El úl­ti­mo co­lor

Sport Life (México) - - Editorial - Ser­gio Ro­drí­guez Du­rán Di­rec­tor Edi­to­rial

“No­so­tros so­mos de los que pen­sa­mos que las co­sas no ini­cian ni ter­mi­nan cuan­do lo se­ña­lan los ca­len­da­rios, sino cuan­do así lo de­ter­mi­nan fuer­zas más pro­fun­das y mis­te­rio­sas co­mo las que go­bier­nan nues­tra me­mo­ria”.

Si es­to es to­do, úni­ca­men­te me res­ta son­reír, ac­ti­var la me­mo­ria, mi­rar al fren­te y dar las gra­cias. Si es­to es to­do, me que­do con los re­cuer­dos, las ri­sas, las lec­cio­nes, los mo­men­tos, los ami­gos, los sue­ños… Con es­ta edi­ción, la 152, me des­pi­do de Sport Li­fe y to­do lo que la ro­dea pa­ra dar un sal­to de fe e ini­ciar una aven­tu­ra pro­fe­sio­nal di­fe­ren­te.

Si es­to es to­do, me voy con la obli­ga­ción de en­ten­der que el jue­go con­ti­núa sin mí, que la vi­da cam­bia sin avi­so y con la res­pon­sa­bi­li­dad de de­mos­trar -don­de quie­ra que va­ya- lo que apren­dí aquí: pri­vi­le­giar el es­fuer­zo, va­lo­rar el tra­ba­jo, apre­ciar el ta­len­to, con­si­de­rar a los otros, amar el jue­go, en­cen­der la ima­gi­na­ción, ac­tuar con con­fian­za y dar lo me­jor. Por­que des­pués de tan­tas tar­des, cie­rres edi­to­ria­les, via­jes, even­tos, co­ber­tu­ras, jun­tas de con­te­ni­do, reunio­nes, com­pe­ten­cias y des­ve­los; to­do ha­brá de ter­mi­nar. Hoy me to­ca des­pe­dir­me del tra­ba­jo que tan­to so­ñé pa­ra desafiar­me nue­va­men­te, co­no­cer al­go di­fe­ren­te y, con al­go de suer­te, cre­cer.

Di­cen que las mu­dan­zas nos per­mi­ten evo­lu­cio­nar, que es bueno em­pe­zar de ce­ro ca­da cier­to tiem­po pa­ra so­me­ter nues­tras ideas a nue­vos re­tos y que la vi­da se vuel­ve más sen­ci­lla si se tie­ne la ma­le­ta he­cha des­de el pri­mer día. Di­cen que el mo­vi­mien­to es vi­da; lo que no ad­vier­ten es que due­le. Pe­ro no hay pro­ble­ma, por­que jus­to en el de­por­te apren­dí que la in­co­mo­di­dad pro­pi­cia las con­di­cio­nes ade­cua­das pa­ra pros­pe­rar. El ejer­ci­cio me en­se­ñó a re­sis­tir la pre­sión, a cui­dar­me, que­rer el do­lor, te­ner pa­cien­cia, ser ho­nes­to. Por esas y otras ra­zo­nes, no me des­pi­do del de­por­te, al con­tra­rio, es­ta­ré aún más cer­ca por­que, así co­mo lo he­mos com­par­ti­do tan­tas ve­ces en es­tas pá­gi­nas, es el me­jor re­fu­gio cuan­do to­do a nues­tro al­re­de­dor se des­mo­ro­na.

Los in­vi­to a que con­ti­núen dis­fru­tan­do de es­ta re­vis­ta que per­si­gue más adep­tos al es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble, per­so­nas que ac­túan bien por­que se sien­ten bien y se­res hu­ma­nos que es­tén dis­pues­tos a re­no­var sus ob­je­ti­vos. Si es­to es to­do, les con­fie­so que pa­ra mí, ser edi­tor de Sport Li­fe ha si­do el me­jor de­por­te. Gra­cias a to­dos, por tan­to.

Tracks & Re­cords Kings­ton, Ja­mai­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.