Un en­cuen­tro con

sound:check magazine mexico - - Contenido - Por Víc­tor Bal­do­vi­nos

Pa­blo Mun­guía: so­ni­do a co­lo­res

Ar­tis­ta de la mez­cla. Al­gu­nas dé­ca­das an­tes de que se pu­sie­ra de mo­da, Pa­blo na­ció en la co­lo­nia Con­de­sa. In­quie­to, bus­có en las te­clas del piano un acer­ca­mien­to con la mú­si­ca y fren­te a los cue­ros de la ba­te­ría, el ca­mino pa­ra con­se­guir el au­dio co­rrec­to, pe­ro él nun­ca es­tu­vo con­for­me de la ca­li­dad en los de­mos que gra­ba­ba con su gru­po de ami­gos. Sim­ple­men­te, no so­na­ban co­mo “The Kids Are All Right”, ese pri­mer ca­se­te que tu­vo de sus hé­roes: The Who. ¿Cuál era el mis­te­rio? Se pre­gun­ta­ba y así, pa­sa­ba su vi­da bus­can­do res­pues­tas.

Siem­pre en bus­ca de opor­tu­ni­da­des

Aun­que Pa­blo se gra­duó en In­ge­nie­ría de Ma­te­ria­les Elec­tró­ni­cos por el Mas­sa­chu­setts Ins­ti­tu­te of Tech­no­logy (MIT), y cur­só una maes­tría en la Uni­ver­si­dad de Te­xas en Aus­tin, nun­ca se ol­vi­dó de aquel pri­mer enig­ma, así que de­jó los la­bo­ra­to­rios de IBM y se ins­cri­bió en la Ber­klee Mu­sic School de Bos­ton, pa­ra cur­sar la ca­rre­ra de Pro­duc­ción Mu­si­cal, gra­duán­do­se en 1997.

A par­tir de en­ton­ces, Pa­blo ha te­ni­do un ca­rre­ra dis­tin­gui­da, lo mis­mo en los cuar­tos de con­trol de Westla­ke Re­cor­ding Stu­dios, gra­ban­do dis­cos de Brit­ney y Cé­li­ne Dion, que so­no­ri­zan­do las trans­mi­sio­nes de los Pre­mios Ós­car o en la vi­da aca­dé­mi­ca. Co­mo maes­tro del En­ter­tain­ment Stu­dies De­part­ment de la UCLA y más re­cien­te­men­te (en ju­nio de 2016), con su nom­bra­mien­to co­mo di­rec­tor de la Maes­tría en Pro­duc­ción Mu­si­cal, Tec­no­lo­gía e In­no­va­ción en el plan­tel que la Ber­klee Mu­sic School abrió en Va­len­cia, Es­pa­ña. “Cuan­do aca­bé la ca­rre­ra, me fui a Los Án­ge­les a bus­car for­tu­na. Em­pa­qué: pu­se la mo­to­ci­cle­ta en un ca­mión, mi ex no­via me lle­vó al ae­ro­puer­to y sa­lí de Bos­ton un 14 de fe­bre­ro. La co­sa era en­con­trar tra­ba­jo. Ne­ce­si­ta­ba ga­nar di­ne­ro y no po­día aguan­tar más”, re­cuer­da Pa­blo al ini­cio de la en­tre­vis­ta; “ob­tu­ve una vi­sa de es­tu­dian­te pa­ra Ber­klee y me da­ban un año de prác­ti­cas de tra­ba­jo. Só­lo te­nía do­ce me­ses pa­ra con­ven­cer a un es­tu­dio de que yo va­lía la pe­na y sa­car mi vi­sa de tra­ba­jo”.

Fue­ron tres se­ma­nas de man­dar fa­xes, an­tes de con­se­guir em­pleo. “To­dos los es­tu­dios te­nían su má­qui­na de fax jun­to al bo­te de ba­su­ra, pa­ra que sa­lien­do la ho­ja, ca­ye­ra al ces­to. Na­die le ha­cía ca­so a los que lle­ga­ban pi­dien­do opor­tu­ni­da­des, pe­ro tu­ve suer­te”, plan­te­aPa­blo; “me lla­ma­ron de The Vi­lla­ge Stu­dios y de Westla­ke Re­cor­ding. Los dos son muy bue­nos y en am­bos me en­tre­vis­ta­ron, pe­ro me que­dé en Westla­ke, por­que le di­je al ad­mi­nis­tra­dor que es­ta­ba bus­can­do la vi­sa de tra­ba­jo. Me apo­ya­ron.

Westla­ke, ca­bi­nas de abo­len­go. “Su fa­ma se de­be a que Quincy Jo­nes gra­bó ahí los dis­cos de Mi­chael Jack­son “Th­ri­ller”, “Of the Wall” y par­te del “Bad”, ilus­tra el ve­te­rano; “Quincy les tie­ne mu­cha fe; por­que fue don­de dio los

“ho­me­runs” de su vi­da y fue tra­ba­jan­do co­mo ter­cer asis­ten­te en una de mis pri­me­ras se­sio­nes cuan­do co­no­cí a Quincy y lo que me to­có ha­cer fue: que­dar­me ca­lla­do, ver lo que es­ta­ba pa­san­do y ayu­dar. Esas se­sio­nes las re­cuer­do con mu­cho ca­ri­ño, por to­do lo que apren­dí”, ha­ce pau­sa; “¡ mi tra­ba­jo era ob­ser­var có­mo pro­du­cía Quincy Jo­nes! Ver­lo tra­ba­jar con otros pro­duc­to­res, con el arre­glis­ta y los mú­si­cos”.

Te­le­vi­sión, uni­ver­so es­pe­cial

“Hay un li­bro que me gus­ta mu­cho, lla­ma­do ‘ ¿ Quién se lle­vó mi que­so? ’ ( Spen­cer John­son, Ed. G.P. Put­nam´s Sons, 1998), y tra­ta de cuan­do en la vi­da ya no es­tá el que­so don­de siem­pre lo tu­vis­te y hay que bus­car­lo en otro la­do”, ma­ti­za Pa­blo; “por­que só­lo un ne­cio re­gre­sa al mis­mo lu­gar y pa­ra mí, re­sul­tó que el que­so se mo­vió: tra­ba­jé pro­yec­tos mu­si­ca­les to­dos los días, mis che­ques ve­nían de las dis­que­ras y año con año subían y subían. De re­pen­te, el bar­co se que­dó sin fon­do. Fue una caí­da muy pre­ci­pi­ta­da pa­ra los que tra­ba­já­ba­mos en la in­dus­tria y mis ami­gos em­pe­za­ron a ver qué ha­cían o có­mo cam­biar”, si­gue na­rran­do; “ahí en­tró mi amigo Tommy Vi­ca­ri, quien me di­jo que es­ta­ba en un show de te­le­vi­sión y que ne­ce­si­ta­ba un mi­cro­fo­nis­ta que ayu­da­ra con la or­ques­ta, así que le ayu­dé con eso”.

¿Dón­de fue es­to? “Fui con el di­rec­tor de la or­ques­ta y la di­rec­ción que me dio fue en un ba­rrio de Los Án­ge­les que no sa­bía que exis­tía y re­sul­tó ser la ca­sa de Bill Con­ti, fa­mo­so por com­po­ner la mú­si­ca de Rocky. Bill era el di­rec­tor de esa or­ques­ta y mi pri­me­ra ex­pe­rien­cia en te­le­vi­sión fue mi­cro­fo­near los Ós­ca­res”, fes­te­ja Pa­blo Mun­guía; “a par­tir de ese año (2005), em­pe­cé a me­ter­me más en ese am­bien­te, pri­me­ro co­mo mi­cro­fo­nis­ta, su­bien­do a in­ge­nie­ro de pi­so y dán­do­me a co­no­cer”. Otra for­ma de tra­ba­jar. “To­tal­men­te dis­tin­ta: en la te­le­vi­sión hay que mo­ver­se rá­pi­do y te­ner las co­sas pre­pa­ra­das; no se pue­de lle­gar a des­ci­frar qué hay. Hay que te­ner to­do pre­via­men­te instalado, sa­ber qué mi­cró­fo­nos se apli­ca­rán, su com­pre­sión, ecua­li­za­ción y ru­teo. To­do ar­ma­do, no lle­gar a ver qué fun­cio­na, sino lle­gar a re­sol­ver pro­ble­mas. ¿Es lo que se va usar, en­ca­ja, se pue­de? Y lo que si­gue. No hay lu­gar pa­ra des­cu­brir el hi­lo ne­gro y es­to me cam­bió la ma­ne­ra de pen­sar, de ata­car pro­ble­mas. Cuan­do vol­ví a ha­cer dis­cos es­to lo apli­qué pa­ra ser más efi­cien­te en el es­tu­dio”.

Di­rec­tor de la Maes­tría en Pro­duc­ción Mu­si­cal

Pa­blo Mun­guía sos­tu­vo con­tac­to con sus maes­tros en Ber­klee. “A uno de ellos (Step­hen Web­ber), lo ha­bían man­da­do a Va­len­cia pa­ra arran­car la Maes­tría en Pro­duc­ción. Pri­me­ro, él me lla­mó en 2012 pa­ra de­cir­me que se iría y me in­vi­tó a dar cla­ses, pe­ro aca­ba­ba de co­no­cer a mi es­po­sa, vi­vía en Mé­xi­co, iba Los Án­ge­les, te­nía pla­nes y era com­pli­ca­do. Le agra­de­cí, y años des­pués, me lla­mó por­que bus­ca­ba re­em­pla­zo, y me in­vi­tó”.

Pa­blo so­li­ci­tó la pla­za. “Hi­ce el pro­ce­so de en­tre­vis­tas y me que­dé. A fin de cuen­tas, era una apues­ta: lle­va­ba 18 años en Los Án­ge­les y es­ta­ba muy instalado, pe­ro mi es­po­sa y yo de­ci­di­mos que se­ría in­tere­san­te vi­vir en Eu­ro­pa”, ubi­ca el ca­te­drá­ti­co, “por­que Va­len­cia es un lu­gar bo­ni­to, fa­mi­liar, con ca­li­dad de vi­da, yo que­ría dar cla­ses otra vez y aquí ten­dría la opor­tu­ni­dad de di­ri­gir un pro­gra­ma de maes­tría. En es­te pro­gra­ma de Tec­no­lo­gía e In­no­va­ción, te­ne­mos mu­cha in­ves­ti­ga­ción so­bre có­mo se crean nue­vos dis­po­si­ti­vos, ins­tru­men­tos, equi­pos y soft­wa­re”, men­cio­na; “es­to com­bi­na­ba las pa­sio­nes de mi vi­da: in­ves­ti­ga­ción, in­ge­nie­ría y mú­si­ca. To­das las co­sas que ha­bía es­tu­dia­do de re­pen­te es­ta­ban aquí, co­nec­ta­das. Y ten­go la opor­tu­ni­dad de traer mi ex­pe­rien­cia al ser­vi­cio de los alum­nos. Es una apues­ta her­mo­sa”.

Los mu­cha­chos es­tán bien

Su ge­ne­ra­ción. “Una de las co­sas más bo­ni­tas que me han pasado es que, des­pués de años de es­tar tra­ba­jan­do en Los Án­ge­les, de re­pen­te lle­gó una lla­ma­da, por­que en la ca­de­na VH-1 es­ta­ban ha­cien­do un pro­gra­ma en ho­nor a un gru­po le­gen­da­rio. Eran va­rios ar­tis­tas gra­ban­do can­cio­nes del con­jun­to y lue­go to­ca­ban. Ca­da ar­tis­ta te­nía un in­ge­nie­ro de mez­cla”, re­cuer­da Pa­blo; “pe­ro ne­ce­si­ta­ban otro que mez­cla­ra a la ban­da prin­ci­pal y re­sul­tó que era The Who. Me re­co­men­da­ron, pe­ro la gen­te que tra­ba­ja­ba pa­ra ellos pre­gun­tó quién era yo. Y de nue­vo, man­dé un fax. Cuan­do lle­gué a co­no­cer a Bobby Prid­den (el in­ge­nie­ro que los si­gue por to­do el mun­do), me con­fe­só: vi­mos tu dis­co­gra­fía y des­pués de que ca­yó la pá­gi­na 13 al ba­su­re­ro en el fax, di­ji­mos: ‘es­tá bien, dé­jen­lo mez­clar’, fi­na­li­za Pa­blo Mun­guía son­rien­do; “y tu­ve el gran ho­nor de cerrar es­te ci­clo con The Who”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.