De la ne­ce­si­dad al in­ven­to

Revista +Ciencia de la Facultad de Ingeniería - - Contenido -

Evo­lu­ción de la gui­ta­rra Efraín Gu­tié­rrez Ri­vas Mer­ca­do

han si­do uti­li­za­dos co­mo ar­mas es­con­di­das en pe­lí­cu­las de es­pio­na­je; des­de pe­que­ñas pis­to­las es­con­di­das en las mu­ñe­que­ras, co­mo las usa­das por 007 en Moon­ra­ker, cu­chi­llas in­crus­ta­das den­tro del cal­za­do y es­con­di­das en la ro­pa, has­ta ar­mas de fue­go dis­fra­za­das de ob­je­tos co­ti­dia­nos, ta­les co­mo por­ta­fo­lios, ar­tícu­los de ofi­ci­na o pa­ra­guas an­ti­ba­las. ¡Nun­ca se sa­be cuán­do pue­de apa­re­cer el pe­li­gro! Pue­de que ya nos es­te­mos acer­can­do más a la reali­dad: un pa­ra­guas an­ti­ba­las co­mo el de los Kings­man no sue­na tan des­ca­be­lla­do. Es evi­den­te que su com­po­si­ción de­be ser muy si­mi­lar a la de los cha­le­cos an­ti­ba­las que hay en el mer­ca­do, que se com­po­nen prin­ci­pal­men­te de tres ca­pas. La ca­pa ex­te­rior es de un po­lí­me­ro lla­ma­do ke­vlar, en me­dio lle­va una ca­pa de ce­rá­mi­co ba­sa­do en car­bu­ro de bo­ro (ca­si con la mis­ma du­re­za que el dia­man­te) y una ca­pa de po­li­eti­leno de al­to pe­so mo­le­cu­lar pa­ra ab­sor­ber la ener­gía. Sin em­bar­go, aun­que se pu­die­ra mol­dear con la for­ma de un pa­ra­guas, al ser un ce­rá­mi­co, el car­bu­ro de bo­ro no es fle­xi­ble y ade­más es pe­sa­do, aun­que cla­ro que se po­dría ir por ahí con un pe­sa­do pa­ra­guas abier­to en lu­gar de lle­var un sen­ci­llo cha­le­co an­ti­ba­las, por­que al fin al ca­bo es­ta­mos ha­blan­do de es­pías en las pe­lí­cu­las, pe­ro de eso a que en el in­te­rior del pa­ra­guas ha­ya una cá­ma­ra y una pan­ta­lla y que ade­más ten­ga un mon­tón de ar­mas in­clui­das hay una gran di­fe­ren­cia. Un buen au­to­mó­vil per­so­na­li­za­do: Un au­to­mó­vil de­por­ti­vo no so­lo sir­ve pa­ra po­der al­can­zar a los cri­mi­na­les y sa­lir del pe­li­gro, sino que tam­bién pue­de ser mo­di­fi­ca­do pa­ra sa­car­te de más de un apu­ro. ¿Có­mo ol­vi­dar aquel As­ton Mar­tin DB5, con sis­te­mas de eyec­ción y ar­mas es­con­di­das? El fa­mo­so 007 no ha­bría con­ta­do mu­chas his­to­rias sin él. Con­for­me la tec­no­lo­gía avan­zó, se in­te­gra­ron un sin­fín de funcionalidades a los au­to­mó­vi­les de los agen­tes se­cre­tos, tan va­ria­dos co­mo las mi­sio­nes que tu­vie­ron que cum­plir. Con el uso de la tec­no­lo­gía, no so­lo se lo­gró que el au­to­mó­vil pu­die­ra ser con­tro­la­do por el agen­te se­cre­to de for­ma re­mo­ta, sino que en al­gu­nos ca­sos se le agre­ga­ron uti­li­da­des que van de lo su­bli­me a lo in­creí­ble. Au­to­mó­vi­les que se trans­for­man en sub­ma­ri­nos, co­mo el que es­pe­ra­mos ver en la nueva en­tre­ga de Kings­man, o au­to­mó­vi­les in­vi­si­bles co­mo el que usa Bond en Die Anot­her Day. Y aun­que el au­to in­vi­si­ble sí sue­na muy fan­ta­sio­so, no es así. Des­de 2003 se em­pe­zó a desa­rro­llar en Ja­pón

Una pe­que­ña di­fe­ren­cia en el ta­ma­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.