ACROYOGA

Pa­ra quie­nes nun­ca lo han prac­ti­ca­do, el yo­ga es si­nó­ni­mo de po­si­cio­nes y es­ti­ra­mien­tos im­po­si­bles. Sin em­bar­go, quie­nes han dis­fru­ta­do de los be­ne­fi­cios de es­ta dis­ci­pli­na en­tien­den que es, prin­ci­pal­men­te, un es­ti­lo de vi­da que desa­rro­llas en to­dos los a

Sport Life (México) - - Editorial - Tex­to y fotos: Mau­ri­cio Ramos

Dis­fru­ta de los be­ne­fi­cios del yo­ga, por me­dio de es­ta di­ver­ti­da dis­ci­pli­na en la que es­ta­rás en cons­tan­te mo­vi­mien­to a tra­vés de acro­ba­cias.

Por su pro­pia esen­cia a tra­vés de los años se ha fu­sio­na­do con otras dis­ci­pli­nas pa­ra crear nue­vas ma­ne­ras de desa­rro­llar­lo, y lo di­go así por­que el yo­ga es jus­to la unión con lo ab­so­lu­to. En sáns­cri­to, la pa­la­bra yo­ga se tra­du­ce co­mo “unión” o “es­fuer­zo” y en su prác­ti­ca pro­mue­ve el do­mi­nio del cuer­po y una ma­yor con­cen­tra­ción. De es­tas vin­cu­la­cio­nes con­tem­po­rá­neas, las apli­ca­cio­nes más exi­to­sas sur­gie­ron en la cos­ta de Ca­li­for­nia. El Sur­fYo­ga (surf y yo­ga) y el AcroYoga (yo­ga, acro­ba­cia y ma­sa­je tai­lan­dés), y aun­que és­tas no son tan co­no­ci­das en Mé­xi­co, en el Acroyoga hay maes­tros en va­rias ciu­da­des des­de ha­ce ocho años, al­go no­ta­ble si con­si­de­ra­mos que la pri­me­ra es­cue­la se fun­dó en San Fran­cis­co en 2006. Hoy su po­pu­la­ri­dad au­men­ta día a día, pues más allá de ser un buen ejer­ci­cio, el AcroYoga, te lle­va a tras­cen­der tus lí­mi­tes fí­si­cos, men­ta­les y emo­cio­na­les. Su me­ta es ge­ne­rar en los in­di­vi­duos un es­ta­do de unión con ellos mis­mos pa­ra fo­men­tar co­mu­ni­dad. La pa­la­bra AcroYoga sig­ni­fi­ca “al­ta unión” (de akros en grie­go), lo que so­lo ha­bla de la li­ber­tad pa­ra lle­var­lo a ca­bo. A par­tir de las pos­tu­ras fi­jas del hat­ha yo­ga y del di­na­mis­mo acro­bá­ti­co los prac­ti­can­tes, li­te­ral y fi­gu­ra­ti­va­men­te, se ele­van unos a otros al­can­zan­do po­si­cio­nes in­creí­bles. La par­te del ma­sa­je thai vie­ne des­pués de la se­sión pa­ra re­la­jar­se, agra­de­cer y ha­cer co­mu­ni­dad. El AcroYoga mues­tra la si­ner­gia y ma­gia que se ge­ne­ra con la unión de es­fuer­zos, que com­prue­ba que en con­jun­to to­do es más fá­cil. Es­to se ve ex­pre­sa­do en los prin­ci­pios bá­si­cos de la prác­ti­ca, co­mo son la ali­nea­ción, el equi­li­brio, la em­pa­tía y la co­mu­ni­ca­ción. Có­mo nos desa­rro­lla­mos al ha­cer­lo es una mues­tra cla­ra de nues­tro desem­pe­ño en la vi­da y por eso po­de­mos trans­for­mar­nos a tra­vés de las cla­ses y cam­biar tam­bién el mundo que nos ro­dea; al com­pren­der es­to ca­da uno pue­de tra­ba­jar des­de su cen­tro, ali­near sus mo­vi­mien­tos y sin­cro­ni­zar­se con los del otro, co­mu­ni­can­do la in­ten­ción y ase­gu­rán­do­se de es­tar en con­cor­dan­cia y res­pe­to de los rit­mos pa­ra que las co­sas se lo­gren sin es­fuer­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.