Un en­cuen­tro con

sound:check magazine mexico - - Contenido - Por Juan Car­los Flo­res

Ar­man­do Chong, di­ver­si­dad crea­ti­va en au­dio

La lar­ga tra­yec­to­ria de Ar­man­do Chong ha abar­ca­do to­das las áreas de la pro­duc­ción en la in­dus­tria del es­pec­tácu­lo. Su la­bor co­mo in­ge­nie­ro de sa­la de la ban­da ta­pa­tía Cu­ca des­de su fun­da­ción ha si­do com­ple­men­ta­da por em­pren­di­mien­tos per­so­na­les e im­por­tan­tes in­cur­sio­nes en el mun­do de la edu­ca­ción. Su es­tu­dio Má­qui­na Só­ni­ca fue el la­bo­ra­to­rio en el que las prin­ci­pa­les ban­das emer­gen­tes rea­li­za­ron sus res­pec­ti­vas ópe­ras pri­mas, gra­ba­das y/o pro­du­ci­das por Ar­man­do. To­do es­to lo con­vier­te en una res­pe­ta­da fi­gu­ra en la mú­si­ca de Gua­da­la­ja­ra y na­cio­nal.

Ta­len­to en­ca­mi­na­do

Ar­man­do nos da el con­tex­to de sus ini­cios: “Soy de as­cen­den­cia chi­na por mi abue­lo, que era de esa na­cio­na­li­dad y que lle­gó a vi­vir a Chia­pas. Mi pa­dre es mú­si­co lí­ri­co. Le gus­ta can­tar y se acom­pa­ña con gui­ta­rra y to­ca la ma­rim­ba, aun­que nun­ca se de­di­có pro­fe­sio­nal­men­te. Yo em­pe­cé co­mo mú­si­co de ma­ne­ra lí­ri­ca, muy cha­vo. Cuan­do en­tro a la pre­pa, me en­cuen­tro en la dis­yun­ti­va de to­mar una ca­rre­ra nor­mal o se­guir den­tro de la mú­si­ca y así es co­mo en­tro a la Es­cue­la de Mú­si­ca de la Uni­ver­si­dad de Gua­da­la­ja­ra a ha­cer la ca­rre­ra de gui­ta­rra clá­si­ca. Tra­ba­jan­do con los gru­pos, me em­pe­zó a in­tere­sar el la­do téc­ni­co, ya que que­ría­mos gra­bar de­mos. En ese tiem­po exis­tían las porta es­tu­dios Tas­cam de ca­se­te de cua­tro tracks, con las que me las in­ge­nia­ba. Co­mo mú­si­co, te­nía un grupo de mú­si­ca me­xi­ca­na y rock con Car­los Aviléz y Os­car Fuentes lla­ma­do Ca­ba­ret Vol­tai­re, el cual se de­sin­te­gra y Car­los for­ma una nue­va ban­da con un ami­go lla­ma­do Jo­sé Fors, bau­ti­zán­do­la co­mo Cu­ca. El grupo es­ta­ba por ha­cer una gi­ra a la que me in­vi­tan y en­tro a tra­ba­jar con ellos, pri­me­ro co­mo roa­die de Ga­li­leo Ochoa, gui­ta­rris­ta. En ese mo­men­to, Jor­ge “Chi­quis” Ama­ro ha­cía su au­dio en sa­la, ade­más de ha­ber­les pro­du­ci­do “La in­va­sión de los blá­ti­dos”, su pri­mer dis­co. Cuan­do “Chi­quis” no pu­do con­ti­nuar, na­tu­ral­men­te pa­sé yo a to­mar su pues­to y ahí me he que­da­do has­ta nues­tros días”. Den­tro de los ro­les más tras­cen­den­tes de Ar­man­do Chong están los de pro­duc­tor y edu­ca­dor: “En es­te tra­yec­to, em­pie­zo a pro­du­cir co­sas. Mi pri­me­ra pro­duc­ción for­mal fue el pri­mer dis­co del can­tau­tor Os­car Fuentes para el se­llo Mix Re­cords, en el que par­ti­ci­pé ha­cien­do los arre­glos y to­man­do de­ci­sio­nes en el es­tu­dio. Por aque­llos tiem­pos, Mau­ri­cio Ra­mí­rez “Ma­gú”, que en­ton­ces tra­ba­ja­ba con Ma­ná, fun­da una es­cue­la lla­ma­da Dy­na­mics y me in­vi­ta a am­pliar mis co­no­ci­mien­tos de ma­ne­ra más se­ria en un cur­so. Al ter­mi­nar­lo, Mau­ri­cio me ofre­ce una so­cie­dad y de ahí em­pe­zó un ca­mino de diez años. En la eta­pa fi­nal, Mau­ri­cio en­tra a tra­ba­jar a Me­yer Sound Mé­xi­co y se ve en la ne­ce­si­dad de emi­grar a la Ciudad de Mé­xi­co, por lo que yo me que­do a car­go de la es­cue­la”.

En esa co­yun­tu­ra, Ar­man­do re­ci­be la in­vi­ta­ción de Me­yer Sound de in­te­grar­se a sus fi­las: “Ma­gú” es­ta­ba en el de­par­ta­men­to de edu­ca­ción. “Me entrevisto con An­to­nio Za­ca­rías y co­mien­zo a la­bo­rar co­mo ge­ren­te de ser­vi­cio y atención a clien­tes. Me que­dé ahí con la in­ten­ción de se­guir tra­ba­jan­do en vi­vo, pero el tra­ba­jo de tiem­po com­ple­to me em­pie­za a com­pli­car esa área. En­ton­ces de­ci­do re­nun­ciar y se­guir con mis as­pi­ra­cio­nes mu­si­ca­les, ya que un ami­go muy que­ri­do, Fer­nan­do Tous­saint (Q.E.P.D.), me ofre­ce la gi­ra de re­en­cuen­tro de Flans, que du­ró aproximadamente un año. Pa­ra­le­la­men­te tra­ba­ja­ba en los pro­yec­tos de los in­te­gran­tes de Cu­ca (For­seps y Na­ta), ya que en ese tiem­po, Cu­ca es­ta­ba se­pa­ra­da. Por ese tiem­po, Jo­sé Fors me in­vi­ta a pro­du­cir su se­gun­do dis­co, lla­ma­do For­seps .02, lo cual se re­pi­tió años des­pués para el dis­co 333, am­bos en Oi­go Es­tu­dios. En el ál­bum .02, Jo­sé de­ci­de ha­cer una pro­duc­ción más am­bi­cio­sa, la cual in­clu­ye arre­glos de cuer­das y otros ins­tru­men­tos, para los que hi­ce arre­glos. Des­pués ha­go “Ta­ra­rá”de Ge­rar­do En­ci­so, para Fu­ga­zi Re­cords, en don­de tam­bién ha­go arre­glos y pro­duc­ción”.

El em­pren­di­mien­to

“A par­tir de ahí me en­tra la idea de mon­tar un es­tu­dio y Car­los Aviléz y yo de­ci­di­mos po­ner un es­tu­dio, al cual nom­bra­mos co­mo Má­qui­na Só­ni­ca y que fue mi ca­sa du­ran­te un buen tiem­po. Ahí pu­de ha­cer co­sas para las ban­das lo­ca­les más im­por­tan­tes co­mo Ja­ra­mar, For­seps, Va­len­ti­na Gon­zá­lez, Ra­daid, La Bo­de­gui­ta del Me­dio y un lar­go et­cé­te­ra. Fue una épo­ca bas­tan­te fruc­tí­fe­ra, ya que hi­ci­mos una gran can­ti­dad de dis­cos des­de 2000 a 2014”. En la mú­si­ca, tra­ba­jé en la Ópe­ra Rock

“Dr. Fran­kens­tein”, de Jo­sé Fors, en la que hi­ce la com­po­si­ción de los arre­glos or­ques­ta­les de la mú­si­ca y ade­más el so­ni­do en vi­vo”. Ahora tra­ba­jo para la pro­duc­to­ra 2 Hands, con la cual pro­du­ci­mos una gran can­ti­dad de fes­ti­va­les a ni­vel na­cio­nal.

Ar­man­do com­par­te cuál es su con­fi­gu­ra­ción ideal con res­pec­to a equi­pa­mien­to en vi­vo: “Tra­ba­jo bas­tan­te con d& b au­dio­tech­nik J8, su so­ni­do me gus­ta bas­tan­te. Tam­bién me agra­da mu­cho el K1 de L-Acous­tics. Mi con­fi­gu­ra­ción ideal es el L-Acous­tics con Di­gi­co SD7, con­so­la que me en­can­ta. En es­te mo­men­to, en el mercado hay de­ma­sia­do uso de plug ins y con­si­de­ro que el uso in­dis­cri­mi­na­do de es­tos ha­ce que las mez­clas sue­nen de­ma­sia­do pa­re­jas, que pier­dan di­ná­mi­ca y que to­do sue­ne com­pri­mi­do y de­ma­sia­do di­gi­tal y sin­té­ti­co. No ba­so mi so­ni­do en ellos; yo vi­ví la tran­si­ción del au­dio análo­go al di­gi­tal y en su mo­men­to, las con­so­las análo­gas que me gus­ta­ban eran Mi­das. El ad­ve­ni­mien­to de to­do lo di­gi­tal y de Pro Tools ha he­cho que ca­da vez se pue­da uti­li­zar me­nos hard­wa­re y no lo veo mal, pero si tie­nes una con­so­la SSL o una Ne­ve análo­ga y pa­sas de ahí a una con­ver­sión di­gi­tal, es lo ideal. Ter­mi­na­mos la con­ver­sa­ción con Ar­man­do Chong con una apre­cia­ción fi­nal para las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes: “Creo que he te­ni­do una ca­rre­ra lar­ga en la que ha si­do muy be­né­fi­ca la si­tua­ción de ser mú­si­co y téc­ni­co a la vez. Co­mo mú­si­co abre­vo en mu­chos es­ti­los y ade­más, gra­cias a mi for­ma­ción en el con­ser­va­to­rio y por mi in­ten­ción en la com­po­si­ción y arre­glos, en­ri­que­ce lo que ha­go, tan­to en la pro­duc­ción co­mo en mi tra­ba­jo en vi­vo. Creo que ten­go un acer­ca­mien­to más real y un en­fo­que ar­tís­ti­co y eso ha si­do para mí un plus en mi ca­rre­ra, que de al­gu­na ma­ne­ra he sa­bi­do apro­ve­char y me man­tie­ne vi­gen­te a lo lar­go de es­tos años. Es im­por­tan­te que in­ge­nie­ros de nue­vas ge­ne­ra­cio­nes o que se de­di­quen al au­dio es­tu­dien mú­si­ca y no só­lo ha­cer un tra­ba­jo téc­ni­co”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.