Nue­vo hue­so sin­té­ti­co hi­per­elás­ti­co

Revista +Ciencia de la Facultad de Ingeniería - - Contenido - Ro­dri­go In­fan­te Es­cu­de­ro

Un gru­po de cien­tí­fi­cos de North­wes­tern Uni­ver­sity ha crea­do un nue­vo ma­te­rial al que lla­man “hy­pe­re­las­tic bo­ne” (hue­so sin­té­ti­co hi­per­elás­ti­co) im­pre­so en 3D, el cual trae­rá be­ne­fi­cios sig­ni­fi­ca­ti­vos en el ám­bi­to mé­di­co. Es­te ma­te­rial po­dría ser uti­li­za­do pa­ra ayu­dar a re­pa­rar le­sio­nes óseas, ya sea co­mo im­plan­te o in­jer­to. Es­te gru­po de cien­tí­fi­cos ha arre­gla­do con éxi­to es­pi­nas ro­tas y crá­neos de ani­ma­les usan­do di­cho hue­so, y exis­te la po­si­bi­li­dad de fu­tu­ros im­plan­tes óseos per­so­na­li­za­dos pa­ra se­res hu­ma­nos. En la re­vis­ta Scien­ce Trans­la­tio­nal Me­di­ci­ne se ha pu­bli­ca­do un estudio que mues­tra el ha­llaz­go de una nue­va apli­ca­ción, que pue­de te­ner un fu­tu­ro muy pro­me­te­dor pa­ra las te­ra­pias óseas. Una vez in­ser­ta­do el ma­te­rial en el cuer­po, ac­túa co­mo una pla­ta­for­ma que per­mi­te al hue­so re­ge­ne­rar­se so­bre ella, sin la ne­ce­si­dad de fac­to­res de cre­ci­mien­to aña­di­dos. In­clu­si­ve ha­ce po­si­ble que las nue­vas cé­lu­las en­tren a su es­truc­tu­ra y con­ti­núen re­pa­ran­do la zo­na afec­ta­da des­de el in­te­rior. Es­to fa­ci­li­ta en gran me­di­da la re­pa­ra­ción o re­ge­ne­ra­ción de los hue­sos. Otra de sus ven­ta­jas es su eco­nó­mi­co cos­to en com­pa­ra­ción con mé­to­dos ac­tua­les. Ade­más, cuen­ta con el be­ne­fi­cio de la fa­ci­li­dad y ra­pi­dez de ser des­ple­ga­do en la sa­la de ope­ra­cio­nes de­bi­do a sus pro­pie­da­des fle­xi­bles y de du­re­za. Ra­mi­lle Shah, pro­fe­so­ra de Cien­cias de los Ma­te­ria­les e In­ge­nie­ría de la Uni­ver­si­dad North­wes­tern en Evans­ton, Illi­nois, ex­pli­ca: “Se tra­ta de un ma­te­rial muy pe­cu­liar, sien­do una es­pe­cie de análo­go sin­té­ti­co del hue­so na­tu­ral [...] La im­pre­sión tie­ne un 90 por cien­to de hi­dro­xia­pa­ti­ta, que es el prin­ci­pal com­po­nen­te mi­ne­ral de los hue­sos. Sin em­bar­go, en lu­gar de ser frá­gi­les co­mo la ce­rá­mi­ca, re­sul­tan ser bas­tan­te elás­ti­cos”. Co­mo re­fie­re la pro­fe­so­ra Shah, el hue­so sin­té­ti­co hi­per­elás­ti­co es­tá he­cho prin­ci­pal­men­te de hi­dro­xia­pa­ti­ta [Ca10(PO4)6(OH)2], un mi­ne­ral que se en­cuen­tra sus­pen­di­do en un po­lí­me­ro or­gá­ni­co. Se ha com­pro­ba­do que la hi­dro­xia­pa­ti­ta es un ma­te­rial bio­com­pa­ti­ble, y ya ha si­do uti­li­za­do en otras ra­mas de la bio­mé­di­ca co­mo la odon­to­lo­gía, or­to­pe­dia y ci­ru­gía ma­xi­lo­fa­cial, cons­ta de una du­re­za de cin­co en la es­ca­la de Mohs, te­na­ci­dad que­bra­di­za y una den­si­dad de 3.16 g/cm3. Sin em­bar­go, al unir­lo con el po­lí­me­ro or­gá­ni­co re­sul­ta ser fle­xi­ble y rí­gi­do, lo que fa­vo­re­ce su im­plan­ta­ción y even­tual fun­cio­na­mien­to. Los cien­tí­fi­cos de­fi­nen al hue­so sin­té­ti­co hi­per­elás­ti­co co­mo el fu­tu­ro de la ci­ru­gía re­cons­truc­ti­va, y aun­que se ha pro­ba­do con éxi­to en ani­ma­les, ten­drá que es­pe­rar unos cin­co años pa­ra ser apli­ca­do en hu­ma­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.