Problema Con Cien­cia

Problema eléc­tri­co

Revista +Ciencia de la Facultad de Ingeniería - - Conteniido -

Lo que nos de­ja la uni­ver­si­dad es al­go muy sub­je­ti­vo por­que en ella se apren­den co­sas que van mu­cho más allá de lo que te en­se­ñan en un sa­lón de cla­ses. Por eso es muy im­por­tan­te va­lo­rar to­das las ex­pe­rien­cias ad­qui­ri­das en la uni­ver­si­dad y apro­ve­char­las al má­xi­mo, pe­ro tam­bién es im­por­tan­te co­no­cer­te y co­no­cer a los que te ro­dean. Pues pre­ci­sa­men­te una de las ex­pe­rien­cias que a no­so­tros nos de­jó la Uni­ver­si­dad Anáhuac fue una gran amis­tad. Cons­tan­te­men­te la Uni­ver­si­dad Anáhuac in­vi­ta a lí­de­res de al­gu­na ín­do­le, em­pre­sa­rios exi­to­sos, etc., quie­nes nos pla­ti­can so­bre sus lo­gros o sus gran­des res­pon­sa­bi­li­da­des; sin em­bar­go, po­cas ve­ces se les es­cu­cha ha­blar so­bre to­do lo que tu­vie­ron que ha­cer pa­ra lle­gar ahí. Cuan­do sa­les de la uni­ver­si­dad y en­tras al mun­do la­bo­ral -lo cual, en al­gu­nos ca­sos co­mo el nues­tro, ocu­rre in­clu­so an­tes de ter­mi­nar la ca­rre­ra- te das cuen­ta de lo com­pe­ti­ti­vo que to­do en él re­sul­ta (sí, ya sa­be­mos que es un cli­ché, pe­ro no por eso es­tás 100% cons­cien­te de ello), así co­mo del es­fuer­zo que mu­chos rea­li­zan pa­ra sa­lir ade­lan­te o des­ta­car en su área, pe­ro tam­bién pue­des ob­ser­var có­mo la gen­te va ca­yen­do en un con­for­mis­mo, aun­que no por ha­ber al­can­za­do una po­si­ción có­mo­da, sino por mie­do a arries­gar­se a ir más allá. Pe­ro no­so­tros, en es­te mie­do ob­ser­va­do en al­gu­nos com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo o ami­gos de la mis­ma edad, vi­mos una opor­tu­ni­dad pa­ra in­no­var y con­ver­tir­nos en los pri­me­ros en ofre­cer al­go no só­lo no­ve­do­so, sino re­vo­lu­cio­na­rio en un mer­ca­do co­mo el de la cons­truc­ción en Mé­xi­co. Co­mo men­cio­na­mos lí­neas más arri­ba, una de las co­sas que a Juan Car­los y a mí nos de­jó la Uni­ver­si­dad Anáhuac fue una gran amis­tad, la cual pro­pi­ció la sobremesa de una ce­na en la que se nos ocu­rrió la idea de for­mar una com­pa­ñía de­di­ca­da a in­no­var el sec­tor de la cons­truc­ción. Unos años des­pués, esa idea se con­cre­tó en la fun­da­ción de The BIM Group (TBG). El gran re­to no só­lo con­sis­tía en su­pe­rar to­dos los obs­tácu­los a los que ac­tual­men­te se en­fren­ta una start up sino que TBG real­men­te lo­gra­ra in­no­var en uno de los sec­to­res más di­fí­ci­les de cam­biar. Sin em­bar­go, a pe­sar de los re­tos cul­tu­ra­les y ge­ne­ra­cio­na­les con los que nos en­con­tra­mos, día a día he­mos lo­gra­do in­tro­du­cir un cam­bio de pa­ra­dig­ma en nues­tros clien­tes. Pe­ro pa­ra los que no es­tán fa­mi­lia­ri­za­dos con lo que es BIM (Buil­ding In­for­ma­tion Mo­de­ling), acla­ra­mos que se tra­ta de una me­to­do­lo­gía que per­mi­te cons­truir vir­tual­men­te un pro­yec­to an­tes de con­cre­tar­lo en la reali­dad, lo cual posibilita la de­tec­ción ex an­te de in­con­gruen­cias en los pro­yec­tos, ade­más de ha­cer más efi­cien­tes las cuan­ti­fi­ca­cio­nes y los cro­no­gra­mas que, a su vez, per­mi­ten an­ti­ci­par po­si­bles ries­gos que, a la pos­tre, pu­die­ren for­zar la re­pe­ti­ción de al­gún tra­ba­jo con las co­rres­pon­dien­tes pér­di­das de tiem­po, de re­cur­sos y so­bre­cos­tos que ello im­pli­ca. Pa­ra lo­grar es­ta me­ta mez­cla­mos nues­tra ex­pe­rien­cia, la cual con­se­gui­mos ca­da uno por dos ca­mi­nos muy dis­tin­tos. Por un la­do, Juan Car­los des­de el úl­ti­mo se­mes­tre de su ca­rre­ra co­men­zó a tra­ba­jar co­mo be­ca­rio en FCC S.A., una de las cons­truc­to­ras más gran­des del mun­do, don­de ad­qui­rió mu­cha ex­pe­rien­cia y pu­do ver có­mo se ma­ne­ja­ban las co­sas en el mun­do real. Des­pués de FCC se in­cor­po­ró a ICA, una de las cons­truc­to­ras más gran­des de Mé­xi­co y La­ti­noa­mé­ri­ca, don­de tu­vo la opor­tu­ni­dad de desa­rro­llar pro­yec­tos que en nin­gún otro la­do pu­die­ra ha­ber he­cho: des­de edi­fi­cios de ofi­ci­nas, pa­san­do por se­gun­dos pi­sos, has­ta pre­sas. En el 2011 le fue asig­na­do uno de los pro­yec­tos más im­por­tan­tes de su ca­rre­ra: el Cen­tro de Con­ven­cio­nes de

Los Ca­bos, el cual en 2012 se­ría se­de del G20. La com­ple­ji­dad del pro­yec­to ra­di­ca­ba en el tiem­po pa­ra su eje­cu­ción, ya que de­bía ser cons­trui­do en me­nos de seis me­ses, por lo que pa­ra lo­grar­lo Juan Car­los uti­li­zó pre­ci­sa­men­te la me­to­do­lo­gía BIM. El pro­yec­to re­sul­tó to­do un éxi­to, y, de­bi­do a ello, des­pués de vi­vir un año en la pla­ya, al re­gre­sar a la ciu­dad le fue en­co­men­da­da la crea­ción de un área de in­no­va­ción y desa­rro­llo: el área de BIM en ICA. Por su par­te, Al­fre­do siem­pre fue una per­so­na em­pren­de­do­ra; arran­có su pri­mer ne­go­cio a los 15 años, el cual si­gue ope­ran­do 12 años des­pués y con­sis­te en la pro­duc­ción de even­tos so­cia­les. En el 2008, a me­dia­dos de su ca­rre­ra, abrió una em­pre­sa de do­mó­ti­ca, iWorld Mé­xi­co, aho­ra es­pe­cia­li­za­da en pro­yec­tos de ilu­mi­na­ción y aho­rro de ener­gía. En el 2009 fun­dó Con­seil, una con­sul­to­ría en op­ti­mi­za­ción de pro­ce­sos de ne­go­cios y se­gu­ri­dad de TI (tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción). En el año 2011, po­co an­tes de fun­dar TBG, fue in­vi­ta­do a co­la­bo­rar en un pro­yec­to lla­ma­do Di­giSign, em­pre­sa de­di­ca­da al desa­rro­llo de tec­no­lo­gía apli­ca­da a la se­ña­li­za­ción di­gi­tal.

Hoy en día TBG es un gru­po in­ter­dis­ci­pli­na­rio de in­ge­nie­ros y ar­qui­tec­tos es­pe­cia­li­za­dos, co­mo di­ji­mos, en cons­truc­ción vir­tual, ade­más de aná­li­sis am­bien­ta­les, fa­cha­das sus­ten­ta­bles, aná­li­sis es­truc­tu­ral y es­ca­neos lá­ser, por men­cio­nar só­lo al­gu­nos de sus ser­vi­cios. Nues­tra com­pa­ñía es­tá con­for­ma­da por 15 per­so­nas y cuen­ta con una car­te­ra de pro­yec­tos de más de 13 mil mi­llo­nes de pe­sos; par­ti­ci­pa en pro­yec­tos co­mo el de la Lí­nea 6 del Me­tro­bús, el Tren Mé­xi­co-To­lu­ca y otros de edi­fi­ca­ción con es­truc­tu­ras posten­sa­das, así co­mo cen­tros de abas­te­ci­mien­to de com­bus­ti­ble, en­tre otros. Co­mo par­te de nues­tro desa­rro­llo, nos gus­ta dic­tar con­fe­ren­cias a ni­vel mun­dial (co­mo en Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa), sin ol­vi­dar, por su­pues­to, nues­tra Uni­ver­si­dad, fo­men­tan­do el co­no­ci­mien­to y com­par­tien­do nues­tra ex­pe­rien­cia con nues­tros com­pa­ñe­ros. Les de­ja­mos es­ta pe­que­ña his­to­ria del es­fuer­zo y la de­di­ca­ción que nos to­mó ha­cer reali­dad es­te pro­yec­to de vi­da. En la vi­da hay po­cas opor­tu­ni­da­des, si no las to­mas tú, otro las to­ma­rá por ti. ¡Atré­ve­te!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.