De ‘La po­to­si­na’

Reporte Indigo Nacional - - PIENSA -

ven­de un co­mer­cian­te.

El lu­gar, de cua­tro por 10 me­tros, ha­bla por sí so­lo. “Fuis­te el mi­la­gro, la es­pi­na que due­le y el be­so de amor. Por eso te odio, por eso te quie­ro, con to­das las fuer­zas de mi co­ra­zón”, can­ta Ju­lio Ja­ra­mi­llo con su gui­ta­rra des­de la ro­co­la que es­tá has­ta el fon­do de “La Po­to­si­na” y unos no­vios se be­san a dos me­sas del apa­ra­to.

Más allá de ser un lu­gar de cul­to a la cons­pi­ra­ción y la bue­na com­pa­ñía, la can­ti­na de So­lór­zano aco­ge una par­te muy im­por­tan­te de la his­to­ria po­pu­lar y, qui­zá, de la His­to­ria de Mé­xi­co.

En­tre esas cua­tro pa­re­des ama­ri­llas, don­de la ba­rra cuen­ta con su tu­bo pe­ga­do al pi­so pa­ra des­can­sar la pier­na, don Ro­ber­to y Gui­ller­mo Bau­tis­ta, periodista y cro­nis­ta ur­bano, coin­ci­den en que en la me­sa que es­tá a un la­do de la pri­me­ra ven­ta­na es­tu­vo sen­ta­do Emi­li­ano Za­pa­ta.

Di­ver­sas ver­sio­nes de pa­rro­quia­nos his­to­ria­do­res ase­gu­ran que allí Za­pa­ta, hé­roe re­vo­lu­cio­na­rio al que le gus­ta­ba “el chín­gue­re”, lle­ga­ba con sus más cer­ca­nos en la lu­cha y se sen­ta­ba a be­ber en “La Po­to­si­na”.

Una de esas his­to­ria, re­la­ta don Ro­ber­to, ocu­rrió una ma­ña­na que lle­gó un jo­ven muy tris­te y se sen­tó en una de las si­llas.

“Se sen­tó aquí, es­ta­ba ca­biz­ba­jo, era en la ma­ña­na, co­mo las 10. Me pu­se a pla­ti­car con él y ya me di­jo que vino en ho­nor a su abue­lo que ha­bía fa­lle­ci­do, lle­gó a es­ta can­ti­na por to­do lo que él le pla­ti­ca­ba.

“Le pre­gun­té por qué su abue­lo ve­nía pa­ra acá y me di­jo que era mano de­re­cha de Za­pa­ta ‘y que aquí es­tu­vo con él’”, agre­ga So­lór­zano.

El jo­ven tam­bién le re­la­tó que sen­ta­do allí, en la me­sa de la ven­ta­na, a Za­pa­ta le lle­va­ron dos pri­sio­ne­ros a los que de­ci­dió fu­si­lar.

“‘¿En se­rio?’, le di­je. Y pen­sé que era una gran his­to­ria. Se que­da co­mo una anéc­do­ta muy bo­ni­ta”, sos­tie­ne Ro­ber­to.

Por ello es que Gui­ller­mo Bau­tis­ta, quien ha re­co­rri­do de­ce­nas de can­ti­nas en la ca­pi­tal del país, ase­gu­ra que más allá de que es­tos lu­ga­res son im­por­tan­tes pa­ra las co­mu­ni­da­des que las ro­dean, tam­bién son es­pa­cios que se con­vier­ten en par­te de la his­to­ria po­pu­lar y que por ello es im­por­tan­te pre­ser­var­los.

“Creo que es­te ti­po de lu­ga­res es­con­den mu­cho de la his­to­ria po­pu­lar de la gen­te, del pue­blo, que eso es bien im­por­tan­te por­que por al­gu­na ra­zón la His­to­ria de Mé­xi­co no va de la mano con la his­to­ria de los me­xi­ca­nos (…) En las can­ti­nas se te­jen mu­chas his­to­rias y no­ve­las”, ex­pli­ca Bau­tis­ta.

Además de los re­la­tos re­vo­lu­cio­na­rios, “La Po­to­si­na” tam­bién es un al­tar al equi­po de fut­bol Atlan­te. En uno de sus mu­ros des­can­san las imá­ge­nes de Fé­lix Fer­nán­dez, Mi­guel ‘El Pio­jo’ He­rre­ra y Wil­son Gra­nio­lat­ti, en­tre otros de la ge­ne­ra­ción cam­peo­na de los 90.

Los afi­cio­na­dos de los “Po­tros de Hie­rro” tam­bién co­no­cen a es­ta can­ti­na co­mo “La Po­tro­si­na”, y es fre­cuen­ta­da por mu­chos nos­tál­gi­cos del equi­po que aho­ra dispu­ta la se­gun­da di­vi­sión. En al­gún mo­men­to, tam­bién las fi­gu­ras del equi­po azul­gra­na vi­si­ta­ron el lu­gar, in­vi­ta­dos por el pa­dre de don Ro­ber­to, quien por las tar­des to­da­vía re­par­te be­bi­das y bo­ta­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.