Con­cre­to au­to­rre­pa­ra­ble, ¿el fu­tu­ro de la cons­truc­ción?

Revista +Ciencia de la Facultad de Ingeniería - - Contenido - Juan Mar­cos No­ve­lo Men­do­za

Anual­men­te se ge­ne­ran más de 7.4 mil mi­llo­nes de me­tros cú­bi­cos de con­cre­to en to­do el mun­do. So­lo en los Es­ta­dos Uni­dos, hay un gas­to de 276 mil mi­llo­nes de dó­la­res en cons­truc­ción y otras apli­ca­cio­nes pa­ra la mis­ma industria, de los cua­les cua­tro mil son ex­clu­si­va­men­te pa­ra el re­fuer­zo y/o la re­pa­ra­ción de puen­tes y ca­rre­te­ras. El man­te­ni­mien­to del con­cre­to en cual­quie­ra que sea su apli­ca­ción, ne­ce­si­ta de gas­tos co­lo­sa­les que no pue­den ser evi­ta­dos, ya que se pon­dría en ries­go la vi­da de mi­llo­nes de per­so­nas.

De los va­rios de­fec­tos que pue­de lle­gar a te­ner el con­cre­to el prin­ci­pal son las grie­tas, pues pa­se lo que pa­se siem­pre es­ta­rán ahí. Hay va­rios fac­to­res que cau­san su apa­ri­ción, el más co­mún es la an­ti­güe­dad, ya que a par­tir de los 30 años es se­gu­ro que apa­rez­can, lo que pro­vo­ca que la hu­me­dad pe­ne­tre y ge­ne­re más pro­ble­mas en la es­truc­tu­ra. De­bi­do a que el con­cre­to ha si­do usa­do des­de ha­ce mi­le­nios, y su mi­sión siem­pre se ha en­fo­ca­do en cons­truir es­truc­tu­ras más du­ra­de­ras, el te­ma de su agrie­ta­mien­to ha si­do dis­cu­ti­do y es­tu­dia­do por años.

El Dr. Henk Jon­kers, de la Uni­ver­si­dad Tec­no­ló­gi­ca de Delft (TUDelft), en­con­tró la so­lu­ción a es­te pro­ble­ma al crear un con­cre­to in­no­va­dor ins­pi­rán­do­se en la na­tu­ra­le­za y com­bi­nan­do la in­ge­nie­ría. Pe­ro ¿có­mo lo creó? Jon­kers uti­li­zó la bac­te­ria Ba­ci­llus pseu­do­fir­mus que sir­ve de ca­ta­li­za­dor en el con­cre­to (Méndez, 2015) y pue­de vi­vir en am­bien­tes muy ex­tre­mos, ya que es una en­dos­po­ra (genera es­po­ras en su in­te­rior), cua­li­dad que le per­mi­te ser re­sis­ten­te a las con­di­cio­nes más ás­pe­ras, por lo que la exis­ten­cia o au­sen­cia de oxí­geno no es pro­ble­ma pa­ra ella. Gra­cias a las pro­pie­da­des del Ba­ci­llus pseu­do­fir­mus es po­si­ble

ga­ran­ti­zar que el con­cre­to pue­da pre­ser­var­se du­ran­te más de cien años, in­de­pen­dien­te­men­te del lu­gar en el que se en­cuen­tre.

Ade­más, el Dr. Jon­kers re­qui­rió de un pre­cur­sor mi­ne­ral pa­ra “ali­men­tar” a las bac­te­rias, el cual ayu­da a man­te­ner sus pro­pie­da­des y asegura que se­gui­rán fun­cio­nan­do con el pa­so del tiem­po. Des­pués de una lar­ga in­ves­ti­ga­ción des­cu­brió que las bac­te­rias que se ali­men­ta­ban con lac­ta­to de cal­cio pro­du­cían des­pués de su di­ges­tión pie­dra ca­li­za (cal), en­ton­ces mez­cló las bac­te­rias con lac­ta­to de cal­cio en es­fe­ras, que com­bi­nó a su vez con el con­cre­to.

El tra­ba­jo de es­ta bac­te­ria se inicia cuan­do la hu­me­dad en­tra al con­cre­to por una grie­ta, en ese mo­men­to se “ac­ti­va” y co­mien­za a ali­men­tar­se del lac­ta­to de cal­cio, se­cre­tan­do la pie­dra ca­li­za en las grie­tas; de es­te mo­do, re­pa­ra el con­cre­to y evi­ta que la es­truc­tu­ra ten­ga afec­cio­nes. Da­do que el agua es el ele­men­to que es­tá en ma­yor con­tac­to con el con­cre­to, es­ta com­bi­na­ción es más que per­fec­ta. Sin im­por­tar la lon­gi­tud que ten­ga la grie­ta, es se­gu­ro que se­rá re­pa­ra­da. El úni­co pro­ble­ma que te­nía el in­ven­to de Jon­kers era que la re­pa­ra­ción de las grie­tas úni­ca­men­te abar­ca­ba ocho mi­lí­me­tros de an­cho. Por ello, no so­lo desa­rro­lló el con­cre­to au­to­rre­pa­ra­ble, tam­bién creó con el mis­mo prin­ci­pio el mor­te­ro, usa­do pa­ra re­sa­nar pa­re­des o sec­cio­nes de con­cre­to con un des­gas­te ma­yor, así co­mo un ato­mi­za­dor pa­ra ro­ciar­se en las grie­tas que aún no tie­nen el ta­ma­ño ne­ce­sa­rio pa­ra que se uti­li­ce el mor­te­ro.

El in­ven­to del Dr. Jon­kers lo lle­vó a es­tar no­mi­na­do co­mo el me­jor in­ven­tor eu­ro­peo del año en 2015. Pos­te­rior­men­te fun­dó la em­pre­sa Ba­si­lisk, que ven­de pro­duc­tos de su crea­ción y par­ti­ci­pa en di­ver­sas cons­truc­cio­nes en Eu­ro­pa.

Es im­pre­sio­nan­te la fa­ci­li­dad con la que se pue­de trans­for­mar por com­ple­to una industria, y me­jo­rar el fu­tu­ro de nues­tro pla­ne­ta, con el sim­ple he­cho de que­rer innovar; pe­ro, so­bre to­do, que pa­ra lo­grar­lo sea su­fi­cien­te el uso de una bac­te­ria. De­be­ría­mos sa­ber des­de ha­ce tiem­po que la na­tu­ra­le­za nos brin­da los re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra ha­cer una vi­da lle­na de tec­no­lo­gía, sin te­ner que afec­tar­la.

El Dr. Jon­kers es un gran ejem­plo a se­guir pa­ra to­do aquel que es­tu­dia in­ge­nie­ría, ya que tie­ne el ver­da­de­ro per­fil del in­ge­nie­ro mo­derno. Gra­cias a su im­por­tan­te in­ven­to, po­de­mos se­guir pen­san­do que la con­ser­va­ción de la Tie­rra to­da­vía no es un ca­so per­di­do.

Re­fe­ren­cias

Jon­kers, H., Sh­lan­gen, E., Wik­tor, V., San­gad­ji, S. (2017) “The use of al­ka­lip­hi­lic bac­te­ria-ba­sed re­pair so­lu­tion for po­rous net­work con­cre­te hea­ling me­cha­nism”. Scien­ce Di­rect. Re­cu­pe­ra­do de: https://doi.org/10.1016/j. proeng.2017.01.387 Jon­kers, H. (17 de fe­bre­ro de 2017) “New ma­te­rials: buil­ding with li­ving ma­te­rials” [vi­deo]. He­llo To­mo­rrow. Re­cu­pe­ra­do de: https://www.youtu­be.com/watch?v=xi6RJ4Dp­bVY Méndez, P. (Ju­nio, 2015) “Mi­cro­bió­lo­go ho­lan­dés fa­bri­ca con­cre­to au­to­rre­pa­ra­ble”. Re­cu­pe­ra­do de: https://www.veo­ver­de.com/2015/06/mi­cro­bio­lo­go-ho­lan­des-fa­bri­ca­con­cre­to-au­to­rre­pa­ra­ble/

Con­cre­to au­to­rre­pa­ra­ble (Méndez, P., 2015).

2. Bac­te­ria Ba­ci­llus pseu­do­fir­mus (Te­le, 2016).

Bac­te­rias ac­ti­ván­do­se pa­ra ce­rrar una grie­ta (Ste­wart, A., 2015).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.