Sa­ra Va­len­zue­la: ful­gor téc­ni­co

sound:check magazine mexico - - Detrás Del Micrófono -

El via­je crea­ti­vo de la can­tan­te, com­po­si­to­ra y pro­mo­to­ra Sa­ra Va­len­zue­la por la mú­si­ca ha si­do en ex­tre­mo sa­tis­fac­to­rio y di­ver­so. Sus ini­cios en las ban­das Ma­la Vi­da y La Do­sis mar­ca­ron el pre­ce­den­te pa­ra su ca­rre­ra so­lis­ta, en la cual se cuen­tan un EP y tres pro­duc­cio­nes; la más re­cien­te de és­tas fue lan­za­da el año pa­sa­do.

Ta­len­tos de to­das par­tes

“Ful­gor” (Dis­cos In­to­le­ran­cia, 2017), es el ter­cer ma­te­rial de Sa­ra, quien se alía con vie­jos y nue­vos ami­gos mu­si­ca­les pa­ra dar se­gui­mien­to a sus an­te­rio­res en­tre­gas: “La­do Es­te” (Fu­ga­zi Re­cords, 2005) y “En la co­ci­na” (Dis­cos In­to­le­ran­cia, 2012). A lo lar­go de los on­ce tracks de “Ful­gor”, des­fi­lan los in­te­gran­tes de Groo­ve Co­llec­ti­ve, Bar­ney Mcall, el ba­jis­ta Jo­nat­han Ma­ron, el ba­te­ris­ta Bill Camp­bell y el sa­xo­fo­nis­ta co­lom­biano Jay Rodríguez, ade­más del te­cla­dis­ta Erik Deutsch. El ta­len­to na­cio­nal lo apor­ta­ron los mú­si­cos Sa­muel “Sa­mo” González (ba­jo) y Fran­kie Ma­res ( ba­te­ría e in­ge­nie­ro de gra­ba­ción de una gran par­te de la pro­duc­ción), am­bos de la agru­pa­ción Tro­ker, ade­más de la can­tan­te Irai­da No­rie­ga, el can­tau­tor si­na­loen­se David Agui­lar, el gui­ta­rris­ta Juan Cas­ta­ñón y el ba­jis­ta Ri­chie Arreo­la.

Co­mo en sus an­te­rio­res en­tre­gas, Sa­ra de­mues­tra su ha­bi­li­dad pa­ra ele­gir el per­so­nal téc­ni­co ade­cua­do pa­ra plas­mar sus can­cio­nes de una ma­ne­ra óp­ti­ma y or­gá­ni­ca. Las se­des pa­ra lle­var a ca­bo el pro­ce­so de es­ta pro­duc­ción fue­ron FM Es­tu­dios e Idar Es­tu­dios en Guadalajara, y el es­tu­dio In­to­le­ran­cia de la Ciu­dad de Mé­xi­co, nue­va­men­te con la pro­duc­ción del in­can­sa­ble Gerry Rosado. Sa­ra na­rra có­mo fue es­te pro­ce­so.

Los es­tu­dios de Ful­gor

“La gra­ba­ción fue muy flui­da. Se gra­ba­ron to­das las ba­ses en los es­tu­dios FM, de Fran­kie Ma­res. És­te es un es­tu­dio muy có­mo­do, ya que es­tá en su casa, con un agra­da­ble pa­tio. Mu­cho de tra­ba­jar con Gerry es ha­blar y ha­blar, y los es­pa­cios eran muy ap­tos y re­la­ja­dos pa­ra es­to. Nos dá­ba­mos el lu­jo de te­ner des­can­sos. Des­pués, la pro­duc­ción de vo­ces y al­gu­nas ins­tru­men­ta­cio­nes adi­cio­na­les se gra­ba­ron en Es­tu­dios In­to­le­ran­cia de Gerry. “La­do Es­te” y “En la co­ci­na” se hi­cie­ron en es­tu­dios pe­que­ños, pe­ro con la for­tu­na de te­ner pro­duc­to­res que sa­ben per­fec­ta­men­te ha­cia dón­de van a lle­var las co­sas, y con el co­no­ci­mien­to de las he­rra­mien­tas y soft­wa­re. Gerry es un pro­duc­tor que ha­ce co­sas ines­pe­ra­das. Por ejem­plo, es­tá gra­ban­do una ba­te­ría y te pre­gun­tas a la pri­me­ra es­cu­cha, qué es­tá pen­san­do ha­cer. Si co­lo­ca un mi­cró­fono en el bom­bo de una cier­ta ma­ne­ra o le pi­de a Fran­kie que le pon­ga una ca­de­ni­ta en­ci­ma del pla­ti­llo, ya tie­ne en la men­te có­mo pro­ce­sa­rá ese so­ni­do y có­mo lo ecua­li­za­rá, pen­san­do en el so­ni­do fi­nal. De for­ma que ca­da mez­cla que me man­da­ba te­nía sor­pre­sas. En ese sen­ti­do es la cla­ri­dad que pue­de te­ner, jun­to con Fran­kie, quien a lo lar­go de la gra­ba­ción es­tu­vo muy a su la­do. El pro­ce­so de trac­king fue to­do di­rec­to. No fue na­da so­fis­ti­ca­do y más bien to­do el tra­ba­jo fue en la post­pro­duc­ción”, cuen­ta Sa­ra.

El pro­duc­tor

Gerry Rosado sos­tu­vo la ba­tu­ta de pro­duc­ción pa­ra “Ful­gor” y nos des­cri­be có­mo fue la dis­tri­bu­ción del tra­ba­jo con res­pec­to a las co­la­bo­ra­cio­nes: “Va­rias vo­ces u otras co­sas se gra­ba­ron en Guadalajara en Idar Es­tu­dios, un es­tu­dio que ya no es­tá. Más vo­ces y las par­tes de Erik Deutsch, Sa­mo y Fran­kie, Juan Cas­ta­ñón y Ri­chie Arreo­la, las gra­ba­mos en FM. Dos

pie­zas se gra­ba­ron en los es­tu­dios de In­to­le­ran­cia; en el ca­so de la can­ción con David Agui­lar y las par­tes de Irai­da No­rie­ga, ade­más de al­gu­nas vo­ces adi­cio­na­les. Tam­bién gra­bé gui­ta­rras y es­tu­ve ha­cien­do los arre­glos ex­tras que hu­bo en va­rias pie­zas. To­do lo gra­ba­mos en Lo­gic ProX y lue­go lo va­cia­mos. Re­cien­te­men­te es­toy usan­do unos emu­la­do­res que me gus­tan mu­cho que se llaman Ne­bu­la, que más que una emu­la­ción es un sam­pleo por con­vul­sión de en­tra­das y sa­li­das de equi­pos muy di­ver­sos, prác­ti­ca­men­te de cual­quier hard­wa­re que ha­ya si­do va­lio­so en la his­to­ria de la gra­ba­ción, lo que me per­mi­tió ge­ne­rar un so­ni­do más or­gá­ni­co y más car­ga­do a la ló­gi­ca de una gra­ba­ción análo­ga com­ple­ta, in­clu­yen­do la cin­ta, sin uti­li­zar las co­sas reales. Es un pro­ce­so un po­co len­to, ya que son plug-ins que con­su­men mu­cho pro­ce­so y en­ton­ces hay que es­tar ha­cien­do ren­ders, pe­ro la ali­nea­ción de ar­mó­ni­cos es mu­cho más efi­caz y el te­ma de fa­ses se vuel­ve mu­cho más mu­si­cal. Me gus­ta­ron mu­cho los re­sul­ta­dos que se con­si­guie­ron en ese sen­ti­do. Creo que el dis­co tie­ne un so­ni­do bas­tan­te cá­li­do”.

“Es muy fá­cil ha­cer co­sas in­tere­san­tes con Fran­kie, Sa­mo, Erik y Ri­chie, to­dos mú­si­cos de muy al­to ni­vel”, Gerry Rosado con­ti­núa; “lo que sí su­ce­día es que esas pie­zas se hi­cie­ron de una ma­ne­ra sin sa­ber en qué iban a ter­mi­nar, de mo­do que hu­bo que ha­cer bas­tan­te edi­ción pa­ra aco­mo­dar es­truc­tu­ras. En es­te dis­co es­tán en­tre­mez­cla­dos los pro­ce­sos que uno ha­ría nor­mal­men­te en un cier­to or­den y que se hi­cie­ron en uno di­fe­ren­te por las cir­cuns­tan­cias y tiem­pos. Lo que yo bus­co en una can­ción es que na­da me dis­trai­ga de ella. Que no se es­cu­chan co­sas que pa­rez­can

intrusas y tra­té tan­to en la mez­cla co­mo en el mas­ter, de te­ner un so­ni­do cá­li­do, com­ple­to. Es un dis­co ama­ble, fá­cil de es­cu­char en el sen­ti­do de que no es agre­si­vo, que se pue­de es­cu­char de pun­ta a pun­ta y que cual­quie­ra de sus can­cio­nes pue­de ser in­clui­da en un play­list sin que lo sa­que de ba­lan­ce. Son to­das can­cio­nes to­das muy ac­ce­si­bles y que re­sis­ten mu­chas oí­das por­que hay ca­pas de in­for­ma­ción que uno pue­de se­guir ex­plo­ran­do”.

El in­ge­nie­ro

Fran­kie Ma­res in­ter­vie­ne pa­ra dar­nos los por­me­no­res de su tra­ba­jo en FM: “en aquel mo­men­to el es­tu­dio era un po­co más pe­que­ño y exis­tían só­lo dos cuar­tos. En cues­tio­nes téc­ni­cas usa­mos to­da la mi­cro­fo­nía dis­po­ni­ble aquí. El pro­ce­so de pro­duc­ción des­de el dis­co pa­sa­do con Sa­ra ha si­do muy fá­cil, ya que es muy cla­ra con las ideas a la ho­ra de los so­ni­dos. Du­ran­te la gra­ba­ción usa­mos pream­pli­fi­ca­do­res Lan­ge­vin, tan­to pa­ra los over­heads de la ba­te­ría co­mo pa­ra las vo­ces. La tar­je­ta de so­ni­do es MOTU y en cues­tión de plug-ins, Gerry los tra­ba­jó en la mez­cla y el mas­ter, el cual se hi­zo en Dis­cos In­to­le­ran­cia. Usó mu­chos VST y Wa­ves. Lo que más me gus­ta del dis­co es que se es­cu­cha to­ca­do en vi­vo, ya que úl­ti­ma­men­te, con tan­ta post­pro­duc­ción, se ha per­di­do ese es­pí­ri­tu. La ma­yo­ría de las ba­ses fue­ron gra­ba­das en vi­vo. Fue muy fá­cil tra­ba­jar con Gerry en ese as­pec­to y es­ta­mos muy con­ten­tos de ha­ber par­ti­ci­pa­do en ese dis­co. Ayu­da mu­cho que con Sa­ra he­mos he­cho mu­chos tra­ba­jos y he­mos tra­ba­ja­do cons­tan­te­men­te pa­ra me­jo­rar el es­tu­dio, el equi­po y el so­ni­do”, con­clu­ye.

Con Ful­gor, Sa­ra Va­len­zue­la con­fir­ma su pa­pel en la mú­si­ca me­xi­ca­na de­no­mi­na­da al­ter­na­ti­va, con un buen nú­me­ro de se­gui­do­res, te­nien­do co­mo ba­se la her­mo­sa Per­la Ta­pa­tía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.