In­ge­nio na­cio­nal, res­plan­dor que no se ocul­ta

sound:check magazine mexico - - Nota Del Medio -

Ray­mond Ford es un in­ge­nie­ro de ori­gen me­xi­cano quien, tras es­tu­diar en la Uni­ver­si­dad Full Sail, de Es­ta­dos Uni­dos, ha he­cho, en po­co tiem­po, una ca­rre­ra in­tere­san­te, mez­clán­do­se con per­so­na­li­da­des im­por­tan­tes de la es­ce­na mu­si­cal de nues­tro país y tra­ba­jan­do con al­gu­nas otras fi­gu­ras in­có­ni­cas del ex­tran­je­ro, en­tre los que se en­cuen­tran in­ge­nie­ros co­mo Ch­ris Lord-Al­ge y mú­si­cos de ta­lla co­mo Ar­min van Buu­ren. La char­la con él de­ve­la su de­sa­rro­llo pro­fe­sio­nal y sus vi­sio­nes so­bre el mun­do de la in­ge­nie­ría en au­dio.

“To­do em­pe­zó des­de que era ni­ño, con mi abue­lo. Él fue el bohe­mio de la fa­mi­lia. Me me­tió to­da la cos­qui­lla de la mú­si­ca y las ar­tes. Po­co a po­co fue­ron pa­san­do los años y avan­zan­do el in­te­rés. Cuan­do des­pués co­no­cí a Jorge So­to, de Moe­nia, una per­so­na muy de­di­ca­da a su mú­si­ca, en al­gún momento le pe­dí que me en­se­ña­ra có­mo era la cues­tión de la sín­te­sis mu­si­cal y de­más. Ese fue mi pri­mer acer­ca­mien­to. Des­pués de es­to me con­ven­cí com­ple­ta­men­te de per­se­guir una ca­rre­ra mu­si­cal en la in­dus­tria; la par­te de la se­ñal de au­dio en sí. Así fue co­mo apli­qué pa­ra ir­me a Full Sail, ca­ta­lo­ga­da co­mo una de las me­jo­res uni­ver­si­da­des del ru­bro en el país. Ahí, la ca­rre­ra que es­tu­dié fue Re­cor­ding Arts & Scien­ce. La ca­rre­ra du­ra cua­tro años y te­nían la po­si­bi­li­dad en ese en­ton­ces de ha­cer el gra­do ba­che­lor en la mi­tad de años, con cur­sos in­ten­si­vos con la mis­ma can­ti­dad de ho­ras, de lu­nes a do­min­go”.

“To­do es­tu­vo muy bien allá, co­no­cí a mu­cha gen­te, lle­va­ban a mu­chos ex­po­nen­tes im­por­tan­tes”, men­cio­na Ray­mond; “me gra­dué co­mo el me­jor de la cla­se. Des­pués de eso es­tu­ve tra­ba­jan­do en ci­ne, do­blan­do y ha­cien­do pu­bli­ci­dad. Por aza­res del des­tino, al re­gre­sar a Mé­xi­co, Jorge So­to me pre­sen­tó a Ar­man­do Ávila, de los es­tu­dios Cos­mos. Él es­ta­ba bus­can­do un in­ge­nie­ro asis­ten­te en ese momento, así que le man­dé mi cu­rrí­cu­lum; tu­ve una jun­ta con él y le in­tere­só mi ca­rre­ra y las co­sas que ha­bía he­cho, así que me acep­tó co­mo su asis­ten­te. Fue al­go muy in­tere­san­te, apren­dí mu­cho de él. No co­noz­co nin­gu­na per­so­na que ten­ga la de­di­ca­ción que él tie­ne. Es­tu­ve más de un año con él, des­de el 2014 has­ta al­gún pun­to del 2015. Tu­ve el ho­nor de tra­ba­jar con él en pro­yec­tos co­mo Tha­lía, Pla­ya Lim­bo y DLD”.

“Des­pués me sur­gie­ron otras opor­tu­ni­da­des de tra­ba­jar en ci­ne tam­bién”, con­ti­núa Ray­mond. “Es­tu­ve en la mez­cla fi­nal del pro­yec­to de Zoé, lla­ma­do “81114”, un Blu-Ray fil­ma­do en el Fo­ro Sol; es su dis­co, ob­via­men­te, y es­tu­ve en esa mez­cla. En­tre otras co­sas tra­ba­jé en cor­to­me­tra­jes y en la par­te de post­pro­duc­ción es­tu­ve ha­cien­do di­se­ño y mez­clas”.

Al­go muy in­tere­san­te pa­ra Ray­mond fue la opor­tu­ni­dad de es­tar en el re­co­no­ci­do se­mi­na­rio Mix With the Masters en Stu­dios La Fa­bri­que, al sur de Fran­cia, que es, en esen­cia, un en­ce­rrón de una se­ma­na pa­ra con­vi­vir con in­ge­nie­ros so­no­ros a ni­vel mun­dial. “A mí me to­có ser acep­ta­do, da­do mi tra­ba­jo pre­vio, por­que lo que ne­ce­si­tas ahí es lle­var lo que has he­cho. Yo soy fan de Ch­ris Lord-Al­ge y pu­de es­tar con él en el se­mi­na­rio. Es muy bueno ex­pli­can­do qué ha­ce pa­ra lle­gar a los re­sul­ta­dos a los que tie­ne; es una per­so­na que se me­te a tu ca­be­za y los ca­bles que no tie­nes co­rrec­tos te los sol­da y los po­ne me­jor que co­mo lle­gas­te”, se­ña­la.

“Ac­tual­men­te lo que ha­go son va­rias co­sas, ya sea di­se­ño de au­dio pa­ra ci­ne y te­le­vi­sión y tam­bién mez­cla mu­si­cal. Ha­ce po­co tra­ba­jé con Deez­le Ha­rri­son, quien fue el co-pro­duc­tor del gran hit de Lil Way­ne, “Lo­lli­pop”. En al­gún momento tra­ba­jé tam­bién con Ar­min van Buu­ren…siem­pre he si­do muy fan del tran­ce y gran par­te de mi gus­to por eso es­tá en Moe­nia. Con es­to co­men­cé con el pro­yec­to ReFeel, en­fo­ca­do to­tal­men­te en la mú­si­ca elec­tró­ni­ca tran­ce y afor­tu­na­da­men­te ha gus­ta­do mi tra­ba­jo, en­tre ellos a Ar­min. Fir­mé una can­ción con él en 2012, Uni­ver­sal Lan­gua­ge, y tu­ve el ho­nor de que él se­lec­cio­nó mi co­la­bo­ra­ción pa­ra su Sta­te of Tran­ce, sien­do el úni­co me­xi­cano has­ta aho­ra en tra­ba­jar con él”, re­cuer­da emo­cio­na­do.

Fi­nal­men­te, res­pec­to a lo que Ray­mond su­gie­re a los in­ge­nie­ros que quie­ren de­di­car­se al au­dio en el mun­do real, él co­men­ta: “El mun­do real es mu­cho más di­fí­cil de lo que cual­quie­ra les ha di­cho. Ba­sán­do­se en ese rea­lis­mo, hay que ver den­tro de uno qué es lo que más se quie­re en la vi­da. Si hay al­go que tie­nes den­tro de ti y co­rre den­tro de tus ve­nas, eso es lo que de­bes ha­cer. Pe­ro so­la­men­te si lo tie­nes den­tro, por­que la in­ge­nie­ría en au­dio es una ca­rre­ra de mu­cho mé­ri­to y sa­cri­fi­cio. El ta­len­to aquí es im­por­tan­te y se pue­de desa­rro­llar to­do el tiem­po, pe­ro el tem­ple de per­der otras co­sas a ni­vel per­so­nal por de­di­car­te a tu pro­fe­sión, es al­go di­fí­cil. És­ta es una in­dus­tria de sa­cri­fi­cio, pe­ro lo va­le si en ver­dad lo quie­res”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.