He­cho en Mé­xi­co

sound:check magazine mexico - - Contenido -

Pa­ra ven­cer la ad­ver­si­dad

Mér­lin­don es gui­ta­rris­ta y du­ran­te cua­tro años co­la­bo­ró con la ban­da Ke­rig­ma. Pos­te­rior­men­te, su ca­mino so­lis­ta lo ha lle­va­do por di­fe­ren­tes ca­mi­nos, aun­que ha te­ni­do sus altas y ba­jas: des­de 1995, fue diag­nos­ti­ca­do con ar­tri­tis reuma­toi­de cró­ni­co de­ge­ne­ra­ti­va y no ha des­can­sa­do en su lu­cha por ven­cer los mo­men­tos com­pli­ca­dos, mis­mos que han si­do su mo­ti­va­ción pa­ra for­mar la fun­da­ción Más allá de la ad­ver­si­dad, que se de­di­ca a in­for­mar y ayu­dar a per­so­nas con es­te ti­po de con­di­ción. Uno de los ob­je­ti­vos de Mér­lin­don es gra­bar un dis­co con su gui­ta­rra y mú­si­cos in­vi­ta­dos, tam­bién pa­ra ayu­dar a la cau­sa. És­ta es su his­to­ria, de per­se­ve­ran­cia, resiliencia y amor por la vi­da.

El ar­te mu­si­cal co­mo te­ra­pia

Mér­lin­don ex­pli­ca el ini­cio y los al­can­ces de Más allá de la ad­ver­si­dad: “Me cons­ti­tuí co­mo do­na­ta­rio au­to­ri­za­do co­mo di­rec­tor ge­ne­ral de la fun­da­ción y te­ne­mos va­rios pro­yec­tos. Nos de­di­ca­mos a apo­yar a per­so­nas con en­fer­me­da­des reu­má­ti­cas y le­sio­nes múscu­lo- es­que­lé­ti­cas y una de nues­tros ob­je­ti­vos es con­so­li­dar avan­ces en la ca­li­dad de vi­da de los pa­cien­tes, lo que im­pli­ca in­for­mar­los y ase­so­rar­los. Es­te ti­po de en­fer­me­da­des son la se­gun­da cau­sa de dis­ca­pa­ci­dad en nues­tro país y aún no son muy di­vul­ga­das; no se sa­be cuán­tos ti­pos hay y có­mo im­pac­tan. Ata­car la fal­ta de in­for­ma­ción es uno de nues­tros pri­me­ros ob­je­ti­vos”.

“De mi ca­so hay ma­te­rial de vi­deo en in­ter­net, del Co­le­gio Me­xi­cano de Reu­ma­to­lo­gía y el de Or­to­pe­dia, he es­ta­do en fo­ros con pa­cien­tes y eso ha he­cho que me dé cuen­ta de que la ta­rea del pa­cien­te reu­má­ti­co es ven­cer la ad­ver­si­dad to­dos los días. Exis­te un mi­to ur­bano de que es­ta en­fer­me­dad es pa­ra gen­te ma­yor, al­go que se ha ve­ni­do des­min­tien­do en even­tos co­mo con­gre­sos de es­ca­la ma­yor en di­fe­ren­tes hos­pi­ta­les me­xi­ca­nos”, ex­pli­ca Mér­lin­don.

“Por otro la­do, el pro­gra­ma de in­for­ma­ción es uno de los pro­yec­tos que más ten­go en men­te con res­pec­to a la fun­da­ción. Da­do que ya te­ne­mos do­na­ta­ria au­to­ri­za­da, cual­quier per­so­na pue­de do­nar y apo­yar al pro­gra­ma. La par­te in­tere­san­te es cuan­do los em­pre­sa­rios pue­den vin­cu­lar­se a la cau­sa”, men­cio­na el gui­ta­rris­ta.

Los mo­ti­vos fun­da­men­ta­les

“Soy gui­ta­rris­ta pro­fe­sio­nal”, se­ña­la Mér­lin­don; “vi­vía de la mú­si­ca. Cuan­do ya no te­nía ca­de­ra, es­tan­do en el hos­pi­tal, pe­día que me sa­ca­ran al lobby, con si­lla de rue­das y to­do, y me sa­lía a to­car en las tar­des. Por­que no ha­bía mú­si­ca. Mi gui­ta­rra se es­cu­cha­ba en to­dos los pa­si­llos y la gen­te me pre­gun­ta­ba si sal­dría a to­car”. “En los no­ven­ta es­tu­ve con Ke­rig­ma du­ran­te cua­tro años. Gra­bé con ellos Tres Lu­na­res. En­tré a los 19 años, mien­tras que los de­más ya me lle­va­ban on­ce años de ca­rre­ra. Tu­vi­mos bue­nas opor­tu­ni­da­des: abri­mos un show de Rod Ste­wart en el Pa­la­cio de los De­por­tes y co­mo ha­bía bue­na re­la­ción con Joa­quín Sa­bi­na, lle­ga­mos a pre­sen­tar­nos con él en pro­gra­mas de te­le­vi­sión y co­sas si­mi­la­res, así co­mo en el Au­di­to­rio Na­cio­nal. Tam­bién hi­ce mú­si­ca de fi­nes co­mer­cia­les y tra­ba­jé mu­cho con Pan­cho Ruiz, que aho­ra es ba­jis­ta de Mi­ja­res”.

“En abril de 1995, to­can­do con Paty Man­te­ro­la, des­cu­brí que te­nía ar­tri­tis reuma­toi­de. Me re­ti­ré, fue muy fuer­te y no to­qué la gui­ta­rra en quin­ce años. Vol­ví a ha­cer­lo, aun­que me lle­vó mu­cho tiem­po vol­ver a ha­cer ar­pe­gios. To­do ha si­do ba­ta­llas: sol­tar la gui­ta­rra, re­gre­sar. Aho­ra es­toy to­can­do rum­ba­fla­men­co. Mi mano es­tá prác­ti­ca­men­te da­ña­da, pe­ro al to­car su­ce­den co­sas in­tere­san­tes”, se­ña­la. Mér­lin­don nun­ca ha de­ja­do de ser tra­ta­do por los médicos, quie­nes es­tán gus­to­sos de que él no se de­je ven­cer: “Hay un vi­deo del Co­le­gio Me­xi­cano de Reu­ma­to­lo­gía que se mos­tró a ni­vel na­cio­nal, des­de Can­cún, jun­to con el la­bo­ra­to­rio Bris­tol-Myers Squibb, que des­pués me con­tra­tó co­mo po­nen­te, en el que se mos­tra­ba có­mo con mi mano yo es­ta­ba to­can­do gui­ta­rra eléc­tri­ca. Me pre­sen­ta­ron co­mo un pa­cien­te ba­lan­cea­do y con bue­nos tra­ta­mien­tos. A pe­sar de que pa­dez­co de un po­co de os­teo­po­ro­sis y no ten­go la mis­ma fuer­za en las ar­ti­cu­la­cio­nes pa­ra ha­cer acor­des, gra­bé mi dis­co. Un día, acom­pa­ñan­do a mi amigo Luis Qui­ño­nes a sound: check Xpo, me sor­pren­dí, por­que vi a mu­cha gen­te a quien co­no­cía y que ya ha­bía as­cen­di­do a lu­ga­res im­por­tan­tes, mien­tras que al­gu­nos otros ya se ha­bían ido o ha­bían en­fer­ma­do. Me pre­gun­té qué ha­cía, por­que yo só­lo ten­go una gui­ta­rra”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.