La le­yen­da y su

sound:check magazine mexico - - Referencias Globales -

Rick Wa­ke­man, te­cla­dis­ta bri­tá­ni­co, com­po­si­tor y me­jor co­no­ci­do co­mo miem­bro de la ban­da Yes, es­tá de gi­ra mun­dial con el can­tan­te Jon An­der­son y el gui­ta­rris­ta Tre­vor Ra­bi­ne. El equipo de Rick in­clu­ye on­ce nue­vos y an­ti­guos te­cla­dos jun­to a cua­tro mó­du­los de so­ni­do y una mez­cla­do­ra di­gi­tal Allen & Heat Qu-32, la cual brin­da un nue­vo ni­vel de con­trol pa­ra su eje­cu­ción.

Una pre­via con­so­la análo­ga uti­li­za­da brin­da­ba ru­teo y ser­vi­cios bá­si­cos de DSP, pe­ro aho­ra, la Qu-32 mez­cla y ru­tea te­cla­dos es­pe­cí­fi­cos des­de la pla­ta­for­ma de sa­la jun­to con los efec­tos ne­ce­si­ta­dos de DSP y se­lec­cio­na­dos es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra ca­da una de las can­cio­nes de Rick.

El in­ge­nie­ro del te­cla­dis­ta, Erik Jor­dan, ad­mi­nis­tra el equipo del te­cla­dis­ta usan­do un complejo y per­so­na­li­za­do sis­te­ma MI­DI, cen­tra­do en una bahía de par­cheo Sy­co­lo­gic M16 MI­DI. Mien­tras Rick to­ca, él uti­li­za un sim­ple te­cla­do pa­ra es­co­ger los ajus­tes de Sy­co­lo­gic. Ca­da ajus­te man­da un co­man­do MI­DI es­pe­cí­fi­co a los te­cla­dos del mú­si­co y a la Qu-32, en una com­ple­ja dan­za que pre­pa­ra to­do pa­ra la si­guien­te can­ción.

Erik en­fa­ti­za que Rick Wa­ke­man pue­de cam­biar los ajus­tes de la Sy­co­lo­gic du­ran­te de­ter­mi­na­das can­cio­nes, cam­bian­do las es­ce­nas de la Qu-32. “En cual­quier fuen­te de so­ni­do, pa­ra cual­quier can­ción”, di­ce el in­ge­nie­ro, “po­de­mos ajus­tar la ga­nan­cia de la Qu-32, así co­mo la se­ñal de ru­teo, ecua­li­za­dor, ga­tes y com­pre­so­res, más tres o cua­tro di­fe­ren­tes efec­tos, así que es crí­ti­co que la mez­cla­do­ra res­pon­da rá­pi­da y sua­ve­men­te y la Qu-32 lo ha­ce per­fec­ta­men­te”.

“El DSP de la Qu-32 es ex­ce­len­te, así que he­mos sim­pli­fi­ca­do los ajus­tes de Rick, eli­mi­nan­do mu­chos efec­tos ex­ter­nos in­ne­ce­sa­rios. So­bre to­do, la Qu-32 es una pla­ta­for­ma ex­ce­len­te, es com­ple­ta­men­te ren­ta­ble y muy po­ten­te. Se sien­te co­mo las mez­cla­do­ras que cues­tan diez ve­ces más ca­ras. Es al­ta­men­te in­tui­ti­va. So­la­men­te ha­ce fal­ta pren­der­la y co­men­zar a usar­la pa­ra dar­se cuen­ta. La Qu-32 ha si­do el mayor cam­bio en el equipo de Rick; es to­do un pla­cer usar­la y per­so­nal­men­te me ha ins­pi­ra­do mu­cho a ha­cer nue­vas co­sas con el so­ni­do”.

Por su par­te, Rick Wa­ke­man co­men­ta: “La Qu-32 ha si­do un cam­bio muy im­por­tan­te en mi equipo de tra­ba­jo. Me otor­ga un com­ple­to con­trol en la mez­cla y mol­dea el so­ni­do co­mo uno de mis ins­tru­men­tos. Es­ta pla­ta­for­ma ha abier­to nue­vas po­si­bi­li­da­des a mi mú­si­ca”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.