El Es­ta­dio Az­te­ca re­ci­bió a mi­les de fe­li­gre­ses pa­ra el even­to 1 Mi­llón pa­ra Je­sús, re­qui­rien­do una pro­duc­ción que in­clu­yó im­por­tan­tes arre­glos li­nea­les, no­ve­do­sas lu­mi­na­rias, pan­ta­llas de video de gran­des mag­ni­tu­des y so­bre to­do, el per­so­nal in­di­ca­do par

en­cuen­tro de fe en el Es­ta­dio Az­te­ca

sound:check magazine mexico - - Contenido -

El Es­ta­dio Az­te­ca abrió sus puer­tas pa­ra re­ci­bir a la or­ga­ni­za­ción cris­tia­na 1 Mi­llón pa­ra Je­sús, quie­nes du­ran­te to­do un día lle­va­ron a ca­bo el en­cuen­tro del mis­mo nom­bre, el cual des­ta­có por con­tar con un es­ce­na­rio en 360 gra­dos y así ofre­cer una se­rie de con­cier­tos, mi­sas y char­las con lí­de­res pas­to­ra­les du­ran­te más de ocho ho­ras. El even­to re­qui­rió, ade­más de la fe y creen­cia es­pi­ri­tual por par­te de los asis­ten­tes, de un gran equi­po de tra­ba­jo, en­ca­be­za­do por HMD Pro­duc­cio­nes y la em­pre­sa Fac­tor Au­dio­vi­sual, quie­nes hi­cie­ron una ex­ce­len­te si­ner­gia pa­ra brin­dar al pú­bli­co un even­to re­li­gio­so de gran ca­li­dad.

Des­de muy tem­prano

La ce­le­bra­ción dio ini­cio al me­dio­día; po­co a po­co, las bu­ta­cas del Es­ta­dio Az­te­ca fue­ron ocu­pa­das por los fie­les asis­ten­tes, quie­nes por­ta­ban una pla­ye­ra de co­lor ro­jo alu­si­va al even­to y se pre­pa­ra­ban pa­ra dis­fru­tar de la par­ti­ci­pa­ción de lí­de­res cris­tia­nos y di­ver­sos gru­pos mu­si­ca­les.

La pre­pa­ra­ción del es­pec­tácu­lo y el mon­ta­je se reali­zó tiem­po an­tes de que las puer­tas del co­lo­so de San­ta Úr­su­la se abrie­ran. Da­niel To­rres, director ge­ne­ral de HMD Pro­duc­cio­nes y Raúl Ocam­po Men­do­za, director ge­ne­ral de Fac­tor Au­dio­vi­sual, dan a co­no­cer más de­ta­lles acer­ca de la ma­ne­ra en que se reali­zó es­te pro­yec­to.

“Pa­ra HMD Pro­duc­cio­nes, brin­dar ca­li­dad y un óp­ti­mo ser­vi­cio es par­te de nues­tra fi­lo­so­fía de em­pre­sa. Nos adap­ta­mos a los re­que­ri­mien­tos de nues­tros clien­tes y en es­ta oca­sión nos to­có co­la­bo­rar pa­ra es­ta or­ga­ni­za­ción; es­ta­mos muy con­ten­tos por los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos”, ini­cia Da­niel.

“Ha­ce un par de me­ses Raúl me lla­mó y plan­teó es­te pro­yec­to. Am­bos em­pe­za­mos a pla­ni­fi­car y di­se­ñar la pro­pues­ta ade­cua­da pa­ra pre­sen­tar­la a la or­ga­ni­za­ción re­li­gio­sa. Sa­bía­mos que con­tá­ba­mos con el equi­po ne­ce­sa­rio pa­ra ofre­cer un gran es­pec­tácu­lo y que era cues­tión de que el clien­te nos ex­pu­sie­ra lo que ne­ce­si­ta­ba y afor­tu­na­da­men­te se in­tere­sa­ron en nues­tra al­ter­na­ti­va”.

Por su par­te, Raúl Ocam­po se­ña­la: “Co­noz­co a Da­niel de ha­ce mu­cho tiem­po, sé de su ca­pa­ci­dad y pro­fe­sio­na­lis­mo. Su em­pre­sa ha ad­qui­ri­do equi­pos de gran ca­li­dad y tie­ne ex­pe­rien­cia en la pro­duc­ción de es­pec­tácu­los, en­ton­ces cuan­do las per­so­nas de la con­gre­ga­ción me lla­ma­ron pen­sé in­me­dia­ta­men­te en HMD Pro­duc­cio­nes e in­te­grar así una so­lu­ción com­ple­ta, in­te­gral y fa­ci­li­tar el flu­jo de tra­ba­jo”.

Tra­ba­jo en equi­po

Pos­te­rior a las reunio­nes en­tre los di­rec­ti­vos de las em­pre­sas, se lle­vó a ca­bo la coor­di­na­ción de la pro­duc­ción de au­dio, video e ilu­mi­na­ción y es­ce­na­rio en la can­cha del Es­ta­dio Az­te­ca. Se rea­li­za­ron vi­si­tas téc­ni­cas pa­ra co­no­cer las ins­ta­la­cio­nes y sa­ber qué se re­que­ría, fa­ci­li­da­des e ins­ta­la­ción. To­mó cer­ca de dos me­ses y me­dio pla­ni­fi­car es­te even­to, en el cual tra­ba­ja­ron más de cin­cuen­ta per­so­nas de staff. Ca­be se­ña­lar que uno de los prin­ci­pa­les re­tos fue que el pas­to no po­día ser pi­sa­do, lo que en un prin­ci­pio pa­re­ció com­pli­car el pro­yec­to. An­te ello se op­tó por uti­li­zar la cu­bier­ta por­ta­floor pa­ra evi­tar así cual­quier da­ño a la can­cha. Pe­se a es­to el mon­ta­je se hi­zo en tan só­lo dos días y me­dio. Otro as­pec­to a des­ta­car es que el even­to con­tó con un es­ce­na­rio al cen­tro, es de­cir, 360 gra­dos, por lo que se op­tó por no te­ner equi­po en el ai­re y po­si­cio­nar­lo en el pi­so, cui­dan­do siem­pre una co­ber­tu­ra óp­ti­ma del au­dio. Por cues­tio­nes de se­gu­ri­dad, se co­lo­ca­ron va­rios de­lays en tie­rra, in­vir­tien­do la ló­gi­ca de que es­te re­cur­so se ha­ce en to­rres ele­va­das. Tan­to HMD y Fac­tor ex­pe­ri­men­ta­ron y ob­tu­vie­ron un gran re­sul­ta­do. “Lle­var a ca­bo un es­pec­tácu­lo de es­te ti­po no es tan di­fe­ren­te a un fes­ti­val de rock o pop. En HMD es­ta­mos con­ven­ci­dos de que se bus­ca óp­ti­ma ca­li­dad y ofre­cer a los asis­ten­tes un show de pri­me­ra. En es­te even­to par­ti­ci­pa­ron do­ce agru­pa­cio­nes re­li­gio­sas, las cua­les van des­de rock, tro­pi­cal, pop, ban­da y ran­che­ro, en­tre otros más. Es­tos mú­si­cos to­can con sus res­pec­ti­vos equi­pos ca­da do­min­go en su igle­sia, por lo que tu­vi­mos que pla­ti­car con ca­da uno pa­ra sa­ber los re­que­ri­mien­tos y ne­ce­si­da­des pa­ra que to­do sa­lie­ra a la per­fec­ción y así fue”, aña­de Da­niel.

Du­ran­te el even­to to­ca­ron dis­tin­tos gé­ne­ros, des­ta­can­do las ala­ban­zas, ade­más de las plá­ti­cas que ofre­cie­ron los ora­do­res y/o pas­to­res, mis­mas que se con­vir­tie­ron en la par­te cen­tral y más im­por­tan­te. Se ne­ce­si­ta­ba que tan­to las can­cio­nes co­mo las par­ti­ci­pa­cio­nes de los pas­to­res se es­cu­cha­ran en to­das par­tes; an­te ello, se ne­ce­si­tó un po­co más de pre­sen­cia en gra­ves. En la par­te de mi­cro­fo­nía hu­bo equi­pos Senn­hei­ser, Shu­re y Au­dio-Tech­ni­ca, en­tre otros.

Pa­ra pro­fun­di­zar más acer­ca de có­mo se hi­zo el di­se­ño y tra­ta­mien­to del au­dio en el even­to 1 Mi­llón pa­ra Je­sús, pla­ti­ca­mos con Ro­dri­go Ló­pez, que en es­ta oca­sión fun­gió co­mo in­ge­nie­ro de sis­te­mas y quien ex­pli­có que el ajus­te e im­ple­men­ta­ción de to­do el sis­te­ma de au­dio se dis­tri­bu­yó, to­man­do en cuenta las ca­rac­te­rís­ti­cas del es­ce­na­rio. Al ser un di­se­ño de 360 gra­dos fue­ron cua­tro ca­ras en un sis­te­ma L R por ca­da ca­ra, se abrió un po­co pa­ra cu­brir cier­tos pa­si­llos de can­ce­la­ción, así co­mo a la ho­ra de ha­cer el pa­neo. La con­so­la uti­li­za­da en sa­la fue una Ya­maha CL5.

“El Es­ta­dio Az­te­ca es un lu­gar muy gran­de. Du­ran­te el sound­check, al no ha­ber gen­te se sin­tió mu­cho el re­bo­te; ade­más hu­bo mu­cha dis­tan­cia qué cu­brir y so­bre to­do, al ser un es­ce­na­rio 360, hu­bo mu­cho equi­po que me­ter. Fue co­mo si tu­vie­ras una ca­be­ce­ra y el la­do de en­fren­te que­da­ra muy le­jos, pe­ro con tal can­ti­dad de sis­te­mas de al­ta­vo­ces se acer­có el so­ni­do y eso ayu­dó mu­chí­si­mo”, se­ña­la Ro­dri­go.

En cuan­to al di­se­ño y la ma­ne­ra en que se dis­tri­bu­yó el au­dio, en es­te even­to se uti­li­za­ron 32 ca­jas Me­yer Sound LEO, 40 LYON, 32 1100-LFC, 32 LEOPARD, 48 MI­LO, 16 N6L, 4 UPA, sien­do cu­bier­tos los la­dos lar­gos con los LEO. Por su par­te, los la­dos cor­tos son los que ti­ran ha­cia los pal­cos de trans­mi­sión; hay cua­tro pun­tos de LYON 10. Ade­más, los sub­woo­fers se co­lo­ca­ron en for­ma car­dio­de, cua­tro por ca­da la­do del es­ce­na­rio. Por otro la­do, los LEOPARD fue­ron uti­li­za­dos co­mo front fill, lo que ayu­dó a cu­brir la sec­ción en la can­cha. En los la­dos lar­gos se ocu­pa­ron seis al­ta­vo­ces api­la­dos (stacks) co­mo de­lay. En una de las por­te­rías tam­bién hu­bo stacks y en las es­qui­nas hu­bo ML6. Las ca­jas UPA es­tu­vie­ron en los front fills.

“Pre­sen­té cua­tro di­se­ños. Mi pro­pues­ta, en un prin­ci­pio, era po­ner las to­rres de de­lay y te­ner seis to­rres. Nor­mal­men­te me preo­cu­pa­ría pa­ra que los front fill no es­tu­vie­ran tan fuer­te, y no fue­ran al­go que las­ti­ma­ra el oí­do del pú­bli­co, pe­ro el PA que tu­vi­mos iba ha­cia la con­so­la y el front fill cu­bría aba­jo, en­ton­ces real­men­te que­da un re­fuer­zo a buen ni­vel” agre­ga Ro­dri­go.

Tam­bién va­le la pe­na des­ta­car la in­no­va­do­ra for­ma en que se reali­zó to­do el con­trol del sis­te­ma, a tra­vés de un swit­cher. Se uti­li­zó un sis­te­ma Me­yer Sound Ga­li­leo Ca­llis­to de con­trol, que via­ja en di­gi­tal di­rec­to ha­cia el es­ce­na­rio. En el es­ce­na­rio hu­bo seis de ellos; tres de un la­do y tres del otro. Ca­da uno de ellos hi­zo la fun­ción de un se­pa­ra­dor de se­ña­les, lo que per­mi­tió rea­li­zar to­do el ajus­te.

Video e ilu­mi­na­ción en el Az­te­ca

Otro de­ta­lle im­por­tan­te en el even­to 1 Mi­llón pa­ra Je­sús fue el video y pe­se a que só­lo se re­cu­rrió al cir­cui­to ce­rra­do, el equi­po que se uti­li­zó fue de al­ta ga­ma. La pan­ta­lla uti­li­za­da fue Ab­sen de cin­co mi­lí­me­tros pa­ra ex­te­rio­res y en to­tal de ocu­pa­ron cua­tro pan­ta­llas de sie­te por cua­tro me­tros. Asi­mis­mo, se ocu­pó un pro­ce­sa­dor LVP 8601 pa­ra po­der ma­ni­pu­lar los cua­tro equi­pos

al mis­mo tiem­po. Ca­be se­ña­lar que de­bi­do a las ca­rac­te­rís­ti­cas del Es­ta­dio Az­te­ca, la co­lo­ca­ción de las pan­ta­llas fue un re­to, ya que fue­ron 400 mó­du­los los que se ocu­pa­ron, e in­gre­sar­los a la can­cha fue un desafío. Pa­ra co­no­cer más acer­ca de lo que reali­zó el per­so­nal de pro­duc­ción, el en­car­ga­do de ví­deo An­to­nio Hernández co­men­ta: “Nos cos­tó tra­ba­jo por la cues­tión del cli­ma y el ac­ce­so; tu­vi­mos que pa­sar el equi­po de un ca­mión gran­de a uno más pe­que­ño pa­ra po­der me­ter to­do, ya que ca­mio­nes gran­des no ca­ben y to­do eso atra­só el mon­ta­je. Se mon­ta­ron las pan­ta­llas a on­ce me­tros de al­tu­ra y en es­ta oca­sión so­la­men­te nos en­car­ga­mos del video; es­tas pan­ta­llas vie­nen com­ple­ta­men­te se­lla­das por de­lan­te y por de­trás, así que no tie­nen pro­ble­ma con el agua”. To­mó al­re­de­dor de cin­co ho­ras el mon­ta­je de las cua­tro pan­ta­llas.

En cuan­to a ilu­mi­na­ción se re­fie­re, 1 Mi­llón pa­ra Je­sús tam­bién con­tó con equi­po y tec­no­lo­gía de gran ni­vel; se des­ta­ca el uso de lu­ces me­dia­nas por en­ci­ma de las de gran ta­ma­ño. Is­rael Mares, in­ge­nie­ro de ilu­mi­na­ción pa­ra es­te fes­ti­val, de­ta­lla que si bien no hu­bo un con­cep­to o di­se­ño úni­co en es­pe­cí­fi­co, el ob­je­ti­vo fue ofre­cer, tan­to al pú­bli­co co­mo a los pas­to­res y mú­si­cos, la crea­ción de un am­bien­te idó­neo pa­ra me­jo­rar la ex­pe­rien­cia de to­dos. Ca­be se­ña­lar que pre­do­mi­na­ron to­nos cá­li­dos y fríos. “Pa­ra es­te fes­ti­val ocu­pa­mos la con­so­la MA Ligh­ting Grand MA, con cin­co ca­na­les DMX. Ade­más, uti­li­za­mos 24 Co­re DTS, 16 Ma­trix de Ela­tion, 22 Rap­tu­re DTS, 16 Le­kos y ocho se­gui­do­res de tiro lar­go, en­tre otros dis­po­si­ti­vos. Os­cu­re­ció tar­de, lo que hi­zo que las lu­ces no es­tu­vie­ran ope­ran­do has­ta des­pués de las ocho de la no­che”, agre­ga Is­rael.

Por úl­ti­mo, el área de mo­ni­to­res es­tu­vo di­ri­gi­da por Da­niel González, je­fe de au­dio de HMD Pro­duc­cio­nes, quien pa­ra es­te even­to con­tó con uno de los equi­pos in­sig­nia y de ga­ma al­ta de la fir­ma Ya­maha: la con­so­la Ri­va­ge PM10, que fue ubi­ca­da al cen­tro del es­ce­na­rio y en la que se uti­li­za­ron 72 ca­na­les de en­tra­da y apro­xi­ma­da­men­te 40 mez­clas. “La con­so­la vie­ne con efec­tos de Ya­maha que to­dos co­no­ce­mos, pe­ro tam­bién trae va­rios de TC Elec­tro­nic. Con to­do es­to y la su­ma de los pre am­pli­fi­ca­do­res y emu­la­do­res de Ru­pert Ne­ve, lo­gra­mos que el so­ni­do en mo­ni­to­res fue­ra óp­ti­mo”, ex­pre­sa Da­niel.

En­tre mo­ni­to­res y mix fue­ron ca­si cua­ren­ta mez­clas las que se uti­li­za­ron; ca­be des­ta­car que ya se con­ta­ba con una mez­cla pre­via an­tes de que subie­ra ca­da gru­po a ha­cer su prue­ba y só­lo se tra­ba­jó en al­gún ins­tru­men­to nue­vo que tra­je­ra ca­da ban­da o en de­ta­lles pa­ra afi­nar la mez­cla de ca­da mú­si­co, lo que agi­li­zó las prue­bas de las do­ce agru­pa­cio­nes. Asi­mis­mo, se ocu­pa­ron pa­ra si­de-fill cua­tro ca­jas LEOPARD con dos LFC 900, mien­tras que en mo­ni­to­res de pi­so se uti­li­za­ron al­ta­vo­ces MJF 212.

Tam­bién se echó mano de in-ears y mi­cro­fo­nía alám­bri­ca de Senn­hei­ser, Shu­re y Be­yerdy­na­mic. “Tra­ba­jar con es­tos equi­pos fa­ci­li­tó mu­cho nues­tro tra­ba­jo. Te­ner una de las me­jo­res con­so­las del mer­ca­do y con­tar con la me­jor mi­cro­fo­nía sin du­da ayu­dó pa­ra que el so­ni­do que te­nía­mos en mo­ni­to­res fue­ra es­pec­ta­cu­lar”, pun­tua­li­za Da­niel González. El even­to 1 Mi­llón pa­ra Je­sús ter­mi­nó con ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos, ya que los asis­ten­tes dis­fru­ta­ron de un fes­ti­val de gran ni­vel en el que la paz, ar­mo­nía y hos­pi­ta­li­dad se man­tu­vo des­de el ini­cio has­ta el cie­rre.

Ofre­cer es­pec­tácu­los de gran ca­li­dad es una cons­tan­te que día con día to­ma ma­yor fuer­za en nues­tro país. In­de­pen­dien­te­men­te del ti­po de gé­ne­ro, ya sea rock, pop, ban­da, tro­pi­cal, ur­ba­na o si es un con­cier­to o fes­ti­val, los pro­duc­to­res to­man en se­rio las ne­ce­si­da­des tan­to de clien­tes co­mo del pú­bli­co. Es­to de­be re­co­no­cer­se, ya que la in­te­gra­ción de equi­pos de al­ta ga­ma, ideas crea­ti­vas y am­plia ex­pe­rien­cia siem­pre ten­drá co­mo re­sul­ta­do even­tos atrac­ti­vos y no­ve­do­sos. En es­ta oca­sión, es­te pro­yec­to, rea­li­za­do por HMD Pro­duc­cio­nes y Fac­tor Au­dio­vi­sual, no fue la ex­cep­ción, sino un gran ejem­plo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.