Uti­li­zar la ener­gía que pro­du­ci­mos

Revista +Ciencia de la Facultad de Ingeniería - - Contenido - Manuel Fran­cis­co Mar­tí­nez Gar­cía

MANUEL FRAN­CIS­CO MAR­TÍ­NEZ GAR­CÍA In­ge­nie­ría Ci­vil, 7.° se­mes­tre.

¿Qué pa­sa­ría si los se­res hu­ma­nos apro­ve­chá­ra­mos la ener­gía que ge­ne­ra­mos y uti­li­za­mos en mo­ver nues­tro cuer­po pa­ra en trans­for­mar­la en otras for­mas de ener­gía?

Trans­for­mar la ener­gía que pro­du­ci­mos a dia­rio en elec­tri­ci­dad pue­de ser un mé­to­do efi­cien­te no so­lo pa­ra am­pliar el ac­ce­so a la luz, sino tam­bién pa­ra re­du­cir el uso de sis­te­mas que pro­du­cen un al­to ni­vel de con­ta­mi­na­ción.

Pa­ra res­pon­der a es­ta pre­gun­ta, la em­pre­sa Pa­ve­gen Sys­tems creó un sis­te­ma que pro­du­ce ener­gía sim­ple­men­te ca­mi­nan­do, es­to es: con­vier­te la ener­gía ci­né­ti­ca de los pa­sos en ener­gía eléc­tri­ca renovable. Es­te sis­te­ma fun­cio­na con pi­sa­das. Ca­da vez que una per­so­na da un pa­so y pi­sa una bal­do­sa, es­ta se hun­de y genera al­re­de­dor de sie­te va­tios de elec­tri­ci­dad (de es­ta ener­gía 5% se uti­li­za pa­ra en­cen­der la bal­do­sa y el 95% res­tan­te se al­ma­ce­na pa­ra cual­quier otro uso). Las bal­do­sas tie­nen un ta­ma­ño de 45 × 60 cm y pro­du­cen una luz ver­de cuan­do son pi­sa­das. Ade­más, son fa­bri­ca­das con cau­cho y otros ma­te­ria­les re­ci­cla­dos, por lo que su fa­bri­ca­ción es sos­te­ni­ble.

Es­tos pi­sos de­ben de ser ins­ta­la­dos en lu­ga­res don­de ha­ya mu­cho flu­jo de per­so­nas, co­mo cen­tros co­mer­cia­les, ae­ro­puer­tos, co­le­gios y es­ta­cio­nes de tren. De acuer­do con la Na­tio­nal Geo­grap­hic, “cer­ca de 30 pro­yec­tos Pa­ve­gen per­ma­nen­tes y tem­po­ra­les se han ins­ta­la­do ya en el Reino Uni­do y Eu­ro­pa”. Es­tos pro­yec­tos son una ten­den­cia que es­tá cre­cien­do al­re­de­dor de to­do el mun­do.

La idea de ge­ne­rar ener­gía por una ac­ti­vi­dad hu­ma­na se ase­me­ja tam­bién a es­ta otra idea: Adam Boe­sel creó un gim­na­sio que pue­de ge­ne­rar ener­gía, lo lla­mó The Green Mi­crogym. El pri­mer mé­to­do es con bi­ci­cle­tas de spin­ning y elíp­ti­cas, que es­tán co­nec­ta­das a un ge­ne­ra­dor, de ma­ne­ra que cuan­do se pe­da­lean ori­gi­nan ener­gía ci­né­ti­ca que es trans­for­ma­da en elec­tri­ci­dad. El se­gun­do mé­to­do es a tra­vés de las ca­mi­na­do­ras, las cua­les pro­du­cen por usua­rio en­tre 50 y 150 watts ca­da me­dia ho­ra.

Es­te gim­na­sio aho­rra al­re­de­dor de 85% de la ener­gía que uti­li­za, es­ta es lim­pia y equi­val­dría a de­jar de con­du­cir un vehícu­lo por 131,000 km.

Es­tas tan so­lo son dos pe­que­ñas ideas de có­mo po­dría­mos usar la ener­gía que pro­du­ci­mos y uti­li­za­mos dia­ria­men­te, pa­ra así apro­ve­char­la y ge­ne­rar ener­gía lim­pia. ¿Cuál se­rá la si­guien­te pe­que­ña idea?...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.