Un en­cuen­tro con

John Me­yer Sound, to­da una vi­da sonora

sound:check magazine mexico - - Contenido - Por Ale­jan­dro Fa­jar­do

Cuan­do se ha­bla de ca­li­dad su­pre­ma en el mun­do del au­dio, muy po­cos pro­fe­sio­na­les no es­ta­rían de acuer­do en que Me­yer Sound es una de las mar­cas que ha ve­ni­do a re­de­fi­nir la in­dus­tria. John Me­yer, co­fun­da­dor de la com­pa­ñía, ha con­ver­ti­do a ca­da al­ta­voz en una ver­da­de­ra obra de in­ge­nie­ría y en un ar­te­fac­to de cul­to. Con la plá­ti­ca ofre­ci­da en la Con­fe­ren­cia Anual AES Mé­xi­co y los di­fe­ren­tes even­tos rea­li­za­dos a pro­pó­si­to de sound: check Xpo, Me­yer Sound ce­le­bró los cin­cuen­ta años des­de que John y He­len Me­yer con­ci­bie­ron, du­ran­te el lla­ma­do “Ve­rano del amor”, la idea de co­men­zar un proyecto de au­dio que más tar­de de­ri­va­ría en Me­yer Sound Labs y cu­yo ca­mino ini­ció en nues­tro país ha­ce dos dé­ca­das, con el es­ta­ble­ci­mien­to de las ofi­ci­nas de Me­yer Sound Mé­xi­co.

Cin­cuen­ta años se di­ce fá­cil…

Los ini­cios de John Me­yer tra­za­ron su des­tino cuan­do al es­tu­diar en la pre­pa­ra­to­ria de Oa­kland fue par­te del per­so­nal del de­par­ta­men­to de au­dio, don­de ha­bría de cons­truir con­so­las y otros dis­po­si­ti­vos del es­ti­lo. Pos­te­rior­men­te, ha­bría de tra­ba­jar en una tien­da de equi­po Hi-Fi en Ber­ke­ley, Ca­li­for­nia. Ahí se en­car­ga­ría de ha­cer ins­ta­la­cio­nes se­gún re­que­ri­mien­tos y co­no­ce­ría a Ste­ve Mi­ller, a quien le cons­trui­ría un sis­te­ma es­pe­cial de am­pli­fi­ca­ción pa­ra la pre­sen­ta­ción de la Ste­ve Mi­ller Band en el fes­ti­val de pop de Mon­te­rey en el mis­mo es­ta­do. Lue­go de un tiem­po, John fun­dó Glyph, una com­pa­ñía que di­se­ña­ba y cons­truía sis­te­mas de re­fuer­zo so­no­ro, pe­ro en 1971 co­men­za­ría a tra­ba­jar en McCu­ne Sound Ser­vi­ce, don­de ha­bría de ver rea­li­za­da su idea de un sis­te­ma de bo­ci­nas to­tal­men­te in­te­gra­do, sis­te­ma que se­ría fa­bri­ca­do pa­ra el úl­ti­mo tour de Cree­den­ce Clear­wa­ter Re­vi­val. Con McCu­ne tam­bien hi­zo re­fuer­zo so­no­ro en con­cier­tos de mú­si­ca clá­si­ca al ai­re li­bre en la Uni­ver­si­dad de Stan­ford, lo que lle­va­ría a in­vo­lu­crar­se con el ins­ti­tu­to de es­tu­dios avan­za­dos de mú­si­ca en Mon­treux, Sui­za, el cual es­ta­ba ex­plo­ran­do la idea de desa­rro­llar un sis­te­ma de re­fuer­zo so­no­ro de al­ta ca­li­dad pa­ra mú­si­ca clá­si­ca. En 1973 fue in­vi­ta­do a es­ta­ble­cer un la­bo­ra­to­rio de acús­ti­ca pa­ra rea­li­zar in­ves­ti­ga­cio­nes en el ins­ti­tu­to y ahí di­se­ñó un sis­te­ma mo­du­lar de al­ta­vo­ces, lo que dio co­mo re­sul­ta­do al­gu­nas de las in­no­va­cio­nes ini­cia­les de Me­yer Sound La­bo­ra­to­ries.

Des­pués de su re­gre­so de Sui­za, en 1979, John y su es­po­sa He­len fun­da­ron Me­yer Sound La­bo­ra­to­ries en San Lean­dro, Ca­li­for­nia, y des­de en­ton­ces, la mar­ca Me­yer Sound se ha po­si­cio­na­do co­mo uno de los más gran­des pro­ta­go­nis­tas del re­fuer­zo so­no­ro.

Un tipo afor­tu­na­do, por de­cir lo me­nos. Pa­re­cía que to­do es­ta­ba co­nec­ta­do de ma­ne­ra ló­gi­ca. ¡ Caos ce­ro!

El aniver­sa­rio vein­te en Mé­xi­co

El pa­no­ra­ma se vis­lum­bra di­fe­ren­te en Mé­xi­co, com­pa­ra­do con lo que era cuan­do John y He­len de­ci­die­ron abrir mer­ca­do en es­te país. “Aho­ra los shows

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.