San­do­val: au­to­no­mía y pop

sound:check magazine mexico - - Detrás Del Micrófono - En­tre­vis­ta: Ni­za­rin­da­ni So­pe­ña / Re­dac­ción: Mi­chel Loe­za

Ma­rio San­do­val, co­no­ci­do so­la­men­te co­mo San­do­val, es un com­po­si­tor me­xi­cano que, tras su exi­to­so ál­bum “Lo que siem­pre so­ña­mos ser”, con Paty Can­tú co­mo el due­to LU, ha co­men­za­do a te­ner una ac­ti­va ca­rre­ra so­lis­ta. Con mo­ti­vo de su nue­vo dis­co, San­do­val don­de ex­pli­ca acer­ca de sus pro­ce­sos de com­po­si­ción y de gra­ba­ción.

Pro­ce­sos de com­po­si­ción ha­cia un ca­mino

“És­te es el se­gun­do sen­ci­llo del dis­co y se lla­ma “No me voy a nin­gún la­do”. El pri­mer sen­ci­llo se ti­tu­ló “Cuán­to más”. Cuan­do co­men­cé co­mo so­lis­ta, los pro­duc­to­res que­rían sa­car sen­ci­llo por sen­ci­llo, pe­ro no me gus­ta eso. To­do mun­do quie­re bus­car el hi­lo ne­gro y có­mo la in­dus­tria de­be avan­zar. Aho­ra, por ejem­plo, Cold­play, o John Ma­yer han es­ta­do sa­can­do EPs por­que sa­ben que los dis­cos más lar­gos ya na­die los es­cu­cha; sin em­bar­go, quie­ro se­guir ha­cien­do dis­cos com­ple­tos”. “En cuan­to a com­po­si­ción”, men­cio­na San­do­val; “yo tra­ba­jo di­fe­ren­te. Sa­co can­cio­nes con­for­me voy com­po­nien­do. No soy un ar­tis­ta que tra­ba­je con fe­chas lí­mi­te. Mu­chas de mis can­cio­nes son aque­llas en las que en al­gún momento com­pu­se y que aho­ra re­co­pi­lo. Pa­ra mí esos te­mas es­tán lle­nas de al­ma por­que ca­da can­ción te­nía que sa­lir cuan­do de­bía. Acu­mu­lar gran­des can­cio­nes crea un gran dis­co y no uno de en­car­go. Mis can­cio­nes son pie­zas que com­pu­se, que de­di­qué a al­guien, de las que gra­bé un de­mo y que aho­ra pa­ra el dis­co las sa­qué a la luz”.

“Pri­me­ro que na­da, ten­go ins­pi­ra­ción. Pue­des te­ner to­do un ejér­ci­to de ins­tru­men­tos y equi­pos, pe­ro si no tie­nes ins­pi­ra­ción no sir­ve de na­da. Nor­mal­men­te com­pon­go con gui­ta­rra y piano, y lo ha­go en mi es­tu­dio. Nor­mal­men­te creo la can­ción des­de ce­ro has­ta el fi­nal. No só­lo ha­go la pu­ra me­lo­día y le­tra. A ve­ces ima­gino ya la ba­te­ría y la quie­ro gra­bar; los co­ros; gui­ta­rras se­gun­das… pa­ra mí crear una can­ción es crear ca­si to­do de una vez”. San­do­val tam­bién ex­pli­ca: “Tra­ba­jo en Pro Tools con ins­tru­men­tos vir­tua­les y acús­ti­cos. Me gus­ta mu­cho la evo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca ac­tual. Mi pri­mer re­cur­so tec­no­ló­gi­co pa­ra com­po­ner fue el te­cla­do Tri­to­ne de Korg, que te­nía un se­cuen­cia­dor in­terno, pe­ro só­lo te­nía una pan­ta­lla y era di­fí­cil edi­tar. Aho­ra, has­ta cier­to pun­to se tra­ta de “arras­trar” y “pe­gar”, a ma­ne­ra de en­sam­blar, pe­ro eso no me gus­ta tan­to. Me gus­ta que las co­sas sean crea­das por uno mis­mo”.

“Siem­pre to­do lo gra­bo en mi ca­sa; en mi es­tu­dio”, co­men­ta San­do­val. “Ten­go el equi­po ne­ce­sa­rio pa­ra lle­var­me lo que es di­gi­tal. Ya que ten­go las ba­ses, los tem­pos, los te­cla­dos, to­do bien de­fi­ni­do, gra­bo to­do lo que tie­ne que ver con au­dio, co­mo las ba­te­rías en vi­vo, cuer­das, vien­tos y vo­ces gra­ba­das. Pa­ra el dis­co nue­vo, bus­qué un in­ge­nie­ro pa­ra mi dis­co. No un pro­duc­tor. Y fue Gus­ta­vo Bor­ner, quien tie­ne Igloo Stu­dios en Los Ángeles. Es di­ver­ti­do tra­ba­jar con él; yo pro­du­je mi ál­bum”.

“Con Gus­ta­vo pu­di­mos crear al­go es­pec­ta­cu­lar, con la mi­tad del pre­su­pues­to que te­nía­mos ha­ce unos años. Sin em­bar­go, si quie­ro un corno fran­cés, lo con­si­go. Tra­ba­jé con los mú­si­cos de John Ma­yer, y con los mú­si­cos que hi­cie­ron la mú­si­ca de “La La Land”. Ahí es don­de veo que mi pre­su­pues­to se es­tá usan­do en mi dis­co”.

“Ya co­no­cía a Gus­ta­vo Bor­ner des­de ha­ce tiem­po; él fue el in­ge­nie­ro de mi pri­mer dis­co con Lu, y yo que­dé fas­ci­na­do con su so­ni­do. Hi­ci­mos mu­cha quí­mi­ca. A ve­ces las me­jo­res to­mas, cuan­do ha­ces un de­mo, de­be­mos de­jar de pen­sar que son de­mos pa­ra el ce­lu­lar, si es que ya es­tás gra­ban­do en Lo­gic o en Pro Tools”.

La gra­ba­ción

“Es­tu­vo muy bien por­que en es­te dis­co co­men­cé a in­cor­po­rar ba­te­rías reales, que en es­te ca­so fue­ron gra­ba­das por el ba­te­ris­ta de John Ma­yer y fue ex­ce­len­te; fue una ba­se muy bien mar­ca­da. Nun­ca ha­bía gra­ba­do con to­dos los mú­si­cos jun­tos, con par­ti­tu­ra, co­mo en los años cua­ren­ta. No hu­bo na­da me­jor que gra­bar así en un es­tu­dio. Co­la­bo­ró tam­bién el mú­si­co que to­ca el pe­dal steel con Ste­vie Won­der y con el pia­nis­ta de Tay­lor Swift. Tra­ba­jé con un equi­pa­zo, sin li­mi­ta­cio­nes”. San­do­val se­ña­la: “Co­mo com­po­si­tor, lo que uno tie­ne que ha­cer es trans­mi­tir. Yo me en­car­go de la par­te emo­cio­nal y el in­ge­nie­ro se en­car­ga del so­ni­do”.

La mez­cla tam­bién fue he­cha por Gus­ta­vo. “Real­men­te cuan­do es­tá­ba­mos gra­ban­do él ya es­ta­ba mez­clan­do; no me di cuenta de cuán­do mez­cló”, re­cuer­da el com­po­si­tor, quien tam­bién cuenta que nor­mal­men­te gra­ba su voz con el U87 de Neu­mann: “Cuan­do gra­bé las vo­ces de es­te nue­vo ál­bum hi­ce unas cin­co to­mas y des­pués só­lo es­co­gi­mos las me­jo­res. No soy un cla­va­do de que­dar­me ocho ho­ras ahí. Siem­pre soy cons­cien­te ha­cia dón­de va to­do”.

Con una ban­da in­te­gra­da por mu­je­res, San­do­val es­tá cons­cien­te de que aho­ra me­nos que nun­ca, no exis­ten fór­mu­las pa­ra un de­ter­mi­na­do éxi­to en la in­dus­tria mu­si­cal. Por­que no se tra­ta so­la­men­te de ven­der, sino de lle­gar a quie­nes se tie­ne que lle­gar con una iden­ti­dad de­fi­ni­da, a tra­vés de to­dos los re­cur­sos que la tec­no­lo­gía de co­mu­ni­ca­ción per­mi­te, ade­más de con­tar con un equi­po crea­ti­vo so­bre­sa­lien­te; y eso, en la par­te mu­si­cal, es­tá ab­so­lu­ta­men­te cu­bier­ta pa­ra el com­po­si­tor: “Ten­go aho­ra una nue­va fa­mi­lia de mú­si­cos ex­ce­len­tes”, con­clu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.