AN­NA KEN­DRICK Por Ma­ria­na Mi­ja­res

CONELESTRENODESU NUEVAPELI, MI­KE & DA­VE: LOSBUSCANOVIAS, AN­NA NOSCONTÓCÓMOSEREL ALMADEUNAFIESTA,LO MÁSLOCOQUEHAHECHO PORUNNIÑOYLO IMPORTANTEQUEES SE­GUIR TUSSUEÑOS Y ELE­GIR HA­CER AQUELLOQUETEHAGAFELIZ.

Seventeen (México) - - Backstage - O sea que lo tie­nes al­go ri­za­do… me re­cor­dó que a ve­ces pue­de ser com­pli­ca­do con­se­guir una ci­ta pa­ra oca­sio­nes es­pe­cia­les. ¿Có­mo de­be­ría­mos li­diar con es­ta es­pe­cie de pre­sión so­cial? En una de las es­ce­nas ha­ces acro­ba­cias en el ai­re en una mo­to pa­ra impr

Gra­cias, ¿sa­bías que tu pe­lo es exac­ta­men­te co­mo mi pe­lo cuan­do no me lo ala­cian? El otro día me lo de­jé se­car de ma­ne­ra na­tu­ral -co­sa ra­ra-, y se veía exac­ta­men­te así. Sí, pe­ro me lo pei­nan tan­to que a ve­ces se me ol­vi­da co­mo es (ri­sas). ¡Cla­ro! Pue­des ha­cer lis­tas y lis­tas de có­mo tie­ne que ser tu pa­re­ja ideal, pe­ro lo más pro­ba­ble es que ter­mi­nes enamo­ra­do de al­guien que na­da que ver. Soy muy tran­qui­la; siem­pre in­ten­to ser per­fec­ta y se­guir to­das las re­glas, así que lo más lo­co que hi­ce por al­guien fue me­ter­me a la pe­lí­cu­la de un ci­ne sin pa­gar, por­que él que­ría ha­cer esa ‘tra­ve­su­ra’. La verdad ni la dis­fru­té por­que to­do el tiem­po me sen­tí de­ma­sia­do cul­pa­ble. Creí que ya no iba a can­tar pe­ro lue­go me lle­ga­ron guio­nes in­creí­bles co­mo In­to the Woods y The Last Fi­ve Years, y qui­se ha­cer­las. La verdad nun­ca pen­sé que ter­mi­na­ría can­tan­do en Mi­ke and Da­ve… así que aho­ra só­lo quie­ro de­di­car­me a al­go más. ¡No, sí!, era bro­ma, me en­can­ta can­tar; pe­ro es al­go pa­re­ci­do a ir al gim­na­sio. Pa­ra can­tar ne­ce­si­tas te­ner la voz en for­ma, así que quie­ro de­jar­lo un tiem­po por­que im­pli­ca tra­ba­jo du­ro y no soy taaaan fa­ná­ti­ca del tra­ba­jo du­ro (ri­sas). Creo que soy mal ejem­plo por­que mi con­se­jo se­ría: si­gue tus sue­ños si sien­tes que de­bes ha­cer­lo. Yo qui­se se­guir mi sue­ño de ser ac­triz des­de ado­les­cen­te por­que no ser­lo era lo que más mie­do me da­ba, así que mi con­se­jo se­ría: ‘si­gue tus mie­dos’. Creo que no exis­te una fór­mu­la per­fec­ta, pa­ra mí se tra­ta de ha­cer aque­llo que sé que me va a ha­cer fe­liz. Ele­gir aque­llo que me ha­rá des­per­tar con­ten­ta en las ma­ña­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.