Tweety Gon­zá­lez, en la pro­duc­ción con Cen­tavrvs

una vi­si­ta a Mé­xi­co

sound:check magazine mexico - - Contenido -

Una de las le­yen­das del rock ar­gen­tino, Tweety Gon­zá­lez, en al­gún mo­men­to co­no­ci­do co­mo “el cuar­to So­da” y fa­mo­so por su tra­ba­jo con es­ta ban­da, Fi­to Páez y Gus­ta­vo Ce­ra­ti, en­tre una enor­me lis­ta de mú­si­cos y ban­das, es­tu­vo re­cien­te­men­te en Mé­xi­co pa­ra co­la­bo­rar en la pro­duc­ción de las nue­vas can­cio­nes del pro­yec­to de mú­si­ca elec­tró­ni­ca re­gio­nal Cen­tavrvs. La si­guien­te char­la po­ne so­bre la me­sa un vis­ta­zo a los nue­vos pro­yec­tos del mú­si­co y pro­duc­tor, su co­la­bo­ra­ción con Cen­tavrvs y sus ob­ser­va­cio­nes so­bre el pa­no­ra­ma ac­tual de la mú­si­ca.

El tra­ba­jo con Cen­tavrvs

“Hi­ci­mos al­gu­nos te­mas con Cen­tavrvs y es­pe­re­mos se­guir ha­cien­do más de ellos. En mi opi­nión, es­ta­mos en una épo­ca don­de te­ner un ál­bum com­ple­to no es tan im­pres­cin­di­ble co­mo te­ner con­te­ni­do. Eso es al­go que ha cam­bia­do en la in­dus­tria mu­si­cal. Pa­ra mí, el te­ma de la for­ma co­mo se ma­ne­ja un ar­tis­ta ra­di­ca en te­ner con­ti­nui­dad. Qui­zá es más fá­cil te­ner un EP de cua­tro can­cio­nes ca­da seis me­ses, que un dis­co ca­da tres años. Y sien­do sin­ce­ros, con un ar­tis­ta en desa­rro­llo, po­cos es­cu­chan un ál­bum com­ple­to”, ini­cia Tweety. “Pa­ra el te­ma ‘El pun­to final’, de Cen­tavrvs, tra­ba­ja­mos en un es­tu­dio cer­cano a Nue­va York. Es­tu­vi­mos un día gra­ban­do ahí. La ven­ta­ja de una ban­da co­mo ellos es que siem­pre traen un se­sen­ta por cien­to del tra­ba­jo so­nan­do, no vie­nen de ce­ro. Mi tra­ba­jo es dar un pun­to de ob­je­ti­vi­dad, des­de al­guien que no es del gru­po. Soy más im­par­cial y más frío. A ellos les sir­ve eso; es una ban­da que tra­ba­ja mu­cho en la compu­tado­ra y des­pués van a la sa­la de en­sa­yo. El ti­po de mú­si­ca que ellos to­can es una que per­mi­te es­te ti­po de co­sas. En una ban­da tí­pi­ca de pop rock yo tra­ba­jo de una for­ma clá­si­ca: pri­me­ro en­sa­yo en la sa­la y lue­go pa­so to­do a la compu­tado­ra. Con ellos es al re­vés. Ca­si la mis­ma for­ma en la que tra­ba­ja Be­ni­to Ce­ra­ti”, con­ti­núa.

“Con Cen­tavrvs, an­tes de gra­bar nos jun­ta­mos un par de ve­ces an­tes a pla­ti­car las co­sas, a edi­tar lo que so­bra­ba y lo que fal­ta­ba. Nor­mal­men­te nos jun­ta­mos con ar­tis­tas pa­ra que ha­gan co­sas que só­lo pue­dan ha­cer en el es­tu­dio, que mu­chos son bas­tan­te nerds tam­bién pa­ra eso”, bro­mea Tweety. “Con al­gu­nos ar­tis­tas es di­rec­ta­men­te un ping pong, ha­cen tra­ba­jo pre­vio y lo re­vi­sa­mos pa­ra ele­gir. Pa­ra mí el ar­tis­ta ideal es con quien pue­des tra­ba­jar de igual a igual. Siem­pre sa­co ju­go a eso. Les pon­go ta­reas, les de­jo edi­tar sus vo­ces, por ejem­plo, y des­pués con­clui­mos en el es­tu­dio”.

Los pro­yec­tos de Tweety

“En es­te mo­men­to es­toy ha­cien­do tres EPs, por­que tam­bién creo bas­tan­te en los for­ma­tos nue­vos. Me pa­re­ce que el EP es un for­ma­to pro­me­dio. No es ni un single ni es un dis­co y pa­ra co­mo se es­tá ma­ne­jan­do la in­dus­tria, mu­chas ve­ces yo pre­fie­ro (sien­do que ten­go in­je­ren­cia de có­mo se­rán los tiem­pos de edi­ción) sa­car un EP to­dos los años, que un dis­co ca­da tres. Me pa­re­ce que aho­ra ne­ce­si­tas te­ner con­te­ni­do fres­co to­do el tiem­po. Si lan­zas un dis­co con unas diez can­cio­nes, es muy po­si­ble que a los tres o cua­tro me­ses te que­des sin ar­mas. A mí mu­chos chi­cos nue­vos me pre­gun­tan có­mo ha­cer que es­to sue­ne de cier­ta ma­ne­ra y yo les di­go que los dis­cos que yo he he­cho y que sue­nan me­jor tie­nen mu­chas ho­ras, más de lo nor­mal. No son el tí­pi­co dis­co de un mes. ‘Ahí va­mos’, de Gus­ta­vo Ce­ra­ti, tie­ne nue­ve me­ses, de seis días por se­ma­na, ca­tor­ce ho­ras dia­rias. Él era un aman­te del es­tu­dio de gra­ba­ción. Le gus­ta­ba tan­to co­mo to­car en vi­vo. Él ama­ba eso. Pe­ro igual­men­te hay otros ar­tis­tas que el es­tu­dio de gra­ba­ción no le gus­ta tan­to, sino to­car en vi­vo, que no tie­nen gran­des acer­ca­mien­tos a la tec­no­lo­gía y no cuen­tan con bue­nos equi­pos de au­dio en sus ca­sas. Siem­pre a los chi­cos nue­vos les di­go que no ne­ce­sa­ria­men­te to­dos los dis­cos que van a ha­cer les van a gus­tar”.

Tweety se­ña­la: “Yo no pue­do es­tar más de un mes sin gra­bar. Y si no ten­go na­da pa­ra gra­bar me lo in­ven­to. Así na­ció mi se­llo”.

Acer­ca de Twi­tin Re­cords

“Mi es­tu­dio es uno que es­tá den­tro de otro es­tu­dio, que se lla­ma El Pie, pro­pie­dad de Ale­jan­dro Ler­ner y que tie­ne un con­trol room enor­me, el más gran­de de Ar­gen­ti­na. Tie­ne unas con­so­las SSL de cua­ren­ta ca­na­les, un ór­gano Ham­mond, una sa­la im­pre­sio­nan­te pa­ra gra­bar ba­te­rías y se­sión de to­dos to­can­do en vi­vo, co­sa que a mí me en­can­ta. Siem­pre tra­to de ti­rar to­do en vi­vo y des­pués tra­tar de que­dar­me por lo me­nos con la ba­te­ría y con el ba­jo. Siem­pre me gus­ta ver que las ban­das ten­gan un so­ni­do en sa­la, ya a la ho­ra de to­car. Me gus­ta esa co­mu­nión de los mú­si­cos”

“Mi for­ma de tra­ba­jar en el es­tu­dio es la si­guien­te: “Ha­go el trac­king de las ba­ses en el es­tu­dio gran­de de Ale­jan­dro y lue­go me voy al mío, que es­tá aden­tro. Ten­go una me­sa API, va­rios pream­pli­fi­ca­do­res, to­dos los plug ins de Uni­ver­sal Au­dio, te­cla­dos Nord. Mi­cro­fo­nía bas­tan­te am­plia y di­ver­ti­da. Re­cien­te­men­te tu­ve que gra­bar en otro es­tu­dio y me di cuen­ta de lo rá­pi­do que gra­bo en mi ba­se. Me mo­les­ta per­der el foco por al­go que no an­de o al­go que se de­mo­ra. Al­go im­por­tan­te pa­ra los que van a em­pe­zar a pro­du­cir es tra­tar de man­te­ner la se­sión ac­ti­va: nun­ca pue­de ha­ber un se­gun­do que es­té en vano. In­clu­so or­ga­ni­zar los des­can­sos”, ex­pli­ca Tweety.

“Pro­du­cir tam­bién se tra­ta de ad­mi­nis­trar tiem­po y el tiem­po es di­ne­ro. Otra co­sa que hay que des­mi­ti­fi­car es que mu­cha, mu­cha gen­te cree que el au­dio es in­ge­nie­ría de so­ni­do, eso no es así. El pro­duc­tor se ocu­pa del au­dio y de la mú­si­ca. El ti­po que se de­di­ca so­lo a la mú­si­ca es un arre­glis­ta. Yo soy un hí­bri­do”.

“Yo cre­cí te­nien­do la opor­tu­ni­dad de ha­cer mi ca­rre­ra en vi­vo con dos ge­nios co­mo Fi­to Páez y co­mo Gus­ta­vo Ce­ra­ti. Con ellos en­sa­yá­ba­mos con mo­ni­to­reo per­so­nal ca­da quien y con nues­tro in­ge­nie­ro al tan­to siem­pre. Fui afor­tu­na­do de tra­ba­jar en es­tas con­di­cio­nes des­de que ini­cié”.

El pa­no­ra­ma mu­si­cal pa­ra Tweety

Res­pec­to al pa­no­ra­ma ac­tual en la mú­si­ca, Tweety di­ce: “Fran­ca­men­te ex­tra­ño la épo­ca del dis­co. Era to­do más real. Aho­ra to­do es más abs­trac­to y me pa­re­ce que es­ta­mos en una era de sa­tu­ra­ción de ofer­ta. Hay más ofer­ta que de­man­da. Más mú­si­ca de la que pue­des es­cu­char, y es que la gen­te que tie­ne un acer­ca­mien­to a la mú­si­ca fue­ra del mains­tream o con un sen­ti­do más ar­tís­ti­co es gra­cias a que al­guien en su fa­mi­lia, o sus ami­gos, o al­guien lo lle­vó a ese ca­mino. El ti­po que ter­mi­na es­cu­chan­do el hit del mes o mú­si­ca pa­sa­je­ra, o en quien la mú­si­ca no exis­te en su vi­da, es por­que no tu­vo en su in­fan­cia al­guien que lo in­flu­ye­ra”. So­bre el te­ma de los es­tu­dios en Ar­gen­ti­na, el mú­si­co co­men­ta: “Es un am­bien­te sú­per com­pe­ti­ti­vo. Hay es­tu­dios chi­cos por to­dos la­dos, muy bien equi­pa­dos. Hay es­tu­dios gran­des, si­guen es­tan­do los de siem­pre. El más gran­de es Ro­map­ho­nic, que an­tes era Cir­co Beat, de Fi­to Páez. Te­ne­mos en San Luis un es­tu­dio que hi­zo el go­bierno (Ca­sa de la mú­si­ca); un lu­gar im­pre­sio­nan­te en don­de en­tra una or­ques­ta sin­fó­ni­ca. Hay al­gu­nos en la Pa­ta­go­nia, de gen­te más ro­mán­ti­ca”.

Por úl­ti­mo, Tweety ha­bla de sus in­cli­na­cio­nes res­pec­to a la mú­si­ca en La­ti­noa­mé­ri­ca: “Nun­ca, ni aho­ra ni nun­ca, he im­pues­to al­go ni he di­cho lo que se tie­ne que ha­cer. Soy bas­tan­te am­plio. Me pa­re­ce que ca­da re­gión tie­ne sus hé­roes. La­ti­noa­mé­ri­ca es un lu­gar muy va­ria­do. Fes­ti­va­les co­mo Vi­ve La­tino es una co­sa muy va­ria­da, pe­ro tam­bién den­tro de un país abier­to co­mo Mé­xi­co.

Entrevista: Ni­za­rin­da­ni So­pe­ña / Re­dac­ción: Mi­chel Loe­za

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.