Gri­sel­da Ji­mé­nez: amor por el so­ni­do

amor por el so­ni­do

sound:check magazine mexico - - Contenido - Entrevista: Ni­za­rin­da­ni So­pe­ña / Re­dac­ción: Mi­chel Loe­za

Ella ha si­do la in­ge­nie­ra de so­ni­do del ícono de la mú­si­ca po­pu­lar me­xi­ca­na, Vicente Fer­nán­dez, des­de 1982 cuan­do, tra­ba­jan­do en el Tea­tro Blan­qui­ta co­mo ac­triz y bai­la­ri­na, Gri­sel­da lo co­no­ció. Ac­tual­men­te, ella es una fi­gu­ra re­pre­sen­ta­ti­va de la in­ge­nie­ría en su gé­ne­ro gra­cias a sus par­ti­cu­la­res mon­ta­jes de sis­te­ma en el es­ce­na­rio y gra­cias a su per­sis­ten­cia en el me­dio. En su vi­si­ta a sound: check Xpo 2017 en abril pa­sa­do, Gri­sel­da fi­gu­ró en­tre una de las mu­je­res quie­nes es­tu­vie­ron pre­sen­tes en el es­pa­cio de la or­ga­ni­za­ción Soun­dGirls, com­par­tien­do sus ex­pe­rien­cias a las jó­ve­nes mu­je­res que em­pie­zan sus ca­rre­ras en la in­dus­tria del es­pec­tácu­lo. En de­fi­ni­ti­va, al­guien de quién apren­der.

Des­de ce­ro

“Cuan­do em­pe­cé, yo ar­mé mis ca­jo­nes. No te­nía pa­ra más e Imel­da Mi­ller me pres­tó un par de Cer­win Ve­ga! y una con­so­la Mor­tar­bo que fue con lo que em­pe­cé a tra­ba­jar cuan­do sa­lí del Tea­tro Blan­qui­ta. En és­te tra­ba­ja­ba con un par de am­pli­fi­ca­do­res de bul­bo, un par de con­so­las y do­ce mi­cró­fo­nos, no ha­bía más. Apren­dí to­do lo del so­ni­do cuan­do, co­mo ac­triz, en una gi­ra, mi pa­dre po­nía el so­ni­do, pe­ro una vez se en­fer­mó, re­gre­só a Guadalajara y yo me hi­ce car­go del so­ni­do a la vez que ac­tua­ba. De esa for­ma apren­dí. De he­cho, a mí no me gus­ta­ba ha­cer el so­ni­do en la gi­ra. Lo ha­cía por­que mi pa­dre me po­nía a ha­cer­lo. Mi ca­rre­ra era ser bai­la­ri­na, ac­triz. En una de las fun­cio­nes en las que un in­ge­nie­ro de Lu­cha Vi­lla hi­zo mal su tra­ba­jo, lo des­pi­die­ron y la mis­ma Lu­cha di­jo que ella te­nía su in­ge­nie­ra: esa fui yo, y así em­pe­cé”, co­mien­za Gri­sel­da. “Con Lu­cha Vi­lla, co­men­cé a ha­cer so­ni­do de ma­ne­ra más for­mal. Com­bi­na­ba am­bas co­sas: era bai­la­ri­na y ha­cía el so­ni­do. Pos­te­rior­men­te, le co­men­té a la em­pre­sa­ria que o ha­cía una co­sa u otra, así que des­pués de dia­lo­gar­lo, me que­dé con am­bas co­sas, pe­ro co­men­cé a ga­nar dos suel­dos. Con Lu­cha tra­ba­jé dos años en el Tea­tro Blan­qui­ta y pos­te­rior­men­te me se­guían lla­man­do pa­ra ha­cer so­ni­do. A mí me pa­re­cía que no sa­bía na­da de eso co­mo pa­ra con­ti­nuar ha­cién­do­lo. Pe­ro así fue, con­ti­nué con Imel­da Mi­ller y des­pués con Pe­pe Ja­ra, has­ta que me con­ver­tí en in­ge­nie­ra per­so­nal de Lu­cha Vi­lla”.

“En 1982, en el Blan­qui­ta, Vicente Fer­nán­dez lle­gó (en ese en­ton­ces mi pa­dre era su in­ge­nie­ro) y me di­jo que me fue­ra a tra­ba­jar con él. Mi res­pues­ta fue: ‘No se­ñor, us­ted es ar­tis­ta de mi pa­dre y yo no me me­to’. Yo siem­pre res­pe­té los ar­tis­tas de los otros in­ge­nie­ros. Así que des­pués ha­blé con mis pa­dres y mi ma­dre me di­jo que le en­tra­ra. Mi pa­dre fue du­ran­te mu­cho tiem­po el in­ge­nie­ro de Vicente y sus asis­ten­tes le ha­cían mal­da­des a mi pa­dre: no le pa­ga­ban y co­sas así; mi ma­dre su­fría por esos de­ta­lles, pe­ro mi pa­dre es­ta­ba fe­liz de ser in­ge­nie­ro del can­tan­te”.

Ya es­tan­do en los pa­len­ques, Vicente só­lo uti­li­za­ba tres mi­cró­fo­nos: uno pa­ra vio­li­nes, otro pa­ra ar­mo­nías y otro pa­ra trom­pe­tas. A mí no me pa­re­cía eso, así que lo fui en­se­ñan­do a so­no­ri­zar al ma­ria­chi. Él de­cía que la gen­te ve­nía a oír­lo a él mas no al ma­ria­chi, pe­ro yo siem­pre le sos­tu­ve que sin el ma­ria­chi la gen­te no sa­bría qué can­ción so­na­ría. Era di­fí­cil tra­ba­jar con él, pe­ro po­co a po­co le fui do­ran­do la píl­do­ra. Yo fui quien lo en­se­ñó a uti­li­zar mi­cró­fo­nos inalám­bri­cos has­ta el pun­to en el que co­men­zó a de­tes­tar los mi­cró­fo­nos de ca­ble por­que le en­su­cia­ba el tra­je”, re­cuer­da.

“Po­co más tar­de co­men­cé a so­no­ri­zar; a tra­ba­jar con los mú­si­cos, por­que cuan­do se es­cu­cha­ban se ha­cían pa­ra atrás, pa­ra es­cu­char­se. Así, hi­ci­mos que se mi­cro­fo­nea­ran bien y que se oye­ran co­mo se de­bía. De esa for­ma to­dos no­ta­ron que mi ma­ria­chi so­na­ba dis­tin­to, co­mo si fue­ran cin­cuen­ta, pe­ro eran do­ce”.

“Pa­ra apren­der to­do es­to, yo veía los shows en te­le­vi­sión; sin em­bar­go, don­de apren­dí real­men­te fue cuan­do íba­mos de gi­ra a los Es­ta­dos Uni­dos con Vicente. Los mis­mos in­ge­nie­ros de allá sen­tían cu­rio­si­dad al ver que una mu­jer me­xi­ca­na tra­ba­ja­ba co­mo in­ge­nie­ra y me ayu­da­ban. Nor­mal­men­te, lo que se usa­ba co­mo mo­ni­to­reo eran los pi­sos y un par de si­de-fills y se aca­bó; yo ter­mi­né po­nien­do seis pun­tos de si­de-fill, con ocho mo­ni­to­res de pi­so só­lo pa­ra Vicente, apar­te los pi­sos pa­ra los mú­si­cos. ¡To­do mun­do de­cía que es­ta­ba pi­dien­do un PA pa­ra mo­ni­to­res! Pe­ro esa era la úni­ca for­ma en que Vicente se sen­tía bien. En­ton­ces cuan­do él in­vi­ta­ba a can­tar a otro ar­tis­ta y le da­ba su mi­cró­fono, sen­tía el apo­yo. Des­pués se fue co­rrien­do la voz so­bre que los ar­tis­tas que­rían el mis­mo mo­ni­to­reo: ‘La úni­ca que lo ha­ce es la gor­di­ta, les de­cía Vicente’.

El apren­di­za­je, en los pa­len­ques

“Yo apren­dí mu­cho en los pa­len­ques”, con­ti­núa la in­ge­nie­ra. “Los que eran de ce­men­to te­nían una for­ma de so­no­ri­zar­se, mien­tras que los de ma­de­ra so­na­ban dis­tin­to, o los de lá­mi­na, tam­bién. Yo col­ga­ba los cua­tro clus­ters, di­ri­gía el mi­cró­fono, sin na­da de equi­pos de an­ti-feed­back; yo ajus­ta­ba la pre­sión y ya cuan­do que­da­ba en­tre 95 y 100 dB, lo de­ja­ba: ese era el ni­vel que que­ría. To­do mi equi­po eran y es a la fe­cha pro­ce­sa­do­res pa­ra el sis­te­ma KF850, rack de ecua­li­za­do­res, mis efec­tos Ro­land 3000 que es el efec­to que a él le gus­ta­ba Des­pués de un tiem­po, los ami­gos es­ta­dou­ni­den­ses me mar­ca­ron pa­ra pa­gar­me la ca­pa­ci­ta­ción en in­ge­nie­ría por­que la gi­ra de Vicente ha­bía sa­li­do en las re­vis­tas en el pri­mer lu­gar. Y usa­ba una con­so­la análo­ga”.

“Así me fui a Los An­ge­les, es­tu­ve en un cur­so in­ten­si­vo de una se­ma­na y me me­tie­ron lue­go a un show a ma­ne­jar la con­so­la di­gi­tal”, men­cio­na Gri­sel­da Ji­mé­nez. To­do fue rá­pi­do por­que el si­guien­te fin de se­ma­na ya de­bía ir­me a otra gi­ra con Vicente; lle­va­ban la análo­ga, (una Mi­das, y cuan­do hi­ci­mos el cam­bio fue a una Di­gi­co SD5), con to­dos mis pe­ri­fé­ri­cos. Al final del pri­mer show to­do sa­lió muy bien, vi a Vicente muy con­ten­to”. “En cuan­to a mo­ni­to­res, siem­pre fue­ron de pi­so, pe­ro sí fue­ron cam­bian­do. Los es­ce­na­rios de Vicente nor­mal­men­te eran cen­tra­les y gi­ra­to­rios, así que te­nía que ha­cer to­do el aco­ple. Los si­de-fills los col­gá­ba­mos de las lu­ces y los ba­ja­mos des­pués pa­ra po­ner cua­tro pun­tos de re­fe­ren­cia. To­do es­to era com­pli­ca­do por­que Vicente co­men­za­ba a ne­ce­si­tar ca­da vez más po­ten­cia en mo­ni­to­res. Ca­da día me pe­día más. Y mis com­pa­ñe­ros me de­cían que es­ta­ba muy fuer­te to­do, pe­ro yo te­nía que res­pe­tar a Vicente. Y la ver­dad es que den­tro, era una pre­sión so­no­ra de 110 dB fir­mes. Sin em­bar­go, nun­ca hu­bo feed­back. To­do lo ajus­tá­ba­mos a con­cien­cia, por eso siem­pre pe­día los ecua­li­za­do­res apar­te”, men­cio­na.

“En las gi­ras en La­ti­noa­mé­ri­ca me to­có to­do ti­po de equi­pos. En es­tas par­tes, de pron­to co­nec­ta­ban bo­ci­nas y a ve­ces se que­ma­ban; sin em­bar­go, yo te­nía que so­no­ri­zar un ma­si­vo con lo que me da­ban. En mi ca­rre­ra, lo má­xi­mo que hi­ce res­pec­to a mi for­ma de mon­ta­je, mis­ma que al­gu­nos grin­gos me lle­ga­ron a pe­dir que pa­ten­ta­ra, fue usar seis pun­tos de si­de-fills, más to­do el mo­ni­to­reo de vio­li­nes, ar­mo­nías, ma­ria­chis, y de­más. En to­da La­ti­noa­mé­ri­ca, pa­ra to­dos era im­po­si­ble que col­ga­ra tan­tas bo­ci­nas y siem­pre el in­ge­nie­ro de sa­la abo­ga­ba por mí”. “Creo que las mu­je­res te­ne­mos na­tu­ral­men­te fee­ling y po­de­mos ha­cer ese tra­ba­jo que los hom­bres ha­cen, co­mo la in­ge­nie­ría en au­dio. Yo era bai­la­ri­na y tal vez eso, mu­si­cal­men­te, me ayu­dó a co­no­cer lo que te­nía que ha­cer”. Fi­nal­men­te, Gri­sel­da ha­bla so­bre sus apren­di­za­jes en el mun­do del es­pec­tácu­lo: “Pri­me­ro que na­da, pa­ra mí fue una no­ve­dad y des­pués una ne­ce­si­dad; des­pués co­men­cé a re­tar­me pa­ra de­cir ca­da día: ‘sí lo pue­do ha­cer’. Aun­que llo­re y tiem­ble, aun­que me dé mie­do lo des­co­no­ci­do pue­do ha­cer­lo, y ya es­tan­do fren­te a la con­so­la, se me ol­vi­da el mie­do y co­mien­zo a bus­car el por qué de las co­sas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.