Un en­cuen­tro con

Syl­via Massy, una pro­fe­sio­nal no con­ven­cio­nal

sound:check magazine mexico - - Contenido - Por Ale­jan­dro Fa­jar­do

Hay un par de co­sas que po­drían se­pa­rar a un in­ge­nie­ro pro­me­dio de un in­ge­nie­ro ex­tra­or­di­na­rio. Una de ellas es tra­ba­jo du­ro y la otra es crea­ti­vi­dad. Syl­via Massy po­see las dos. Y no es que uno o dos in­di­vi­duos por ahí ha­yan co­men­ta­do es­to; se tra­ta de una plé­to­ra de per­so­na­jes re­co­no­ci­dos mun­dial­men­te que lo afir­man ca­da vez. En­tre ellos Tool, Red Hot Chi­li Pep­pers o Johnny Cash, en­tre otros mu­chos. To­dos es­tán de acuer­do en que Syl­via es enor­me.

Gran­des pro­fe­sio­na­les, per­so­na­li­da­des ins­pi­ra­do­ras

Aun­que de­fi­ni­ti­va­men­te no es re­gla, su­ce­de que mu­chos de los ex­ce­len­tes in­ge­nie­ros son pri­me­ro que na­da mú­si­cos. Así con Syl­via, que sien­do can­tan­te y ba­te­ris­ta evo­lu­cio­nó al tra­ba­jo en pro­duc­ción al pri­mer con­tac­to con con­so­las, ecua­li­za­do­res y to­do eso. Sim­ple­men­te le fas­ci­nó. “Tu­ve una ban­da de pu­ras mu­je­res en la que to­cá­ba­mos punk-rock. Un día tu­ve la opor­tu­ni­dad de ha­cer una gra­ba­ción y me enamo­ré de la idea del tra­ba­jo en es­tu­dio, así que co­men­cé a tra­ba­jar en co­sas muy sim­ples en va­rios de ellos, ya sa­ben, ha­cien­do ca­fés y ayu­dan­do en lo que se po­día. De ahí fui pro­gre­san­do has­ta que lle­gué a ser la in­ge­nie­ro asis­ten­te pa­ra dis­cos con Ae­ros­mith y Prin­ce”, ini­cia Syl­via, a quien se en­tre­vis­tó du­ran­te la Con­fe­ren­cia Anual AES Mé­xi­co, en la que par­ti­ci­pó con una char­la no­ta­ble. To­do es­to en torno a sound: check Xpo 2017.

Una co­sa lle­va a la otra, por lo que siem­pre hay que es­tar­se mo­vien­do y co­no­cien­do gen­te. Fue así co­mo Syl­via llegó a pro­du­cir con Tool, por ejem­plo. “Por un la­do, ya me en­con­tra­ba tra­ba­jan­do en pro­yec­tos gran­des, aun­que fue­ra só­lo co­mo asis­ten­te; y por otro la­do, te­nía amis­tad con dos ban­das: Green Je­llo y Tool. Sien­do que te­nía con­tac­to con un es­tu­dio gran­de, ellos qui­sie­ron que los gra­ba­ra y esa fue mi opor­tu­ni­dad pa­ra ha­cer pro­duc­ción”.

Pun­to de quie­bre

Fue ahí cuan­do Syl­via de in­me­dia­to co­men­zó a dar rien­da suel­ta a su crea­ti­vi­dad y su es­ti­lo muy par­ti­cu­lar de pro­du­cir. “Cuan­do co­men­cé a tra­ba­jar con Tool pen­sé: ‘ ten­go que ha­cer al­go di­fe­ren­te, al­go po­de­ro­so’. Así que se me ocu­rrió usar un ins­tru­men­to co­mo el piano, po­ner­lo en al­to con una grúa, sol­tar­lo des­de arri­ba y gra­bar el es­truen­do del ob­je­to cuan­do ca­ye­ra al pi­so. De­sa­for­tu­na­da­men­te na­die pu­do con­se­guir la grúa, por lo que de­ci­di­mos lle­var dos pia­nos al es­tu­dio, fui­mos a una fe­rre­te­ría a com­prar unos ma­zos y des­trui­mos los pia­nos con ellos mien­tras gra­bá­ba­mos el so­ni­do que pro­ve­nía de los gol­pes. ¡Se lo­gró un efec­to in­creí­ble de ver­dad! Pu­si­mos

eso en el dis­co Un­der­tow de Tool en la can­ción Dis­gus­ti­pa­ted. Esa fue mi pri­me­ra opor­tu­ni­dad de ha­cer una gra­ba­ción pro­fe­sio­nal no con­ven­cio­nal”. A par­tir de es­te momento, Syl­via tra­ta de apor­tar al­go es­pe­cial a ca­da pro­yec­to en el que par­ti­ci­pa. “Tal vez re­sul­te al­go muy in­tere­san­te, tal vez no, pe­ro siem­pre lo in­ten­to”, ase­gu­ra al mis­mo tiem­po que re­cuer­da otras oca­sio­nes en las que arro­jó una gui­ta­rra al pre­ci­pi­cio, o una más don­de lle­vó a la ban­da to­can­do en la par­te tra­se­ra de una Van mien­tras ella gra­ba­ba. “No obs­tan­te, de­bo de­cir que no siem­pre son muy bien acep­ta­das las ideas lo­cas, pe­ro fre­cuen­te­men­te tra­to de pro­po­ner al­go di­fe­ren­te pa­ra que por lo me­nos ayu­de a la ban­da a pen­sar un po­co más fue­ra de lo co­mún”.

A prin­ci­pios de los no­ven­ta, Syl­via pro­du­jo a Red Hot Chi­li Pep­pers, te­nien­do un flu­jo de tra­ba­jo con una vi­bra muy es­pe­cial. “Una co­sa que ad­mi­ro de es­tos mú­si­cos es que, no im­por­ta lo que pa­se, ellos de­fien­den su so­ni­do por en­ci­ma de to­do; es una ban­da muy au­tén­ti­ca y no siem­pre son muy bien com­pren­di­dos por las dis­que­ras. Red Hot tie­nen un so­ni­do muy es­pe­cí­fi­co, al igual que Tool o Sys­tem of a Down. De he­cho, cuan­do tra­ba­jé con es­ta úl­ti­ma ban­da na­die pen­sa­ba que se­ría exi­to­sa. Un po­co pa­re­ci­do a lo que me pa­só con Tool; al momento que ter­mi­na­mos el Un­der­tow y lo es­cu­cha­mos, no es­tá­ba­mos se­gu­ros de que a al­guien más le gus­ta­ría, aun­que a no­so­tros nos ha­ya en­can­ta­do el re­sul­ta­do”.

Al evo­lu­cio­nar la tec­no­lo­gía, tam­bién evo­lu­cio­na la for­ma de tra­ba­jar de ca­si cual­quier pro­fe­sio­nal y Syl­via ha adop­ta­do muy bien la era di­gi­tal en el au­dio. “Me gus­ta gra­bar en análo­go, pe­ro ya no lo ha­go más, prin­ci­pal­men­te por­que lo en­cuen­tro muy li­mi­tan­te y ca­ro. Aho­ra uso una con­so­la análo­ga, pe­ro gra­bo en di­gi­tal y al momento de mez­clar lo ha­go siem­pre en di­gi­tal; es mu­cho más fle­xi­ble cuan­do se quie­ren ha­cer cam­bios, a la vez de que es mu­cho más ac­ce­si­ble en lo eco­nó­mi­co”.

En su es­tu­dio, en Ash­land Ore­gon, des­can­sa una pre­cio­sa con­so­la Ne­ve 8038 im­por­ta­da des­de In­gla­te­rra en 1994. “Por mu­cho tiem­po es­ta con­so­la es­tu­vo ins­ta­la­da en el es­tu­dio B de los es­tu­dios Sound City en Los An­ge­les” ex­cla­ma Syl­via. “Es una de las me­jo­res in­ver­sio­nes que he rea­li­za­do en mi vi­da. La Ne­ve 8038 es una con­so­la muy es­pe­cial, he­cha en 1972, pe­ro to­da­vía aho­ra muy desea­ble pa­ra la mú­si­ca po­pu­lar, lo que me man­tie­ne siem­pre ocu­pa­da. Su ecua­li­za­dor, el 1073, es ver­da­de­ra­men­te ex­tra­or­di­na­rio. Y aun­que ya no uso equi­po análo­go en reali­dad, es­toy pen­san­do en ad­qui­rir de nue­vo una

gra­ba­do­ra de cin­ta; sin em­bar­go, no la es­toy pen­san­do pa­ra gra­bar so­bre la cin­ta sino só­lo co­mo un pro­ce­sa­dor pa­ra re­gis­trar a tra­vés de las ca­be­zas”. Su equi­po pe­ri­fé­ri­co es­tá con­for­ma­do por dis­po­si­ti­vos bas­tan­te vin­ta­ge, co­mo por ejem­plo, los com­pre­so­res Uni­ver­sal Au­dio 175b y los Ga­tes Sta-le­vel, que Syl­via usa pa­ra las vo­ces y efec­tos. “En ge­ne­ral, me gus­ta com­pri­mir mu­cho la ba­te­ría”, ase­gu­ra Syl­via. Pa­ra ecua­li­zar tie­ne en su po­der un GML 8200 só­lo pa­ra com­ple­men­tar lo que ya tie­ne en su Ne­ve.

En ac­ti­vi­dad cons­tan­te

En­tre sus tra­ba­jos más re­cien­tes se en­cuen­tra la pro­duc­ción con The Mel­vins, a quie­nes gra­bó en los es­tu­dios Vi­lla­ge en San­ta Mo­ni­ca, Ca­li­for­nia. El so­ni­do de es­ta ban­da es ca­rac­te­ri­za­do por ser gran­de, gor­do, pe­sa­do. “Gra­ban­do a es­ta ban­da me di cuenta có­mo Buzz Os­bour­ne, el gui­ta­rris­ta, ob­tie­ne su so­ni­do tan par­ti­cu­lar. Él usa un am­pli­fi­ca­dor de es­ta­do só­li­do SUNN, que es de los se­ten­ta u ochen­ta, que va co­nec­ta­do a un ga­bi­ne­te con bo­ci­nas Blond. Sus pe­da­les son muy sim­ples, son Boss over­dri­ve, que él di­ce que usa por­que los pue­de en­con­trar don­de sea. El ca­so es que ex­pe­ri­men­ta­mos un po­co mien­tras gra­bá­ba­mos en es­ta oca­sión. Se me ocu­rrió que po­día­mos cor­tar el ca­ble que va del am­pli­fi­ca­dor de la gui­ta­rra a la bo­ci­na con el ob­je­ti­vo de in­ser­tar ob­je­tos en­tre ellos, por ejem­plo un pe­pi­ni­llo, pa­ra ob­te­ner nue­vos so­ni­dos. Así que una vez que des­cu­brí es­to, ex­pe­ri­men­ta­mos tam­bién con un ta­la­dro y con un fo­co… ¡muy lo­co to­do!”.

Syl­via re­co­mien­da a to­dos que se to­men un tiem­po pa­ra ex­pe­ri­men­tar du­ran­te las se­sio­nes de gra­ba­ción. Que no te­man que el ex­pe­ri­men­to fra­ca­se, por­que si así su­ce­de, de to­dos mo­dos to­da esa emo­ción y ener­gía que­da­rá im­pre­sa en el dis­co.

Otro pro­yec­to in­tere­san­te es el que Syl­via hi­zo re­cien­te­men­te con el pri­mer dis­co de Skunk Anan­sie, don­de una vez más tu­vo opor­tu­ni­dad de ex­pe­ri­men­tar un po­co. Fue una pro­duc­ción rea­li­za­da en una vie­ja ca­sa en In­gla­te­rra, don­de se ins­ta­ló una tien­da de cam­pa­ña, den­tro de la que la can­tan­te es­ta­ría com­ple­ta­men­te so­la gra­ban­do su par­te. “El re­sul­ta­do fue in­creí­ble. Ese ais­la­mien­to le dio to­da la con­fian­za pa­ra re­la­jar­se y ser to­tal­men­te es­pon­tá­nea, mien­tras nos re­la­ta­ba la historia de ca­da me­lo­día por me­dio de su can­to. Fue una ex­pe­rien­cia ex­tra­or­di­na­ria”.

Pre­ci­sa­men­te en su li­bro Re­cor­ding Un­hin­ged, mo­ti­va a to­dos los in­vo­lu­cra­dos en la mú­si­ca a que no se li­mi­ten a usar só­lo los so­ni­dos sam­plea­dos que pue­den ob­te­ner elec­tró­ni­ca­men­te, sino que creen sus pro­pios so­ni­dos por me­dio de mé­to­dos inusua­les. “Cuel­ga a tu can­tan­te de ca­be­za al pi­so y ob­ser­va qué re­sul­ta­do ob­tie­nes. Yo hi­ce eso con Serj de Sys­tem of a Down”, co­men­ta Syl­via pa­ra ilus­trar las ideas que vie­nen in­clui­das en su li­bro. “Aho­ra que mu­chos tra­ba­jan más en es­tu­dios ca­se­ros creo que tie­nen mu­cho más tiem­po pa­ra ex­pe­ri­men­tar, en­ton­ces creo que lo de­ben ha­cer”. Otro ejem­plo de lo que se pue­de ha­cer con las co­sas que se tie­nen a la mano es gra­bar con un te­lé­fono: “sim­ple­men­te uno abre un te­lé­fono vie­jo y co­nec­ta un ca­ble de mi­cró­fono a él. Uno de los ex­tre­mos de­be ir co­nec­ta­do a una ba­te­ría pa­ra dar­le ener­gía y así ya se tie­ne un te­lé­fono que pue­de gra­bar con muy bue­na ca­li­dad lo que uno quie­ra. De to­dos mo­dos siem­pre ten­go un mi­cró­fono de ca­li­dad por si mi mi­cró­fono ex­pe­ri­men­tal no fun­cio­na co­mo de­be­ría. En la ba­te­ría por ejem­plo, siem­pre gra­bo con mi­cró­fo­nos de ca­li­dad, pe­ro tam­bién fre­cuen­te­men­te ten­go mis mi­cró­fo­nos ex­pe­ri­men­ta­les con­mi­go. Ten­go uno que le lla­mo el Dick Mic, que es un mi­cró­fono om­ni­di­rec­cio­nal que co­lo­co exac­ta­men­te en me­dio de las pier­nas del ba­te­ris­ta. ¡ Cap­ta muy bien to­da la ba­te­ría!”.

Re­tos, sin im­por­tar gé­ne­ro

En una in­dus­tria do­mi­na­da por hom­bres es di­fí­cil abrir­se pa­so co­mo mu­jer. Syl­via ha en­con­tra­do ese ca­mino tra­ba­jan­do mu­cho des­de lue­go, pe­ro tam­bién con arro­jo y con per­so­na­li­dad. “En es­te ne­go­cio uno no pue­de ser tí­mi­do seas hom­bre o mu­jer, pe­ro es­pe­cial­men­te co­mo mu­jer de­bes mos­trar mu­cha se­gu­ri­dad a la gen­te que tra­ba­ja­rá con­ti­go; de es­ta ma­ne­ra se­rá mu­cho más pro­ba­ble que con­fíen en ti. Tam­bién de­bes ser cau­te­lo­so en la ma­ne­ra que te con­du­ces en­tre ellos. En el pa­sa­do yo cui­da­ba mu­cho mi ma­ne­ra de ves­tir y de ha­blar, hoy ya no me im­por­ta tan­to, pe­ro cuan­do es­ta­ba tra­tan­do de en­con­trar­me un lu­gar en la in­dus­tria eso era re­le­van­te”. Syl­via es sin du­da un icono de los no­ven­ta. Una fi­gu­ra que re­fle­ja to­do ese es­pí­ri­tu de re­be­lión mu­si­cal en contra de lo có­mo­da­men­te es­ta­ble­ci­do du­ran­te la dé­ca­da de los ochen­ta. Una mu­jer de ries­gos y aven­tu­ra, tal co­mo se plas­ma en ca­da uno de sus tra­ba­jos.

Con­fe­ren­cia Anual AES Mé­xi­co 2017

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.