EL VA­LOR DE SEN­TIR­SE BIEN

Sport Life (México) - - Editorial - SER­GIO RO­DRÍ­GUEZ DU­RÁN Di­rec­tor Edi­to­rial sportli­fe_ mx Sport Li­fe Mé­xi­co @ ser­ch_ ro­du

Pa­re­ce tri­lla­do. Pue­de lu­cir co­mo un cú­mu­lo de frases he­chas. Un lu­gar co­mún. Pe­ro, ¿ has re­fle­xio­na­do úl­ti­ma­men­te en la im­por­tan­cia de es­tar bien? ¿ Has agra­de­ci­do por el he­cho de sen­tir­te bien, más allá del ser, el te­ner o el que­rer? Lo an­te­rior po­dría ser con­fun­di­do con lo que so­le­mos men­cio­nar en la re­vis­ta: es­tar fit, te­ner con­di­ción fí­si­ca, desa­rro­llar múscu­lo, co­rrer más rá­pi­do, de­fi­nir el six pack, na­dar du­ran­te más tiem­po, au­men­tar el ta­ma­ño de los bra­zos y las pier­nas, que­mar gra­sa a ca­da mi­nu­to…

No, es­ta vez no me re­fie­ro a na­da de eso. Estoy ha­blan­do sim­ple y lla­na­men­te de sen­tir­se bien: sin do­lor de ca­be­za, sin mo­les­tias en la es­pal­da, la gar­gan­ta irri­ta­da, el es­tó­ma­go so­bre­car­ga­do, un ma­reo re­pen­tino, náu­seas, gri­pa, tos, ojos irri­ta­dos o cual­quier si­tua­ción que nos in­co­mo­de. Es­tar bien, no im­por­ta si es­tás del­ga­do o no, si ha­ces ma­ra­to­nes o fu­mas, si fre­cuen­tas el gim­na­sio o no co­no­ces nin­guno, si to­mas pro­teí­na al ter­mi­nar de en­tre­nar o be­bes to­dos los fi­nes de se­ma­na, si te apa­sio­na el de­por­te o tie­nes es­ta re­vis­ta en las ma­nos por ac­ci­den­te; da igual.

Es­tar bien, más allá de cual­quier pro­ble­ma per­so­nal, es­trés laboral, ten­sión fa­mi­liar, con­flic­to de pa­re­ja, en­tre otras tres­cien­tas co­sas que va­mos car­gan­do to­dos los días, es al­go con un va­lor in­cal­cu­la­ble. Es­tar mer­ma­dos por un do­lor, dis- mi­nui­dos por una en­fer­me­dad, una le­sión, una mo­les­tia o lo que sea que nos di­fi­cul­te nues­tras ta­reas, dis­ta mu­cho de lo desea­ble. Lo di­go en con­cien­cia ab­so­lu­ta. Es­cri­bo es­to con do­lor de ca­be­za, fie­bre, ma­les­tar ge­ne­ral, can­san­cio, el cuer­po dé­bil y con una in­fec­ción en la gar­gan­ta mar­ca dia­blo que no me de­ja pen­sar ni co­mer. Na­da gra­ve me aque­ja, sin em­bar­go, de pron­to per­dí la sa­lud co­mún y co­rrien­te –esa que to­dos da­mos por he­cho- y con ella, la ener­gía.

Por eso apro­ve­cho es­te es­pa­cio pa­ra in­vi­tar­te a re­fle­xio­nar so­bre el bie­nes­tar que mu­chas ve­ces te­ne­mos sin ne­ce­si­dad de ha­cer al­go. Ol­ví­da­te un se­gun­do de tus me­tas de­por­ti­vas, pro­yec­tos pro­fe­sio­na­les o tus de­seos más in­me­dia­tos; en se­rio. Si na­da te due­le/mo­les­ta/ las­ti­ma/in­co­mo­da aho­ri­ta, es­tás del otro la­do. Con tus cin­co sen­ti­dos en su si­tio es más pro­ba­ble que va­yas a don­de quie­res; con tu ni­vel de ener­gía arri­ba, ten­drás fuer­za pa­ra in­ten­tar tus re­tos, crée­me. Te lo di­go en una se­ma­na en la que dor­mí po­co, co­mí me­nos, to­mé me­di­ca­men­tos en lu­gar de su­ple­men­tos, no pi­sé el gim­na­sio, her­vía por las no­ches, me con­ge­la­ba a pleno sol y na­da de lo que me gus­ta me in­tere­sa­ba en ab­so­lu­to. Per­der el áni­mo, me pa­re­ce, es lo más gra­ve que nos pue­de su­ce­der. Así que to­ma al­gu­nas ideas que te re­ga­la­mos en las si­guien­tes pá­gi­nas y reac­ti­va tu en­tu­sias­mo. Ya sé que sue­na gas­ta­do, pe­ro no hay na­da peor que per­der la sa­lud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.