90's POP TOUR

360 GRA­DOS EN LA ARE­NA CMDX

sound:check magazine mexico - - Portada -

En mar­zo de es­te año co­men­zó una gi­ra que ha­ce vein­te años hu­bie­se pa­re­ci­do prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble. 90’s Pop Tour co­men­zó con fe­chas en Monterrey y Gua­da­la­ja­ra, y arri­bó a la Are­na Ciu­dad de Mé­xi­co con un gran car­tel de ar­tis­tas, íco­nos del pop de la dé­ca­da de los no­ven­ta y con una sor­pren­den­te y po­ten­te pro­duc­ción en un es­ce­na­rio de 360 gra­dos, en­ca­be­za­da por los her­ma­nos Ari y Jack Bo­ro­voy, de Bo­bo Pro­duc­cio­nes, y Eva Es­co­be­do, je­fa de pro­duc­ción con gran ex­pe­rien­cia en el me­dio, quie­nes lo­gra­ron una ex­ce­len­te es­tra­te­gia de tra­ba­jo y con­fi­gu­ra­ron es­te es­pec­tácu­lo con un staff cien por cien­to me­xi­cano.

Crea­ti­vi­dad y tra­ba­jo me­xi­ca­nos

90’s Pop Tour no só­lo des­ta­ca por re­unir a 19 ar­tis­tas co­mo OV7, JNS, Fey, Ca­ló, Aleks Syn­tek, Litzy, Erik Rubín y The Sa­ca­dos, sino que tam­bién cuen­ta con una im­po­nen­te pro­duc­ción, en la que se uti­li­za­ron más de seis­cien­tas lu­ces mó­vi­les, cin­co ele­va­do­res, dos ca­mi­na­do­ras, 108 al­ta­vo­ces y 120 me­tros cua­dra­dos de pan­ta­llas LED, en­tre otros as­pec­tos, que ha­cen que du­ran­te ca­si cua­tro ho­ras de show, el pú­bli­co dis­fru­te y re­cuer­de con ale­gría y nos­tal­gia el pop de la úl­ti­ma dé­ca­da del si­glo vein­te. La ta­rea no fue fá­cil; sin em­bar­go, la vi­sión de los pro­duc­to­res fue un pun­to cla­ve pa­ra que es­te es­pec­tácu­lo es­té po­si­cio­na­do co­mo uno de los me­jo­res que se han rea­li­za­do en nues­tro país.

En en­tre­vis­ta, Ari Bo­ro­voy men­cio­na: “Es una pro­duc­ción bas­tan­te com­ple­ja, una de la más gran­des he­chas por me­xi­ca­nos en cuan­to a la mú­si­ca pop se re­fie­re. Le da­mos al pú­bli­co me­xi­cano la ca­li­dad que me­re­ce, a mí siem­pre me ha­cía mu­cho rui­do, y en ge­ne­ral a to­do el equi­po crea­ti­vo de Bo­bo Pro­duc­cio­nes, que a los me­xi­ca­nos nos vean co­mo gen­te que no ha­ce las co­sas con ca­li­dad. Cuan­do vie­ne un show de al­gu­na otra par­te del mundo nos sor­pren­de­mos, pe­ro aquí tam­bién se ren­ta el equi­po, las lu­ces, el au­dio. To­do se puede ha­cer, es co­sa de que­rer”.

“Un día nos reuni­mos con Eva Es­co­be­do, Jai­me Flores, Gui­lle Gó­mez y con to­do el equi­po crea­ti­vo, y ex­pu­si­mos lo que que­ría­mos”, con­ti­núa Ari; “se tra­ta­ba de ha­cer co­sas con gran ni­vel, ca­li­dad, in­ver­sión. Co­mo em­pre­sa­rio, en vez de que­rer me­ter­te to­da la ga­nan­cia a los bol­si­llos, hay que in­ver­tir pa­ra que trai­gas lo que la gen­te me­re­ce. Cuan­do se tra­ta de mú­si­ca, cuan­do se tra­ta de pop y so­bre to­do de un pop de los no­ven­ta, nos sa­be­mos las can­cio­nes, las can­ta­mos, las re­cor­da­mos y bai­la­mos; es a lo que el pú­bli­co vie­ne, pe­ro si ade­más tie­nes una pro­duc­ción co­mo de­be de ser y de ahí no ba­jas el ni­vel de ca­li­dad, la gen­te lo agra­de­ce”.

Jack Bo­ro­voy, di­rec­tor y pro­duc­tor de Bo­bo Pro­duc­cio­nes, tam­bién se­ña­la: “El pro­yec­to 90s Pop Tour se pen­só mu­chos años atrás; es re­sul­ta­do de una ex­ce­len­te pla­nea­ción y tra­ba­jo en equi­po. Tie­ne prác­ti­ca­men­te un año de ela­bo­ra­ción y era un sue­ño guar­da­do que po­co a po­co se fue dan­do; la pri­me­ra par­te fue te­ner el ta­len­to com­ple­to y eso es mé­ri­to de mi her­mano: te­ner a los no­ven­te­ros más gran­des co­mo es­tre­llas. En un prin­ci­pio, tu­vi­mos va­rias jun­tas con Eva pa­ra sa­ber có­mo ese sue­ño lo po­día­mos lle­var a la reali­dad y has­ta un día an­tes del mon­ta­je to­do pa­re­cía ma­ra­vi­llo­so. Cuan­do vi­mos lo que ha­bía­mos lo­gra­do fue una lo­cu­ra y una gran sa­tis­fac­ción”.

Prue­bas y to­do lis­to

Pa­ra el sound­check y dis­tin­tas prue­bas en la Are­na Ciu­dad de Mé­xi­co, en pun­to de las tres de la tar­de, los re­co­no­ci­dos ico­nos de la mú­si­ca pop de los años no­ven­ta subie­ron al im­po­nen­te es­ce­na­rio 360 pa­ra rea­li­zar las prue­bas de so­ni­do. Fey, Erick Rubín, Clau­dio Yar­to (Ca­ló), Jeans, Da­río Mos­ca­te­lli (The Sa­ca­dos) y los in­te­gran­tes de OV7 rea­li­za­ron ca­da uno su res­pec­ti­vas prue­bas pa­ra afi­nar los úl­ti­mos de­ta­lles ho­ras pre­vias al show, mien­tras los in­ge­nie­ros de dis­tin­tas áreas rea­li­za­ban ajus­tes y de­ta­lles pa­ra que el es­pec­tácu­lo lo dis­fru­ta­rán to­dos los asis­ten­tes.

Por su par­te, Eva Es­co­be­do, pro­duc­tion manager de 90s Pop Tour y quien cuen­ta con más de vein­te años de ex­pe­rien­cia tra­ba­jan­do al la­do de la pro­duc­to­ra Liz Gil, men­cio­na su pro­ce­so de tra­ba­jo en es­te pro­yec­to me­xi­cano de enor­mes di­men­sio­nes: “El ca­mino que ten­go ha da­do co­mo re­sul­ta­do que pu­die­ra rea­li­zar téc­ni­ca­men­te ha­blan­do es­te es­pec­ta­cu­lar show; la ex­pe­rien­cia ha si­do to­do un re­to pa­ra mí, des­de en­ten­der lo que me pe­dían pa­ra lle­var­lo a la reali­dad. Fue­ron mu­chos días de jun­tas, de tra­ba­jo, de en­sa­yos, de no pa­rar y de pen­sar en có­mo lo iba a ha­cer y en­con­trar al crew ade­cua­do pa­ra es­te show. Siem­pre qui­se te­ner a lo me­jor de lo me­jor y creo que lo lo­gré. Mu­chos de no­so­tros ya ha­bía­mos tra­ba­ja­do an­tes jun­tos y me tra­to de ro­dear de gen­te que sea ta­len­to­sa y que ten­ga las mis­mas ga­nas de tra­ba­jar co­mo yo”.

“Con­si­de­ro que ten­go el me­jor crew de Mé­xi­co”, con­ti­núa Eva. Tra­ba­ja­mos mu­cho con mis com­pa­ñe­ros has­ta po­ner­nos de acuer­do en que era lo me­jor téc­ni­ca­men­te ha­blan­do, pa­ra que ca­da uno tu­vie­ra lo que ne­ce­si­ta­ba en ca­da área pa­ra po­der tra­ba­jar lo mas a gus­to po­si­ble, has­ta que el en­gra­na­je de esta ma­qui­na­ria lla­ma­da 90s Pop Tour es­tu­vie­ra lis­to. Es­to ha he­cho que to­dos es­te­mos con­ten­tos y es­to se ve plas­ma­do en el show. Te­ner las

he­rra­mien­tas de tra­ba­jo con las que mis com­pa­ñe­ros se sien­ten bien, es lo más im­por­tan­te pa­ra mí. Es­te show exi­gía tra­ba­jar con las me­jo­res mar­cas de equi­pos y bus­can­do a los pro­vee­do­res que en­ten­die­ran nues­tras ne­ce­si­da­des, en esta par­te soy muy es­tric­ta. To­dos y ca­da uno de mis com­pa­ñe­ros de­bían te­ner el equi­po que ne­ce­si­ta­ban y es­to ha da­do co­mo re­sul­ta­do que el show es lo que se ve ac­tual­men­te y de lo cual me sien­to to­tal­men­te or­gu­llo­sa”.

“Quie­ro acla­rar que to­do ha si­do el re­sul­ta­do del tra­ba­jo de un gran equi­po y ami­gos, (Ós­car To­var, Luis Ro­mán, Jo­nat­han de la Pe­ña, Charly Za­mu­dio, Ser­gio Do­mín­guez, Jor­ge Olvera, Mo­des­to Per­do­mo, Víc­tor Her­nán­dez, Víc­tor Pa­cha­ca So­te­lo, Luis Fer­nan­do Sal­ga­do, Mi­riam Rodríguez, Ma­ri­ce­la Es­co­be­do, Juan Pablo de la To­rre, Sal­va­dor Be­ce­rril, Car­los Cis­ne­ros, Juan Pan­to­ja, An­to­nio Ve­láz­quez y Daniel Amaya), y de las com­pa­ñías que me han he­cho el aguan­te con to­do: Bor­se Te­chos, Au­toes­cé­ni­ca, De­mo­lo­gís­ti­ca, Pro III, Py­ro­tecny Es­pec­tácu­los y TYM Rig­gers”. El agra­de­ci­mien­to de Eva es tam­bién pa­ra quie­nes tu­vie­ron la idea ori­gi­nal de 90s Pop Tour: “Agra­dez­co es­pe­cial­men­te a Jack y Ari Bo­ro­voy por con­fiar en mí”, con­clu­ye la pro­duc­tion manager.

Con­cen­tra­ción, la cla­ve

Re­unir a 19 ar­tis­tas so­bre el es­ce­na­rio, en un show que es­tá in­te­gra­do por 45 can­cio­nes, du­ran­te ca­si cua­tro ho­ras de con­cier­to, es una cues­tión que de­man­da no só­lo un ade­cua­do tra­ba­jo del equi­po de pro­duc­ción, sino que es ne­ce­sa­rio con­tar con un equi­po de au­dio que brin­de con­fian­za y se­gu­ri­dad. Luis Ro­mán, in­ge­nie­ro de sa­la de 90’s Pop Tour, pla­ti­ca lo que se reali­zó en esta gran pro­duc­ción: “Téc­ni­ca­men­te, tra­ba­ja el mis­mo staff que con OV7 y Ka­bah: Ós­car To­var en mo­ni­to­res, yo en sa­la, Juan Car­los Za­mu­dio en ilu­mi­na­ción, Mar­co Ro­jas en es­ce­na­rio y Eva Es­co­be­do en pro­duc­ción y Phil en ra­dio­fre­cuen­cias (RF). Se su­mó Car­los, téc­ni­co de ba­te­rías, y co­mo el nú­me­ro de can­tan­tes es gran­de, ne­ce­si­tá­ba­mos más mi­cró­fo­nos, en­ton­ces lle­gó Poncho pa­ra ser mi asis­ten­te de sa­la, y Cha­va co­mo asis­ten­te de Ós­car. Ellos se en­car­gan de en­tre­gar­nos el sis­te­ma so­nan­do, en mi ca­so, y pa­ra Ós­car, que to­dos los in ears ten­gan la se­ñal, que co­rres­pon­dan las mez­clas con los equi­pos, los mi­cró­fo­nos con los ca­na­les de ca­da can­tan­te, y no­so­tros lle­ga­mos a mez­clar. El show es lar­go y con esta ayu­da po­de­mos lle­gar des­can­sa­dos y con­cen­tra­dos, aun­que si hay cual­quier pro­ble­ma, es­ta­mos ahí el tiem­po ne­ce­sa­rio”. “El au­dio, al mo­men­to en que su­pi­mos que se­ría un es­ce­na­rio de 360 gra­dos, Poncho nos hi­zo una pro­pues­ta pa­ra el di­se­ño. Ade­más de ser mi asis­ten­te, él es­tá en­car­ga­do del sis­te­ma. La pro­pues­ta fun­cio­na bas­tan­te bien y só­lo hi­ci­mos al­gu­nos cam­bios de án­gu­los, por­que la idea es que des­de la se­gun­da o ter­ce­ra fi­la se cu­bra has­ta la úl­ti­ma fi­la. Pa­ra mí es me­jor que se cu­bra des­de el mis­mo pun­to, con un buen down fill, y lo fui­mos mo­di­fi­can­do án­gu­los has­ta que­dar to­dos de acuer­do”, re­cuer­da Luis.

“Yo siem­pre quie­ro que se es­cu­che bien has­ta la úl­ti­ma fi­la”, ex­pli­ca Luis; “que se en­tien­da to­do y que sea le­gi­ble. Téc­ni­ca­men­te, el tour es pa­re­ci­do al de OV7 y Ka­bah; yo es­toy usan­do la Di­gi­co SD8 por­que en ella pue­do mo­ver los ban­cos de fa­ders de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te (son tres de do­ce ca­da uno), lo que me ayu­dó mu­cho al mo­men­to del show, ya que me pue­do mo­ver sin per­der las vo­ces de vis­ta. Pue­do mo­ver los mas­ters y los au­xi­lia­res, y del otro la­do es­tán los ins­tru­men­tos, que que­da­ron de mi la­do iz­quier­do en do­ce fa­ders (ba­te­ría y ba­jo, se­cuen­cias y gui­ta­rras y teclados). En el cen­tro ten­go las vo­ces y del la­do de­re­cho ten­go más vo­ces, por­que son 19 en to­tal y ten­go mas­ters y efec­tos prin­ci­pa­les”.

“Lo más im­por­tan­te son las vo­ces. Son 45 can­cio­nes con pro­gra­ma­cio­nes dis­tin­tas y cuan­do se sus­ti­tu­ye al­gu­na y se re­pro­gra­ma, puede ser muy com­pli­ca­do. Es­to en la SD8 es muy bueno; ten­go usán­do­la más de de cin­co años. Me gus­ta mu­cho el so­ni­do y la ecua­li­za­ción; ope­ra­ti­va­men­te me fun­cio­na y el so­ni­do del pream­pli­fi­ca­dor es im­pre­sio­nan­te. Ten­go efec­tos ex­ter­nos (dos EPX2000 Ya­maha), y con los com­pre­so­res, ya ten­go lo ne­ce­sa­rio. Des­de que se eli­gen los mi­cró­fo­nos se va pla­nean­do la mez­cla. Aña­di­mos los mi­cró­fo­nos DPA a la ba­te­ría y ha si­do muy bueno el so­ni­do. Pa­ra las vo­ces usa­mos Shu­re (Be­ta 58), te­ne­mos 19 vo­ces y con es­tos mi­cró­fo­nos lo ha­ce­mos muy bien. Te­ne­mos tres dia­de­mas Crown con vo­lú­me­nes al­tos se en­tien­de to­do per­fec­ta­men­te. Es­to se pre­pa­ra des­de que se ali­nea el sis­te­ma y la ma­ne­ra en la que me en­tre­gan el equi­po, pa­ra es­tar có­mo­do al mo­men­to de la mez­cla. Lo im­por­tan­te es que jun­to con la mú­si­ca, la voz se es­cu­che bien; la gen­te es­cu­cha a los can­tan­tes, es mú­si­ca que te mue­ve”, men­cio­na Luis Ro­mán.

El in­ge­nie­ro de sa­la, quien des­de 1997 em­pe­zó a ha­cer pro­duc­cio­nes pa­ra dis­cos y co­no­ció a Tony Pe­lu­so, apren­dió de él a mez­clar en el es­tu­dio y a lle­var es­to mis­mo a en vi­vo: “Tony me en­se­ñó a ocu­par los equi­pos y a apli­car­los en los con­cier­tos. Él me de­cía que siem­pre es­cu­cha­ra to­das las opi­nio­nes”. “En es­te show se su­ma mu­cha com­ple­ji­dad”, agre­ga Luis; “el nú­me­ro de mi­cró­fo­nos de vo­ces, el formato del es­ce­na­rio en 360 gra­dos y el vo­lu­men, que de­be ser fuer­te, en­ton­ces las ecua­li­za­cio­nes de vo­ces no son es­tán­dar. Cuan­do ellos ha­blan ten­go otro ecua­li­za­dor y suel­to el hi pass fil­ter, y ten­go ecua­li­za­do­res ge­ne­ra­les pa­ra que in­di­vi­dual­men­te ha­ga ajus­tes, de­pen­dien­do del co­lor de ca­da can­tan­te. Hay di­fe­ren­tes po­ten­cias y tim­bres que hay que sa­car por ca­da uno”.

Al tra­tar­se de un show con 45 can­cio­nes, Luis Ro­mán es­tá muy pen­dien­te: “Hay un prom­pter que no de­jo de ver, por­que ten­go que es­tar con­cen­tra­do. Mi es­truc­tu­ra de ga­nan­cia la de­bo te­ner bien he­cha, pa­ra lle­gar al ni­vel ce­ro sin nin­gún pro­ble­ma, que es el vo­lu­men mí­ni­mo que van a te­ner; de­pen­dien­do de la po­ten­cia que ten­ga, me voy pa­ra arri­ba, lo que de­pen­de de có­mo usen el mi­cró­fono, pa­ra no mo­ver la con­so­la, por­que lo que es­tá guar­da­do es lo que es­tá bien”, men­cio­na”; cuan­do ellos can­tan se se­pa­ran y tie­nen di­ná­mi­cas dis­tin­tas, en­ton­ces es cuan­do los com­pre­so­res ha­cen su tra­ba­jo. He

es­cu­cha­do mu­cho las can­cio­nes pa­ra co­no­cer bien lo que es­toy mez­clan­do. El pú­bli­co quie­re es­cu­char bien to­das esas can­cio­nes. Si ese dis­co tie­ne un con­cep­to y el so­ni­do es­tá de­ci­di­do, de­be so­nar así en vi­vo. De al­gu­na for­ma, mi tra­ba­jo tam­bién es in­ter­pre­tar la mú­si­ca”.

“En un mo­men­to em­pe­cé a po­ner mu­cha mas aten­ción en las se­cuen­cias, por­que en es­te ti­po de show no se puede per­der nin­gún cue, en­ton­ces ha­blé con Gior­gio y em­pe­za­mos a re­mez­clar­las, pa­ra que yo no es­tu­vie­ra tan preo­cu­pa­do y las de­ja­mos pre­mez­cla­das, lo que ha si­do una li­be­ra­ción de tiem­po”, ex­pli­ca el in­ge­nie­ro de sa­la”.

“El mon­ta­je du­ra tres días, más el día del show, de­bi­do a la can­ti­dad de equi­po que se lleva. Son vein­te to­ne­la­das las que es­tán col­ga­das. Te­ne­mos un PA con cua­tro ca­ras y son do­ce al­ta­vo­ces por la­do, lle­va­mos una con­so­la adi­cio­nal de spa­re pro­gra­ma­da pa­ra sa­la o mo­ni­to­res, más la ilu­mi­na­ción, la pan­ta­lla en 360 gra­dos y los ele­va­do­res. To­do es de la pro­duc­ción”, se­ña­la Luis Ro­mán. Res­pec­to al arre­glo de los sub­woo­fers, Luis men­cio­na: “Lo he­mos he­cho car­dioi­de y om­ni­car­dioi­de, de­bi­do a la po­si­ción del PA. Tam­bién hay ele­va­do­res en ca­da es­qui­na, uno cen­tral, y los mú­si­cos es­tán en las es­qui­nas. Aba­jo hay mu­cha gen­te y los can­tan­tes en­tran y sa­len, así que no hay mu­cho es­pa­cio pa­ra los sub­woo­fers. El te­ma es muy im­por­tan­te pa­ra quie­nes es­tán en los es­ce­na­rios, y siem­pre es­ta­mos tra­tan­do de me­jo­rar la po­si­ción en la que los ubi­ca­mos”.

Pa­ra fi­na­li­zar, Luis co­men­ta: “To­do el equi­po téc­ni­co, des­de la gen­te que ha­ce la mu­dan­za y to­dos los de pro­duc­ción es­ta­mos com­pro­me­ti­dos con el pro­yec­to. Eva nos da to­das las fa­ci­li­da­des técnicas pa­ra ha­cer nues­tro tra­ba­jo y Ós­car es una de las po­cas per­so­nas que sa­be que el tra­ba­jo de sa­la y mo­ni­to­res van de la mano, nos es­cu­cha­mos y nos ayu­da­mos, y eso se ve y se es­cu­cha”. En los mo­ni­to­res de 90´s Pop Tour en­con­tra­mos a Ós­car To­var, ex­pe­ri­men­ta­do in­ge­nie­ro quien su­po coor­di­nar a los 19 can­tan­tes a tra­vés de dis­tin­tas mez­clas pa­ra que es­tos se es­cu­cha­ran con una ex­ce­len­te ca­li­dad de so­ni­do. “Si un mú­si­co o can­tan­te no se es­cu­chan bien a sí mis­mos, es­to se ve­rá re­fle­ja­do en el so­ni­do que le lle­ga al pú­bli­co. Un mú­si­co que dis­fru­ta su mez­cla en mo­ni­to­res siem­pre ex­pre­sa­rá me­jor su ar­te que cuan­do no se es­cu­cha bien, es así de sim­ple”, co­men­ta.

En cuan­to a la or­ga­ni­za­ción, Ós­car se­ña­la que siem­pre hu­bo una ex­ce­len­te co­mu­ni­ca­ción, y que es­to fue la ba­se de to­do. “Ha ha­bi­do una in­ter­ac­ción muy di­ná­mi­ca en­tre los can­tan­tes y yo, lo que ha evi­ta­do con­fu­sio­nes y ha lo­gra­do ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos. Ca­be se­ña­lar que el tra­ba­jo hu­mano es­tu­vo rea­li­za­do por equi­pos co­mo la con­so­la Allen& Heat dLi­ve S7000 y mi­cró­fo­nos e in ears Shu­re. “Uso la Allen& Heat dLi­ve S7000 por sus ca­rac­te­rís­ti­cas, co­mo un so­ni­do ro­bus­to, múl­ti­ples op­cio­nes de di­ná­mi­ca, es de­cir com­pre­so­res, ecua­li­za­do­res y com­puer­tas, ade­más de sus efec­tos. Es una con­so­la lo

su­fi­cien­te­men­te gran­de y mol­dea­ble pa­ra mis ne­ce­si­da­des. Me gus­tan las múl­ti­ples op­cio­nes que tie­ne en los mo­de­los de com­pre­so­res y efec­tos que pa­ra mí son fun­da­men­ta­les”. En mo­ni­to­res se uti­li­za­ron ochen­ta ca­na­les, 32 mez­clas en es­té­reo y 74 sa­li­das, ya que ade­más de las 32 mez­clas se ocu­pa­ron cin­co in ears de re­ser­va. En lo que res­pec­ta al si­de fill, és­te se co­lo­có a quin­ce me­tros de al­tu­ra, de igual ma­ne­ra, con la fi­na­li­dad de evi­tar ta­par la pan­ta­lla y la pa­red de ilu­mi­na­ción.

Otro de los re­tos fue que, ade­más de cui­dar la RF, tan­to de mi­cró­fo­nos e in ears, ha­bía que en­tre­gar las mez­clas lo más lim­pias po­si­bles; es de­cir, a pe­sar de te­ner tan­tos mi­cró­fo­nos abier­tos, ca­da una de las mez­clas no de­ben es­tar con­ta­mi­na­das con el so­ni­do am­bien­tal de los otros mi­cró­fo­nos, lo que se re­sol­vió usan­do fil­tros en ca­da ca­nal y el mi­cró­fono co­rrec­to pa­ra esta gi­ra.

En lo que res­pec­ta a la or­ga­ni­za­ción con los 19 can­tan­tes, Ós­car co­men­ta que se tu­vie­ron va­rios en­sa­yos con los mú­si­cos y en esos es­pa­cios se apro­ve­chó pa­ra rea­li­zar las pre mez­clas de ca­da uno, pa­ra que cuan­do ellos arri­ba­ran a los en­sa­yos ge­ne­ra­les no arran­ca­ran de ce­ro. En las jun­tas pre­vias se de­ta­lla­ron sus mez­clas uno por uno y can­ción por can­ción, en­ton­ces so­bre los mis­mos en­sa­yos se fue pu­lien­do la mez­cla de ca­da uno. En to­tal fue­ron tres días de en­sa­yos ge­ne­ra­les.

“Nun­ca tu­ve pro­ble­ma al­guno, tu­vi­mos va­rias jun­tas de pre­pro­duc­ción y le ex­pli­qué a los can­tan­tes y mú­si­cos cuál se­ría la for­ma de tra­ba­jar, con la que es­tu­vie­ron de acuer­do; tu­vi­mos una ex­ce­len­te co­mu­ni­ca­ción, ade­más de una ex­ce­len­te si­ner­gia con el staff de pro­duc­ción. Eva Es­co­be­do siem­pre tu­vo cla­ro que que­ría y lo con­se­gui­mos”, fi­na­li­za el en­car­ga­do de mo­ni­to­res de 90´s Pop Tour.

Lu­ces en 360 gra­dos

La ilu­mi­na­ción es otra área que des­ta­ca en esta gi­ra de gran­des di­men­sio­nes. Char­lie Za­mu­dio es in­ge­nie­ro de ilu­mi­na­ción y men­cio­na que en es­te show, al ser un es­ce­na­rio en 360 gra­dos, re­que­ría de lu­ces al cen­tro en la Are­na Ciu­dad de Mé­xi­co; no obs­tan­te, tu­vie­ron que rea­li­zar­se di­ver­sos as­pec­tos pa­ra ha­cer que las más de seis­cien­tas lu­ces con­ven­cio­na­les y mó­vi­les lu­cie­ran y crea­ran la at­mós­fe­ra y am­bien­te que es­tos con­cier­tos ne­ce­si­tan. “Ne­ce­si­tá­ba­mos mu­cha ilu­mi­na­ción en el cen­tro, ex­pre­sa Char­lie; “lo que pro­pu­se fue di­ri­gir lu­ces a los asis­ten­tes y a los can­tan­tes, en­ton­ces apro­ve­cha­mos la po­ten­cia y ren­di­mien­to de nues­tras lu­ces, cu­brien­do des­de el cen­tro ha­cia afue­ra y vi­ce­ver­sa”. Uno de los re­tos prin­ci­pa­les a los que se en­fren­tó al área de ilu­mi­na­ción fue tra­tar con el ai­re acon­di­cio­na­do y los ex­trac­to­res de hu­mo, ya que a pe­sar de que se tu­vie­sen más de seis­cien­tas lám­pa­ras se co­rría el ries­go de que no se vie­ra na­da por el hu­mo, en­ton­ces se con­si­guie­ron 24 má­qui­nas ex­trac­to­ras pa­ra que to­da la ilu­mi­na­ción se no­ta­ra sin nin­gún pro­ble­ma. La dis­tri­bu­ción se reali­zó a tra­vés de ocho má­qui­nas al ex­te­rior en pi­so y do­ce más al­re­de­dor de la plan­ta ba­ja, mien­tras que las res­tan­tes se co­lo­ca­ron en dis­tin­tos ni­ve­les. El res­pon­sa­ble de la ilu­mi­na­ción tam­bién des­ta­ca que a pe­sar del gran nú­me­ro de lu­ces, és­tas fue­ron de ba­jo consumo, ta­les co­mo Mar­tin MAC Au­ra y Ato­mic 3000 LED, Ro­be Poin­te, en­tre otras. La con­so­la que se uti­li­zó fue la Cha­mSys MQ 500 Ste­reo y el di­se­ño de ilu­mi­na­ción to­mó un mes en desa­rro­llar­se, rea­li­za­do con el soft­wa­re Mar­tin Show De­sig­ner.

“En la gi­ra pa­sa­da que tu­ve con Ka­bah y OV7 ocu­pé la Cha­mSys MQ100 y se me hi­zo una con­so­la muy es­ta­ble, fá­cil de pro­gra­mar y ami­ga­ble, en­ton­ces cuan­do sa­lió la MQ500 me gus­tó aún más por los dos mo­ni­to­res que tie­ne más gran­des, ade­más de con­tar con más fa­ders y las sa­li­das en DMX, de las cua­les ocu­po 16. No ne­ce­si­to usar wings por­que ya trae to­do in­te­gra­do y tie­ne una gran es­ta­bi­li­dad, no ten­go de­lay en nin­guno de los apa­ra­tos, ni si­quie­ra se blo­quea o im­pi­de que se pue­da usar una can­ti­dad extra de sa­li­das DMX. Aquí pue­do usar, 16, 24, 32 o más, sin nin­gún pro­ble­ma”, aña­de Char­lie Za­mu­dio. En cuan­to a los co­lo­res uti­li­za­dos en ilu­mi­na­ción, el 90’s Pop Tour tu­vo una in­te­gra­ción múl­ti­ple de to­na­li­da­des, no hu­bo una uni­fi­ca­ción de to­nos, és­tos de­pen­dían de las can­cio­nes y rit­mo de la mú­si­ca. Los ar­tis­tas se ape­ga­ron a las pro­pues­tas que Char­lie Za­mu­dio reali­zó. “Ha si­do un ar­duo tra­ba­jo”, men­cio­na el ilu­mi­na­dor; “pe­ro lo más im­por­tan­te es que me die­ron to­das las fa­ci­li­da­des pa­ra po­der ha­cer lo que yo que­ría; nun­ca hu­bo una ne­ga­ti­va. Eva es la ar­tí­fi­ce de que to­do es­to fun­cio­ne e igual uno puede te­ner la idea del di­se­ño, pe­ro que al­guien te apo­ye to­do el tiem­po es un plus; es­te equi­po de tra­ba­jo sa­be y co­no­ce la im­por­tan­cia de la ilu­mi­na­ción”.

Otra área muy li­ga­da a la ilu­mi­na­ción es la de los efec­tos es­pe­cia­les y 90’s Pop Tour tam­bién des­ta­ca en es­te ám­bi­to, ya que por pri­me­ra vez en Mé­xi­co se uti­li­za­ron cua­tro lá­sers de la mar­ca Kvant (pre­sen­ta­dos ha­ce unos me­ses en la pa­sa­da sound: check Xpo, du­ran­te los cur­sos de en­tre­na­mien­to de LDI), de la se­rie ATOM 20LD, los cua­les so­bre­sa­len por su al­to ren­di­mien­to, po­ten­cia, se­gu­ri­dad, ba­ja di­ver­gen­cia y lar­go al­can­ce. El en­car­ga­do de los efec­tos es­pe­cia­les pa­ra es­te show, Daniel Amaya, se­ña­la que son los pri­me­ros en traer a Mé­xi­co esta tec­no­lo­gía, pro­ce­den­te de Es­lo­va­quia. Apo­ya­dos con el soft­wa­re Be­yond de Pan­go­lin La­ser Sys­tem rea­li­za­ron las sin­cro­nías ne­ce­sa­rias de los lá­sers con los efec­tos por me­dio de DMX (con los sis­te­mas DS2), a tra­vés de có­di­go de tiem­po. “El per­so­nal de Kvant nos dio la ca­pa­ci­ta­ción y apo­yo; los pro­duc­to­res en je­fe con­fia­ron y cre­ye­ron en nues­tro pro­yec­to. Se ha rea­li­za­do una al­ta in­ver­sión, pe­ro sa­be­mos que los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos es el plus que tie­ne es­te es­pec­tácu­lo”, ex­pli­ca. 90s Pop Tour es un éxi­to por don­de se vea; su gran ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción y ta­len­to ar­tís­ti­co so­bre el es­ce­na­rio ha­cen de es­te show un even­to de gran ca­li­dad. El pú­bli­co dis­fru­ta, du­ran­te ca­si cua­tro ho­ras, 45 can­cio­nes que si bien tie­nen más de quin­ce años de ha­ber so­na­do por pri­me­ra vez, sue­nan fres­cas y re­no­va­das hoy gra­cias a los dis­tin­tos arre­glos mu­si­ca­les.

La vi­sión y es­tra­te­gia de los pro­duc­to­res Ari y Jack Bo­ro­voy, así co­mo Eva Es­co­be­do y su equi­po de tra­ba­jo, son una mues­tra de que en Mé­xi­co se pue­den y se es­tán ha­cien­do es­pec­tácu­los de gran ca­li­dad, he­chos por me­xi­ca­nos. 90’s Pop Tour es un ejem­plo de que sa­be­mos ha­cer las co­sas muy bien y en be­ne­fi­cio del pú­bli­co, quien sin du­da me­re­ce y de­be te­ner es­pec­tácu­los de ca­li­dad, que agra­de­ce­rán siem­pre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.