Pro­ble­ma Con­Cien­cia

ES­TU­DIé AD­MI­NIS­TRA­CIóN TU­RíS­TI­CA EN LA UNI­VER­SI­DAD

Revista +Ciencia de la Facultad de Ingeniería - - Contenido - Pao­la Ca­rri­llo Del­ga­do

Fu­ga en la Cu­be­ta

Anáhuac Mé­xi­co Cam­pus Sur e ini­cié mi Maes­tría en Economía y Ne­go­cios en el Cam­pus Nor­te. Du­ran­te mi es­tan­cia en la Uni­ver­si­dad, lo más im­por­tan­te pa­ra mí fue dar­me cuen­ta de la in­ter­re­la­ción que exis­te en­tre los va­lo­res y los co­no­ci­mien­tos ad­qui­ri­dos de la ca­rre­ra, es­tos fue­ron to­man­do for­ma pa­ra dar pa­so a una vi­da pro­fe­sio­nal lle­na de re­tos y sa­tis­fac­cio­nes, tan­to emo­cio­na­les co­mo pro­fe­sio­na­les, y dar­me cuen­ta de que, en efec­to, la Uni­ver­si­dad Anáhuac for­ma lí­de­res de ac­ción po­si­ti­va. Mi vi­da la­bo­ral co­men­zó en el 2000 en el Ho­tel JW Ma­rriott en la Ciu­dad de Mé­xi­co, es­te fue un par­tea­guas pa­ra mi ca­rre­ra, ya que la in­ter­re­la­ción de los va­lo­res que en ca­sa me en­se­ña­ron, com­ple­men­ta­dos con los de la uni­ver­si­dad, fue­ron fun­da­men­ta­les pa­ra desa­rro­llar­me den­tro de la in­dus­tria hotelera, ade­más coin­ci­día muy bien con los va­lo­res pro­pues­tos por la em­pre­sa pa­ra la crea­ción de lí­de­res. Con es­tas ba­ses y a tra­vés de mi pa­so por la in­dus­tria hotelera, lo­gré te­ner una ex­ce­len­te re­la­ción con ca­da uno de los clien­tes que aten­dí, ade­más de lo­grar el co­me­ti­do de com­ple­ta sa­tis­fac­ción. Lo an­te­rior me dio la opor­tu­ni­dad de desa­rro­llar­me en otras in­dus­trias y me fue acer­can­do al mun­do de la in­ge­nie­ría: he tra­ba­ja­do en em­pre­sas que rea­li­zan des­de la in­ge­nie­ría en sis­te­mas, has­ta plan­tas de pro­duc­ción de re­tail. En es­tas em­pre­sas he des­cu­bier­to que mi pa­sión por el ser­vi­cio tie­ne un va­lor agre­ga­do pa­ra la in­ge­nie­ría, ya que yo abor­do las ac­ti­vi­da­des la­bo­ra­les des­de una pers­pec­ti­va di­fe­ren­te. Es­tos años de ex­pe­rien­cia me han da­do al día de hoy un pro­yec­to de In­no­va­ción Tec­no­ló­gi­ca so­bre in­for­ma­ción de ser­vi­cio dis­rup­ti­vo, apli­ca­do al ser­vi­cio de las em­pre­sas me­xi­ca­nas. Es­pe­ro que es­te pro­yec­to abra el pa­so a nue­vas ge­ne­ra­cio­nes que se es­tén de­sa­rro­llan­do en el sec­tor de ser­vi­cios, ya que po­de­mos apor­tar mu­cho más de lo que en el día a día se co­no­ce. Me lle­na de sa­tis­fac­ción el he­cho de po­der con­tri­buir en el desa­rro­llo sos­te­ni­do de las em­pre­sas y po­der dar el men­sa­je de que en Mé­xi­co sa­be­mos ha­cer las co­sas

bien. La glo­ba­li­za­ción hoy en día se ha con­ver­ti­do en un pun­to fo­cal pa­ra el co­mer­cio internacional, pe­ro es­ta tam­bién se ha ve­ni­do dan­do en otros ám­bi­tos co­mo es la par­te la­bo­ral, en­tre ma­yor sea la di­ver­si­fi­ca­ción, ma­yor gra­do de apor­ta­ción se pue­de dar al mer­ca­do. En es­te mo­men­to mi pa­sión por el ser­vi­cio, apli­ca­da en el pro­yec­to de em­pren­di­mien­to que en­glo­ba to­da mi ex­pe­rien­cia la­bo­ral, ha si­do fun­da­men­tal ya que el po­der ge­ne­rar em­pa­tía con los clien­tes es su­ma­men­te im­por­tan­te, con el fin de que se pue­dan sa­tis­fa­cer sus ne­ce­si­da­des reales. Pa­ra lo­grar la em­pa­tía es ne­ce­sa­rio te­ner una ba­se só­li­da de los va­lo­res, tan­to per­so­na­les co­mo em­pre­sa­ria­les, pe­ro exis­ten otros com­ple­men­tos co­mo: sa­ber es­cu­char, la adap­ta­ción, la co­mu­ni­ca­ción y la fle­xi­bi­li­dad pa­ra sa­ber ne­go­ciar con el clien­te. La par­te de li­de­raz­go la he po­di­do cons­ta­tar mu­chas ve­ces, pe­ro el po­der ha­cer una pro­pues­ta de in­no­va­ción en es­te sec­tor me ha im­pul­sa­do a ser cons­tan­te y ha acre­cen­ta­do mi pa­sión por los ser­vi­cios, ya que es­ta in­dus­tria ha si­do ig­no­ra­da du­ran­te más de una dé­ca­da. Hoy, el ser­vi­cio se ha con­ver­ti­do en una par­te fun­da­men­tal ya que, por la fal­ta de aten­ción y por la glo­ba­li­za­ción, ha sur­gi­do un fe­nó­meno lla­ma­do “ser­vi­fi­ca­ción”, el cual im­pli­ca el cre­ci­mien­to del ser­vi­cio en di­fe­ren­tes sec­to­res y se va po­ten­cia­li­zan­do a tra­vés de las ca­de­nas de va­lor. Al ser in­tan­gi­ble du­ran­te los pro­ce­sos se pier­de de vis­ta, y al fi­nal es co­mo las fi­nan­zas, ya que se re­fle­ja di­rec­ta­men­te en di­fe­ren­tes pa­rá­me­tros nu­mé­ri­cos que son su­ma­men­te im­por­tan­tes pa­ra la to­ma de de­ci­sio­nes. En es­te ca­mino del em­pren­di­mien­to me he en­fren­ta­do a mu­chos obs­tácu­los, des­de los fa­mi­lia­res has­ta las barreras crea­das por per­so­nas des­co­no­ci­das, pe­ro tam­bién hay per­so­nas den­tro de tu fa­mi­lia y otras que vas co­no­cien­do en el ca­mino que creen en ti, y me gus­ta­ría agra­de­cer­le a ca­da una de ellas que me ha­yan brin­da­do su con­fian­za y apo­yo; me han im­pul­sa­do a se­guir y tie­nen un lu­gar es­pe­cial en mi vi­da. Si ha­ces lo que te apa­sio­na y te di­vier­tes ha­cién­do­lo, no exis­ten lí­mi­tes pa­ra po­der­te mo­ver ha­cia otros lu­ga­res, es im­por­tan­te ver más allá, con­for­mar­te no es una op­ción, la cons­tan­cia y la per­se­ve­ran­cia da­rán co­mo re­sul­ta­do mu­chos éxi­tos, sin de­jar por es­to el agra­de­ci­mien­to con to­das las per­so­nas. Les quie­ro com­par­tir lo si­guien­te:

“No pre­ten­da­mos que las co­sas cam­bien, si siem­pre ha­ce­mos lo mis­mo. El pro­ble­ma de las per­so­nas y los paí­ses es la pe­re­za pa­ra en­con­trar las sa­li­das y so­lu­cio­nes. La ver­da­de­ra cri­sis, es la cri­sis de la in­com­pe­ten­cia. Ha­blar de cri­sis es pro­mo­ver­la, ca­llar en la cri­sis es exal­tar el con­for­mis­mo. En vez de es­to, tra­ba­je­mos du­ro. Aca­be­mos de una vez con la úni­ca cri­sis ame­na­za­do­ra, la tra­ge­dia de no que­rer lu­char por su­pe­rar­la.” Al­bert Eins­tein

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.