¡Es­ta es la fies­ta

15 años ha­cien­do el es­pec­tácu­lo

sound:check magazine mexico - - Contenido -

nú­me­ro quin­ce de la in­dus­tria del es­pec­tácu­lo en Mé­xi­co! Por tres lus­tros, sound:check Xpo ha he­cho que los pro­fe­sio­na­les en­con­tra­ran en los pa­si­llos de es­te even­to la ma­ne­ra más efec­ti­va de en­con­trar­se con sus pa­res y de com­par­tir pro­yec­tos, opi­nio­nes y apren­di­za­je, ade­más, co­mo ca­da año, de con­tar con las tec­no­lo­gías que es­tán ha­cien­do de los shows en nues­tro país, im­por­tan­tes oca­sio­nes pa­ra apli­car co­no­ci­mien­to y ex­pe­rien­cia.

Aquí es­tá el re­su­men con to­do lo acon­te­ci­do. En re­la­tos e imá­ge­nes sa­brán pun­tual­men­te có­mo fue es­ta ce­le­bra­ción, en la que to­dos los pro­ta­go­nis­tas de la in­dus­tria es­tu­vie­ron in­vi­ta­dos.

El hom­bre tien­de a crear en pos de sa­tis­fa­cer sus ne­ce­si­da­des y sus de­seos. Cul­tu­ra es to­do aquel ra­ma­je de crea­cio­nes com­bi­na­das y re­com­bi­na­das, lla­ma­das tam­bién, de acuer­do al uso que se tra­te, tec­no­lo­gías. Lo cier­to es que és­tas, en su in­ter­cam­bio y ba­jo el man­to del tiem­po, se han vuel­to ca­da vez más efec­ti­vas e im­pre­sio­nan­tes por su apa­ren­te au­to­no­mía. La ener­gía lu­mí­ni­ca y sonora han si­do dos de los ele­men­tos de la na­tu­ra­le­za, per­ci­bi­dos por no­so­tros, que he­mos apren­di­do a do­mi­nar, vol­vién­do­las tec­no­lo­gías, pa­ra sa­tis­fa­cer­nos más allá de lo bá­si­co, con­vir­tién­do­se en el elí­xir de nues­tro go­zo per­cep­tual. Des­de que al­gún hom­bre ob­tu­vo el fue­go por acer­car te­me­ro­sa­men­te una va­ra a la lla­ma que por ac­ci­den­te in­cen­dia­ba al­gún un ar­bus­to, o des­de que al­gún otro per­cu­tió al­gu­nas pie­dras, des­cu­brien­do la di­fe­ren­cia de to­nos en ca­da una; has­ta que al­gún hom­bre en­cien­da una lu­mi­na­ria con un co­man­do de voz o gra­be mú­si­ca con mul­ti­pis­tas en tan só­lo una ho­ra, pa­re­ce­ría que ha pa­sa­do ape­nas una pe­que­ña bre­cha de tiem­po. Pa­re­ce­ría que to­do su­ce­dió de ayer a hoy; sin em­bar­go, sa­be­mos que no ha si­do así y nues­tros es­fuer­zos co­lec­ti­vos por el con­trol de las tec­no­lo­gías que sa­tis­fa­cen nues­tros sen­ti­dos más ca­pri­cho­sos, la vis­ta y el oí­do, han si­do ex­haus­ti­vos e im­pre­sio­nan­tes, tan­to que, en al­gún mo­men­to, se ca­yó en cuen­ta que la com­bi­na­ción al sa­tis­fa­cer am­bos sen­ti­dos en un mis­mo mo­men­to era do­ble­men­te gra­ti­fi­can­te. Y va­ya que lo es.

Ac­tual­men­te, las lu­mi­na­rias, el vi­deo y sus tec­no­lo­gías de fun­cio­na­mien­to, así co­mo los sis­te­mas de so­ni­do, gra­ba­ción y pro­ce­sa­mien­to, re­sul­tan ser un ex­pe­ri­men­to que ca­da vez pa­re­ce ad­qui­rir más vi­da y que, por tan­to, ca­da día es más fan­tás­ti­co. Nues­tra crea­ción es­tá a nues­tra mer­ced y a ella de­be­mos nues­tra fe en el in­fi­ni­to asom­bro. Cuan­do no nos es po­si­ble mi­rar más lo que hay afue­ra, nos es po­si­ble rein­ven­tar lo que hay aden­tro. El en­tre­te­ni­mien­to no se tra­ta úni­ca­men­te de la bá­si­ca re­la­ción en­tre el ob­je­to sa­tis­fac­tor y el su­je­to sa­tis­fe­cho, sino que va más allá: el en­tre­te­ni­mien­to es una es­pe­cie de re­den­ción de nues­tro fan­tás­ti­co mun­do in­fan­til, que en con­se­cuen­cia del cre­ci­mien­to y otro fac­to­res mo­de­la­do­res, pa­re­ce ir­se ex­tra­vian­do po­co a po­co.

Cuan­do so­mos ni­ños, so­le­mos crear uni­ver­sos en nues­tra ima­gi­na­ción, his­to­rias, lu­ces o so­ni­dos… la pre­gun­ta es, ¿ de­ja­mos de ha­cer­lo real­men­te? Creo que real­men­te no. El desa­rro­llo de las tec­no­lo­gías, en es­te ca­so que sa­tis­fa­cen los sen­ti­dos de la vis­ta y del oí­do, mues­tra una in­ten­ción con cre­ces hu­ma­na y ade­más lo­gra, en el mis­mo te­nor, una be­lla con­duc­ta: la con­vi­ven­cia.

Así las co­sas y si­tuán­do­nos en el mar­co de nues­tra era, sound: check Xpo es uno de los even­tos que, ade­más de mos­trar la be­lle­za de las tec­no­lo­gías más re­cien­tes, lo­gra el ob­je­ti­vo de re­unir a un gran nú­me­ro de per­so­nas, du­ran­te tres días, al­re­de­dor de la ho­gue­ra del en­tre­te­ni­mien­to. En sus ya quin­ce años de rea­li­za­cio­nes anua­les, es­te even­to, que to­ma lu­gar en el World Tra­de Cen­ter de la Ciu­dad de Mé­xi­co, es el lu­gar don­de los matices se com­bi­nan: cien­tos de per­so­nas van de aquí pa­ra allá en gran­des es­pa­cios lle­nos de lu­ces y so­ni­do (el pi­so de ex­hi­bi­ción de la Sa­la Me­xi­ca), mi­ran­do y asom­brán­do­se por las cua­li­da­des de los sis­te­mas que año tras año pre­sen­tan me­jo­rías y es­cu­chan­do las vo­ces de la ex­pe­rien­cia en el mun­do del es­pec­tácu­lo, co­mo es­ta vez fue el ca­so de Lee Ri­te­nour, Da­vid Bo­trill, Pe­dro Az­nar o John Me­yer, por men­cio­nar só­lo al­gu­nos.

sound: check Xpo tie­ne una ener­gía que de al­gu­na ma­ne­ra ha­ce creer que es­tá vi­va, en un es­pa­cio de más de do­ce mil ocho­cien­tos me­tros cua­dra­dos de ex­hi­bi­ción. Es co­mo en­trar a un si­tio lleno de fan­ta­sías hu­ma­nas vuel­tas reali­dad y su edi­ción nú­me­ro quin­ce no fue la ex­cep­ción. La Sa­la Me­xi­ca, am­plia y de gran al­tu­ra, es uno de los lu­ga­res más lla­ma­ti­vos de la ex­po­si­ción, prin­ci­pal­men­te por los sis­te­mas de au­dio y las im­po­nen­tes lu­mi­na­rias y pa­re­des de LED de muy di­ver­sas mar­cas, que ge­ne­ran una at­mós­fe­ra cro­má­ti­ca y ab­so­lu­ta­men­te lla­ma­ti­va: un ai­re de au­to­no­mía y van­guar­dia.

Por otro la­do, las sa­las in­de­pen­dien­tes don­de se lle­van a ca­bo de­mos­tra­cio­nes de sis­te­mas de so­ni­do, con­fe­ren­cias y mú­si­ca, com­ple­men­ta­ron, co­mo es cos­tum­bre, con un to­que de se­rie­dad que ilus­tra­ron per­fec­ta­men­te la ex­pe­rien­cia y el do­mi­nio de las tec­no­lo­gías más re­cien­tes y bá­si­ca­men­te, de la ener­gía vuel­ta so­ni­do. El for­ta­le­ci­mien­to de sound: check Xpo es no­ta­ble en el gus­to que se com­par­te den­tro: el gus­to por el fue­go que nos acer­ca y que nos ha lle­va­do por ca­mi­nos por los que nun­ca ima­gi­na­mos ir, pa­ra in­ge­nie­ros de au­dio en vi­vo, de es­tu­dio, di­se­ña­do­res de ilu­mi­na­ción, crea­do­res de vi­deo, rig­gers, di­se­ña­do­res de es­ce­na­rios, pro­duc­to­res de shows y to­do aquel in­vo­lu­cra­do en ma­te­ria­li­zar los sue­ños del pú­bli­co.

La in­dus­tria del es­pec­tácu­lo en nues­tro país ha ido cre­cien­do de ma­ne­ra ex­po­nen­cial gra­cias a los víncu­los que se han he­cho in­ter­na­cio­nal­men­te en­tre los pro­fe­sio­na­les de las dis­tin­tas áreas que és­ta com­po­ne. sound: check Xpo es uno de los even­tos más im­por­tan­tes en su tipo en La­ti­noa­mé­ri­ca, reunien­do a mi­les de ex­per­tos, em­pren­de­do­res y pro­fe­sio­na­les, en un so­lo lu­gar pa­ra dar pie a ese in­ter­cam­bio que ge­ne­ra la ex­pan­sión de la in­dus­tria. En sus in­te­rio­res, el even­to reúne cer­ca de cua­tro­cien­tas mar­cas de to­do el mun­do, lí­de­res en su ru­bro, pa­ra ge­ne­rar la gran vir­tud que ya­ce de la tec­no­lo­gía y que ci­men­ta el ho­gar del en­tre­te­ni­mien­to. sound: check Xpo es el lu­gar in­di­ca­do en es­te ver­ti­gi­no­so me­dio que es el me­dio del es­pec­tácu­lo ¡ Fe­li­ces quin­ce, sound: check Xpo!

Por Mi­chel Loe­za

Va­le­ria Pa­lo­mino, vi­ce­pre­si­den­ta de AES La­ti­noa­mé­ri­ca, y Ken Scott, du­ran­te la inau­gu­ra­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.