de clien­tes fre­cuen­tes que ahí se reunían pa­ra to­mar una co­pa, cons­pi­rar, ha­cer­le al di­rec­tor téc­ni­co de fut­bol o al ana­lis­ta po­lí­ti­co, y a ju­gar pro­fe­sio­nal­men­te a los da­dos del cu­bi­le­te.

Ha­ce tres años, la ven­ta del edi­fi­cio de Ló­pez, don­de por más de sie­te dé­ca­das el “Sa­lón Vic­to­ria” le dio ser­vi­cio a sus co­men­sa­les, ter­mi­nó con esa tra­di­ción.

Sus­mo­sai­cos­ver­des,ven­ta­na­so­pa­cas y el anun­cio de ese lu­gar des­apa­re­cie­ron y en sus­ti­tu­ción lle­ga­ron más co­mer­cios de ma­te­rial eléc­tri­co a la zo­na.

“La­men­ta­ble­men­te no­so­tros tu­vi­mos que sa­lir de ahí por­que se ven­de el edi­fi­cio y los em­plea­dos no sa­be­mos ha­cer otra co­sa más que aten­der a la gen­te, y so­bre to­do, dar­le ca­li­dad de ser­vi­cio en pla­ti­llos y en be­bi­das; lo que es tra­di­cio­nal”, agre­ga Abraham González.

Los em­plea­dos del an­ti­guo “Sa­lón” pro­pu­sie­ron al due­ño con­ti­nuar con la can­ti­na en otro es­pa­cio, pe­ro él con­tes­tó que es­ta­ba can­sa­do de aten­der­lo y les ex­pre­só que si ellos desea­ban con­ti­nua­ran.

Por for­tu­na la ma­gia del “Sa­lón Vic­to­ria” se ne­gó a des­apa­re­cer. Cin­co de los em­plea­dos de­ci­die­ron se­guir con el negocio a unas cua­dras. La ca­lle de Do­lo­res en el nú­me­ro 20, en una de las en­tra­das del Ba­rrio Chino, fue el ini­cio de la se­gun­da par­te de la his­to­ria, don­de la ma­gia del “Vic­to­ria” si­gue más vi­va que nun­ca.

El pla­to de len­gua a la tam­pi­que­ña, las que­sa­di­llas de se­sos fri­tas y del tra­go de ron cam­pe­chano —con agua mi­ne­ral y un “cho­rri­to” de Co­ca-co­la— con­ti­núan en circulación al por ma­yor en sus man­te­les co­lor ca­fé.

Por lo an­te­rior, “El Nue­vo Sa­lón Vic­to­ria” es ejem­plo de su­per­vi­ven­cia; sin em­bar­go, tam­bién trae a la me­mo­ria lu­ga­res de tra­di­ción can­ti­ne­ra co­mo “El Ni­vel”, “Mon­te­car­lo”, “Dos Na­cio­nes”, “La Es­pe­ran­za” o “El Sa­lón Ma­drid”, que no so­por­ta­ron los agi­ta­dos cam­bios del Cen­tro y de la Ciu­dad.

“Han sur­gi­do mu­chos ne­go­cios, pe­ro la­men­ta­ble­men­te no tie­nen la ca­li­dad de los pla­ti­llos, las be­bi­das, del atrac­ti­vo de una bue­na can­ti­na. En­ton­ces no­so­tros di­ji­mos ‘bueno, pues qué ha­ce­mos’; prác­ti­ca­men­te va­mos a fun­dar, a con­se­guir la for­ma de con­ti­nuar con esa tra­di­ción”, agre­ga un apu­ra­do Abraham González, quien además de ser el úni­co due­ño de “El Nue­vo Sa­lón”, tam­bién es me­se­ro y por esa ra­zón por­ta ca­mi­sa blan­ca, mo­ño ne­gro en el cue­llo y un man­dil.

Con la mú­si­ca de “I will sur­vi­ve”, de Glo­ria Gay­nor, de fon­do, en el es­té­reo do­més­ti­co con el que los em­plea­dos ame­ni­zan el ser­vi­cio que ofre­cen, en la ba­rra un exa­ca­dé­mi­co de la UNAM dis­cu­te acer­ca del ca­len­ta­mien­to glo­bal y su re­la­ción con el re­cien­te mega cor­te de agua en la Ciu­dad de Mé­xi­co.

En la otra me­sa, dos hom­bres de pan­ta­lón de ca­si­mir, ca­mi­sa y cor­ba­ta apre­su­ran su cu­ba libre de Ba­car­dí, to­man el úl­ti­mo sor­bo, sus por­ta­fo­lios y se re­ti­ran. Con una se­ñal de des­pe­di­da del due­ño del lu­gar.

Don Abraham re­fle­xio­na que lo que más le pe­ga a los can­ti­ne­ros co­mo él son los al­tos pre­cios de las ren­tas. “Es una tris­te­za que lu­ga­res de tan­ta tra­di­ción, de tan­to ser­vi­cio que se le dio al clien­te, de tan­tas amis­ta­des y de tan­ta gen­te que nos vi­si­ta se ten­ga que per­der, la­men­ta­ble­men­te por fal­ta de eco­no­mía”, sos­tie­ne el hom­bre.

si­guen vi­gen­tes el pla­to de len­gua a la tam­pi­que­ña, las que­sa­di­llas de se­sos fri­tas y el tra­go de ron

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.