De­trás del mi­cró­fono

Un Sys­te­ma So­lar en el Ca­ri­be co­lom­biano

sound:check magazine mexico - - Contenido -

Sys­te­ma So­lar re­tra­ta la mú­si­ca que los lo­ca­les del Ca­ri­be rein­ven­ta­ron, con tec­no­lo­gía ac­ce­si­ble y en po­de­ro­sos sis­te­mas de so­ni­do, las mú­si­cas que los ma­ri­ne­ros lle­va­ban a las cos­tas de sus via­jes por el mun­do. Es­te co­lec­ti­vo co­lom­biano re­ci­cla di­chas his­to­rias y las dis­pa­ra al mun­do, con­ver­ti­das en beats es­pa­cia­les, shows alu­ci­nan­tes, vi­deos psi­co­dé­li­cos y le­tras que son pu­ro po­der.

Por for­tu­na, di­ver­si­dad

Jhon Pri­me­ra y Wal­ter Her­nán­dez (vo­ces), Juan Car­los Pe­lle­grino (pro­duc­tor), Da­niel Bro­de­rick (DJ), Va­nes­sa Gocksch (vi­sua­les), Arturo Cor­pas (DJ) y An­drés Gu­tié­rrez (per­cu­sio­nes) dan vi­da a es­te sin­gu­lar co­lec­ti­vo de dis­tin­tos orí­ge­nes so­cia­les y cul­tu­ra­les, re­sul­ta­do de un azar ca­si cós­mi­co.

La his­to­ria de Sys­te­ma So­lar se ini­ció ha­ce una dé­ca­da en un con­cier­to en Me­de­llín. Aque­lla no­che se reunie­ron por pri­me­ra vez so­bre el es­ce­na­rio sin te­ner muy cla­ro el pa­pel de ca­da pla­ne­ta. Des­de en­ton­ces, nun­ca han to­ca­do fren­te a me­nos de dos­cien­tas per­so­nas: des­de el mí­ti­co fes­ti­val de Glas­ton­bury, pa­san­do por el ex­qui­si­to Ros­kil­de, el Vi­ve La­tino en Mé­xi­co y el South by South­west (SXSW), has­ta lle­gar a Lo­lla­pa­loo­za Chi­le.

Con un en­fo­que sub­ver­si­vo ha­cia la nueva mú­si­ca co­lom­bia­na (sam­ples de cum­bia de la vie­ja es­cue­la, mez­cla­dos con fe­ro­ces beats de techno, scratch hip­ho­pe­ro ras­gu­ñan­do gai­tas pri­mi­ti­vas), su so­ni­do es una con­jun­ción ale­gre en­tre la elec­tró­ni­ca de fies­ta y los ai­res de la Co­lom­bia afro­ca­ri­be­ña.

En 2016, Sys­te­ma So­lar lan­zó Rum­bo a Tie­rra, una de las pro­duc­cio­nes co­lom­bia­nas más ce­le­bra­das del año pa­sa­do y que ha­ce unas se­ma­nas de­bu­tó en el mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se a fin de am­pliar su au­dien­cia his­pano y an­glo­par­lan­te. Es­te mis­mo ma­te­rial los lle­vó ha­ce al­gún tiem­po a la pri­me­ra edi­ción del Fes­ti­val ALMAX, en Bo­go­tá, don­de hu­bo la opor­tu­ni­dad de char­lar con tres de sus in­te­gran­tes.

¿Có­mo ha evo­lu­cio­na­do su so­ni­do al tra­tar­se de una mez­cla de rit­mos tra­di­cio­na­les co­lom­bia­nos y mú­si­ca elec­tró­ni­ca?

Da­niel Bro­de­rick: “Ha si­do un ex­pe­ri­men­to de al­gu­na ma­ne­ra, un la­bo­ra­to­rio de emo­cio­nes don­de amal­ga­ma­mos y don­de con­vi­ven nues­tras in­fluen­cias mu­si­ca­les. Sys­te­ma So­lar es un co­lec­ti­vo gran­de y tie­ne in­fluen­cias de per­so­na­jes de di­fe­ren­tes con­tex­tos so­cia­les y mu­si­ca­les, di­ga­mos que los pri­mor­dia­les son la elec­tró­ni­ca y el hip-hop y por su ubi­ca­ción y le­ga­do cul­tu­ral, to­das las mú­si­ca co­lom­bia­nas, prin­ci­pal­men­te las mú­si­cas del afro ca­ri­be”. Wal­ter Her­nán­dez: “No so­mos una agru­pa­ción que se de­di­que a ha­cer só­lo un es­ti­lo, sino que ex­plo­ra en una so­no­ri­dad ge­ne­ral que tie­ne raí­ces del ca­ri­be de Co­lom­bia, pe­ro siem­pre dia­lo­gan­do con mu­chas es­ce­nas y creo que por eso co­nec­ta­mos, por­que hay gen­te que ca­da vez es­tá más

abier­ta a lo lo­cal; por otro la­do, hay so­ni­dos que en la for­ma en la que es­tán mez­cla­dos son co­mo so­ni­dos del mun­do, fu­sio­na­dos con lo elec­tró­ni­co, que in­vi­tan a co­no­cer qué es lo que es­ta­mos di­cien­do”. Há­bla­nos so­bre el pro­ce­so de crea­ción en Sys­te­ma So­lar…

Da­niel: “En di­fe­ren­tes te­mas ha ha­bi­do di­fe­ren­tes pro­ce­sos. Ge­ne­ral­men­te, una idea mu­si­cal pro­ve­nien­te de al­guno de los in­te­gran­tes, una idea en el sen­ti­do rít­mi­co; en­ton­ces em­pie­za a com­ple­men­tar­se rá­pi­da­men­te con le­tras y me­lo­días. Di­ga­mos que co­mo me­jor fun­cio­na la com­po­si­ción y la crea­ción co­lec­ti­va es cuan­do lle­ga­mos al es­tu­dio y ca­da uno em­pie­za a crear esas pie­zas o esas re­fe­ren­cias per­so­na­les, pe­que­ños loops o sam­plers y se po­ne to­do so­bre la me­sa. Así se nu­tre con la in­for­ma­ción de to­dos y em­pie­za a crear­se la le­tra y la me­lo­día al­re­de­dor de eso”.

Ta­len­to lo­cal, éxi­to mun­dial

To­man­do en cuen­ta lo an­te­rior, ¿có­mo fue la pro­duc­ción de “Rum­bo a Tie­rra”, en tér­mi­nos de gra­ba­ción, mez­cla y mas­te­ri­za­ción?

Da­niel: “Es un dis­co gra­ba­do en su to­ta­li­dad en Ta­gan­ga, en la Ca­sa Bi­yu­ka, que es un pue­blo al la­do de Santa Marta, Co­lom­bia. Ahí se hi­zo gran par­te de la gra­ba­ción. La otra par­te se hi­zo en Min­ca (Mag­da­le­na) en el es­tu­dio de Christian Cas­tagno, en la Sie­rra Ne­va­da de Santa Marta. Christian es un pro­duc­tor neo­yor­quino, un in­ge­nie­ro de mez­cla; su es­tu­dio es bas­tan­te ché­ve­re y con tec­no­lo­gías in­tere­san­tes, en­ton­ces par­te de la pro­duc­ción tam­bién se hi­zo ahí”.

“Al fren­te de la pro­duc­ción es­tu­vo Juan Car­los Pe­lle­grino. Hi­ci­mos ahí va­rios jams y lue­go nos fui­mos a Min­ca, don­de se reali­zó el pro­ce­so de mez­cla en el es­tu­dio de Christian”.

¿Qué equi­pos se usa­ron pa­ra la pro­duc­ción de “Rum­bo a Tie­rra”? Da­niel: Se han usa­do di­fe­ren­tes ti­pos de equi­pos e ins­tru­men­tos; di­ga­mos que en los dos dis­cos an­te­rio­res no se ha­bían ex­plo­ra­do tan­to esas tex­tu­ras y gra­ba­cio­nes. Tam­bién en un te­ma se uti­li­zó un sin­te­ti­za­dor Re­fi­ner, que con­vier­te au­dio a im­pul­sos eléc­tri­cos, a sín­te­sis; só­lo exis­ten dos sin­te­ti­za­do­res de es­tos en el pla­ne­ta. Es un pro­duc­to que di­se­ñó un in­ge­nie­ro de los años se­ten­ta y su hi­ja es­tá en la mi­sión de re­vi­vir­lo”.

“En el dis­co tam­bién hay una co­la­bo­ra­ción del ar­tis­ta ar­ge­lino-fran­cés Ned­jim Bouiz­zoul en el te­ma “Qué pa­só”, quien in­ter­pre­ta el guem­bri, un ins­tru­men­to de cuer­da afri­cano con una so­no­ri­dad muy es­pe­cial. Tam­bién, los equi­pos que he­mos usa­do pa­ra mez­clar son tor­na­me­sas y con­so­las Avid y Ne­ve, ade­más de otro sin­te­ti­za­dor análo­go lla­ma­do Dark Energy”.

¿Cuál ha si­do su ex­pe­rien­cia co­mo gru­po in­de­pen­dien­te en la in­dus­tria mu­si­cal co­lom­bia­na?

Wal­ter: “Es­ta­mos muy con­ten­tos con la pla­ta­for­ma que es aho­ra Co­lom­bia. Des­de ha­ce más de cin­co años he­mos lo­gra­do ha­cer gi­ras eu­ro­peas, he­mos vi­si­ta­do paí­ses her­ma­nos en La­ti­noa­mé­ri­ca y eso sig­ni­fi­ca que hay un in­te­rés en las ex­plo­ra­cio­nes so­no­ras del país”.

Da­niel: “Real­men­te ha si­do una ex­pe­rien­cia muy gra­ta ver có­mo va­mos co- crean­do. La ex­pe­rien­cia en la in­dus­tria mu­si­cal co­lom­bia­na ha si­do muy in­tere­san­te, a par­tir de nues­tra pro­pues­ta, lle­na de re­tos, en el sen­ti­do de que he­mos po­di­do tra­ba­jar en co­lec­ti­vo, en­tre­gan­do crea­cio­nes y en­con­tran­do ru­tas no ne­ce­sa­ria­men­te con­ven­cio­na­les, pe­ro sí muy am­plias, de la mis­ma ma­ne­ra que nos ha per­mi­ti­do es­tar, en los úl­ti­mos sie­te años, pre­sen­tes en es­ce­na­rios de nues­tro país. Ha si­do muy in­tere­san­te y gra­ti­fi­can­te ver có­mo exis­ten po­si­bi­li­da­des”. ¿Cuá­les son los ele­men­tos que ins­pi­ran el tra­ba­jo de vi­deo de Va­nes­sa Gocksch y qué equi­pos ocu­pa pa­ra es­te fin?

Da­niel: “Va­nes­sa ha tra­ba­ja­do di­fe­ren­tes ins­tan­cias y ti­pos de con­te­ni­do pa­ra el vi­deo. Di­ga­mos que la plan­ti­lla ba­se ini­cial era su alias: “Pa­ta de Pe­rro”. Bá­si­ca­men­te hay un gran tra­ba­jo, en­tre el co­ti­diano de Co­lom­bia en las ca­lles y ca­rre­te­ras. Son imá­ge­nes que re­tra­tan si­tua­cio­nes tí­pi­cas de nues­tra cul­tu­ra, de la esen­cia de nues­tros pue­blos”.

“Va­nes­sa tam­bién tra­ba­ja con mu­chos vi­deos re­la­cio­na­dos con la tie­rra, el eco­sis­te­ma y la con­cien­cia del es­pa­cio. Hay un tra­ba­jo de ani­ma­ción, re­pre­sen­ta­ción de ico­nos y per­so­na­jes re­le­van­tes del país”.

Su pre­sen­cia en Eu­ro­pa ha si­do im­por­tan­te, ¿la res­pues­ta del pú­bli­co siem­pre fue tan en­tu­sias­ta co­mo lo es aho­ra?

Va­nes­sa Gocksch: “No siem­pre fue en­tu­sias­ta. Co­lom­bia tu­vo du­ran­te años to­das las fron­te­ras ce­rra­das, na­die ve­nía acá por­que te­nía mie­do, na­die se mo­vía por­que no que­rían a los co­lom­bia­nos afue­ra, es­ta­ba muy ce­rra­do el mer­ca­do”.

“Ha­ce quin­ce años que lle­gué a Co­lom­bia y vi co­sas muy vi­bran­tes; fue una co­sa que me ins­pi­ró mu­cho y me di cuen­ta de que na­die co­no­cía es­ta mú­si­ca afue­ra. Re­cuer­do que ha­ce años lle­vé dis­cos de cum­bia, vi­ni­los a Nueva York y a otros lu­ga­res de Eu­ro­pa pa­ra tra­tar de ven­der­los y me de­cían: ‘¿Eso qué es? Me­jor trái­ga­me mú­si­ca de Bra­sil o Cu­ba”. Wal­ter: “Es­ta di­men­sión que tie­ne la mú­si­ca fue en un tiem­po las­ti­mo­sa­men­te ma­ni­pu­la­do por las or­ga­ni­za­cio­nes que siem­pre bus­ca­ban sa­car mu­chas tajadas an­tes de lle­gar al be­ne­fi­cio di­rec­to del mú­si­co”.

En es­ta épo­ca don­de los dis­cos no se ven­den co­mo an­tes, ¿cuál es pa­ra us­te­des el fu­tu­ro de la mú­si­ca? ¿Cuál es el ca­mino a se­guir pa­ra que los mú­si­cos vi­van de su tra­ba­jo?

Da­niel: “No hay fór­mu­las pa­ra es­to, creo que sim­ple­men­te es la crea­ti­vi­dad y la pa­sión por lo que lo ha­ces. Sé que hay mu­chas ma­ne­ras de ge­ne­rar in­gre­sos a par­tir de la mú­si­ca, pa­san­do por los dis­cos y los shows en vi­vo, creo que pre­ci­sa­men­te for­jar es­te mer­ca­do, es­ta exis­ten­cia y de en­con­trar cuál es el lu­gar, ese es el re­to. Se­gu­ra­men­te quien vi­va por y pa­ra la mú­si­ca en­con­tra­rá una ru­ta”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.