Ar­tícu­lo in­vi­ta­do

sound:check magazine mexico - - Contenido - Por Mér­lin­don Crosth­waytt

El so­ni­do del do­lor ar­ti­cu­lar a tra­vés de las no­tas

En el ve­rano de 1994, en Los An­ge­les, Ca­li­for­nia, me en­con­tra­ba ca­mi­nan­do cues­ta arri­ba so­bre North La Brea Ave­nue, muy le­jos de lle­gar a mi ob­je­ti­vo en Sun­set Bou­le­vard. Su­da­ba pro­fu­sa­men­te, los za­pa­tos y la cor­ba­ta me apre­ta­ban, ya no aguan­ta­ba más el ca­lor y me sen­tía con ham­bre; ese día du­ré más de tres ho­ras ba­jo el sol bus­can­do tra­ba­jo sin lo­grar re­sul­ta­do. Se me ha­bía aca­ba­do el di­ne­ro ha­ce días y es­ta­ba de­ses­pe­ra­do, ner­vio­so, frus­tra­do y muy agi­ta­do.

Con­cien­cia cor­po­ral

Lle­gué a un res­tau­ran­te y pe­dí por el ge­ren­te, quien me ex­pli­có que no es­ta­ban con­tra­tan­do per­so­nal. Le di­je que al me­nos me per­mi­tie­ra la­var los au­tos de sus clien­tes, que por fa­vor me die­ra tra­ba­jo; le su­pli­qué sin ob­te­ner re­sul­ta­do. Sa­lí de ahí sin­tién­do­me peor. Un va­cío y una so­le­dad pro­fun­das me in­va­die­ron y en­ton­ces pen­sé: “Es­to que me es­tá pa­san­do al­gún día ten­drá sen­ti­do”, y en ese mis­mo ins­tan­te tu­ve una abru­man­te vi­sión, ex­pe­ri­men­té una in­men­si­dad de la cual caía sin con­trol y al mis­mo tiem­po, un in­có­mo­do sen­ti­mien­to fren­te a una pro­fun­da y eter­na nos­tal­gia. De pron­to, al­go con su­ma fuer­za me gol­peó, no sé si por den­tro o por fue­ra; era una fuer­za des­co­mu­nal que me sa­cu­dió to­do el cuer­po y me llenó de un mie­do in­des­crip­ti­ble, me sen­tí ate­rro­ri­za­do y en­ton­ces su­pe de in­me­dia­to que al­go te­rri­ble me aca­ba­ba de su­ce­der. El gui­ta­rris­ta Keith Ri­chards es un buen ejem­plo de lo que im­pli­ca to­car un ins­tru­men­to mu­si­cal y pa­de­cer una en­fer­me­dad reu­má­ti­ca, la cual in­fla­ma y des­tru­ye a las ar­ti­cu­la­cio­nes pro­gre­si­va­men­te. Es to­do un re­to vi­vir así. Keith pa­de­ce ar­tro­sis u os­teoar­tri­tis de­ge­ne­ra­ti­va (os­teo: hue­so, ar­tro­sis: da­ño, itis: in­fla­ma­ción), vi­si­ble en las fa­lan­ges dis­ta­les de sus de­dos; una de las más de dos­cien­tas En­fer­me­da­des Reu­má­ti­cas (ER) (reuma: te­ji­do, co­rrien­te o flu­jo; itis: in­fla­ma­ción). Las ER son des­co­no­ci­das pa­ra al­gu­nas per­so­nas y po­co di­vul­ga­das; sin em­bar­go, son bas­tan­te pa­de­ci­das en nues­tra so­cie­dad. Po­pu­lar­men­te se pien­sa que son pa­ra vie­jos, pe­ro es la­men­ta­ble que te­ne­mos ni­ños des­de los dos años que em­pie­zan a pre­sen­tar sín­to­mas y a edad tem­pra­na ya tie­nen de­for­ma­cio­nes im­por­tan­tes. Es­to úl­ti­mo se co­no­ce co­mo ar­tri­tis idio­pá­ti­ca ju­ve­nil (AIJ). “I can’t re­mem­ber how the midd­le bit goes, but the fin­gers are able to per­form all the co­rrect chords on their own”.

“No pue­do re­cor­dar có­mo va la sín­co­pa, pe­ro los de­dos son ca­pa­ces pa­ra to­car to­dos los acor­des co­rrec­tos por sí mis­mos”.

Keith Ri­chards. El sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co ge­ne­ra “an­ti­cuer­pos” pa­ra ali­viar una en­fer­me­dad, de ma­ne­ra que en las ER hay una “al­te­ra­ción” del sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co que ata­ca a los pro­pios te­ji­dos u ór­ga­nos del cuer­po en lu­gar de ali­viar­lo. A es­to se le de­no­mi­na “au­to­in­mu­ni­dad o en­fer­me­dad au­to­in­mu­ne”; por lo tan­to son pa­de­ci­mien­tos cró­ni­cos: no se qui­tan, afor­tu­na­da­men­te son tra­ta­bles, pe­ro se des­co­no­ce su ori­gen.

Re­tos vi­ta­les

En 1995, un año des­pués, a mi re­gre­so de Los An­ge­les, ya en Mé­xi­co, to­can­do mi gui­ta­rra y en pleno con­cier­to ma­si­vo en el Pa­la­cio de los Deportes, se me in­fla­mó el de­do ín­di­ce de la mano iz­quier­da, to­qué con do­lor y frustración; ja­más ima­gi­né que esa no­che ter­mi­na­ría mi ca­rre­ra mu­si­cal. Los si­guien­tes me­ses, en­tre avio­nes, con­cier­tos y mal pa­sa­das, lle­gué al lí­mi­te de mis fuer­zas, el do­lor se ha­bía re­par­ti­do en mi cuer­po, la in­fla­ma­ción era in­so­por­ta­ble, me fa­ti­ga­ba con fa­ci­li­dad, to­ca­ba mal la gui­ta­rra y fi­nal­men­te me des­pi­die­ron. Pa­só un tiem­po y en­ton­ces de­ci­dí re­ti­rar­me de la in­dus­tria mu­si­cal en 1997; era im­po­si­ble vi­sio­nar en ese mo­men­to la iro­nía que quin­ce años des­pués ten­dría lu­gar en mi vi­da.

Las en­fer­me­da­des reu­má­ti­cas más co­no­ci­das son:

Ar­tri­tis reuma­toi­de (AR). Da­ña las ar­ti­cu­la­cio­nes y pue­de afec­tar el co­ra­zón. Ar­tri­tis idio­pá­ti­ca ju­ve­nil (AIJ). Se pre­sen­ta en ni­ños des­de los dos años de edad, ado­les­cen­tes y adul­tos jó­ve­nes. Lu­pus eri­te­ma­to­so sis­té­mi­co (LES). Es una en­fer­me­dad que pue­de afec­tar al­gu­nos ór­ga­nos vi­ta­les. Es­pon­di­loar­tro­pa­tías. Son le­sio­nes en co­lum­na cer­vi­cal, to­rá­ci­ca y lum­bar (lum­bal­gia). Os­teoar­tri­tis u os­teoar­tro­sis. Es una en­fer­me­dad co­mún en la po­bla­ción que se pre­sen­ta por des­gas­te o uso pro­lon­ga­do de las ar­ti­cu­la­cio­nes. Fi­bro­mial­gia. Con­lle­va sín­to­mas do­lo­ro­sos, fa­ti­ga, in­som­nio, có­li­cos ab­do­mi­na­les, do­lo­res en el cue­llo, la es­pal­da y las ro­di­llas. Afec­ta más a la mu­je­res en re­la­ción con los hom­bres en on­ce de ca­da nue­ve, res­pec­ti­va­men­te. Go­ta. Pro­du­ce más áci­do úri­co de lo nor­mal, se acu­mu­la en la san­gre, cau­sa do­lor e in­fla­ma­ción en las ar­ti­cu­la­cio­nes. El reuma­tó­lo­go es el mé­di­co es­pe­cia­li­za­do en tra­tar las ER, mien­tras que los or­to­pe­dis­tas in­ter­vie­nen co­mo apo­yo con ci­ru­gías pre­ven­ti­vas y/o co­rrec­ti­vas en el ca­so, por ejem­plo, de re­em­pla­zar con pró­te­sis una ro­di­lla o una ca­de­ra que se en­cuen­tre muy da­ña­da por los es­tra­gos de los años, da­da la en­fer­me­dad, la in­fla­ma­ción y el de­te­rio­ro de car­tí­la­gos (te­ji­do fir­me, pe­ro fle­xi­ble, que cu­bre los ex­tre­mos de los hue­sos en una ar­ti­cu­la­ción y per­mi­ten que se des­li­cen en­tre sí, co­mo la ro­di­lla). En oca­sio­nes es im­por­tan­te tam­bién el apo­yo de los fi­sio­te­ra­peu­tas pa­ra tra­ba­jar el do­lor y la in­fla­ma­ción, así co­mo pa­ra for­ta­le­cer las ar­ti­cu­la­cio­nes, siem­pre y cuan­do va­ya por in­di­ca­ción del reuma­tó­lo­go y en su ca­so, del or­to­pe­dis­ta. El apo­yo psi­co­ló­gi­co y hu­ma­nis­ta de­be ser to­ma­do con se­rie­dad; psi­co­te­ra­pias co­mo la Ges­talt, las psi­co-cor­po­ra­les, las me­di­ta­cio­nes y la te­ra­pia de pa­re­ja y/o se­xua­li­dad, contribuyen a in­te­grar y a asi­mi­lar as­pec­tos ocul­tos o in­cons­cien­tes de la per­so­na­li­dad re­la­cio­na­dos a la en­fer­me­dad y au­xi­lian a en­fren­tar­la.

Si son mú­si­cos co­mo yo y pa­de­cen una ER o le­sión en las ma­nos, es im­por­tan­te cui­dar la in­te­gri­dad ar­ti­cu­lar y aun­que no ha­ya en­fer­me­dad, tam­bién hay que cui­dar es­ta par­te del cuer­po. Man­te­ner la zo­na afec­ta­da des­in­fla­ma­da y sin do­lor pa­ra po­der rea­li­zar la prác­ti­ca del ins­tru­men­to es pri­mor­dial. De la mis­ma for­ma, es bá­si­co asis­tir con el es­pe­cia­lis­ta si exis­ten mo­les­tias o un pa­de­ci­mien­to de otras zo­nas del cuer­po que li­mi­ten to­car su ins­tru­men­to con li­ber­tad. Las li­mi­ta­cio­nes pa­ra to­car pue­den, en oca­sio­nes, traer otros apren­di­za­jes co­mo es­ta­ble­cer una dis­ci­pli­na pa­ra prac­ti­car y es­tu­diar mú­si­ca du­ran­te el día, y de­pen­dien­do de la en­fer­me­dad o tra­ta­mien­to mé­di­co, to­car su ins­tru­men­to tam­bién pue­de ser bue­na es­tra­te­gia de te­ra­pia de mo­vi­mien­to pa­ra sus ar­ti­cu­la­cio­nes y pa­ra ali­viar la frustración. El asun­to es en­con­trar dis­tin­tas for­mas de con­ti­nuar, fluir y dis­fru­tar den­tro de lo po­si­ble, tan­to la mú­si­ca co­mo la vi­da en ge­ne­ral.

De ma­ne­ra co­lo­quial, se cree que los cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra ge­ne­ran en­fer­me­da­des ar­ti­cu­la­res o si mo­jar­se las ma­nos es bueno o no des­pués de to­car un ins­tru­men­to. Pa­sar del frío al ca­lor y vi­ce­ver­sa de for­ma brus­ca só­lo ge­ne­ra do­lor mus­cu­lar, pe­ro no una en­fer­me­dad au­to­in­mu­ne o de­for­ma­cio­nes ar­ti­cu­la­res. Con re­la­ción a tro­nar­se los de­dos, es­to no ge­ne­ra ar­tri­tis o da­ños gra­ves, pe­ro sí es un ac­to brus­co que au­men­ta las po­si­bi­li­da­des de una le­sión; ca­lien­ta tus ma­nos y mu­ñe­cas an­tes de ini­ciar tu prác­ti­ca y des­cán­sa­las al ter­mi­nar, evi­ta car­gar co­sas pe­sa­das o es­tre­sar­las de ma­ne­ra in­ne­ce­sa­ria. Si ha­ces ba­rras pa­ra los bra­zos, usa guan­tes que las pro­te­jan pa­ra dis­mi­nuir un po­co la car­ga; por lo tan­to, no es re­co­men­da­ble el uso de “grips” pa­ra for­ta­le­cer, sino que es más re­co­men­da­ble ha­cer ejer­ci­cios na­tu­ra­les pa­ra las ma­nos.

Pre­ven­ción, la me­jor me­di­ci­na

Hoy go­za­mos de tra­ta­mien­tos di­ver­sos y más efec­ti­vos en el ma­ne­jo de las ER, que son con­tro­la­bles y con bue­nas opor­tu­ni­da­des de te­ner ma­yor ca­li­dad de vi­da pa­ra apren­der de la opor­tu­ni­dad de au­to­co­no­ci­mien­to que nos da una en­fer­me­dad pa­ra cre­cer co­mo per­so­nas. Es im­por­tan­te que in­te­gren un plan de hi­gie­ne y sa­lud múscu­lo es­que­lé­ti­ca pa­ra sus ma­nos y su cuer­po, así co­mo pa­ra su co­lum­na ver­te­bral si pa­san de­ma­sia­das ho­ras sen­ta­dos en el es­tu­dio de gra­ba­ción o el en­sa­yo. El so­ni­do del do­lor ar­ti­cu­lar só­lo lo es­cu­chan us­te­des; ahí don­de ha­bi­ta el si­len­cio, exis­te un so­ni­do pa­re­ci­do a un chas­qui­do que cho­ca en la eter­ni­dad a tra­vés de las no­tas de los hue­sos; de­pen­de de us­te­des llo­rar o reír, ya que al fi­nal del ca­mino re­sul­ta lo mis­mo pa­ra desaho­gar­se y si son en­tu­sias­tas, se da­rán la opor­tu­ni­dad de com­po­ner nue­va mú­si­ca des­de un lu­gar di­fe­ren­te y por qué no, has­ta re­la­cio­nar­se y to­car me­jor tu ins­tru­men­to. La ex­pe­rien­cia y la ma­du­rez es lo más di­fí­cil y va­lio­so que pue­den ate­so­rar en la mú­si­ca pa­ra dis­fru­tar­la y trans­mi­tir­la con ca­li­dad.

Quin­ce años des­pués, en el 2012, me de­jé abra­zar por la iro­nía y el asom­bro de vol­ver a to­car mi gui­ta­rra y más ade­lan­te, gra­bé mi pri­mer dis­co so­lis­ta, aun­que tu­ve que ex­pe­ri­men­tar en mi cuer­po se­rios da­ños, ci­ru­gías y se­cue­las que tam­bién al­can­za­ron a mis ma­nos. Aquel día ca­lu­ro­so, mien­tras ca­mi­na­ba ba­jo el sol en las ca­lles de Los An­ge­les, aque­lla in­men­si­dad de la cual caía sin con­trol, aquel sig­ni­fi­ca­do que un día ten­dría sen­ti­do en mi vi­da, aque­llo que me gol­peó sin com­pa­sión, aquel sen­ti­mien­to pro­fun­do y nos­tál­gi­co, lleno qui­zás de un ex­tra­ño mis­ti­cis­mo don­de se sin­cro­ni­zó y re­su­mió to­da mi vi­da has­ta ese mo­men­to, se con­vir­tió en una opor­tu­ni­dad de cre­cer y trans­for­mar­me, den­tro de una de las me­jo­res ex­pe­rien­cias que ten­go en mi vi­da: la de pa­de­cer ar­tri­tis reuma­toi­de. *Gui­ta­rris­ta, com­po­si­tor y pro­duc­tor. Ex- gui­ta­rris­ta del gru­po Ke­rig­ma (1989 – 1993), gra­bó el dis­co “Es­qui­zo­fre­nia”. Co­mo so­lis­ta, sa­có su pri­mer dis­co ins­tru­men­tal “Horizontes” en sound:check Xpo 2018. psi­có­lo­go edu­ca­ti­vo, psi­co­te­ra­peu­ta cor­po­ral y de pa­re­ja, con­fe­ren­cis­ta, con­sul­tor en se­xua­li­dad, cuen­ta con el Post­gra­do CO­RE Ins­ti­tu­te of New York. Es em­pre­sa­rio, fi­lán­tro­po, fun­da­dor y di­rec­tor de la fun­da­ción Más allá de la Ad­ver­si­dad AC, pa­ra apo­yo de per­so­nas con en­fer­me­da­des reu­má­ti­cas.

Es­tu­dio So­nas­te­rio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.