El amo del tar­tán

Sport Life (México) - - Editorial - Ser­gio Ro­drí­guez Du­rán Di­rec­tor Edi­to­rial @ ser­ch_ ro­du

Lo hi­zo de nue­vo. El ca­ri­be­ño que irrum­pió en el pa­no­ra­ma in­ter­na­cio­nal ha­ce po­co más de sie­te años pa­ra ro­bar­se el es­pec­tácu­lo du­ran­te los Jue­gos Olím­pi­cos de Bei­jing, lo vol­vió a ha­cer. Usain St Leo Bolt re­gre­só al

Ni­do de Pá­ja­ro pa­ra com­pe­tir en el mis­mo tar­tán que lo vio con­ver­tir­se en le­yen­da del atle­tis­mo y en ícono del olimpismo. Du­ran­te la úl­ti­ma se­ma­na de agos­to se ce­le­bra­ron los Cam­peo­na­tos Mun­dia­les de la IAAF 2015 en la ca­pi­tal chi­na, don­de es­te por­ten­to na­ci­do en Tre­lawny, Ja­mai­ca, el 21 de agos­to de 1986, de­jó en cla­ro que es el me­jor ‘ sprin­ter’ que el pla­ne­ta ha vis­to.

Es po­see­dor de tres plus­mar­cas mun­dia­les de velocidad ( 100 m, 200 m y re­le­vo 4x 100), un for­mi­da­ble em­ba­ja­dor del de­por­te, un ma­go que in­vi­ta a pres­tar aten­ción a su pró­xi­mo ac­to, el atle­ta más do­mi­nan­te de su dis­ci­pli­na, un ge­nio que sa­be ele­gir el mo­men­to exac­to pa­ra li­be­rar su don y un dic­ta­dor que no per­mi­te que na­die más go­bier­ne, aca­so opi­ne, en el reino de la velocidad.

Pe­ro la proeza de es­te ti­po de pies ala­dos no se li­mi­ta a su ta­len­to de­por­ti­vo ni a su ca­pa­ci­dad de co­rrer los fa­mo­sos 100 me­tros pla­nos en 9.58 o los 200 en 19.19. De al­gu­na ma­ne­ra, “el re­lám­pa­go” es un ma­ra­vi­llo­so ex­po­nen­te de lo que la hu­ma­ni­dad es ca­paz de ha­cer. No en el sen­ti­do ob­vio de ir más rá­pi­do o ga­nar com­pe­ten­cias, sino en los men­sa­jes que en­vía cuan­do cru­za la lí­nea de me­ta. Bolt, ca­da que co­rre, nos re­cuer­da que el ta­len­to es útil, pe­ro el tra­ba­jo es im­pres­cin­di­ble; que los lí­mi­tes son una ini­cia­ti­va co­lec­ti­va que bus­ca man­te­ner a to­dos en su zo­na de con­fort; que pa­ra triun­far, a ve­ces lo úni­co ne­ce­sa­rio es te­ner­se con­fian­za.

El dios de la velocidad nue­va­men­te ce­le­bró an­tes de cru­zar la me­ta, se to­mó fo­tos en el re­loj que mar­ca sus des­co­mu­na­les tiem­pos, se qui­tó los za­pa­tos, bai­ló, con­ver­só con su prin­ci­pal ad­ver­sa­rio tras la final de los 200 me­tros, lo atro­pe­lló un ca­ma­ró­gra­fo, lo en­tre­vis­ta­ron los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, fir­mó au­tó­gra­fos, se rio de sí mis­mo y, en to­dos los es­ce­na­rios, es­te jamaiquino só­lo de­jó ma­ni­fies­to que es un hom­bre nor­mal, aun­que pa­ra no­so­tros sea un su­per­hé­roe.

“Nues­tros hé­roes no tie­nen po­de­res má­gi­cos, más bien se en­tre­nan to­dos los días. Nues­tros hé­roes no es­tán en los có­mics ni en las pe­lí­cu­las, vi­ven aquí, en los es­ta­dios y en las pis­ci­nas. Nues­tros hé­roes no usan ca­pas ni más­ca­ras, sino te­nis, ly­cras, tra­jes de ba­ño, ca­mi­se­tas con nú­me­ros… Nues­tros hé­roes no lu­chan por la jus­ti­cia ni con­tra la mal­dad, lo ha­cen con­tra el tiem­po, con­tra el vien­to, con­tra la gra­ve­dad”, re­la­tó con en­tu­sias­mo An­to­nio Ro­si­que, co­men­ta­ris­ta de­por­ti­vo, tras la clau­su­ra de los Jue­gos Olím­pi­cos de Bei­jing en 2008 y lo re­to­mó en su li­bro “El día de mi vi­da”, ese emo­cio­nan­te tex­to que re­ca­pi­tu­la 12 his­to­rias de me­da­llis­tas me­xi­ca­nos. Di­chas pa­la­bras me ha­cen re­fle­xio­nar en que Usain Bolt, pre­ci­sa­men­te, es nues­tro hé­roe. Lo es por­que en­car­na lo que siem­pre he­mos que­ri­do ser, por­que pue­de ha­cer co­sas que no­so­tros no, por­que ins­pi­ra a las per­so­nas a tras­cen­der sus li­mi­tan­tes y por­que sus his­to­rias nos per­mi­ti­rán con­tar, un buen día, que lo vi­mos a él, que ates­ti­gua­mos sus ha­za­ñas y tu­vi­mos el pri­vi­le­gio de vi­vir en la épo­ca del ser hu­mano más rá­pi­do de la Tie­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.