Can­ti­nas, tra­di­ción que so­bre­vi­ve

La mo­der­ni­dad, la ex­pan­sión de las gran­des ca­de­nas res­tau­ran­te­ras, los nue­vos co­mer­cios y el au­men­to en el pre­cio de las ren­tas son al­gu­nos de los fac­to­res que ha­cen ca­da vez más di­fí­cil que los due­ños de es­tos lu­ga­res pue­dan sos­te­ner­los, por lo que es­tán

Reporte Indigo Nacional - - PORTADA - Por Eduar­do Buen­día @ebuen­diad

La mo­der­ni­dad, la ex­pan­sión de las gran­des ca­de­nas res­tau­ran­te­ras, los nue­vos co­mer­cios y el au­men­to en el pre­cio de las ren­tas son al­gu­nos de los fac­to­res que ha­cen ca­da vez más di­fí­cil que los due­ños de es­tos es­ta­ble­ci­mien­tos pue­dan sos­te­ner­los, por lo que es­tán en pe­li­gro de ex­tin­ción

El bu­lli­cio de las plá­ti­cas y car­ca­ja­das de de­ce­nas de pa­rro­quia­nos se mez­cla con el cho­que de pla­tos y va­sos. El aro­ma del lu­gar es in­con­fun­di­ble, a hu­mo de cal­di­llos de chi­le gua­ji­llo y de to­ma­te con es­pe­cias; a car­ne y me­nu­den­cias.

El me­nú de hoy: pan­ci­ta, cos­ti­lla de cer­do en chi­le ca­ta­rino, ri­ño­nes a la cer­ve­za, arroz a la es­pa­ño­la y chi­cha­rrón en sal­sa ver­de que des­can­san so­bre ca­zue­las de barro. El pri­mer gol­pe al ol­fa­to se com­bi­na con la ima­gen de me­se­ros que sir­ven por igual te­qui­las, cer­ve­zas, anises, ro­nes y un whisky.

Las puer­tas de “El Ga­llo de Oro” son de­mo­crá­ti­cas des­de 1874, año en el que abrie­ron por pri­me­ra vez. Las can­ti­nas, así co­mo es­ta, son oa­sis ur­ba­nos que so­bre­vi­ven en un Cen­tro que po­co a po­co se lle­na de “mo­der­ni­dad”.

Los co­rre­do­res pea­to­na­les —que más bien son ca­lles lar­gas lle­nas de nue­vos co­mer­cios— ame­na­zan su exis­ten­cia.

El au­men­to en el pre­cio del sue­lo de los pre­dios ha­ce ca­da vez más di­fí­cil que los due­ños de es­tos lu­ga­res pue­dan pa­gar las ren­tas. Por eso, las ba­rras lar­gas lle­nas de bo­te­llas y los can­ti­ne­ros —que tam­bién son los con­fi­den­tes de es­tos lu­ga­res— es­tán en pe­li­gro de ex­tin­ción.

El se­ñor En­ri­que Va­lles, ter­ce­ra ge­ne­ra­ción de su fa­mi­lia al fren­te de “El Ga­llo”, re­la­ta con ca­ri­ño la his­to­ria del si­tio y ase­gu­ra que el éxi­to de es­te negocio se de­be a que su abue­lo pu­do com­prar el edi­fi­cio a ini­cios del si­glo XX.

“An­tes de que la can­ti­na lle­ga­ra a ma­nos de mi fa­mi­lia hu­bo dos due­ños. Mi abue­lo Ra­món Va­lle Díaz lle­ga a Mé­xi­co, en 1914, con 16 años de As­tu­rias, Es­pa­ña, con­cre­ta­men­te de un ca­se­río que se lla­ma Vi­ba­ño y más tar­de com­pró el lu­gar”, ex­pli­ca Va­lles.

La fa­mi­lia de don En­ri­que ha man- te­ni­do la can­ti­na fa­mi­liar y ha so­bre­vi­vi­do a cam­bios de go­bierno, cri­sis eco­nó­mi­cas y has­ta los em­ba­tes de los te­rre­mo­tos que han afec­ta­do la ca­pi­tal. Él ha tra­ba­ja­do en es­te lu­gar, en­tre sus vi­tra­les y sus si­llo­nes de li­nó­leo ama­ri­llo, des­de la dé­ca­da de los 80; afir­ma que sin du­da el te­rre­mo­to del 85 fue un cam­bio que trans­for­mó su vi­da y tam­bién su negocio.

“En esas épo­cas aquí era co­mo el Wall Street me­xi­cano, es­ta­ban los due­ños de los ban­cos Lon­go­ria, es­ta­ba to­da­vía Es­pi­no­za Ygle­sias, ve­nían los Aram­bu­ru, los de Au­rre­rá, los Bó­ker y to­da esa gen­te, era un her­vi­de­ro (…) Pe­ro vino el tem­blor y cam­bió to­da la ju­ga­da”, se­ña­la.

Los que eran pa­rro­quia­nos de “El Ga­llo de Oro” mi­gra­ron sus em­pre­sas a otros lu­ga­res fue­ra del Cen­tro, lo que hi­zo que su mo­de­lo de negocio cam­bia­ra; de esa for­ma ha lo­gra­do pa­sar las ad­ver­si­da­des.

“Tu­vi­mos que ba­jar los pre­cios de la co­pa, que te de­je uti­li­dad, pe­ro a can­ti­da­des más ac­ce­si­bles. Nos adap­ta­mos pa­ra so­bre­vi­vir”, re­fie­re Va­lles.

Tu­vi­mos que ba­jar los pre­cios de la co­pa, que te de­je uti­li­dad, pe­ro a can­ti­da­des más ac­ce­si­bles. nos adap­ta­mos pa­ra so­bre­vi­vir” En­ri­que Va­lles Due­ño de “El Ga­llo de Oro”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.