El amor por Depeche Mo­de en Mé­xi­co los ha lle­va­do a to­mar­nos en cuen­ta des­de ha­ce 25 años en sus gi­ras. Con­cep­tos con mu­cho sig­ni­fi­ca­do en lo vi­sual y equi­pos que mar­can es­tán­da­res, fue­ron los hi­los con­duc­to­res de sus shows rea­li­za­dos en el Fo­ro Sol du­ran

sound:check magazine mexico - - Contenido - Fo­to: Chino Le­mus / OCESA

Aun­que no pre­ci­sa­men­te pa­ra to­car en vi­vo, Depeche Mo­de vi­si­tó por pri­me­ra vez Mé­xi­co con el lan­za­mien­to del ál­bum “Vio­la­tor”, jus­to al prin­ci­pio de la úl­ti­ma dé­ca­da del si­glo vein­te. A sa­bien­das de que los se­gui­do­res del gru­po bri­tá­ni­co se con­ta­ban por mi­les en nues­tro país, las in­ci­pien­tes com­pa­ñías pro­mo­to­ras de con­cier­tos co­men­za­ron a in­tere­sar­se en rea­li­zar un even­to ma­si­vo de la ban­da, lo que ocu­rrió has­ta 1993, con la gi­ra del dis­co “Songs Of Faith And De­vo­tion”. De ahí co­men­zó la his­to­ria de amor en­tre Depeche Mo­de y el pú­bli­co me­xi­cano, que ha con­ti­nua­do fiel­men­te por ya un cuar­to de si­glo.

Mu­cha evo­lu­ción ha vis­to es­ta ban­da en lo que se re­fie­re a sus con­cier­tos, y no só­lo en su pro­pia his­to­ria, co­men­za­da a fi­na­les de los años se­ten­ta en las tie­rras bri­tá­ni­cas de Ba­sil­don, sino en ca­da país que han vi­si­ta­do co­mo par­te de sus re­co­rri­dos mun­dia­les. A ellos les to­có es­cu­char nue­vos sis­te­mas so­no­ros, pro­bar nue­vas lu­mi­na­rias, tec­no­lo­gías de vi­deo, mo­ni­to­res, con­so­las. Jun­to a ellos, el fo­tó­gra­fo y di­rec­tor de vi­deo, An­ton Corbjn, han si­do los crea­do­res de con­cep­tos de es­ce­na­rio re­cor­da­dos por su so­fis­ti­ca­ción y el uso no­ve­do­so de re­cur­sos que han im­pues­to es­tán­da­res de pro­duc­ción en la in­dus­tria del es­pec­tácu­lo.

De eso tra­ta la si­guien­te his­to­ria. A par­tir de sus dos con­cier­tos ofre­ci­dos en la Ciu­dad de Mé­xi­co, du­ran­te la gi­ra Glo­bal Spi­rit Tour, que to­có otros paí­ses co­mo Co­lom­bia, Bra­sil, Chi­le y Ar­gen­ti­na, el staff de Depeche Mo­de, co­do a co­do con el equi­po de pro­duc­ción de Ocesa en nues­tro país, de­di­ca­ron unos mo­men­tos pa­ra com­par­tir sus ro­les de tra­ba­jo y la crea­ti­vi­dad ne­ce­sa­ria pa­ra emo­cio­nar a más de cien mil per­so­nas en los dos días re­par­ti­das en dos con­cier­tos en el Fo­ro Sol.

Pro­duc­ción de al­to ni­vel

Juan Pa­blo, miem­bro del equi­po de pro­duc­ción de Ocesa PRG y sta­ge ma­na­ger en es­te concierto, es el pri­me­ro en na­rrar la ma­ne­ra en la que se ma­te­ria­li­zó lo que en un mo­men­to es­tu­vo so­la­men­te en el pa­pel y en co­rreos elec­tró­ni­cos, pa­ra pro­du­cir el show en tiem­po y for­ma: “Co­mo el nom­bre lo di­ce, soy el en­car­ga­do de lle­var a ca­bo fí­si­ca­men­te to­do lo que en la pro­duc­ción se avan­zó. En es­te ca­so, en con­jun­to con la pro­duc­ción de Depeche Mo­de, tra­ba­ja­mos en con­jun­to y tu­vi­mos a pun­to to­do lo pla­nea­do en el re­cin­to, en cues­tión de au­dio, ilu­mi­na­ción, es­truc­tu­ras y de­más. En el ca­so de es­te even­to, hu­bo mu­cho tiem­po de pla­nea­ción pre­via, apro­xi­ma­da­men­te un año”, men­cio­na.

Co­mo ele­men­tos esen­cia­les en la pro­duc­ción, Juan Pa­blo co­men­ta: “Con res­pec­to al sis­te­ma de PA que Ocesa PRG brin­dó pa­ra el even­to, se uti­li­zó el sis­te­ma L- Acous­tics K1 co­mo prin­ci­pal, y que fue re­for­za­do con de­lays de al­ta­vo­ces L- Acous­tics K2, que es lo que es­ta­ble­ce Depeche Mo­de co­mo una de sus prin­ci­pa­les op­cio­nes, así co­mo va­rias ban­das que nos ha to­ca­do pro­du­cir”.

Ade­más, no se tra­ta so­la­men­te de con­tar con el equi­po, sino de sa­ber usar­lo: “En efec­to, pa­ra sus pro­duc­cio­nes, sé que Ocesa PRG cuen­ta con to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra cual­quier even­to, ade­más del per­so­nal téc­ni­co de ma­yor ex­pe­rien­cia pa­ra pro­du­cir­lo ade­cua­da­men­te, co­mo es el ca­so de Eduar­do Gon­zá­lez “Trosky” en el au­dio y Sandro Are­llano en la ilu­mi­na­ción, ade­más de to­do nues­tro per­so­nal hu­mano, que es­tá en to­dos los shows in­ter­na­cio­na­les que son pro­du­ci­dos por Lourdes Skip­sey, quien tie­ne una ex­pe­rien­cia enor­me”. La ex­pe­rien­cia de Juan Pa­blo has­ta lle­gar al es­ce­na­rio que pla­neó pa­ra Depeche Mo­de ha pasado por otros ar­tis­tas y ban­das: “He tra­ba­ja­do con ar­tis­tas lo­ca­les”, men­cio­na; “he he­cho pro­duc­ción de Fo­bia, Ca­fé Tacv­ba, Alex Syn­tek y Glo­ria Tre­vi, y me to­có lle­gar a Ocesa por el Fes­ti­val Vi­ve La­tino. A par­tir de ese mo­men­to tu­ve acer­ca­mien­to con Lourdes, quien es la pro­duc­to­ra del fes­ti­val. Lle­vo mu­chos años tra­ba­jan­do en ese even­to con di­fe­ren­tes gru­pos y el año pasado hu­bo un acer­ca­mien­to de mi par­te ha­cia la em­pre­sa con res­pec­to a mis ga­nas de tra­ba­jar con ellos y así fue co­mo em­pe­cé a co­la­bo­rar más; ha si­do una ex­pe­rien­cia muy bue­na; es un pla­cer com­par­tir la ex­pe­rien­cia con per­so­nas co­mo Lourdes, Trosky, Sandro o Fé­lix Vi­lla­se­ñor, quien coor­di­na to­dos los equi­pos por par­te de Ocesa PRG, y por su­pues­to, es muy im­por­tan­te po­der re­ci­bir a ban­das de la mag­ni­tud de Depeche Mo­de”.

Una bue­na es­truc­tu­ra, gran se­gu­ri­dad

Es­ta área es, co­mo sa­be­mos, fun­da­men­tal pa­ra con­tar con un es­ce­na­rio ade­cua­do. Y es Ju­lio Gar­cía, de par­te de Ocesa PRG, quien nos cuen­ta su ex­pe­rien­cia: “Nos en­car­ga­mos de to­das las es­truc­tu­ras, ya sean coor­di­na­dos por la com­pa­ñía o por pro­vee­do­res ex­ter­nos. Pa­ra los con­cier­tos de Depeche Mo­de tu­vi­mos un es­ce­na­rio de 28 me­tros de bo­ca, seis to­rres: cua­tro pa­ra au­dio y dos pa­ra se­gui­do­res, así co­mo las es­truc­tu­ras pa­ra FOH (sa­la), y la pa­sa­re­la que re­qui­rió el es­ce­na­rio. No­so­tros coor­di­na­mos tan­to la lo­gís­ti­ca co­mo el per­so­nal; re­vi­sa­mos el rider y nos en­car­ga­mos de ha­cer los pla­nos pa­ra man­dar­los al ar­tis­ta por me­dio del área de pro­duc­ción. Pa­ra es­te show tra­ba­ja­mos apro­xi­ma­da­men­te con trein­ta per­so­nas an­tes del mon­ta­je y des­pués, pa­ra el des­mon­ta­je”.

Con res­pec­to a la ca­pa­ci­ta­ción que Ju­lio ha te­ni­do en es­truc­tu­ras, co­men­ta: “He­mos he­cho mu­chos cur­sos que se han im­par­ti­do du­ran­te es­tos diez años que lle­vo en el área, co­mo cur­sos de rig­ging, y tam­bién te­ne­mos la con­sul­to­ría de las em­pre­sas que nos han pro­vis­to de equi­pos. Ade­más, ca­da es­truc­tu­ra es ana­li­za­da pro­fun­da­men­te an­tes de ca­da even­to. A par­tir de eso, tra­ba­ja­mos los cálcu­los pa­ra po­der ni­ve­lar pe­sos. Tú pue­des sa­ber que una es­truc­tu­ra car­ga ochen­ta to­ne­la­das, por ejem­plo, pe­ro hay shows que con­cen­tran vein­te de ellas en un so­lo pun­to, mis­mo que de­be ana­li­zar­se pa­ra dis­tri­buir el pe­so y tra­ba­jar con se­gu­ri­dad, que es lo más im­por­tan­te”, se­ña­la.

“La es­truc­tu­ra que ma­ne­ja­mos es ace­ro en su to­ta­li­dad. Cuen­ta con un vo­la­do de seis me­tros que ayu­da bas­tan­te pa­ra los shows: pro­te­ge de la llu­via y a te­ner una lí­nea de lu­ces ex­tra al fren­te. Se con­for­ma de do­ce trái­lers de equi­po, apro­xi­ma­da­men­te. Pa­ra es­te mon­ta­je tra­ba­ja­mos dos días y me­dio y se des­mon­tó en dos. Las seis to­rres de de­lay pue­den car­gar, ca­da una, tres to­ne­la­das de equi­pos de au­dio”, aña­de Ju­lio. “Siem­pre te­ne­mos, co­mo ma­yor re­to, los tiem­pos. De pron­to te­ne­mos even­tos análo­gos a los even­tos, por ejem­plo, del Fo­ro Sol. Lo com­pli­ca­do es re­par­tir al per­so­nal: te­ner a la gen­te co­rrec­ta en ca­da mon­ta­je”, fi­na­li­za Ju­lio su ex­pe­rien­cia. Y eso es par­te del éxi­to de con­cier­tos co­mo los que Depeche Mo­de ofre­ció en tie­rras me­xi­ca­nas: que quie­nes par­ti­ci­pan en ellos tie­nen el in­te­rés con­ti­nuo por la ca­pa­ci­ta­ción.

Juan Pa­blo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.