¿Nues­tro úl­ti­mo gran in­ven­to? La evo­lu­ción de la In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial

Revista +Ciencia de la Facultad de Ingeniería - - Contenido - Adrián Álvarez Fé­lix

Lo que fue una sim­ple in­ven­ción de la ima­gi­na­ción de al­gu­nos de nues­tros más famosos es­cri­to­res de cien­cia fic­ción, la In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial (AI), hoy es­tá pre­sen­te en nues­tra vi­da co­ti­dia­na. Aún es­ta­mos a años de te­ner ro­bots a nues­tra dis­po­si­ción, pe­ro la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial ha te­ni­do un pro­fun­do im­pac­to en si­tua­cio­nes que ape­nas per­ci­bi­mos. Las pre­vi­sio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas, el fil­tra­do de spam por co­rreo elec­tró­ni­co, las pre­dic­cio­nes de bús­que­da de Goo­gle y el re­co­no­ci­mien­to de voz, co­mo Si­ri de Ap­ple, son al­gu­nos ejem­plos. Lo que es­tas tec­no­lo­gías tie­nen en co­mún son los al­go­rit­mos de apren­di­za­je au­to­má­ti­co, que les per­mi­ten reac­cio­nar y res­pon­der en tiem­po real. Ha­brá do­lo­res de cre­ci­mien­to a me­di­da que la tec­no­lo­gía de AI evo­lu­cio­ne, pe­ro el efec­to po­si­ti­vo que ten­drá en la so­cie­dad en tér­mi­nos de efi­cien­cia es in­con­men­su­ra­ble. IA no es un con­cep­to nue­vo, sus raí­ces se re­mon­tan a la an­ti­güe­dad grie­ga. Sin em­bar­go, fue ha­ce me­nos de un si­glo que la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca des­pe­gó y se po­dría de­cir que en gran par­te la reali­dad es­tá al­can­zan­do la fic­ción. Alan Tu­ring, ma­te­má­ti­co bri­tá­ni­co y “hac­ker de có­di­gos de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial”, es am­plia­men­te re­co­no­ci­do co­mo uno de los pri­me­ros en lle­gar a la idea de las má­qui­nas que pien­san en 1950. In­clu­so creó la prue­ba de Tu­ring, que aún se uti­li­za hoy en día co­mo pun­to de re­fe­ren­cia pa­ra de­ter­mi­nar la ha­bi­li­dad de una má­qui­na de “pen­sar” co­mo un ser hu­mano. Aun­que sus ideas fue­ron ri­di­cu­li­za­das en ese mo­men­to, pu­sie­ron las ruedas en mo­vi­mien­to y el tér­mino “in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial” en­tró a la con­cien­cia po­pu­lar a me­dia­dos de los años cin­cuen­ta, des­pués de que Tu­ring mu­rió.

Mar­vin Minsky, el cien­tí­fi­co cog­nos­ci­ti­vo es­ta­dou­ni­den­se, to­mó la an­tor­cha y co­fun­dó el la­bo­ra­to­rio de IA del Ins­ti­tu­to de Tec­no­lo­gía de Mas­sa­chu­setts en 1959, sien­do uno de los prin­ci­pa­les pen­sa­do­res en ese cam­po du­ran­te los años se­sen­ta y se­ten­ta. Minsky acon­se­jó a Stan­ley Ku­brick en el fil­me 2001: A Spa­ce Odys­sey, es­tre­na­do en 1968, que dio al mun­do una de las me­jo­res re­pre­sen­ta­cio­nes de IA en for­ma de HAL 9000. Pos­te­rior­men­te, en los años ochen­ta, el sur­gi­mien­to de la compu­tado­ra per­so­nal despertó aún más el in­te­rés en las má­qui­nas que pien­san. Sin em­bar­go, to­mó un par de dé­ca­das pa­ra que la gen­te re­co­no­cie­ra el ver­da­de­ro po­der de la AI, e in­ver­sio­nis­tas de al­to per­fil y fí­si­cos co­mo Step­hen Haw­king y Elon Musk, fun­da­dor de Tes­la, con­ti­nua­ron ha­blan­do so­bre el po­ten­cial de la tec­no­lo­gía de AI. Aun cuan­do la dis­cu­sión en oca­sio­nes se con­vier­te en po­si­bles es­ce­na­rios del jui­cio fi­nal, hay con­sen­so de que cuan­do se uti­li­za pa­ra el bien, la AI po­dría cam­biar ra­di­cal­men­te el cur­so de la his­to­ria hu­ma­na. Y eso es es­pe­cial­men­te cier­to si se tra­ta de gran­des da­tos.

La pre­mi­sa de la tec­no­lo­gía de AI re­si­de en su ca­pa­ci­dad pa­ra apren­der con­ti­nua­men­te de los da­tos que re­co­ge. Cuan­tos más da­tos hay pa­ra re­co­pi­lar y ana­li­zar a tra­vés La his­to­ria de­trás

de al­go­rit­mos cui­da­do­sa­men­te ela­bo­ra­dos, me­jor se con­vier­te la má­qui­na en ha­cer pre­dic­cio­nes. ¿No es­ta­mos se­gu­ros de qué película que­re­mos ver es­ta no­che? No hay pro­ble­ma, Net­flix tie­ne al­gu­nas su­ge­ren­cias pa­ra no­so­tros ba­sa­do en nues­tro his­to­rial de vi­sua­li­za­ción. ¿No tie­ne ga­nas de ma­ne­jar? Goo­gle es­tá tra­ba­jan­do en una so­lu­ción pa­ra eso tam­bién, y es­toy se­gu­ro de que ese au­to ma­ne­ja­rá me­jor que cual­quie­ra de no­so­tros.

El efec­to de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial en los ne­go­cios

En las pri­me­ras eta­pas del si­glo XXI, la AI en nin­gu­na otra par­te ha te­ni­do un ma­yor im­pac­to que en la ofi­ci­na. Las tec­no­lo­gías de apren­di­za­je au­to­má­ti­co es­tán im­pul­san­do au­men­tos en la pro­duc­ti­vi­dad nun­ca an­tes vis­tos. Des­de he­rra­mien­tas de ges­tión de flu­jo de tra­ba­jo has­ta pre­dic­cio­nes de ten­den­cia, pa­san­do por la ma­ne­ra en que las mar­cas com­pran pu­bli­ci­dad, la AI es­tá cam­bian­do nues­tra for­ma de ha­cer ne­go­cios. De he­cho, una em­pre­sa ja­po­ne­sa de ca­pi­tal de ries­go se con­vir­tió re­cien­te­men­te en la pri­me­ra en la his­to­ria en nom­brar miem­bro del con­se­jo a una AI, por su ca­pa­ci­dad pa­ra pre­de­cir las ten­den­cias del mer­ca­do más rá­pi­do que los hu­ma­nos. Los gran­des da­tos o big da­ta son re­co­lec­ta­dos con ayu­da de re­des so­cia­les, com­pras o vi­si­tas a in­ter­net; con ellos, a las em­pre­sas les es fá­cil de­ter­mi­nar quién po­dría ser un po­si­ble com­pra­dor. Por es­ta ra­zón, los gran­des da­tos son una mi­na de oro pa­ra las em­pre­sas, a pe­sar de que se es­tán aho­gan­do en ella. Los big da­ta han si­do el prin­ci­pal im­pul­sor de los avan­ces de AI, ya que las tec­no­lo­gías de apren­di­za­je au­to­má­ti­co pue­den re­co­pi­lar y or­ga­ni­zar enor­mes can­ti­da­des de in­for­ma­ción pa­ra ha­cer pre­dic­cio­nes o crear ideas que es­tán más allá de las ca­pa­ci­da­des del pro­ce­sa­mien­to ma­nual. No so­lo au­men­ta la efi­cien­cia or­ga­ni­za­cio­nal, sino que re­du­ce drás­ti­ca­men­te la pro­ba­bi­li­dad de que se co­me­tan erro­res crí­ti­cos. La AI pue­de de­tec­tar pa­tro­nes irre­gu­la­res, co­mo el fil­tra­do de spam o el frau­de de pa­gos, y aler­tar a las em­pre­sas en tiem­po real so­bre ac­ti­vi­da­des sos­pe­cho­sas; ade­más, es­tas pue­den “en­tre­nar” má­qui­nas de AI pa­ra ma­ne­jar las lla­ma­das en­tran­tes de aten­ción al clien­te, re­du­cien­do los cos­tos. Tam­bién se pue­de uti­li­zar pa­ra op­ti­mi­zar el em­bu­do de ven­tas me­dian­te el es­ca­neo de la ba­se de da­tos y la bús­que­da en la web de pers­pec­ti­vas que exhiben los mis­mos pa­tro­nes de com­pra que los clien­tes exis­ten­tes.

¿Fu­tu­ro?

Hay tan­to po­ten­cial pa­ra el desa­rro­llo de la AI que ca­da vez es más di­fí­cil ima­gi­nar un fu­tu­ro sin ella. Gra­cias a sus avan­ces, ac­tual­men­te es­ta­mos vien­do un au­men­to en la pro­duc­ti­vi­dad en el lu­gar de tra­ba­jo. Al fi­nal de la dé­ca­da, la AI se con­ver­ti­rá en un lu­gar co­mún en la vi­da co­ti­dia­na, ya sean au­to­mó­vi­les au­to­di­ri­gi­dos, pre­dic­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas más exac­tas o ex­plo­ra­ción es­pa­cial. In­clu­so ve­re­mos al­go­rit­mos de apren­di­za­je de má­qui­na uti­li­za­dos pa­ra pre­ve­nir el ci­ber­te­rro­ris­mo y el frau­de de pa­go, pe­ro con el cre­cien­te de­ba­te pú­bli­co so­bre las im­pli­ca­cio­nes de pri­va­ci­dad. Asi­mis­mo, AI ten­drá un fuer­te im­pac­to en los avan­ces de la sa­lud, de­bi­do a su ca­pa­ci­dad pa­ra ana­li­zar can­ti­da­des ma­si­vas de da­tos ge­nó­mi­cos, lo que con­du­ci­rá a una pre­ven­ción más pre­ci­sa y al tra­ta­mien­to de las con­di­cio­nes mé­di­cas a un ni­vel per­so­na­li­za­do.

En el corto pla­zo no po­de­mos es­pe­rar que una má­qui­na nos re­em­pla­ce. Es muy fá­cil pa­ra la má­qui­na el apren­di­za­je de la tec­no­lo­gía pa­ra au­to­me­jo­rar, pe­ro le ha­ce fal­ta lo que no­so­tros sí te­ne­mos, la in­tui­ción. Hay un ins­tin­to que no se pue­de re­pli­car a tra­vés de al­go­rit­mos, que ha­ce de los se­res hu­ma­nos una pie­za im­por­tan­te del rom­pe­ca­be­zas. La me­jor ma­ne­ra de avan­zar es que las per­so­nas y las má­qui­nas vivan ar­mo­nio­sa­men­te, apo­yán­do­se en las fuer­zas del otro. La pu­bli­ci­dad es un ejem­plo per­fec­to: las má­qui­nas es­tán ha­cien­do mu­chas de las com­pras a tra­vés de in­ter­cam­bios pro­gra­má­ti­cos pa­ra ma­xi­mi­zar los re­tor­nos de la in­ver­sión, lo que per­mi­te a los anun­cian­tes cen­trar­se en crear con­te­ni­do más atrac­ti­vo.

Aun­que los pri­me­ros es­cri­to­res de cien­cia fic­ción po­drían ha­ber es­pe­ra­do más de la AI en es­ta épo­ca, el res­to del mun­do es­tá ge­ne­ral­men­te sa­tis­fe­cho con su pro­gre­so. Des­pués de to­do, no to­dos se en­cuen­tran lis­tos pa­ra los ro­bots hu­ma­noi­des o pa­ra una na­ve es­pa­cial au­to­pi­lo­tea­da. El cur­so de la his­to­ria hu­ma­na es­tá aún in­de­fi­ni­do, uti­li­zan­do el po­der de la AI pa­ra el bien po­de­mos me­jo­rar nues­tro es­ti­lo de vi­da y crear me­jo­res he­rra­mien­tas que creía­mos im­po­si­bles ha­ce al­gu­nos años. Yo de ver­dad pien­so que des­pués de te­ner una in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial por com­ple­to funcional y que lo­gre emu­lar de ma­ne­ra to­tal el pen­sa­mien­to hu­mano, no nos ten­dre­mos que preo­cu­par de na­da más, ya que sa­brá nues­tras ne­ce­si­da­des y las so­lu­cio­na­rá an­tes de que se con­vier­tan en pro­ble­mas. Es­te es, sin du­da, el úl­ti­mo gran in­ven­to del hom­bre. Re­fe­ren­cias http://www.smia.org.mx/ https://www.ft.com/con­tent/7eaffc5a-289c11e6-8b18-91555f2f4f­de http://www.bbc.com/news/tech­no­logy-30290540 http://blogt­hink­big.com/el-le­ga­do-de-mar­vin­minsky-pa­dre-de-la-in­te­li­gen­cia-ar­ti­fi­cial/ Tu­ring, A. M. (1950) “Com­pu­ting Ma­chi­nery and In­te­lli­gen­ce”. Mind, 59 (236), 433-460.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.